¿Podemos terminar ya con la costumbre de tirar el ramo en las bodas?

Tengo una teoría respecto a las novias que disfrutan con la experiencia de poner a todas sus invitadas (solteras) en un corro en medio de la pista de baile a ver quién es la que agarra el ramo: tienen un punto sádico.

PIXABAY

Por mucho que, según la tradición, signifique suerte o que será la próxima en casarse, se ha ido pervirtiendo su significado y hay un placer interno y oscuro en reunir a tus amigas como un rebaño y someterlas a lo que viene a ser una humillación pública de ver cómo se pegan por ser la siguiente, por vivir lo que está pasando la novia en ese momento.

Como invitada, es una experiencia que me parece horrible más que divertida. Para empezar, ¿por qué tenemos que ponernos las mujeres? Lo único que se consigue es dar la imagen de lo desesperadas que estamos por casarnos, la historia de que solo el altar va a convertirnos en mujeres, y luego madres, claro, nuestros dos objetivos en la vida que son las únicas vivencias que la llenan de significado.

Quizás no quiero el ramo, quizás no quiero participar en ese espectáculo. A lo mejor estoy muy bien en un noviazgo en el que los únicos votos que recitamos en alto son las facturas, a ver cuánto nos toca pagar a cada uno este mes. O igual estoy soltera y ESTOY BIEN. Sorprendentemente, puedes ir a una boda y no necesariamente estar soñando con casarte.

Enfrentarnos por un ramo es crear una competición entre nosotras (con sus correspondientes envidias por no haber sido quien lo ha cogido). La historia de que las mujeres somos nuestras peores enemigas, ¡hasta en una boda! Incluso en un momento de felicidad como es que unos amigos o familiares contraigan matrimonio, tienes que dejar de disfrutar para arrimarte al grupo de las que van a saltar hacia el bouquet.

Y no se te ocurra decirle que no a esa novia cuando te plantea la idea de tirar el ramo, porque es su boda y se hace lo que quiere, aunque tú no quieras participar, da igual. “It’s my party and I’ll cry if I want to“, te dirá. Ella quiere que te pongas en el grupo y hagas el amago, que lo finjas (palabras textuales que me dijo una amiga en su fiesta), que tampoco es tan complicado. Y todo para darle un extraño tipo de satisfacción. ¿No os resulta una escena macabra?

Es aún más indignante cuando buscas vídeos del estilo en Internet y son los más reproducidos los que incluyen caídas, resbalones o peleas entre nosotras. Somos el chiste de la boda, uno de los tantos espectáculos como cortar la tarta o abrir el baile: las invitadas llegando a las manos. Pasen y vean a las gladiadoras del siglo XXI, que, en vez de espada usan un tacón y cambian la armadura por la gasa o el chifón.

Así que, si eres de esas novias, por favor, ten en cuenta que quizás estás obligando a tus amigas a hacer algo que no quieren por ti. Ten en cuenta que, igual entre tu lista de invitados, tienes amigos, conocidos, primos o un hermano al que sí que le haría ilusión casarse próximamente (sorpresa, los hombres también tienen sentimientos y se emocionan en las bodas) y cree que recibir el ramo le va a traer suerte.

Rompe estereotipos. Si de verdad quieres hacer el juego del ramo, crea un grupo mixto formado por los que realmente quieran casarse y tengan ilusión en recibirlo. Que por mucho que tu prima de 14 años lo haya cogido porque es la más rápida, todos sabemos que le va a durar la emoción por las flores lo que a ti el gas de tu copa de cristal y que es muy poco probable que sea ella precisamente quien siga tus pasos.

Haz algo mejor, dale un significado especial y regálalo a quien tú quieras, sin más razón que, porque sí, porque quieres que lo tengan de recuerdo o porque quieres que le traiga suerte (eso ya es cosa tuya). En las bodas a las que he ido donde el ramo no era algo por lo que pegarse y se regalaba de esta manera, se respiraba paz por todos los lados. A quien se lo habían regalado lo quería y las demás no teníamos que hacer el paripé ridículo de dar saltitos.

