Archivo de abril, 2019

Cariño, soy tu novia, no tu madre

Martes, 9 de la mañana. Me escribe una amiga desesperada porque no sabe cómo hacerle entender a su pareja que lo de recoger el tendedero no es solo doblar la ropa y dejarla apilada en la mesa, sino conseguir que llegue a los armarios, un trayecto que, por lo que parece, su novio piensa que sucede mágicamente.

GTRES

Otra está harta de tener que pedirle a su pareja que no es que no pida ayuda porque no la necesite, sino que asuma que el peso de la casa es una cosa de los dos. Y también tengo a la que lava, plancha, cocina y limpia como si el cuento de La Cenicienta siguiera, pese a que ya se ha casado con el príncipe.

En mi caso, sé que, si vamos a un hotel, corre de mi cuenta llevar la pasta de dientes, el desodorante o los cargadores del teléfono, mientras que él solo necesita meter en su mochila calzoncillos, un pantalón y tres camisetas. También soy quien tiene que dejar las luces apagadas y acordarse de coger la llave de la habitación y la cartera. Así pasa, que vayamos a dónde vayamos, él consigue desconectar porque va con la tranquilidad de que va a haber de todo mientras que yo llego a los sitios ya medio quemada por el estrés de preparar el equipaje por dos.

Todo se resume en que, cada vez que nos desahogamos entre amigas, siento que no somos solo novias, somos cuidadoras, pendientes de que tomen sus medicinas cuando se ponen malos cada ocho horas porque no están pendientes y secretarias, ya que confían en nosotras para decirles que es el cumpleaños de una amistad en común.

Las novias somos esas personas encargadas de la limpieza cuando se dejan algo en el suelo, el papel higiénico fuera de sitio, el bote de champú y el cartón de leche vacíos, todas esas cosas que quedan a medio hacer porque todavía sigue con la mentalidad de que va a pasar alguien detrás a terminar la faena. Nos encargamos en muchos casos de la manutención y, por supuesto, no podemos dejar se ser amables y cariñosas compañeras y amantes, que no pueden arriesgarse a dejar ese lado descuidado.

La carga mental consiste en eso, en los trabajillos poco lucidos, poco recompensados, pero que, de una manera o de otra (aunque ya hayan pasado décadas desde 1950) nos sigue tocando a nosotras. ¿Por qué?

Bajo mi punto de vista, en primer lugar, hay una pasmosa falta de empatía a la hora de ponerse en nuestro lugar, de entender que las responsabilidades deben caer sobre los hombros de ambos de la misma manera. En segundo lugar, que para ellos vivir así es más cómodo, y con comodidad, no nos engañemos, se vive mejor, porque hasta ahora habían tenido a una persona, ya fuera su madre o su padre, solucionando esos problemas y no estaban acostumbrados a hacerse cargo por su cuenta propia.

Si ya bastante compleja es de por sí una relación, intentemos evitar este tipo de desigualdades que, lo único que consiguen, es quemarnos y terminar discutiendo constantemente con unos novios que no entienden que un hogar se lleva entre dos.

Mujeres, os invoco a rebelaros de vuestros puestos. Hombres, os invito a que aprendáis a zurciros los calcetines solos. Hay tutoriales en Youtube fantásticos.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

De tetas a tretas, ¿qué ha sido del sexo en ‘Juego de Tronos’?

A pocas semanas del final de Juego de Tronos, ya podemos analizar una de las series más mediáticas de los últimos tiempos. En ella, el sexo ha pasado de ser el principal gancho a algo casi intrascendental, esporádico, poco relevante y solo interesante cuando estaba relacionado con la historia (no voy a hacer spoilers, pero el último encuentro es la mejor prueba de ello).

FACEBOOK JUEGO DE TRONOS

Que haya ido desvaneciéndose entre el fragor de las batallas, las conspiraciones y el alzamiento de los Caminantes Blancos prueba que nunca es tarde si la dicha es buena. Y en este caso, nunca es tarde si la trama lo es.

De hecho, me incluyo entre las personas exasperadas (si es que existen) que se resignaban cada vez que aparecían esas escenas, a mi parecer innecesarias, en un burdel sabiendo que esos minutos, la historia resultaría poco relevante.

Es probable que a todos los espectadores nos resulte difícilmente olvidable el inicio de la ficción, con esas violaciones físicas y emocionales a Daenerys en las que era exhibida como un trozo de carne por su hermano y después forzada por su marido al ser entregada en un matrimonio de conveniencia.

Porque otra cosa no, pero si algo hemos visto en Juego de Tronos han sido tetas. De hecho, al principio, las escenas de Emilia Clarke eran casi un denominador común hasta que, una vez adquirido peso en la industria, la actriz se plantó diciendo que no volvería a aparecer desnuda. Y así fue.

