La intimidad sin que afecte al sexo o por qué no creo en la ‘teoría del váter’

Aviso, voy a ponerme escatológica. Mi consejo es que, si estas cosas te producen repelús, dejes de leer ahora.

PIXABAY

La primera vez que me tiré un pedo delante de mi pareja fue casi al principio de nuestra relación, cuando estábamos a punto de quedarnos dormidos.

Y aunque solo estábamos él y yo en aquella cama de matrimonio, cuando el olor empezó a salir del edredón, me hice la despistada sin admitir -cuando era más que obvio-, que yo era la culpable.

A día de hoy, aquella anécdota (y, sobre todo, que intentara escurrir el bulto) sigue haciéndonos mucha gracia.

Quizás esa ha sido una de las claves de que duremos, más que tanto, tan bien. Que, desde que empezamos, todo lo relativo a olores y excrementos solo nos ha servido para hacernos bromas.

Es por eso que me parece tan chocante la ‘teoría del váter’, esa que sostiene que, o mantienes una parcela separada de tu pareja cada vez que necesite usar el váter para defecar -o cualquier otro tipo de intimidad-, o mandas tu relación por el mismo sitio donde se sienta él (o ella).

Según esta teoría, incluso dejarle pasar a cepillarse los dientes cuando estás en plena faena es equivalente a cargarse la libido y dejar de verle el atractivo sexual a la otra persona.

Y yo me pregunto, ¿si de verdad viéramos a Emily Ratajkowski o Zac Efron en el baño dejarían de encantarnos?

Es bastante simplista pensar que todo el atractivo por una persona se resume en verla cagar, depilarse o sacarse la copa menstrual.

¿No es mejor que, en caso de necesidad, tengamos y tenga nuestra pareja la confianza de poder hacer lo que quiera?

Más que nada porque la vida es larga -por suerte- y habrá algún momento, en todos esos años en pareja, en que te veas en medio de las fiestas de su pueblo con una indigestión histórica (culpa de aquellos chupitos de vino caliente con barquillos) y necesites urgentemente vaciar la carga.

En el instante en el que evacuas a pocos metros de tu pareja, que vigila que nadie se acerque al descampado, sabes -si tienes una relación en la que se tiende a relativizar- que se convertirá en algo anecdótico que contar en la sobremesa de la cena con los amigos.

E igual que os reíais la primera, seguirá haciendo mucha gracia la vigésima vez que salga la historieta.

Para mí, esa es la auténtica magia el amor. Que te da igual que a tu pareja le huelan los pies, que deje sucio el calzoncillo o que le cuelgue un moco de la nariz, hay algo mucho más fuerte que todo eso que consigue que le sigas viendo atractivo, que le sigas deseando, que te siga excitando.

Y, en nuestro caso, entrar a escondidas cuando el otro está ocupando el baño, jugar a olernos la axila después de venir del gimnasio o hacer bromas con una pelusilla del ombligo consigue que vivamos despreocupemos de lo que son cosas normales de nuestro cuerpo en ciertos momentos.

Preferimos verle el lado divertido, darnos una buena ducha y terminar las bromas en la cama. Así, no hay nada que te corte el rollo. Ni siquiera si se escapa algún pedo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. SENTADO EN LA TAZA DE V<TER SE FOLLA MUY BIEN ¿NUNCA LO HA HECHO?

    08 septiembre 2020 | 14:22

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.