Entradas etiquetadas como ‘alimentos mejoran sexo’

El menú ‘realfooder’ con el que tendrás mejor sexo

La semana pasada Candela Valle, la nutricionista para Myhixel (el método natural con el que se controla la eyaculación), me hacía reflexionar sobre la conexión existente entre nuestra forma de alimentarnos y nuestra vida afectivo-sexual.

Como ella misma confirma: “La base principal para mantener una buena salud sexual es mantener una dieta equilibrada, por lo que todo alimento que no sea saludable, puede llegar a ser perjudicial para nuestra actividad sexual”.

GTRES

Te puede interesar: Así es cómo la comida afecta a tu relación de pareja (y a tu vida sexual)

Partiendo de esa premisa, cuanto más variada y sana sea la alimentación, mejor será el rendimiento en la intimidad. Pero más allá de las clásicas ostras o el chocolate, dos alimentos idealizados, hay productos más cotidianos como el aguacate, el plátano, el pollo o incluso la cebolla que -según la experta-, no deberían faltar en la cesta de la compra si ponemos en un primer plano el ámbito sexual.

¿Cuáles son los alimentos que abren el apetito sexual más sencillos de encontrar?
En el deseo sexual tienen un importante papel los nutrientes que el cuerpo necesita para realizar todos los procesos hormonales. Cuando existe un déficit de nutrientes esenciales, se produce un desequilibrio en el metabolismo. Además, hay alimentos que ayudan a potenciar el placer y la libido, por lo que su carencia puede ser remediada con planes nutricionales específicos, así como con una suplementación adecuada.

Entre los alimentos que aumentan la apetencia sexual se encuentran:

– Miel: rica en vitamina B, que es fundamental para la secreción de testosterona.
– Aguacate y espárragos: ricos en vitamina E, denominada la ‘vitamina del sexo’, promueven el deseo sexual y favorecen el flujo sanguíneo.
– Semillas de calabaza: con un alto contenido en zinc, mineral necesario para la producción de testosterona en los hombres y prolactina en las mujeres.
– Jengibre: aceites esenciales como el ácido alfainoleico y aminoácidos como el triptófano, hacen de esta raíz un gran potenciador de la sexualidad.
– Espinacas: hay que consumirlas sin cocinar, crudas. Y son ricas en hierro y en la coencima Q-10, ambos nutrientes que promueven el deseo sexual.

Y, ¿cuáles deberíamos dejar de incluir en la lista de la compra?
En cuanto a los alimentos que hay que reducir e incluso eliminar de la cesta son el alcohol, por las razones que os expongo más adelante; el café, ya que reduce los niveles de cortisol que son esenciales para mantener el deseo sexual; también los edulcorantes que merman la secreción de dopamina, afectando directamente en la actividad sexual; y los alimentos con alto contenido en grasas saturadas y los procesados, pues reducen la energía y aumentan el colesterol en sangre provocando problemas cardiovasculares.

Más allá de ellos, ¿cuáles son los ingredientes o productos que no pueden faltar en la cocina si queremos una vida sexual plena?
Aparte de los mencionados, hay otros alimentos esenciales para seguir una dieta equilibrada:

-Cereales como el arroz integral, rico en vitamina B, que fomenta la secreción de testosterona, influyendo directamente en el aumento de la libido.
– Carnes como el pollo, rico en triptófano, zinc y en vitamina del grupo B, especialmente la B6 y la ternera, que contiene grandes cantidades de L-arginina que es el principal componente del semen.
– La mayoría de los frutos secos contienen ácidos grasos esenciales que regulan las prostaglandinas, elementos fundamentales para producir hormonas sexuales. Pero en concreto destacamos las almendras por su alto contenido en vitamina E altamente antioxidante y que aumentan la libido.
– De las frutas destacamos el plátano pues debido a su importante contenido de vitamina B, enciende la libido y ayuda a estimular el deseo sexual. También el mango, que al contener altos niveles de vitamina E, actúan en el cuerpo como hormona de estrógeno. Además, su consumo ayuda a mejorar la producción de espermatozoides y contiene propiedad de serotonina, la hormona de la felicidad. Y por supuesto la manzana y las uvas, que contienen quercetina, un flavonide conocido como el más activo que estimula la respuesta del sistema inmunitario, es antiinflamatorio y funciona como inhibidor de la recaptación de la serotonina.
– Entre los pescados, mejor optar por los azules, pues son fuente rica en vitamina B3 que favorece los orgasmos gracias a su función vasodilatadora.
– Por último, entre las verduras, el pepino, pues según un estudio de la Fundación de Investigación y Tratamiento del Olfato y el Gusto de Chicago (EEUU) se ha descubierto que el aroma del pepino es uno de los aromas que más despiertan el deseo femenino; la cebolla y el brócoli, con altas concentraciones de quercetina; y el tomate, pues su elevado contenido en betacaroteno, precursor biológico de la vitamina A engloba al tomate entre los alimentos que aumentan la libido. La vitamina A también actúa en los niveles de testosterona.