Aun así es triste comprobar como en Hollywood si no eres alguien, no tienes ninguna potestad para decidir si enseñas o no tu cuerpo. Lo mismo que le paso a Lena Headey (Cersei Lannister), que en el famoso paseo de la vergüenza pudo recurrir a una doble de cuerpo.

Con el despegue del movimiento #MeeToo sucediendo al tiempo que el radical descenso de actrices dispuestas a convertirse en reclamo visual, es complicado no establecer una relación entre ambos sucesos.

No quiero excederme criticando el hecho de que los desnudos fueran el pan de cada capítulo (Outlander es una de mis series predilectas por las escenas de pasión). Sin embargo, en Juego de Tronos, el cuerpo femenino parece haber sido la única obsesión de los guionistas.

De hecho, llama también la atención la cantidad de trabajo que ha dado la serie a actrices porno para que interpretaran a figurantes o personajes secundarios (seis de ellas son estrellas en la pornografía, ningún actor X fue incluido en la ficción).

Dentro de poco, la serie llegará a su fin. Y con ella las explícitas imágenes de cama. Esperemos que, la que venga a continuación, aprenda de esto y sepa que, como ha demostrado Juego de Tronos, no necesita usar el cuerpo femenino para ganar audiencia si la historia es lo bastante potente. O que, en el caso de que se decida a seguir utilizando como estrategia para aumentar el número de espectadores, equipare el número de escenas (y de cuerpo a la vista) entre ambos sexos.

Y es que es posible que la brevísima toma en la que se veía el culo de Jon Snow haya sido una de las más celebradas de la pantalla por mis amigas. Sorpresa, HBO, a nosotras también nos gusta el sexo.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Trucos para sorprender a tu pareja o cuando salí desnuda vestida solamente con un abrigo

La fantasía de imaginar a otra persona desnuda en un contexto que se aleja totalmente del ámbito sexual, es algo que siempre ha tenido un puntillo (o más bien un puntazo) para mí.

GTRES

Supongo que ese fue el motivo que me llevó a querer probar la experiencia de ir vestida únicamente con un abrigo para dar la sorpresa de lo que llevaba, en este caso no llevaba, por debajo.

Aunque la imagen del hombre enfundado en una gabardina haciendo exhibicionismo es algo que también forma parte de mi imaginario colectivo, he tenido la suerte de no haber vivido una experiencia del estilo, por lo que afrontaba el reto con bastante ilusión.

Aprovechando que era invierno, y que los abrigos de largo 3/4 abundan en mi armario, opté por llevar uno de ellos a modo de vestido. Quizás si volviera a repetir ahora prefiriera uno más fino o tipo gabardina de entretiempo teniendo en cuenta que no hace tanto frío.

Pero como en aquel momento las temperaturas eran bastante bajas, agradecí el chaquetón largo.

Con una prenda de esas características, resulta bastante sencillo pasar una desnudez desapercibida, ya que podría parecer fácilmente que tapa una falda o vestido que se encuentra por debajo.

Si el nivel de máximo atrevimiento es ir con el abrigo a pelo, yo me quedé un par de escalones por debajo dejando que fuera la ropa interior (un conjunto especialmente seleccionado para la ocasión), la que hiciera de intermediaria entre la piel y el abrigo.

Recuerdo que, también, fue otro elemento clave ponerme medias altas de las que se pueden sujetar con ligas. Al rematar mi estilismo con unos taconazos, nadie podría sospechar que iba desnuda por debajo. Lo mismo parecía que iba a una cena que a una noche de chicas o a un plan de fiesta.

Para mí era un factor clave el hecho de que fueran a buscarme a casa en coche. Cuando vas en tanga por debajo del abrigo no es que te apetezca especialmente ir en transporte público arriesgándote a coger una infección urinaria. Tampoco es que sea muy aconsejable ir por la calle cogiendo frío.

Digamos que el plan de abrigo y conjunto lencero es perfecto para trayectos cortos y seguros en los que no corres el riesgo de toparte con una pareja amiga que insiste en ir a tomarse unas cañas al bar de al lado en el que hace tanto calor que resultará sospechoso el hecho de que te abraces a tu abrigo como si tuvieras un problema de tiroides que te hace sentir frío.

Pero si el plan es ir del coche a casa (o a la habitación del hotel), entonces es perfecto.

Aunque puedes esperar al momento de estar en privado para revelar el misterio de tu look, en mi caso no pude contenerme y di un pequeño adelanto abriendo el abrigo ligeramente, algo que, además de disparar el deseo, puede resolver rápidamente las dudas de por qué es mejor que vayáis a casa en vez de pasar por el restaurante donde están sus compañeros de trabajo para saludar.

Recuerda, también, que al igual que has salido de casa así vestida, tendrás que volver en algún momento. Y una vez pasada la magia y la emoción del impacto, igual no te apetece mucho volver la fría mañana del domingo medio desnuda.

