Sobre la congelación de óvulos: la solución no es retrasar la maternidad

La revolución sexual, por mucho que empezara hace décadas, continúa. Hemos pasado de la popularización de los métodos de protección al control casi absoluto de nuestra maternidad gracias a las diferentes técnicas que se encargan de mandar sobre la fertilidad.

PIXABAY

Una de ellas, cada vez más popular, es la congelación de óvulos, que consiste en extraerlos y conservarlos con el objetivo de poder utilizarlos más adelante sin el miedo de que se agoten (recordemos que las mujeres nacemos con un número determinado de ellos).

Los motivos para someterse a la práctica son diversos, pero según el estudio publicado en Human Fertility, que investigó a varias mujeres que congelaron sus óvulos por motivos no médicos, reveló que el ochenta por ciento de ellas lo hicieron por no tener pareja o porque actualmente se encontraban con una pareja que no quería tener hijos todavía.

El resto declaró que era para poder relajarse respecto al tema de la maternidad y algunas pocas que no esperaban tener que usarlos, pero eran su “por si acaso”, una especie de antibiótico contra un futuro arrepentimiento, para tener la conciencia tranquila de que no habían puesto todos los huevos en una sola cesta (literalmente).

Mientras que el esperma se lleva congelando desde hace décadas, la congelación resulta más complicada. De hecho, no fue hasta 2012 que se pudieron usar los óvulos con éxito sin que volviera a considerarse un tratamiento experimental.

Pero, no nos engañemos, todavía falta mucha información del proceso. Aún no se sabe a ciencia cierta si los óvulos van a poder dar lugar a una vida ya que el éxito absoluto no está garantizado y no hay mucha experiencia previa al ser una tecnología relativamente reciente.

Eso añadido a que no abundan las mujeres con los medios suficientes como para someterse al tratamiento, equivale a que no se puede dar el apoyo o información necesaria. Y a eso hay que añadirle la energía y el despliegue emocional del asunto.

Personalmente tengo opiniones encontradas con el tema de la congelación de óvulos. Por un lado, considero que, como el preservativo en su día, es algo que nos da control sobre la maternidad (aunque no tengan nada que ver más que darnos el poder de decisión) y que, si nos encontramos con la duda, podemos retrasarla, aunque siempre esté el riesgo de que, en el caso de decidirnos a descongelarlos, luego no llegue a buen término el proceso.

Por otro lado, me preocupa el hecho de que la mayor parte de mujeres de mi generación con las que he hablado del tema, no tengan prisa por la maternidad por el hecho de que, por sus trabajos, no podrían cuadrarla con su vida laboral independientemente de si lo tienen ahora o dentro de diez años, lo que les llevaría a elegir entre el desempeño de su profesión o el deseo de ser madres.

Esto indica que el problema no es tanto que exista o no una tecnología que te permita retrasar la maternidad sino más bien que parece que no tienes ningún tipo de facilidad a la hora de compaginar ambos mundos. Las jornadas laborales o el hecho de repartirse en casa las responsabilidades son los dos grandes inconvenientes de esto.

Que algunas compañías como Facebook hayan anunciado que apoyarían que sus empleadas congelaran sus óvulos (para poner tener durante más tiempo empleadas valiosas) o que se hayan puesto de moda fiestas empresariales en las que se les habla de los beneficios de la técnica, en una especie de baby shower pero de los óvulos, vuelve sobre la misma idea. Nosotras somos las principales encargadas de la crianza y en vez de poner facilidades en el trabajo para conciliar, se retrasa.

Y es que la edad de tener hijos tradicionalmente, es entre finales de los veinte y principios de los treinta, un momento que coincide totalmente con el periodo en el que estamos centradas en desarrollar la carrera, algo que no afecta a los hombres.

De hecho, cuantas más horas trabaja una mujer, menos hijos está dispuesta a tener según reveló un censo de los 2000, mientras que los hombres decían estar dispuestos a tener más hijos a más horas de trabajo, demostrando que la mentalidad sigue siendo que el hombre es el pilar familiar, con el papel de sustentador, mientras que a la mujer le toca el papel de criadora.

¿El mundo ideal? Para mí está claro, empieza por ajustar la estructura del lugar de trabajo, así como cambios sociales que permitan ver con buenos ojos que ambos progenitores puedan dedicarse a su carrera y a la crianza de los hijos que quieran (y puedan) tener.