¿Podrías diseñar un ‘menú sexual’ sencillo para todos los presupuestos?
Un ‘menú sexual’ tiene que ser ante todo saludable, un ejemplo sería el siguiente:

Desayuno: Infusión de jengibre, tostada con pan de frutos secos, tomate y aguacate.
Media mañana: Un plátano.
Almuerzo: Estofado de ternera acompañado de un cacito de arroz integral salteado con ajo y pipas de calabaza.
Cena: Ensalada de espinacas baby, tomate, pepino y salmón ahumado aderezada con vinagreta de nueces y miel.

El alcohol, ¿amigo o enemigo?
El alcohol siempre ha sido un elemento recurrente a la hora de incluirlo como producto afrodisíaco, al creer que mejoran las relaciones sexuales. Pero, nada más lejos de la realidad. Su consumo afecta, por un lado, al sistema vascular, lo que provoca trastornos en los mecanismos de la erección, pudiendo producir disfunción eréctil transitoria en muchos casos. Y por otro, el alcohol impacta sobre el sistema nervioso central, lo que se traduce en una disminución de la excitación y de la respuesta sexual a la estimulación.

Asimismo, su consumo aumenta el cortisol (hormona del estrés) y baja los niveles de testosterona, lo que perjudica la libido. Por tanto, podemos afirmar que, a pesar de la desinhibición que se produce por su consumo y que puede parecer que incita al deseo sexual, finalmente resultará muy difícil sostener la excitación y alcanzar un orgasmo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Así es cómo la comida afecta a tu relación de pareja (y a tu vida sexual)

A quienes nos gusta la comida, nos encanta recorrer la línea que divide el placer sexual del gastronómico. O, más que las divide, que une ambos universos.

Más allá de las típicas y sugerentes fresas con chocolate, todo lo que nos llevamos a la boca se ve también reflejado en nuestra intimidad, lo que puede ser un buen motivo -ahora que toca empezar a pensar en propósitos para 2021- para cuidar la alimentación.

PIXABAY

Al menos, esa es la conclusión a la que me hace llegar con su entrevista Candela Valle, nutricionista para Myhixel (el método natural con el que se controla la eyaculación).

No solo me confirma que la veneración sobre las ostras está más que justificada, hablamos también de la existencia de suplementos naturales que puedes tomar (incluso en infusión) para lograr que nuestra vida íntima brille.

Empecemos por el principio, ¿cómo afectan los alimentos a nuestra vida sexual?
Llevar una dieta equilibrada es uno de los pilares fundamentales para potenciar el deseo sexual y conseguir relaciones sexuales satisfactorias. La sexualidad está regulada por hormonas como la testosterona, la progesterona o los estrógenos, que son segregadas por nuestro organismo y sintetizadas a través de la alimentación. En el momento de la excitación, nuestro cuerpo libera neurotransmisores necesarios para el desarrollo de una conducta sexual normal, como son la dopamina, la oxitocina y la serotonina. Todos ellos igualmente son estimulados a través de la alimentación.

Si no cuidamos la alimentación, ¿qué problemas pueden derivar de ello a nivel íntimo?
Seguir un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada juega un papel fundamental no solo porque hay determinados alimentos ricos en grasas buenas, proteínas, vitaminas y minerales que la favorecen, hay numerosas patologías que se deben, en la mayoría de los casos, a malos hábitos, que afectan directamente a las funciones sexuales.

Los problemas cardiovasculares derivan, con carácter general, en incapacidad sexual, así como la obesidad, influye directamente en la segregación de la testosterona, en los hombres, y de los estrógenos, en las mujeres, dando lugar, en muchos casos, a la inapetencia sexual. Una alimentación adecuada evitará que cualquier deficiencia, descontrol o exceso en las hormonas o en los neurotransmisores dirigidos a regular la actividad sexual, provoque problemas de inapetencia sexual, disfunción eréctil, trastorno de la excitación y eyaculación precoz, entre otras disfunciones sexuales.

Se relacionan las ostras con el sexo al ser consideradas un alimento afrodisíaco, ¿es una fama merecida? ¿Por qué?
Para entender dónde comienza la fama de las ostras, tenemos que remontarnos a la mitología griega, que nos narra cómo Afrodita, la diosa griega del amor, fue engendrada en una ostra en el mar. Esta diosa, conocida como Venus en el mundo romano, se ha vinculado siempre al erotismo, la sensualidad, el placer y la fecundidad.
Si se les atribuye a las ostras un poder afrodisíaco, se debe a los importantes elementos que lo componen. Cabe desatacar su alto aporte de Zinc, pues es el alimento con más cantidad, de este mineral, de la naturaleza. En concreto 63 mg por cada 100 g. Es un oligoelemento necesario para la producción de testosterona en los hombres y prolactina en las mujeres.