¿El consejo de la Duquesa? Lleva un vestidito plegado en el bolso. A malas, una camisa o camiseta XL de su armario puede hacerte también el apaño. Y el lado bueno es que te llevas una prenda suya para oler mientras estáis separados (vosotras también lo hacéis, no nos engañemos a estas alturas).

Con el fin de semana tan cerca, ¿te atreves a probarlo?

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Deberíamos ir a terapia de pareja? Lo que querías saber pero no tenías a quién preguntar

En cualquier relación se dan discusiones, rachas más flojas (emocionalmente hablando), roces… Son solo algunas de las experiencias que vivimos en las fases que atravesamos con nuestra pareja. Sin embargo, no siempre somos capaces de gestionarlo correctamente. ¿Lo mejor para esos casos? Pedir ayuda a alguien de fuera. Pero para las situaciones en las que nuestras amistades o familiares no pueden echarnos una mano, siempre podemos recurrir a alguien profesional.

PIXABAY

Es el caso de la psicóloga Paula Pérez Marina (@paula_psiconsulta en Instagram), la creadora de Psiconsulta.es, que se encarga de tratar a parejas para que logren mejorar la calidad de su relación. Hablando con ella descubro que no solo la terapia no tiene edad, sino cuáles son las consultas más frecuentes que recibe o los comportamientos nocivos que más factura nos pasan (por muy enamorados que estemos).

Solemos pensar que la terapia en pareja es algo más de nuestros padres, pero ¿podemos hacerlo a cualquier edad?
Por supuesto, las parejas jóvenes acuden en igual medida que las más maduras a terapia.

Si bien en las parejas de mayor edad son más comunes las consultas relacionadas con la pérdida de la pasión, en los jóvenes observamos un mayor número de conductas violentas y dependencia emocional. Además, muchos jóvenes también atraviesan crisis en sus relaciones debido a las dificultades para independizarse y crear un proyecto de vida en común.

Otra de las diferencias es que los jóvenes tienden a realizar la terapia en formato online en lugar de presencial como lo harían sus padres y eso ha hecho que la demanda se incremente en este colectivo, ya que aumenta la accesibilidad desde cualquier punto del planeta y ahorrando una considerable cantidad de tiempo de desplazamiento.

¿Por qué es recomendable ponerse en manos profesionales en lo que a problemas en la pareja se refiere?
A menudo las personas tenemos pensamientos distorsionados o irracionales que provocan emociones nocivas, generándose una espiral de la que es difícil tomar conciencia y salir. Si a esto le sumas que en una relación de pareja la espiral de uno interactúa con la espiral del otro, la complejidad se incrementa exponencialmente.

Por ejemplo, esto se ve muy claramente en relaciones de dependencia emocional donde una de las partes tiene el pensamiento de que “necesita” la atención de la otra persona y por tanto lleva a cabo acercamientos excesivos, lo que provoca que la otra persona de vez en cuando responda a esas demandas, pero por lo general se vaya alejando más, lo cual va a incrementar todavía más la dependencia por la otra parte y a reforzar la sensación de que no está obteniendo atención suficiente.

Acudir al psicólogo es recomendable ya que sirve para ver la situación desde un punto de vista más objetivo, permitiendo romper dicha espiral destructiva.

¿Cuáles son los problemas más comunes que suele tratar a la hora de hacer terapia de pareja?
Las causas por las que las parejas acuden a terapia son muy diversas, pero las más comunes son:
· Problemas en la comunicación. Ya sea por falta de comunicación o por una comunicación demasiado agresiva.
· Infidelidades. Son comunes y suelen acarrear crisis de confianza en la pareja.
· Problemas tras tener hijos. Muchas parejas acuden a terapia al haber tenido hijos, ya que esto supone un cambio en la relación. Se hace más difícil encontrar momentos de comunicación e intimidad e implica llegar a acuerdos en temas de crianza que no siempre son fáciles.
· Problemas sexuales. Son variados y tienen implicaciones afectivas para ambos miembros de la pareja.

¿Cuáles diría que son las señales que tienen que darse en una relación que indican que es recomendable que esa pareja vaya a terapia?
Lo mejor es no esperar a que las señales sean demasiado grandes. La mayoría de las veces las parejas acuden a terapia cuando la relación ya está demasiado deteriorada y resulta difícil su recomposición. Por eso, es recomendable acudir cuando se detecta que existe un conflicto que está comenzando a enquistarse y hace sentir mal a una de las partes o a ambas.

Respecto a consultas sobre la sexualidad en la pareja, ¿cuáles son las consultas más frecuentes?
En los hombres suelen ser comunes los problemas para conseguir o mantener la erección durante las relaciones sexuales, así como la eyaculación precoz. En las mujeres, muchas veces se encuentran dificultades para llegar al orgasmo y falta de lubricación.

