Archivo de enero, 2019

Amor ‘millennial’: carroñeros nocturnos y dónde encontrarlos

Que los millennials hemos perdido el romanticismo o las ganas de compromiso, es algo que no pilla a nadie por sorpresa.

FACEBOOK ARMANI

Ligar se ha convertido en algo más parecido a Los juegos del hambre, con un grupo de gente pendiente de su estrategia para sobrevivir sin salir muy malparada, que en el sencillo “¿Estudias o trabajas?” que usaban nuestros padres.

Dentro de la fauna que te puedes encontrar en el mundo del flirteo está el carroñero nocturno, una figura que puede encarnarse tanto en un hombre como en una mujer. Aunque como mi experiencia ha sido con depredadores masculinos, voy a hablar de ellos dando por hecho que, leyéndome, lo podréis aplicar a ambos sexos.

El carroñero nocturno es una criatura que se mueve, como su nombre indica, en la noche, concretamente en la franja horaria entre las 3 y las 6 de la mañana, que es cuando suele dar señales de vida y más que seguramente, vía WhatsApp o contestando a una de tus historias de Instagram.

Pero, ¿cómo analizar este patrón de comportamiento? ¿Qué es lo que quieren? ¿Alimentarse? ¿Marcar el territorio? ¿Reproducirse? Una mezcla de todo un poco.

La relación con el depredador nocturno es intermitente. Puede que coincidas de vez en cuando en otros contextos. Sabes que ha tenido el examen de las oposiciones y la otra persona que tú tenías una entrevista de trabajo, pero no llegas a preguntar qué tal ha salido, todo se limita a hacer caso omiso de la vida de la otra persona hasta que, de repente, la entrepierna pica.

El hecho de que se comuniquen a unas horas tan intempestivas prueba que el interés hacia ti es tan relativo como el paso del tiempo dentro de un Corte Inglés. Quien te quiere escribir, y esto lo sabemos tú y yo, te encuentra hueco por la mañana, por la tarde o en cualquier momento del día.

Pero cuando el contacto sucede a esas horas, y de manera habitual, hablemos claro, formas parte de la cara B de la agenda de contactos. Y te digo más, seguramente no eres más que una de las puertas de todo el vecindario virtual al que se encuentra llamando en el momento en el que recibes el mensaje.

El romanticismo de las películas de Netflix puede que nos haya enseñado que está con el teléfono pegado a su pecho desnudo mientras mira melancólicamente el techo de su habitación.

En la vida real esa persona está de juerga y, si la pesca ha salido mal, tú eres el pececillo que puede (o no) caer en la red de arrastre. No quiere tu conversación, saber qué tal te ha ido el día o si fuiste al restaurante italiano del que hablaste una vez. Quiere sexo, y lo quiere ahora.

Obviamente, la táctica que utiliza el depredador de madrugada no es real. Puede que sus frases te hagan pensar lo contrario, ya que como gancho puede utilizar algún comentario que te haga dudar de la veracidad de sus palabras.

“Creo que tendríamos que habernos conocido más”, “Estaba justo pensando en ti” o cualquiera del estilo no son sino otra cosa que el cebo listo para que piques el anzuelo.

Y por supuesto, un clásico de muchos cazadores nocturnos cuando ya no tienen más conversación a la que recurrir, la ‘foto polla’.

La ‘foto polla’ te llega sin que la pidas, sin que hayas mostrado interés y sin que la esperes. Pero está ahí, en tu pantalla. Las hay sutiles con un calzoncillo por delante, una mano sujetándola o en todo su esplendor, pero una vez la recibes, no puedes hacer como si nada.

Su estrategia en ese momento es tan simple como cuando te cogen la mano en persona y te la ponen encima del paquete. ¿Qué esperan? ¿Que no podamos contenernos ante la visión de semejante criatura? ¿Que chillemos de emoción como si de un abono de festival se tratara?

Lo que está haciendo es poner toda la carne, literalmente en el asador. Picar o no de la barbacoa, es una decisión tuya, pero si la tomas, que sea porque eres consciente de que, esa noche, la cena eres tú.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Los inconvenientes de rasurarse el pubis o 5 motivos para practicar el ‘Januhairy’

El vello púbico se ha convertido en un elemento tan prohibido y morboso que solo aparece cuando la etiqueta hairy girl o hairy pussy lo permite.

