Entradas etiquetadas como ‘crisis de pareja’

Bandera roja en la relación: las 9 señales de que se acerca el final

Cuando cogemos un resfriado, una serie de síntomas dan la cara, lo que nos permite identificar qué le está pasando al cuerpo. Al igual que las señales informan sobre la salud física, la de nuestras relaciones de pareja también se puede medir con diferentes banderas rojas.

GTRES

No es que yo te esté descubriendo nada nuevo. Y es que bien que se encarga nuestro instinto de hacer sonar las alarmas cuando esa persona nos dice que preferiría que no trabajáramos o cuando se tira la mayoría de horas del día hablando de sí misma.

Aunque cada pareja es un mundo, he querido reunir una combinación entre las más populares así como las que, vía experiencia personal, he sabido identificar adelantando lo que estaba por llegar, el fin.

-Aunque sois pareja, no formas parte de su círculo íntimo.  Las quedadas familiares o los planes con los amigos son algo desconocido para ti. De hecho, solo les identificas por fotos de Instagram, ya que nunca has llegado a conocerles en persona. O directamente no te invita a los planes o, cuando tú se lo mencionas, salta con que es exclusivo de amistades y que te aburrirías. Si al principio pasa más o menos desapercibido, cuando llevas años en pareja y los únicos amigos en común son los tuyos, aquello empieza a oler a chamusquina.

-Otra muestra de que el fin ha llegado es que no te llevas especialmente bien con sus amistades. No necesitas convertirte en el nuevo mejor amigo de la intimísima de tu novia, pero sí llevarte bien. Es más fácil que desplaces una montaña grano a grano a que hagas cambiar de una opinión a una amiga sobre tu novio si se le ha cruzado. Y ojo, estereotipos de género fuera que, en el caso contrario, funciona exactamente igual. Os lo dice alguien que terminó con su pareja porque sus amigos insistían en que no encajaba con su estilo de vida fiestero.

-Que prefiera evitar las discusiones, desapareciendo del mapa, es algo relativamente normal (no siempre apetece discutir, sobre todo después de un día de trabajo). Pero cuando sientes que no hay alternativa, que evita a cualquier costa los enfrentamientos, hay algo que no funciona. Y es que esta actitud se traduce en una gran falta de interés por solucionar cualquier tipo de problema. Al final, si se sigue sin poder atajar los conflictos en pareja, es probable que, en una discusión, sin nada por lo que luchar, la relación finalice.

-O, cuando hay discusiones, en vez de ser saludables (sí, se puede discutir de manera sana sin faltar el respeto a tu pareja, sin subir la voz y tratando los temas con objetividad y dejando a un lado el drama) son bastante tóxicas. Aquellos choques en los que el chantaje, el victimismo, los extremos, las amenazas o los insultos aparecen, pasan una factura demasiado grande a la relación, factura que, a no ser que cambie la manera de abordar los conflictos, termina por separar a la pareja.

El futuro no es un tema de conversación especialmente claro, igual ni formas parte de la ecuación. No, planear juntos qué vais a hacer el fin de semana que viene no es que te vea en su futuro. Si en sus planes a medio o largo plazo, no tienes cabida, deberías plantearte si te compensa o si quieres seguir en un barco con destino a ninguna parte. Igual el trayecto merece la pena, pero en tu fuero interno, ¿te parece bien ir a la deriva?

-Pero no hace falta poner la mira en el futuro, ya que también sientes que no formas casi parte de su presente. Y es que por mucho que te gustaría, no comparte su vida contigo. Eso sí, bien que se encierra en la habitación a contarle con todo detalle a su madre el acompañante del segundo plato del menú del día de hoy.

La falta de comunicación, que llegue a casa y no te diga cómo le ha ido el día, que solo tenga ojos para el teléfono o que prefiera sentarse delante de la televisión a cenar, antes que pasar un rato contigo en la cocina poniéndoos al día, son otros detalles que también han anticipado el final (o al menos una crisis importante). También se puede aplicar a cuando tienes que enterarte de las cosas o planes de su vida por terceras personas.