Como problema común a ambos sexos, encontramos la falta de deseo hacia la pareja debido a la monotonía. Por eso es importante innovar y ser espontáneos a la hora de tener relaciones, es decir, no establecer una rutina fija, sino que haya cierto componente de impredecibilidad.

¿Diría que el reparto desigual de tareas del hogar, las mujeres históricamente hemos llevado un peso mayor en ese aspecto, es un factor que afecta a la salud de nuestra relación?
Vemos en terapia que el reparto desigual de las tareas del hogar sigue siendo a día de hoy un punto de fricción en algunas relaciones de pareja, donde la mujer continúa asumiendo gran parte de la carga familiar.

A nivel social, es positivo que se estén generando estos problemas, pues nos hacen cuestionar las pautas actuales y al fin y al cabo son el motor de un cambio que todavía parece ser algo lento.

Pasamos gran parte del día mirando la pantalla del teléfono hasta el punto que es lo último que vemos muchos antes de ir a dormir. ¿Se han convertido las tecnologías en un problema para la pareja?
La tecnología puede ser un enemigo o un aliado en función del uso que hagamos de ella.

Supone un problema cuando mirar la pantalla desplaza el contacto directo con las personas que tenemos cerca, en este caso la pareja, y es lo que se conoce como phubbing.

Sin embargo, las nuevas tecnologías tienen la ventaja de poder acortar distancias y hacer más fluida y frecuente la comunicación. Esto en las relaciones a distancia, por ejemplo, tiene un impacto importantísimo.

¿Cuánto tarda una pareja en notar los efectos positivos de ir a terapia?
Todo depende del tipo del problema y la magnitud de este. Si se acude a terapia ante las primeras señales, en cuestión de cuatro sesiones podrían notarse cambios significativos. Sin embargo, lo habitual es que las parejas que acuden a terapia no tengan únicamente un problema en su relación y estos estén bastante avanzados, por lo que el proceso es más lento.

¿Cuáles son las claves o bases, en opinión de una experta, para que funcione una relación?
Necesitamos conocer cómo somos nosotros mismos y cómo es nuestra pareja para, en función de ello, establecer hábitos y proyectos de vida compartidos por ambos.

También es importante que en este proceso la comunicación sea fluida y exista flexibilidad suficiente para poder comprender a la otra persona y poder adaptarnos a los cambios que vayan surgiendo.

Además de esto, no podemos olvidar que la intimidad y la pasión juegan un papel fundamental a la hora de predecir si una relación funcionará.

Y, por el otro lado, ¿cuáles son los comportamientos más nocivos?
Gottman define 4 jinetes del apocalipsis en las relaciones de pareja que anuncian que el fin es inminente, los cuales son:
· La crítica destructiva. Estas se diferencian de las críticas constructivas en que utilizan etiquetas globales como “bueno/malo” o “todo/nada”, en lugar de aceptar la complejidad y la ambigüedad de las causas de la conducta humana.
· El desprecio. Son faltas de respeto hacia la pareja donde se incluyen palabras, gestos, sarcasmos, etc. que infravaloran a la otra persona. Por ejemplo, cuando un miembro de la pareja le dice al otro: “antes de hablar, conecta tu lengua al cerebro”.
· La actitud defensiva. Se produce cuando uno de los integrantes de la pareja no acepta su responsabilidad dentro del conflicto y, por tanto, no colabora en la búsqueda de soluciones, por lo que las complicaciones siguen creciendo.
· La actitud evasiva. Son actitudes de pasividad como el silencio o evitar el tratamiento de ciertos temas relevantes para el buen funcionamiento de la relación. Por ejemplo, cuando una persona constantemente ante un mismo tema dice algo como: “déjame, no quiero hablar de eso” o simplemente se muestra indiferente.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Mujeres ‘millennials’: doble de sexo, mitad de orgasmos

Como millennial estoy un poco cansada de la generación que me ha tocado. Somos los mejor formados pero con peor futuro, los que empezamos a padecer depresiones sin llegar a los 30 por la situación económica, los que no podemos irnos de casa por el precio de los alquileres y, encima, los que tenemos menos sexo que nuestros padres.

PIXABAY

En la carrera de fondo por seguir descubriendo los hábitos de la generación Y, un nuevo estudio arroja más luz sobre nuestras costumbres sexuales. Ahora resulta que no, que no follamos menos. De hecho, tenemos el doble de sexo que nuestros mayores, sí. Pero si analizamos a las mujeres que llegan al clímax, en vez de multiplicarse, se dividen, dejándonos como resultado la mitad de orgasmos que aquellas que nos sacan 20 años.

El estudio realizado por Lovehoney, empresa de juguetes sexuales, lo descubrió analizando las conductas de las mujeres participantes menores de 25 años.