BILLIE BODY HAIR PROJECT

Vivir en la era en la que el canon de belleza dicta que la piel debe ser totalmente lisa, supone algunos problemas, especialmente cuando hablamos del pelo de ciertas zonas.

Es quizás una de las prácticas más comunes pasar la cuchilla. Pero rasurarse el pubis puede dar lugar a muchos inconvenientes.

Al ser una zona con recovecos y de acceso difícil, creo que todos coincidiréis conmigo, los cortes están casi asegurados.

Las prisas o el desconocimiento se han llevado alguna vez parte de mi labio por delante. Y no es ya solo lo que escuece sino cómo sangra.

Cuando te quieres dar cuenta parece que has tenido una visita repentina de la menstruación mientras empleas medio rollo de papel higiénico en cortar la pequeña hemorragia.

Una herida en cualquier lado puede dar pie a una infección si no se cuida de manera apropiada, y, en la zona íntima también se puede dar el caso.

Si conseguimos evitar que aquello desemboque en una visita al médico, no faltan en ocasiones las reacciones alérgicas que nos dejan la piel como un semáforo.

Y si tienes la suerte de haber escapado de todo esto hasta hoy, hay algo que, me la juego, te ha tocado: los pelos enquistados.

Por tanto, y aprovechando que estamos en pleno enero, propongo que nos unamos al Januhairy. Es un movimiento que busca normalizar el vello corporal dejándolo crecer durante el primer mes del año.

Además de que es la alternativa perfecta si necesitas darte un tiempo con la depilación, es ideal, también, para que seamos conscientes de cómo es el cuerpo en su estado natural.

Lógicamente, aunque todos estamos invitados a unirnos, el movimiento pretende hacer especial hincapié entre las mujeres, ya que somos quienes tenemos que soportar más carga en este aspecto (y a la cantidad de anuncios me remito).

Empoderar el cuerpo femenino, aceptarlo tal cual es, sentirnos cómodas con él y encima, quererlo, una serie de objetivos que nos obligan a desaprender mensajes de belleza que llevamos recibiendo como si fueran dardos desde nuestra infancia.

La campaña pretende que se pierda la vergüenza a tener pelo, que no se sienta la necesidad de disculparse por decidir dejarlo crecer, abrazar la feminidad de la manera que se quiera pero sin la presión estética externa de que hay que depilarse.

¿Te apuntas a dejártelo crecer este enero? Tú eliges la zona, yo ya tengo clara la mía.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Te quiero pero me aburres en la cama

Tenemos pornografía gratis al acceso de nuestro teléfono las 24 horas del día. Los sex shops cada vez están más aceptados y se han convertido, muchos de ellos, en elegantes boutiques en las que las vitrinas acristaladas exponen los juguetes sexuales como si de artículos de lujo se trataran.

GTRES

Es común encontrar cada día, en las principales revistas, artículos y reportajes con consejos sobre cómo aderezar nuestra intimidad. Y aún con todo eso, nos aburrimos en la cama.

¿Mi muestra estadística? Mis amigas de diferentes edades que se encuentran, cada una, en un estado laboral y civil diferente, a las que les une una misma situación: el sexo con sus parejas, tras un tiempo, les resulta aburrido.

Enamoradas hasta las trancas, con atracción física hacia su pareja y unos niveles de deseo sexual normales (es decir, no tienen alteraciones), hablamos de que el sexo termina por convertirse en algo monótono.

No me malinterpretéis, no me quejo de la monotonía. Os habla alguien que se está viendo por sexta vez la serie Friends y que siempre se pide el mismo tipo de pizza y hamburguesa. Disfruto como nadie del placer rutinario de despedirme con un beso de buenas noches o de desayunar todos los días una tostada con aceite y tomate. Creo en “De lo bueno se repite”.

Y aunque soy un animal de costumbres, en la cama busco la excepción de mi propia norma. Es el único sitio en el que no estoy de acuerdo con hacer siempre lo mismo por mucho que me conozca (o me conozcan) de la cabeza a los pies.