No te sientes tú porque, de alguna manera, no te ves con la libertad de mostrarte tal cual eres cuando estás en compañía de tu pareja.Algo que puede ir desde que no te sientas con confianza de dejar salir tu auténtica forma de ser, hasta que actúes de manera totalmente diferente en su presencia.

-La felicidad depende de cada uno, por supuesto, pero cuando decidimos embarcarnos en una relación es porque, a nivel emocional, sentimos una ilusión, una seguridad y un bienestar. Cuando no te sientes feliz y en tu fuero interno, algo te dice que aquello no marcha, es más que seguro que aquello esté en peligro.

Así que si, por lo que sea, has encontrado varios puntos en los que tu relación está perfectamente reflejada, evitar el problema no es sinónimo de cerrar los ojos ante él, sino sacarlo en la pareja y solucionarlo (al menos si ambos miembros quieren seguir adelante, claro).

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Por qué parece que se desgasta el amor cuando se acerca el verano?

Si algo ha conseguido la ruptura de Irina Shayk y Bradley Cooper es recordarnos lo que parece el efecto negativo (e inevitable) del verano sobre nuestras relaciones.

PIXABAY

Al poco de que empiezan las vacaciones, las campañas contra la velocidad, el uso del cinturón o la precaución al volante, nos rodean y es que en los meses de junio, julio y agosto vienen curvas, y no solo sobre la carretera.

No vamos a engañarnos a estas alturas de nuestra relación, sabemos que la época estival es el mejor momento del año para estar sin pareja, un efecto contrario al que parece que sentimos cuando se aproxima la Navidad.

El frío y las ganas de quedarse en casa hibernando bajo una buena manta con un maratón de películas parecen pedir a gritos una persona con quien compartirlo para entrar en calor.

Sin embargo, hay a quien, una vez se le ha pasado el furor por hacer piececitos con los calcetines de lana, los polvos con el chisporroteo de la chimenea de fondo o las digestiones después de las comilonas familiares en compañía, las ganas de estar junto a alguien van descendiendo mes a mes.

Culpo a los anuncios de cerveza de las altas expectativas que se nos han hecho respecto al verano y a sus historias de amor.

Aunque la publicidad tiene algo de cierto: los viajes, el tiempo libre en la ciudad como para visitar esos sitios que se resisten el resto del año, planes de todo tipo con las amistades, conocer lugares y culturas desconocidas…

Es el periodo por excelencia de conocer gente nueva o volver a encontrarse con aquellos ligues de verano que resisten el paso del año como los últimos granos de arena que encontramos tiempo después cuando llega el momento de hacer la primera maleta.

Y si igual pensabas que esto era algo excepcional, como el caso de Irina y Brad, deja que te diga que el efecto del cambio de estación es real llegando incluso a convertirse en una extraña tendencia que se conoce como Seasonal Dating Disorder o el trastorno de las citas estacionales.

Creo que la mayoría, especialmente entre los 16 y los veintipocos hemos pasado por un ssd prefiriendo liberar nuestro estado civil ya que sabíamos que tampoco aquello iba a ningún lado.

Porque esa es la clave de los amores que se enfrían cuando suben las temperaturas, que realmente alguien no estaba preparado para aquello, que veía grande o en mal momento, y que para eso, mejor separar los caminos (especialmente si llevan a la playa).

Claro que no son todos los casos. Hay parejas que resisten el paso del tiempo a cualquier edad y hacen del verano un momento igual de intenso e inolvidable.

De hecho, es en esta etapa del año, cuando puedes permitirte pasar más tiempo de calidad, cuando puedes viajar, follar en cualquier lugar, morder las marcas del bañador, ver la puesta de sol sentados en el puerto y hasta hacer la ruta de los mejores helados de la ciudad.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).