Aunque la mayoría contestaron que tienen sexo más de dos veces por semana, solo una tercera parte de ellas tenía un orgasmo con su pareja, una situación que se da en el más del 63% de los casos de aquellas mujeres que superan los 45.

Y vale que el orgasmo no lo es todo, que hay muchos matices en una experiencia sexual, pero cuando es algo que solo nos afecta a nosotras, ¿no deberíamos darle más importancia a la brecha orgásmica?

El desconocimiento es algo que he comentado en este blog a menudo. Tenemos más información que nunca pero no sabemos ni por dónde empezar a utilizarla. Si ni nosotras mismas sabemos lo que nos gusta, en pareja se nos antoja más imposible todavía.

Por otro lado, la presión de convertirnos en contorsionistas, de cumplir las expectativas que el porno hace recaer en los encuentros sexuales o incluso las distracciones constantes como el móvil, porque realmente queremos ver de quién nos ha llegado la notificación, son factores que juegan en nuestra contra.

Aunque, para mí, la respuesta del problema la encontró también el mismo estudio. Mientras que la mayoría de las mujeres menores de 25 entrevistadas dijeron que, para ellas, la importancia del sexo era pasar un buen rato, o incluso conseguir un subidón de autoestima, en el grupo de edad de los 40, el valor era diferente.

Para quienes nos sacan más de dos décadas, lo importante no es el momento de diversión o el chute de confianza, sino la conexión emocional. Si tenemos en cuenta que el cerebro es el órgano sexual más potente del cuerpo, es el lugar del que deriva el deseo sexual, es precisamente un elemento fundamental para que el sexo se disfrute plenamente (y hasta el final).

Por supuesto que un revolcón para escapar del estrés de nuestro estilo de vida, distraerse o pasar una noche divertida puede seguir formando parte de nuestra rutina. Pero, y por mucho que sea una frase hecha, quiero volver a recordar que, aunque un partido sea entretenido, lo importante no es estar constantemente cambiando de jugadores, sino que, los que jueguen, marquen gol.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Sobre la congelación de óvulos: la solución no es retrasar la maternidad

La revolución sexual, por mucho que empezara hace décadas, continúa. Hemos pasado de la popularización de los métodos de protección al control casi absoluto de nuestra maternidad gracias a las diferentes técnicas que se encargan de mandar sobre la fertilidad.

PIXABAY

Una de ellas, cada vez más popular, es la congelación de óvulos, que consiste en extraerlos y conservarlos con el objetivo de poder utilizarlos más adelante sin el miedo de que se agoten (recordemos que las mujeres nacemos con un número determinado de ellos).

Los motivos para someterse a la práctica son diversos, pero según el estudio publicado en Human Fertility, que investigó a varias mujeres que congelaron sus óvulos por motivos no médicos, reveló que el ochenta por ciento de ellas lo hicieron por no tener pareja o porque actualmente se encontraban con una pareja que no quería tener hijos todavía.

El resto declaró que era para poder relajarse respecto al tema de la maternidad y algunas pocas que no esperaban tener que usarlos, pero eran su “por si acaso”, una especie de antibiótico contra un futuro arrepentimiento, para tener la conciencia tranquila de que no habían puesto todos los huevos en una sola cesta (literalmente).

Mientras que el esperma se lleva congelando desde hace décadas, la congelación resulta más complicada. De hecho, no fue hasta 2012 que se pudieron usar los óvulos con éxito sin que volviera a considerarse un tratamiento experimental.

Pero, no nos engañemos, todavía falta mucha información del proceso. Aún no se sabe a ciencia cierta si los óvulos van a poder dar lugar a una vida ya que el éxito absoluto no está garantizado y no hay mucha experiencia previa al ser una tecnología relativamente reciente.

Eso añadido a que no abundan las mujeres con los medios suficientes como para someterse al tratamiento, equivale a que no se puede dar el apoyo o información necesaria. Y a eso hay que añadirle la energía y el despliegue emocional del asunto.

Personalmente tengo opiniones encontradas con el tema de la congelación de óvulos. Por un lado, considero que, como el preservativo en su día, es algo que nos da control sobre la maternidad (aunque no tengan nada que ver más que darnos el poder de decisión) y que, si nos encontramos con la duda, podemos retrasarla, aunque siempre esté el riesgo de que, en el caso de decidirnos a descongelarlos, luego no llegue a buen término el proceso.

Por otro lado, me preocupa el hecho de que la mayor parte de mujeres de mi generación con las que he hablado del tema, no tengan prisa por la maternidad por el hecho de que, por sus trabajos, no podrían cuadrarla con su vida laboral independientemente de si lo tienen ahora o dentro de diez años, lo que les llevaría a elegir entre el desempeño de su profesión o el deseo de ser madres.

