Dime por qué no quiere usar condón y te diré con quién te acuestas

¿Sabes ese momento en el que, por fin, estás a punto de tener sexo con ese tío que te encanta? Acercas la mano a tu bolso y sacas un preservativo. Pero él para de besarte, te mira y dice: “¿Y si mejor lo hacemos sin?”.

CONDONES TROJAN FACEBOOK

Si pidiera que vosotras, lectoras, levantarais la mano si esto os resulta familiar porque alguna vez os ha sucedido, no dudo que tendría pleno de respuestas afirmativas.

Y sí, por suerte muchos están tan preocupados por las enfermedades venéreas (quizás no tanto por los embarazos, que los ven mas ajenos a ellos) como nosotras mismas.

Pero hay quienes van a salir con cualquier excusa para no usarlo. Vamos, una serie de argumentaciones perfectamente hiladas que te convencerán como no tengas las cosas bien claras. Y ahí, amiga, es cuando tienes que mantenerte firme.

En mi experiencia, estas son las justificaciones más comunes que utilizan tipos de chicos muy concretos:

El exagerado o “Me aprieta mucho”. Para ese caso, algo tan sencillo como que los compre una talla más grande, lo que normalmente suele ser innecesario. Cuando esto pasa, siempre puedes ponerte un condón a modo de ejemplo como media. En serio, mete el pie y verás que te lo puedes subir hasta por encima del tobillo. Y, permíteme que dude, pero no creo que tu acompañante tenga entre las piernas un aparato incluso mayor que tu pie, ¿no?

El cuentista o “No se me pone dura”. Lo bueno es que en las cajas de condones vienen varios (y, si te quedan pocos, puedes ir a una farmacia de guardia a comprar más), así que si se baja la erección es tan sencillo como quitarlo y volverlo a colocar una vez vuelva a estar empalmado.

El dramático o “Es que no siento igual”. Vale, pero yo lo que no quiero sentir es que por no usarlo puedo contraer cualquier enfermedad. Si tan tremenda le resulta la privación sensorial, siempre podéis usarlo para la penetración y seguir después sin preservativo. En otras palabras: no pasa nada por terminar con la mano o la parte del cuerpo que se te ocurra (la boca no, que también es vía de contagio).

El mentiroso o “Solo la puntita”. La puntita también puede estar plagada de ETS. Y, vamos a hablar claro, es la excusa universal para colártela entera después (y hablo literalmente). Si te va con esa historia y tú te la crees, te aseguro con un 90% de certeza que te va a meter todo cuando esté en plena acción.

El negociador o “Podemos hacerlo un rato sin condón y luego me lo pongo”. No, ni un rato, ni un segundo, ni una milésima de segundo. El condón no es algo opcional. La alternativa a no usarlo es no follar, y cuanto más clara seas al respecto, mejor. Aunque sea durante un periodo corto de tiempo el que entre en contacto, el riesgo de contagio sigue existiendo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Los comentarios están cerrados.