Con el paso de los años, me he dado cuenta de que, en todas mis relaciones, he sido yo quien ha abierto un poco las miras por los dos, quien ha introducido juguetes, complementos, accesorios, lencería, prácticas, ideas, posturas…

Pero es que hablando con mi círculo cercano, se repite el mismo patrón una y otra vez siendo nosotras las más curiosas y ellos quienes se dejan llevar con lo que propongamos bajo las sábanas.

Es como si realmente muchos hombres no tuvieran el mismo interés en desarrollar el erotismo. ¿Será una cuestión de placer o es pura comodidad? Me pregunto con una amiga. A fin de cuentas, la metan como la metan, llueva o truene o echen Fast & Furious por la tele, les resulta más sencillo excitarse. No es el mismo caso de las mujeres.

En mi caso, cuando me compro un conjunto de encaje, no me limito a hacerme con una prenda de ropa interior. Ir a la tienda, mirar los diseños, escoger uno y fantasear con la reacción que pueda tener mi pareja, ya forma parte del juego horas antes.

Hablando claro y rápido, las mujeres necesitamos ese extra, ese algo más, estímulos que no sean únicamente repetir de manera sistemática las cinco posturas que ya sabemos que funcionan.

A todos nos gusta cuando el equipo marca gol, pero ¿qué hay del placer de jugar un buen partido?

Que experimentar, curiosear, innovar y explorar no recaigan siempre en la misma persona. En nuestra mano está salir de la rutina en todos los ámbitos de nuestra vida incluyendo el sexual.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

“Necesitamos que a las parejas liberales no nos miren mal”

He de admitir que uno de mis proyectos fallidos este 2018 fue intentar entrar en la zona swinger del Salón Erótico de Barcelona. Y eso que mi amiga y yo lo teníamos todo controlado.

TINDER

Habíamos encontrado dos chicos que también querían conocerla y habíamos hecho la cola. Me encontraba sacando el dinero para pagar, y, al girarme, nos habían hecho una bomba de humo.

Ahora recordamos la anécdota no solo con risas sino que me sirvió para conocer a Luis Alfonso Beltrán. Padre de familia y escritor, empezó en el ambiente liberal hace 20 años, una experiencia que cuenta en su libro Ambiente Swinger o Liberal.

Lo primero que me cuenta es que pese a que muchos lo usemos como sinónimos, swinger y pareja liberal no significan lo mismo.

Swinger en la pareja es una situación que se da dentro del matrimonio. Las parejas liberales tienen la libertad de tener relaciones fuera del matrimonio”, me explica.

Su objetivo al sacar el libro hablando del desconocido mundo de las relaciones liberales es normalizar su estilo de vida ya que, admite, “desde fuera tiene una mala aceptación”.

“Necesitamos que no nos miren mal“, dice a modo de resumen, algo que ya le ha pasado factura puesto que desde que sacó el libro, su relación ha cambiado con algunos grupos de amigos que no quieren que los cataloguen.

Al llevar más de veinte años dentro del mundillo, me interesa saber cuáles son los cambios más llamativos que ha visto, variaciones que ha notado especialmente en el dress code.

Hace diez años se vestía de manera más elegante y la mujer, de manera provocativa ya que en palabras de Beltrán “es el gancho de la pareja en el ambiente liberal”.

“La mujer es quien tiene el poder, el hombre se amolda”, dice el escritor. Ahora la etiqueta es más informal, algo que achaca a la juventud de las parejas.

Pasar de pareja monógama a liberal es algo que ha tenido un proceso. “He tenido que conocer a mi mujer para saber que quiero compartir estas cosas con ella”, afirma el escritor, que me explica que ser swingers suele ser el primer paso antes de ser una pareja liberal.

No sigue un patrón estándar ya que la situación varía en cada caso. Se va evolucionando, por lo que cada relación, que es un mundo, puede empezar de manera distinta.

Respecto a cómo se puede abordar la situación como cuando, en su caso, hay hijos, el escritor revela que cada familia trata el tema a su manera. En el caso de su hija se enteró en la adolescencia y “lo encajó con bastante normalidad. Seguimos siendo la misma familia”, dice Beltrán.

“Mi hija es monógama. Siente respeto por nuestro estilo de vida pero no lo comparte”.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)