Esto indica que el problema no es tanto que exista o no una tecnología que te permita retrasar la maternidad sino más bien que parece que no tienes ningún tipo de facilidad a la hora de compaginar ambos mundos. Las jornadas laborales o el hecho de repartirse en casa las responsabilidades son los dos grandes inconvenientes de esto.

Que algunas compañías como Facebook hayan anunciado que apoyarían que sus empleadas congelaran sus óvulos (para poner tener durante más tiempo empleadas valiosas) o que se hayan puesto de moda fiestas empresariales en las que se les habla de los beneficios de la técnica, en una especie de baby shower pero de los óvulos, vuelve sobre la misma idea. Nosotras somos las principales encargadas de la crianza y en vez de poner facilidades en el trabajo para conciliar, se retrasa.

Y es que la edad de tener hijos tradicionalmente, es entre finales de los veinte y principios de los treinta, un momento que coincide totalmente con el periodo en el que estamos centradas en desarrollar la carrera, algo que no afecta a los hombres.

De hecho, cuantas más horas trabaja una mujer, menos hijos está dispuesta a tener según reveló un censo de los 2000, mientras que los hombres decían estar dispuestos a tener más hijos a más horas de trabajo, demostrando que la mentalidad sigue siendo que el hombre es el pilar familiar, con el papel de sustentador, mientras que a la mujer le toca el papel de criadora.

¿El mundo ideal? Para mí está claro, empieza por ajustar la estructura del lugar de trabajo, así como cambios sociales que permitan ver con buenos ojos que ambos progenitores puedan dedicarse a su carrera y a la crianza de los hijos que quieran (y puedan) tener.

Estoy convencida de que, si tuviéramos esa situación, no necesitaríamos ni plantearnos congelar nada que no fuera el guiso que nos ha sobrado del fin de semana.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Es el ‘cosplay’ la otra revolución de la pornografía?

De una manera o de otra, todos estamos familiarizados con el cosplay. Esa tendencia que hace que algunas personas, llevadas por una gran pasión, emulan a la perfección -en apariencia e incluso actuando de la misma manera- a sus personajes favoritos de películas, cómics o videojuegos a modo de entretenimiento.

Facebook Jessica Nigri

Es habitual encontrarlos por el metro cada vez que se dan los salones del cómic o ferias del Manga, así como durante Halloween o Carnaval (los reconocerás porque, más que parecerte alguien disfrazado, te da la sensación de estar ante el mismísimo Deadpool).

Aunque no todo es diversión, ya que hay quienes han encontrado la manera de monetizarlo. Dentro del gigantesco universo del costume play, algunas de las cosplayers más reconocidas (mujeres) han hecho de su afición un negocio y, al mismo tiempo, satisfecho una ‘demanda’ erótica que va en alza.

A través de páginas web donde creadores cuelgan sus trabajos, las cosplayers comparten “contenido exclusivo como sesiones de fotos, vídeos, cosplays, imágenes en lencería y más“, según anuncian en sus respectivos perfiles de las plataformas que se encuentran ligadas a su cuenta bancaria.

Un contenido que requiere de una suscripción mensual, siendo las opciones de pago más caras aquellas que incluyen las fotos en ropa interior (de 22 a 53 euros por mes según la fama de la cosplayer), y que podría ser considerado un tipo de soft porn.

La frontera entre el porno y los videojuegos o cómics, mundos con un denominador común ya que se muestran esas mujeres tan idealizadas por el imaginario masculino, está claro que cada vez se desdibuja más.

De hecho el año pasado PornHub, la web de pornografía, sacó un informe sobre sus búsquedas en el que revelaba que el contenido relacionado con los videojuegos había aumentado un 112% en cuanto a Hentai, porno, imitaciones o cosplays de los personajes del videojuego Fortnite con un contenido erótico.

Que el porno ponga sus miras en los videojuegos, los videojuegos en la pornografía o incluso las cosplayers en ambas cosas y lo conviertan en ingresos, no es algo que critique para nada, lo que critico es el mensaje derivado de inspirarse en los personajes femeninos.

En mi opinión cabría más bien preguntarse qué tipo de imagen están transmitiendo estas uniones entre las diferentes industrias con ese tipo de cuerpos femeninos (siempre femeninos) e irreales donde solo existen las mujeres con tetas XL, cinturas de avispa, inmensos ojos y pestañas infinitas. Pero, sobre todo, mujeres que, en sus poses y vídeos, aparecen siempre dispuestas y sumisas.

Es una fantasía, claro, solo espero que, quienes paguen, jueguen o descarguen ese contenido lo recuerden y les quede claro que, a diferencia de sus videojuegos, nosotras no estamos plegadas a sus deseos.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Los 4 temas que deberías hablar antes de irte a vivir con tu pareja

Cuando llega el momento de dar el paso, ese que nos va a cambiar la vida (o, al menos, la rutinaria), hay una serie de conversaciones que deberíamos tratar, fuera de las cuatro paredes del hogar a compartir, que nos sirva para dejar las cosas claras.

