BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Entradas etiquetadas como ‘belleza’

La lista de las guapas de clase

El otro día (juro que algún día dejaré de empezar a escribir utilizando esta fórmula) tomaba café con una amiga en una terraza de Malasaña.

PIXABAY

A medio camino entre los 20 y la treintena, hablábamos de Por trece razones, la serie adolescente de Netflix sobre un suicidio en un instituto que habíamos visto hacía poco y que tanto nos había impactado.

Sorprendentemente, habían sido varios los puntos comunes que expone la serie y aquellos que tuvieron lugar en aquella época de nuestra vida, como, por ejemplo, las listas de las guapas de clase.

Y digo de las guapas porque, al menos en mi colegio, empezaban escritas por algún chico ya que éramos nosotras las ordenadas en orden de belleza o mejor físico.

Si en la serie votaban a aquella con mejores labios o mejor culo, en la del mío no hacía falta. O eras guapa o estabas buena, todas las demás no entraban dentro del inventario.

Me contaba mi amiga la angustia que producía en su colegio estar fuera de aquellas clasificaciones, que no significaban otra cosa que ser totalmente invisible.

De haber llegado una de esas enumeraciones a alguna de mis profesoras, habrían repetido lo que solían decir la mayoría cuando nuestros compañeros nos levantaban la falda o nos tiraban del pelo en clase para llamar la atención: “Son cosas de niños”, “Solo están jugando” o “No seáis tan exageradas”.

Esto me lleva a pensar varias cosas: ¿Cuál es la necesidad de estar desde pequeñas (la primera lista que vi fue cuando tenía 9 años) con esa presión estética? ¿Cómo de dañino nos resulta pensar que o estamos dentro de un ranking físico o no valemos nada porque somos invisibles para el resto de compañeros?

Pero sobre todo, ¿cuándo vamos a darle importancia a estas cosas, aparentemente banales, que teniendo lugar a edades tan tempranas forman parte de la base de la que partimos a la hora de plantearnos el mundo?

Duquesa Doslabios.

(y acordaos de seguirme en Twitter y Facebook).

Sexo y desenfreno… pero solo para guapos

Ya había hablado con anterioridad de las fiestas swinger, es decir, saraos a los que acuden parejas con ganas de emociones fuertes para intercambiar impresiones, compañeros/as y fluidos. Lo que es existir, ese tipo de “trueques” ha existido siempre, pero ahora los nuevos tiempos y tecnologías brindan oportunidades inéditas a aquellos que quieren probar nuevas experiencias y nunca se han atrevido.

Fiestas temáticas, cruceros, locales… Las últimas iniciativas que surgen en torno al fenómeno veo que vienen siempre acompañadas de un halo de lujo y exclusividad, al tiempo que se vanaglorian de garantizar el anonimato. Lo más novedoso en este sentido de lo que he oído hablar es Xclusive Room, que se define a sí mismo como el primer club virtual organizador de fiestas eróticoliberales. La única pega, que algunos verán como punto a favor, es el “estricto proceso de selección” al que someten a todos los candidatos a formar parte del mismo “para garantizar un rango de belleza muy concreto”. Hablando en plata: fiestuqui de la buena pero solo para gente joven y guapa. A los maduritos y del montón, que les den.

orgía

Pintura de Édouard-Henri Avril (WIKIPEDIA)

Las combinaciones son todas las posibles, no se trata solo de intercambio de parejas. Pueden acudir solteros/as, tríos, grupos, etc. El caso es que todas las fiestas que han celebrado hasta ahora han sido un auténtico exitazo, y ahora andan preparando la que celebrarán este otoño. Locura, sensualidad, desenfreno, erotismo… eso sí, siempre que pases el corte y previo pago de una cantidad que solo publican cuando se anuncia el evento. Cada celebración tiene un precio diferente, en función del lujo del lugar, la oferta de bebidas, si es entrada individual o en pareja, etc. Ah, y ojo las chicas, porque por muy buena que estés, si pasas de 35 años no eres bienvenida (¡¡¡!!!).

La primera parte de la fiesta consiste en beber y charlar para conocerse, pero en un momento determinado de la noche, según cuentan en su web, sucede esto: “Todas las mujeres se retirarán para vestirse con sus conjuntos sexys y lencería fina en un área designada para ello. Después acudirán a la sala común para encontrarse con sus parejas y singles que estarán también en ropa interior. Este es un momento muy especial para todos. Aquí es cuando la temperatura empieza a subir cada vez más y las parejas y singles empiezan a acariciarse, besarse, tocarse jugar… A partir de aquí cada uno puede actuar como lo crea oportuno, entrando y saliendo de la fiesta y la desnudez tantas veces como lo crea oportuno, o retirarse a una zona apartada para disfrutar de un momento íntimo con algún favorito en particular”.

Pues eso, que a mí cualquier iniciativa que sirva para que la gente de rienda suelta a sus pasiones, sueños y deseos me parece estupenda. Y si esto le facilita las cosas a los más tímidos, pues bienvenido sea, pero puestos a elegir, si se trata de sexo en grupo yo me quedo con esta panda de la que hablé en su día, que son más de andar por casa y no ponen tantas pegas: sexo en grupo los domingos por la tarde.