O incluso otra opción es dividirlo y regalar una flor a cada asistente (o a aquellos más destacados). Tengo el caso reciente de una compañera de trabajo que lo va a dejar en el sitio en el que están enterrados sus abuelos para hacerles partícipes en la ceremonia. Y me parece precioso.

Hay tradiciones geniales en las bodas, pero tal y como está planteado el lanzamiento del ramo, ya no forma parte de ellas. Es una manera de avergonzar a las solteras, como si las señalaras en medio de toda la fiesta.

Es como si las novias, una vez habiendo contraído matrimonio, no recordaran algo básico de cuando estaban solteras. Cuando estás sin pareja hay algo que no quieres que te estén recordando constantemente como si fuera algo malo y es precisamente tu soltería, lo que hace esta tradición en medio de una celebración del amor. Así que amigas, dadnos un respiro.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

12 comentarios

  1. Dice ser MiraPuesSi

    Mira que estoy en contra del hembrismo extremo y de ver machismo hasta debajo de las piedras, pero no lo había pensado: Si que estoy de acuerdo en que tirar el ramo de flores hacia atrás para que lo coja alguna de las invitadas es un acto un tanto machista que perpetua la idea de que lo esencial en la vida de una mujer es casarse y formar una familia y que se esta desesperada por ello.

    Lo bonito bien podría ser: Que se reunieran los invitados e invitadas que estén solteros, en grupo: Hombres y mujeres ¡Que más da!: Y que lo coja cualquiera, sea hombre o mujer y se haga la gracia de decir “Ah! El próximo o la próxima, serás tú: ¡FELICIDADES!

    O bien lo que dices: REGALARLO.
    .

    17 mayo 2019 | 11:03

  2. Dice ser Amiga sin ramo

    Duquesa, estoy de acuerdo en la reflexión que planteas. La propuesta de hacer un grupo mixto me parece más equitativa y divertida también, si no es obligatoria . Yo he visto parejas recibiendo el ramo de manera personal y era muy significativo ver las caras de ambos. Ese momento inmortalizado en vídeo, es para darte cuenta de a quien le hace más ilusión y no siempre es a ella.

    17 mayo 2019 | 11:05

  3. Dice ser pedro

    Yo hace unas cuantaas ‘celebraciones’ que no veo esa costumbre. ahora se tiende más a ir con el ramito (o ramitos, a veces) y dejarlo en la mesa de la amiga que probablemente se case antes. Y se hace con musiquita y ‘tonteo’ por parte de la recién casada.

    “una humillación pública de ver cómo se pegan por ser la siguiente, por vivir lo que está pasando la novia en ese momento”
    Antes se consideraba un paso adelante en el estatus de la mujer, y aún sigue viva la ‘idea’. “¿Y el anillo pa cuándo?” sonaba hace unos meses por todas partes.

    “Para empezar, ¿por qué tenemos que ponernos las mujeres? ”
    Porque sois las que ganáis/ganábais en el ‘contrato’, en principio.

    “convertirnos en mujeres, y luego madres, claro, nuestros dos objetivos en la vida que son las únicas vivencias que la llenan de significado.”
    El fin biológico es ese, no es de extrañar que os sintáis realizadas gestando y pariendo un bebé si la naturaleza os prepara para ello.
    Tu blog es de sexo, por ejemplo. Si nos gusta tanto es porque a la naturaleza le conviene, no por libre albedrío. ¿Verás tan raro entonces que una mujer sienta cierta realización al transmitir sus genes? ¿o te suena a descabellada manipulación del sistema patriarcal como a otras?

    “Y todo para darle un extraño tipo de satisfacción. ¿No os resulta una escena macabra?”
    Si cres que tu ‘amiga’ te va a hacer ese chantaje háblalo antes de acudir a la celebración.