PIXABAY

Una de las primeras cosas que deberías hacer es establecer un reparto de tareas (hasta encuentras planificadores que puedes colgar en la pared para que no haya dudas).

Tiene que haber un equilibrio que incluya hacer la compra, cocinar y, por supuesto, limpiar. Si cada pareja es un mundo con la logística del hogar pasa un poco lo mismo, se tiene que adaptar a cada caso y no hay dos iguales.

En función de los turnos, trabajos, etc puede variar, pero lo más importante es encontrar el hueco para que ambas personas puedan dedicarle tiempo o, si la agenda no lo permite, establecer un día a la semana en el que poder trabajar juntos en ello.

En el momento en el que paséis a compartir techo, la toma de decisiones se hace de manera conjunta, ya sea la colocación de un cuadro o alquilar una plaza de garaje. Una vez vives con tu pareja, si no lo habías hecho antes, es el momento de cambiar el chip y entender que se pasa de ser uno a pensar por dos. 

Trabajar en la convivencia será igual de importante que trabajar en la relación, por lo que, por mucho que nos gusten ciertas cosas, queramos hacer algo tengamos la manía de rellenar constantemente los tarros de pasta porque tenemos una obsesión del orden, hay que moldearse un poco a la otra persona.

¿El truco infalible? Respetar, tanto al espacio como a la otra persona a la hora de comentar lo que nos molesta.

Hablar de dinero es algo que, tenemos que asumir, nos acompaña antes y durante la relación. La clave está en conseguir que se convierta en una charla y no en una discusión (puede llevar años de práctica).

Temas como cuánto va a aportar cada persona, cómo va a ser la organización a la hora de pagar los pagos, si se ahorra o qué presupuesto se destina a hacer actividades en pareja son cosas que deberían quedar claras desde el primer momento.

Cabe negociar también cuál va a ser la política de invitados. Es decir hasta qué punto (o cuánto tiempo) puede pasar un familiar o amigo por casa, cómo van a ser los días y el reparto cuando vengan más personas o si, por ejemplo, va a ser una república independiente de tu casa con fronteras totalmente cerradas.

No se puede olvidar que, el objetivo de todo esto, es evitar futuros problemas y asumir este tipo de temas de manera madura, siempre con la idea de conseguir una relación sana.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Porno sin imágenes? Déjate excitar por el oído

Parece que la pornografía es la única opción que existe a la hora de estimularse por cuenta propia. Como si todo el morbo se redujera a eso, imágenes que imitan, o buscan imitar, un intercambio que es el que realmente resulta excitante.

GTRES

Su recorrido, de varias décadas, se ha hecho con un mercado en el que difícilmente podían competir las novelas eróticas, especialmente desde la eclosión de internet ligada a un ultradesarrollo de la tecnología. Pero ni solo de pan vive el hombre ni solo de porno la excitación.

En mi búsqueda de fuentes alternativas, aparecieron los relatos eróticos escritos por personas anónimas en plataformas gratuitas. Un espacio en el que, mediante categorías, podías llegar a aquellas historias de tu gusto.

Leer erotismo tiene algo que le falta a la pornografía. Ese uso de la imaginación apoyado por palabras tan evocativas como “lamer” o “penetrar” te sacuden de una manera que ya quisieran las películas.

Mi último descubrimiento, el proyecto que han puesto en marcha sobre una estimulación sexual alternativa para mujeres sin imágenes (porque sí, definitivamente puedes excitarte sin necesidad de ver a un actor eyaculando sobre la cámara, que es algo que más que morbo, te da vergüenza ajena).

Quinn, que se lanzará el 13 de abril, y en palabras de su fundadora, Caroline Spiegel, “No tendrá contenidos visuales, solo audio e historias escritas. Y lo mejor es que esto es una fuente abierta, de manera que la gente puede subrayó sus fantasías o contenidos propios”.

QUINN

Eso sí, pasando por el filtro de los creadores antes de aparecer en línea.

Sus objetivos son varios: en primer lugar, desempolvar la imaginación evitando que nos acomodemos a un estímulo en el que somos sujetos pasivos y no activos.

En segundo lugar, luchar contra la idea de las mujeres teniendo placer que nos llevan vendiendo las películas porno estos años, alejándose del prisma masculino que crea ficciones para estimular a una audiencia que son mayoritariamente hombres.

Y, en tercer lugar, llegar a un nuevo público que, quizás como yo o como muchas de mis amigas, no nos hemos llegado a sentir nunca cómodas ni con ese concepto de la sexualidad ni de la excitación de las películas X explorando otras vías de placer, desconocidas hasta ahora, pero, seguramente igual o más placenteras.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

El mapa (que no conocías) de los picaderos de tu ciudad

Andar por la calle, cogerse de las manos, juguetear con los dedos, sentir el calentón y no tener casa libre o estar demasiado lejos como para plantearse cualquier cosa que no sea pasar a la acción al instante. Para esa clase de casos, Josean tuvo una idea: una página web que recogiera los mejores sitios para tener sexo por la ciudad. Sitios elegidos por los propios ciudadanos y practicantes que puede servirnos como salvación o como excusa para salir a la calle.

