Entradas etiquetadas como ‘atracción física’

Hombres mayores con mujeres jóvenes, ¿qué es lo que realmente les gusta?

Ayer salí a pasear por un parque que tengo cerca de casa. En un banco tres señores de unos 70 años charlaban tan animadamente que cualquiera diría que habían puesto el Corega de oferta en el supermercado. Pero no, no hablaban de adhesivos de prótesis sino de lo hartos que se encontraban de “la parienta”, palabras textuales.

YOUTUBE

Uno de ellos hablaba sobre que ella siempre llevaba un diente manchado de pintalabios y que estaba hasta las narices de la visión de ese incisivo. Otro comentaba que solo quería perderla de vista y cambiarla por una de 20.

Por una de 20. Los mismos años que mencionan algunos de mis lectores hasta la saciedad repitiendo que las mujeres, a partir de cierta edad, carecemos de todo tipo de interés. Que tenemos “las tetas por el suelo“, el “culo carpeta”, la vagina “cedida y con olor a pescado” son algunas perlas que me ha tocado leer.

Y yo, que estoy aún en la veintena y he salido con hombres más mayores, tengo una opinión diferente al respecto. Curiosamente, uno de los atractivos que parecemos tener quienes nos encontramos todavía en esta década, es que somos vistas como criaturas dóciles y fácilmente impresionables.

Me ha tocado encontrarme con hombres que, lo que más parecían disfrutar de mi presencia, es que cualquier cosa que yo dijera era más motivo de gracia que de debate, considerándose todo el rato “por la edad” poseedores absolutos de la verdad.

Reafirmación o llevar siempre la razón, cosas que vienen a ser en definitiva una manera de sentir que es el hombre quien ostenta el poder, son para ellos un gran aliciente en vez de estar con alguien que suponga una fuente de conflicto o un reto. Estando en la universidad, y al ser él más mayor, siempre parecen disfrutar de manera especial el hecho de que puedas pasar la noche en su piso si aún vives con tus padres, piso donde él vive solo.

Para mí, el resumen de la situación es el siguiente: “Lo que le gusta a un hombre de 50 no es que la de 25 tenga el cuerpo más firme sino que sus opiniones suelen ser menos firmes“, afirmaba el jueves Zoe Williams en su columna de The Guardian.

No digo que no haya un factor de atractivo sexual en juego cuando se sienten atraídos por una mujer más joven (y eh, despertad, vosotros a partir de cierta edad, con el culo caído, pelos en la espalda y en las orejas y la tripa cervecera, tampoco es que estéis muy seductores), pero por experiencia, me atrevo a decir que no es lo único que les interesa a quienes buscan compañías de menor edad.

Las películas y las canciones, además, son dos grandes defensoras de esto, ya que repiten en muchos de sus mensajes cómo el tándem hombre mayor-mujer joven es una idea estupenda (herramientas de un sistema patriarcal cuyo objetivo sigue siendo que tengan los hombres el poder, recordemos).

WIKIMEDIA

Cary Grant tenía 15 años más que Audrey Hepburn en Charada, Edward Cullen superaba en cientos de años a Bella Swan y Christian Grey también era más mayor que Anastasia Steele. ¡Si hasta en los peores blockbusters como El Código Da Vinci nos lo encontramos! La dulce niña Carolina no tiene edad para hacer el amor, pero bien que le cantaban la canción los de MClan para ver si colaba.

En cambio, cuando se da el caso contrario, es un escándalo de proporciones inmensurables, socialmente está mal visto. Que se lo digan a Brigitte Macron o a Heidi Klum que le sacan 20 años a sus parejas y que son carne de meme día sí y día también. Pero tiene que ser visto así ya que forma parte del sistema en el que nos encontramos, una estructura donde son los hombres quienes tienen los privilegios y nosotras, las mujeres, las que los facilitamos.

Puede que hace cientos de años con el alto índice de mortalidad en el parto tuviera sentido volver a contraer matrimonio con una persona más joven para seguir teniendo descendencia. Pero, ¿vamos a dejar que siglos después, en un planeta superpoblado en el que tener hijos ya no es en muchos casos, una prioridad, sigan vendiéndonos la moto de lo maravilloso que es un hombre mayor con una mujer joven y lo antinatural que es que se dé el caso contrario?

Por mucho que se diga, que a las mujeres nos gustan mayores, de esos que llaman señores, yo no me lo creo. Quizás en la veintena, en una etapa concreta de nuestra vida, nos sintamos atraídas en algún momento por la idea de independencia y experiencias que puede tener alguien que nos dobla la edad o simplemente por una cuestión de curiosidad.

Pero, ¿sentiríamos lo mismo al cruzar la barrera de los 30 cuando ya nos estamos enfrentando a jornadas laborales interminables, responsabilidades como alquileres o simplemente hacer un trámite a la Tesorería de la Seguridad Social? ¿Sería igual de emocionante?

Tengo claro que, al menos en mi caso no, desde luego, aunque para ellos estoy segura de que seguiría siéndolo. Dudo que un hombre mayor nos impresionara de la misma manera (a no ser que sea una persona realmente extraordinaria).

Ah, y al del diente, no vayas tanto por la espalda y dile a tu mujer que tiene pintalabios en el incisivo, no seas mezquino.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)