    “Ten en cuenta que, igual entre tu lista de invitados, tienes amigos, conocidos, primos o un hermano al que sí que le haría ilusión casarse próximamente (sorpresa, los hombres también tienen sentimientos y se emocionan en las bodas) y cree que recibir el ramo le va a traer suerte.”
    Pueden emocionarse, pero en general, no nos gusta llamar la atención. Rápido vendrá a tu mente el puñado de chicos que conozcas sí, pero en general no nos gusta, y menos por algo así. Sabiendo que es a las chicas (históricamente) a las que más ilusión les hace entenderás que muchos reuirán con más razón participar en algo así.

    “Rompe estereotipos. Si de verdad quieres hacer el juego del ramo, crea un grupo mixto formado por los que realmente quieran casarse y tengan ilusión en recibirlo.”
    Si metes varones y mujeres en la ecuación, y competitividad, real los ‘tobillos rotos’ se quedarían en meras anécdotas en los videos que comentas.

    “Haz algo mejor, dale un significado especial y regálalo a quien tú quieras, sin más razón que, porque sí, porque quieres que lo tengan de recuerdo o porque quieres que le traiga suerte (eso ya es cosa tuya). En las bodas a las que he ido donde el ramo no era algo por lo que pegarse y se regalaba de esta manera, se respiraba paz por todos los lados. A quien se lo habían regalado lo quería y las demás no teníamos que hacer el paripé ridículo de dar saltitos.”
    Desde hace más de una década ya se hace, como he comentado antes. Y es otro momentito de luces bajas, musiquita, y la ‘reina de la fiesta’ dándose un paseíto entre las mesas con la atención centrada en ella.
    ‘Bonito’ espectáculo, también.

    “no quieres que te estén recordando constantemente como si fuera algo malo y es precisamente tu soltería, lo que hace esta tradición en medio de una celebración del amor.”
    Tradiciones antiguas, supersticiones, algunas sobreviven otras no. No me parece tan humillante si era algo deseado. ¿te humillas delante de un escaparate si te paras a mirar un vestido que no te puedes permitir?
    Cuando vemos esos videos ahora lo hacemos desde otra perspectiva. Hay gente que aún sigue esas tradiciones y están contentas con ello.
    Igual son videos de la américa profunda o de hace varias décadas. Entiendo el punto del artículo, pero es que se da cada vez menos. Los tiempos cambian. Las ilusiones cambian.
    ¿Son las mujeres más felices ahora que antes?

    17 mayo 2019 | 11:32

  4. Dice ser Sociólogo Astral

    ¿Y si te da el ramo en un ojo y te araña el ojo?¿que suerte para casarte te va a dar eso aunque te caiga el ramo encima a ti?¿y si se te meten granos de arroz por los ojos de esos que tiran? joder, que peligroso es casarse. soltero me quedo mejor.

    17 mayo 2019 | 12:01

  5. Dice ser pedro

    Para quien piense en meter hombres en la ecuación ‘de un lanzamiento’:

    Hay tios, con la testosterona por las nubes, y la competitividad a tope que arrancarían cabezas por quedar primero en lo que sea y ‘dar su nota’. Yo he conocido alguno. Se apuntarían aun sin tener ningunas ganas de compromiso, ni pareja ni nada, sin más. Por el mero hecho de quedar mejor que otros hombre si hay una copetición.
    No sé a qué chica le gustaría participar contra ‘maromos’ de casi 2 metros y 90kg en algo así. Bueno, alguna me puedo imaginar.
    Parte de la “gracia” de esa costumbre era que ellas no iban a acabar en el hospital en el intento. En cambio, si quieres montar un ‘buen pollo’, pon a un grupo de hombres a coger una pelota (ramo) lanzada y diles que no hay más regla que la de ser el primero ne cogerla. Y con unas copas de más encima, para más inri. Lo bien que puede acabar la cosa no tiene nombre.