Estoy convencida de que, si tuviéramos esa situación, no necesitaríamos ni plantearnos congelar nada que no fuera el guiso que nos ha sobrado del fin de semana.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

4 comentarios

  1. Dice ser Susi

    Totalmente de acuerdo contigo. El mercado laboral tan maravilloso q tenemos aquí es lo q tiene, paro, precariedad y acoso para q te vayas cd eres madre. Mientras en Islandia, Suecia o Noruega las cosas son muy diferentes, hay más mujeres trabajando que aquí y tienen hijos antes. Y no me refiero a las inmigrantes. Hay parejas suecas o noruegas de pura cepa de toda la vida con tres hijos, no es tan raro, eso aquí es impensable. Y oh sorpresa, son países con mayor productividad que el nuestro. Es lo q tiene hacer las cosas bien y tomarse en serio la maternidad y a las mujeres. Aquí la maternidad es considerada una actividad molesta pero necesaria y no se invierte en ella todo lo que se debiera, por no hablar de la corresponsabilidsd q brilla por su ausencia, eso sí luego para ladrar por la custodia compartida bien de prisa q se dan. Lo de congelar óvulos y ser madre más tarde es pan para hoy y hambre para mañana. Si te ponen en la calle con 43 años y un bebé recién nacido vas a tener mucho más difícil q te contraten q si eso mismo te pasa con diez años menos

    17 abril 2019 | 14:42

  2. Dice ser Much

    No mientas!

    Cuando se incrementa la edad en la que se desea quedar embarazada es mas facil hacerlo con ovulos que has congelado a los que se tienen a los 30-35-40 años.

    La tecnica esta mas que perfeccionada.

    Y por cierto, como siempre en este tipo de opiniones, obvias que la mayoria de mujeres que congela ovulos lo hacen por enfermedades que luego les pueden impedir la proudccion adecuada de los mismos, como puede ser la endometriosis.

    17 abril 2019 | 15:13

  3. Dice ser Nubes en lontananza

    Sí y no. Yo lo llevo pensando una buena temporada. Podría tener hijos ahora si quisiera pero no tengo pareja de momento. En mi caso sería para “por si acaso” llego a la peligrosa edad y aún quiero ser madre. Pero mi debate es otro y mucho más personal: a lo mejor debo confiar en la vida tal y como viene, y lo que tenga que ser que sea. Si no me toca ser madre aceptarlo, porque este sistema no deja de ser para mí una extensión de los fundamentos de la sociedad actual: quiero no renunciar a nada, quiero tener control sobre todo.

    Ahora… entiendo a las parejas que lo hacen por fines médicos, o porque les cuesta, o a las que quieren retrasarlo. Al fin y al cabo, que cada uno haga con su vida lo que le plazca.

    Y como dice Much, la técnica está más que perfeccionada. Yo conozco un buen puñado de mujeres que han tenido hijos con óvulos congelados. Ya que expresas tu opinión en un periódico, deberías tener la responsabilidad de documentarte.

    17 abril 2019 | 17:32

  4. Duquesa Doslabios

    “Estas son las probabilidades de éxito:

    Una mujer de 41-42 años, con 10 ovocitos congelados, tiene 25% de posibilidades de tener al menos un hijo con ese grupo de ovocitos y apenas un 5% de poder llegar a tener dos hijos con esa “cohorte” de ovocitos congelados.
    Una mujer de 35-37 años, con 10 ovocitos congelados, tiene un 50% de posibilidades de tener al menos un hijo.
    Una mujer de 30-34 años con 24 ovocitos congelados tiene una posibilidad del 90% de tener al menos un hijo de ese grupo de ovocitos, y un 50% de tener al menos un segundo hijo con esos mismos ovocitos.”

    (Os recomiendo este artículo de la BBC para los grandes defensores de la técnica que me recomendáis que me documente al respecto ya que lo considero muy esclarecedor: https://www.bbc.com/mundo/noticias-40961094)

    Cuando el porcentaje de éxito sea mayor en el resto de grupos de edad (no solo en el más joven), rectificaré mi artículo y diré que ya está más que perfeccionada. Hasta entonces me atengo a mis palabras.

    Un saludo

    17 abril 2019 | 17:49

Los comentarios están cerrados.