Además, las ostras son ricas en Omega 3, un ácido graso que favorece la vasodilatación y por tanto, mejora el rendimiento sexual y la erección. Otro de los componentes de las ostras, aparte de las vitaminas A, B, C y D que contiene, es el yodo, lo que se traduce en un aporte de energía necesario para unas relaciones sexuales satisfactorias. Por todo esto podemos decir que las ostras son un alimento cuyo poder afrodisíaco se fundamenta en la multitud de minerales que las componen y que favorecen aspectos importantes a tener en cuenta para disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias.

¿Ha pasado con otros alimentos?
A lo largo de toda la historia se ha tratado el consumo de algunos alimentos como potenciadores del deseo sexual. En el Antiguo Egipto era la miel, los antiguos griegos, el azafrán, el romero y la albahaca, los romanos utilizaban las uvas como potenciadores de su sexualidad. En la Edad Media eran los alimentos que adoptaban formas de genitales como el nabo. En la Europa de la Peste consideraban las especias como productos afrodisíacos (pimienta, clavo o cardamomo). Y ya en el siglo XVIII, el mismo Casanova, describe en sus Memorias que desayunaba cincuenta ostras y almorzaba una ensalada de huevos con la que creía potenciar su vigor sexual.

La alimentación también nos condiciona el humor, ¿qué alimentos nos hacen sentirnos ‘felices’?
Seguir una alimentación equilibrada es fundamental para regular nuestro estado de ánimo. También controla la sintetización de las hormonas de la felicidad, siendo estas la endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina. Para la liberación de las endorfinas, se recomienda ingerir comida extremadamente picante, pues estos opiáceos naturales inducen sensación de felicidad. En cuanto a la serotonina, su ausencia provoca tristeza e incluso depresión, para lo que se recomienda el consumo de alimentos ricos en triptófano como el pollo, pescado, nueces, etc, al ser un un aminoácido esencial precursor de la serotonina.

La dopamina podemos encontrarla en los alimentos como las legumbres, leguminosas, los plátanos y el tomate. Además, nuestro organismo también es capaz de elaborar dopamina a partir de tirosina, que está presente en la carne, el pescado o los huevos. Y por último, la oxitocina, apodada como ‘la hormona del amor’, aunque no se encuentra en los alimentos, sí que es importante consumir aquellos ricos en vitamina C, pues esta favorece a su producción (kiwi, mango, pimientos, naranjas, etc).

¿Son necesarios los suplementos para darle un empujón a la intimidad?
Nuestro ritmo acelerado de vida, la falta de tiempo o el desconocimiento, son factores que impiden que llevemos unos hábitos de vida saludables que cubran nuestras necesidades nutricionales. También, en muchas ocasiones, no consumimos los alimentos propicios o bien, nuestro organismo no absorbe todos los nutrientes que estos nos aportan. Ese déficit puede provocarnos desajustes en la salud y por tanto causar problemas en la regulación de las hormonas sexuales.

Los suplementos son los complementos perfectos para cubrir las necesidades nutricionales que no nos aporta la alimentación. De ahí que también se denominen, complementos alimenticios. Como decíamos, un déficit nutricional puede descontrolar nuestro sistema endocrino y afectar a la secreción de las hormonas que regulan la actividad sexual. Por tanto, el consumo de determinados suplementos alimenticios que contengan ingredientes naturales constituyen una ayuda importante para favorecer el deseo sexual, las relaciones durareras y placenteras, el control de la eyaculación o la erección, entre otros.

¿Cuáles son los recomendados para hombres y para mujeres?
Para las mujeres, aquellos que contienen maca, jengibre, L-arginina o el ginseng. Y para los hombres, recomiendo sin duda Myhixel Max, pues su composición 100% natural con ingredientes tales como la quercetina y el hipérico, hacen que se convierta en un suplemento pionero para favorecer el control del clímax.

¿Cómo funciona Myhixel Max?
La quercetina y el hipérico provienen de la naturaleza presentándose en plantas y también, en el caso de la quercetina, en alimentos tales como frutas y verduras (cebolla, manzana, uvas, brócoli o té, entre otros). Su principal funcionalidad consiste en favorecer la inhibición de la recaptación de la serotonina, que es un neurotransmisor que se sintetiza en el cerebro y que, como ya hemos indicado, es conocida como ‘la hormona de la felicidad’. La serotonina es la principal encargada de regular nuestro estado de ánimo, pero además ejerce un papel fundamental en las reacciones químicas necesarias para aumentar nuestro sentimiento de bienestar y satisfacción.

Como consecuencia, ambos ingredientes naturales disminuyen la ansiedad a la que se enfrentan muchos hombres con problemas de eyaculación a la hora de tener relaciones sexuales y, por tanto, facilitan el control eyaculatorio. Además, la quercetina es un flavonoide con una potente función antioxidante y antiinflamatoria que potencia la salud, protegiendo contra los radicales libres.

En definitiva, nos encontramos ante un producto pionero que ha unido ingredientes que siendo naturales, tienen la capacidad de favorecer el control eyaculatorio al mismo tiempo que protege el organismo del envejecimiento celular.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).