    Al final la costumbre ha pasado a ser una ‘entrega en mano’. Para unas cosas mejor, para otras peor.
    No me gusta porque parece intentar forzar algo que no tiene por qué ser lo que busque la pareja.
    De la otra forma te pueden ‘coaccionar’ para que formes parte del grupo que va a coger el ramo pero no tienes ni porque levantar los brazos para atraparlo. Ya lo hará alguna por la razón que sea (atención, ilusión, competitividad).

    17 mayo 2019 | 12:12

  6. Dice ser Eu

    No es por nada, pero lo de tirar el ramo es una moda extranjera importada hace 4 días. Lo típico en España, como hicieron mis padres hace menos de 30 años, es llevarlo a un cementerio u ofrecerlo a alguna advocación religiosa. Lejos de luchar contra una costumbre machista, la clave sería volver a lo que siempre se hizo.

    17 mayo 2019 | 16:53

  7. Dice ser ana

    A mi, sinceramente, me parece más una tradicion yanki que española, de hecho tradicionalmente el ramo (en las bodas a las que he ido) se ha dado a la madre o madrina, a alguna amiga especial, o se ha depositado en la tumba de los abuelos, a alguna virgen a la que se tenga cariño, pero no he estado en ninguna boda que se haga ese lanzamiento. De lo que si estoy segura es de que ni de coña me prestaría a eso, me da igual como se ponga la novia.
    Además, hay cosas en las bodas que me parecen una horterada, como lo de repartir la corbata del novio a cambio de dinero , o el “que se besen” o “vivan los novios”. Ahora que lo pienso, todas las bodas me parecen una horterada…

    17 mayo 2019 | 17:05

  8. Dice ser ana

    Además, lo de entregarlo en mano a alguna amiga lo veo más como un gesto de cariño, y no un “a ver cuando te decides, guapa…”

    17 mayo 2019 | 17:08

  9. Dice ser Lola

    JAJAJA pero si eso de tirar el ramo es en las bodas americanas!! Absolutamente NO ES UNA COSTUMBRE en españa… JAJAJA

    17 mayo 2019 | 21:12

  10. Dice ser pedro

    Para ana,
    Muy de acuerdo con lo de las horteradas. De la corbata o los gritos durante el convite, pero creo que está muy arraigado y debe venir de leeeeeeejos. xD Además, el consumo de alcohol desihibe y produce ese tiipo de comportamientos. ¿o acaso ponerse a hacer una konga o baliar con un desonocido porque sí no son cosas del mismo palo?
    Pues la gente las hace, y encantada.

    Sobre el lanzamiento del ramo, creo que antes no había que ‘pedir a nadie que se pusiera’. Sería una costumbre+superstición y eso a las chicas, por norma, les suele gustar. No creo que les pusieran la magnum en la cabeza para que lo hicieran. xD ¿no crees? Más de una se alegraría de contar con menos competencia en el grupo.
    Ahora es que ha quedado anticuadísimo, tanto o más que el mismo matrimonio (que queda reducido a un papeleo y al cumplmiento de unos “deberes” legales).

    18 mayo 2019 | 01:06

  11. Dice ser Carmela

    En EEUU ademas del ramo para las damas solteras, tb tiran la liga de la novia para los varones solteros. El mecanismo es el mismo, el novio tira la liga y el que la coja sera el proximo que se case, o buena suerte o algo asi. El primo de mi marido casi se mata por cojer la dichosa liga, tiene 70 anios.

    18 mayo 2019 | 02:43

  12. Dice ser pedro

    Carmela

    En la vida había oído yo lo de saltar a por la liga de la novia. Eso no se han atrevido a meterlo en las pelis, igual es que no queda ‘romántico’. x..D
    Me cuesta mucho hacerme a la idea, igual por razones culturales, de que haya gente dispuesta a hacerlo. Pero bueno, como decia en otra respuesta… unas copas de más, competitividad y unas risas, y candidatos no faltarán. hahaha

    18 mayo 2019 | 12:51

Los comentarios están cerrados.