¿Eres mujer? Consejo de la Ertzaintza: ni tengas citas a ciegas ni camines sola de noche

“No aceptes citas extrañas, ni citas a ciegas. No transites de noche a solas, por lugares apartados o poco iluminados.”

GTRES

Estos ‘consejos’ (por llamarlos de alguna manera) son los que promulga la policía del País Vasco para, en su opinión, que las mujeres eviten las agresiones sexistas durante las fiestas.

Unos consejos que vienen diciendo que, si queremos estar seguras, vayamos siempre bien acompañadas, por sitios bien iluminados. O lo que es mejor, que no salgamos de casa no vaya a ser que pase algo.

Pero, ¿incluye el folleto alguna mención hacia los hombres diciéndoles que respeten a las mujeres que están disfrutando de las fiestas? Os dejo adivinar la respuesta.

Y como mujer -pero encima como mujer joven que sale de fiesta, ha tenido citas a ciegas y vuelve sola a casa- estoy harta. Harta de que la culpa de que me pase algo sea mía. Harta de que hasta la policía me diga que si no quiero que me pase nada, no haga nada. Con nadie. Nunca.

Si me paro a pensarlo, me parece tan ridículo como lo sería pedirle a una persona de etnia bereber que no se relacionara con ninguna persona caucásica, para evitar agresiones racistas.

Que no se le ocurra salir a la calle exhibiendo su piel oscura. Que para evitar provocaciones se la aclare con un maquillaje, que se ponga una careta, que se tape las manos con guantes para que no parezca que va buscando guerra.

Que procure evitar a ciertas horas del día y por ciertos barrios de la ciudad donde las personas caucásicas abundan. Que procure evitar subir en ascensor, quedarse a solas en el portal de casa con alguien caucásico por si le ataca, que no intime ni quede con nadie de piel blanca.

Pero es que también podemos aplicar el mismo razonamiento a una persona homosexual. La policía vasca podría pedirle que no entre en un local de ambiente por si, en un ataque de homofobia, alguien se lía a tiros dentro del bar.

O incluso que no vaya de la mano con alguien de su mismo sexo. Que no le bese. Que no vista con un arcoíris estampado en la camiseta “por si acaso”.

¿Ridículo? Así suena la lógica de la policía vasca, que, casualmente, solo aplica este discurso cuando son las mujeres las posibles víctimas.

Querida policía vasca, catalana, madrileña o andaluza, querida policía de toda España: las mujeres no vamos a encerrarnos en casa. No vamos a dejar de salir, de enamorarnos, de beber, de bailar, de volver a las tantas de la mañana. No vamos a dejar de vivir esta vida tan bonita que hemos tenido la suerte de encontrarnos.

Y no deberían animarnos a dejar de hacerlo como “recomendaciones por nuestra seguridad”. Deberían enseñar a los hombres que el hecho de que hagamos todas esas cosas es respetable y no da ningún derecho a gritarnos, a agredirnos, a violarnos ni a matarnos.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

4 comentarios

  1. Dice ser ravel

    Como los depredadores van a seguir existiendo y las leyes en nuestro país son bastante laxas, lo mejor es tener precaución. ¿Qué es molesto porque nos coarta la libertad? Pues creo que es preferible ser precavida a terminar siendo noticia en la sección sucesos.

    06 agosto 2019 | 10:01

  2. Dice ser Carmen Borrego

    Esto es la globalización también: acercarnos a la situación cotidiana en India o Pakistán…

    07 agosto 2019 | 01:24

  3. Dice ser Gala

    Son buenos consejos tal y cómo está el patio. Los hombres que agreden a las mujeres no van a cambiar porque la policía ni nadie les diga “eso no se hace”. Así que lo mejor es tomar precauciones. Respecto a las citas a ciegas, son las própias páginas de contactos las que aconsejan quedar en una primera cita en un lugar público. Por algo será. Puro sentido común. Tampoco se trata de “esconderse” de no salir de casa, pero sí de tomar ciertas precauciones.

    07 agosto 2019 | 23:09

  4. Dice ser Yo misma

    Tiene razón Gala. Esto es cuestión de sentido común, ahora, y hace 30 años, y siempre.
    Hacéis mucho daño con este tipo de discurso. Como madre de una hija de 18 años te lo digo, Duquesa. Que las chicas se envuelven en la bandera del feminismo y con eso se creen que están a salvo de todo peligro, y no es así.

    08 agosto 2019 | 23:56

Los comentarios están cerrados.