PIXABAY

¿Cómo surgió la idea de crear la página web Mispicaderos.com?
No hubo una iluminación ni nada por el estilo. Ni siquiera fue fruto de la necesidad, ya que en el 2009 yo ya tenía mi casa y por fortuna no necesitaba buscarme lugares como picaderos.
Soy diseñador web y por aquel entonces, empezaba a hacerse muy útil Google Maps. Se me ocurrió algo que Google nunca mostraría: picaderos, aquellos lugares de toda la vida donde vas con el coche con la novia a disfrutar de los placeres de la vida. Viendo que podría ser útil para la sociedad, me puse manos a la obra.

¿Cuándo se lanzó? ¿Qué crecimiento ha tenido desde entonces?
Empecé en el 2009. Al comienzo, pedí a amiguetes y conocidos que pusieran aquellos lugares que conocían y después empezó a viralizarse por las redes, llegando a tener hoy casi 20.000 ‘sexcondites’ en todo el mundo (más de 12.000 en España)

¿A qué diría que se debe el éxito de añadir localizaciones que son públicas?
Supongo que gran parte de las razones que llevan a una persona a poner un lugar en Mispicaderos, es el decir “¡Eh, mira! Yo estuve aquí”. También la construí de manera que fuera muy fácil añadir lugares, y además estos lugares se pudieran compartir fácilmente. Por otro lado, es innegable la utilidad del mapa, ya que de otra manera, ¿cómo encontrar estos lugares, que son, de por sí, escondites? Y además, si conoces uno, solo lo usarás durante un tempo, ¡que luego lo disfruten los demás!

¿Cuáles son los picaderos más extraños que podemos encontrar?
Siempre me ha sorprendido que en torno a los cementerios haya tantos picaderos, pero tiene su lógica: lugar con parking, poco visitado y de fácil acceso. Y además, la gente que está en los cementerios no suele ser muy molesta. Por lo demás son los típicos lugares donde estar tranquilo: parques, parkings, polígonos industriales, calles desiertas, miradores…

¿Ha visitado alguno de los espacios que proponen en la web para comprobar la reseña o se basa en la opinión de las personas que, libremente, comentan?
Muchos lugares que están cerca de mi ciudad los conozco y son los típicos. Claro que me es imposible recorrer España verificando la idoneidad de los más de 12.000 lugares. Para ello existe un sistema de comentarios donde la gente opina sobre si el sitio es bueno, malo, existe o no, etc.. Además de una puntuación de estrellas. Es algo creado por la comunidad, de manera que ha de ser la comunidad la que lo valore.

¿Cuál diría que es el perfil del visitante de su web?
Aunque yo lo pensé para parejas jóvenes que disponían de coche pero no de casa, he podido que ver que además hay muchos otros tipos de usuarios. Por ejemplo parejas que se conocen una noche de fiesta, gente LGTB y gente que va a estos lugares en busca de otras personas del sexo que sea, con la idea de mantener relaciones sexuales sin compromiso.

El riesgo es uno de los factores por los que Mispicaderos resulta una web atractiva, pero ¿cuáles son las consecuencias de acudir a estos sitios y ser pillados en acción?
Actualmente no existe una legislación respecto a mantener relaciones sexuales. Lo que está estipulado como delito es el escándalo público. En cualquier caso, para eso es la web precisamente, ¡para evitar que te pillen! Siempre buscar otro lugar más tranquilo y escondido si no quieres ser pillado in fraganti.

¿Un consejo a la hora de acudir a un picadero?
El más importante: ¡puertas cerradas!
(En el blog de la web hay un artículo con 10 recomendaciones a tener en cuenta como controlar la franja horaria, llevar el móvil con batería o dejar las llaves en el contacto.)

Para terminar, el top tres lugares de Madrid según Mispicaderos.
Uno de los más famosos es el parking techado de El Pardo lugar de encuentro para tener relaciones sexuales sin compromiso.
Pero mejor que esto te pongo los mejor puntuados:
Enfrente de la depuradora (camino poco concurrido en Collado Villalba)
Casa abandonada Reajo del roble (pertenece a una urbanización de Collado Mediano)
Jardines del Calasanzio (calle Joaquín María López, en Madrid)

Estos lugares no los conozco, pero son los más valorados de la Comunidad de Madrid.
Ahora bien, yo buscaría siempre miradores, que con la excusa de llevar al chico/a a ver las vistas puedes aprovechar! Y además siempre van a ser lugares más bonitos…

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).