Sobre ceder el asiento cuando te duele la regla

Son las ocho y media de la mañana. Cojo el metro y, providencialmente, consigo hacerme con uno de los preciados asientos. Quienes cojáis la línea 6 a esas horas sabréis de lo que hablo.

Y digo providencial porque ahora mismo siento como si una especie de mano gigante invisible estuviera escurriendo mi útero.

PIXABAY

Cierro los ojos, respiro hondo y procuro olvidarme de la sensación de presión que hace que quiera llorar. Tardo poco en llegar a mi parada por lo que tendré que volver a ponerme de pie en un rato.

Una parte de mí va un poco agobiada por si entra una persona mayor o una mujer embarazada, agobiada porque, por mucho que lo sienta, que me hayan educado a dejar mi sitio libre ante alguien con preferencia y que conscientemente sepa que esa persona también lo necesita, me encuentro mal e ir de pie solo consigue que, cuando estás con dolor, aumente la sensación de aplastamiento.

Si, como yo, sufres reglas dolorosas, sabes de lo que hablo, y si, también como yo, te mueves en transporte público, estarás más que familiarizada con esa urgencia de necesitar sentarte porque notas que te van a fallar las piernas de un momento a otro.

Y, sin embargo, no hay asiento con preferencia para cuando estamos en ese momento crítico en el que es como si una daga perdida se abriera paso a machetazos en tus entrañas.

De hecho hace poco, le comentaba a una amiga que cuando me pasaban esas situaciones, que una vez al mes me suele coincidir algún ataque de dolor en el transporte, si me sentaba lo hacía con culpa y hasta un poco angustiada.

Que incluso no me preocupaba por disimular la cara de “encontrarme mal” para que no me pidieran ceder el asiento.

Mi amiga me hizo reflexionar sobre lo tremendo que era que si no me encuentro bien me sienta en la necesidad de dejarlo ver para que mi dolor sea creíble (la historia de las mujeres en este país en realidad, si no manifiestas dolor o descontento no lo estás pasando mal) en vez de, en el caso de que me lo pidan, decir que realmente necesito ese asiento.

Y todo porque nos encontramos en una sociedad que juzga sin saber si esa persona puede estar indispuesta. Rápido se increpa y normalmente no es la persona que necesita el asiento sino alguna de al lado, que “Cómo es posible que no se deje el sitio”, que “Estos millennials…”.

Mi decisión es que desde ahora, si se vuelve a dar el caso y por lo que sea me lo piden, responderé con toda la tranquilidad del mundo que lo siento pero no, que estoy con la regla y que me está doliendo la tripa a morir, que necesito ir sentada, pero que puede hacerle la misma petición a cualquier otra persona del vagón.

No nos van a dar un asiento de preferencia para cuando notemos el dolor, eso lo tengo asumido. Pero si te encuentras mal, mal de esas veces que tú y yo sabemos, dilo sin vergüenza, porque no tienes que abochornarte de estar con la regla y yo, sin ir más lejos, ya me he cansado de ir ocultándolo como si no pudiera demostrar debilidad física en ningún momento si realmente me estoy sintiendo indispuesta.

Vamos a decir: “Esto es lo que pasa, es lo que hay, y me duele de narices. Hazme el momento un poquito menos difícil y déjame tranquila mientras fantaseo con extirparme el aparato reproductor con las llaves de casa”.

Y, por supuesto, si estando en el otro lado, sentada sin ningún tipo de malestar, cualquier mujer me pide que le ceda el sitio porque se encuentra en el episodio crítico, que tenga claro que no voy a dudar un segundo en levantarme.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

9 comentarios

  1. Dice ser dayen

    en esto del sitio se lo apropian los mayores tengan o no baston, muleta o esten mejor que muchos de los que van en el autobus o metro, ellos no saben como estamos las personas que subimos en estos transportes a lo mejor a mi me duelen la rodillas o el tobillo por cualquier cosa y si o si hay que dejarles el asiento. me parece injusto, y luego ademas estan los que tienen que sentarse de frente a la marcha porque segun alegan se marean cuando no me creo a ninguno. yo veo injusto eso que tengan el asiento reservado para ellos

    06 noviembre 2018 | 12:07

  2. Dice ser clara alegria

    Vaya por delante que soy mujer y sí, yo también sufro a veces reglas muy dolorosas y por lo tanto, entiendo lo que quieres decir. Pero de verdad que estoy harta de que todo se lleve al plano de “pobres e incomprendidas mujeres”.

    Ese problema no solo lo tenemos las mujeres cuando tenemos la regla. Mi marido tiene una hernia discal y hay dias que casi no puede tenerse en pie. A él tampoco se le nota en la cara que está mal, no lleva muletas, ni cojea. Solo sufre dolores. Y es solo un ejemplo.

    El post en sí me parece tan…..inutil. Qué quieres decir, que cuando te sientes mal, intentarás no levantarte y ceder tu puesto? Pues claro, me parece lógico. Cualquier PERSONA (hombre o mujer) que tenga dolores (menstruales o de lo que sea) pero no tenga una discapacidad visible, se puede encontrar en esa tesitura. Que entre una mujer embarazada, o una persona muy mayor, y te mire con cara de pocos amigos.

    06 noviembre 2018 | 12:41

  3. Dice ser Lico

    Ese sitio esta reservado para determinados colectivos en los cuales no entran las mujeres con regla, ni los hombres o mujeres con lumbalgia como yo y si yo me aguanto pues tu también.

    06 noviembre 2018 | 12:55

  4. Dice ser lorenzo

    Yo tengo el cartabón y no por eso voy de “oh sielos”, a pringar nenas como hacemos todos en un momento determinado

    06 noviembre 2018 | 13:20

  5. Dice ser marian

    A mi me ha pasado y recién operada del riñón y qué haces? enseñar el parte médico?…. si pillas asiento te fusionalizas con él y los demás que esperen su “sit-suerte”

    06 noviembre 2018 | 13:33

  6. Dice ser Azulmarinocasinegro

    Vaya, yo pensaba de forma ingenua que este blog iba de sexo y no de ginecología (generalmente femeninia, por la autora lo menciono)

    06 noviembre 2018 | 17:13

  7. Dice ser Juan

    “Y, sin embargo, no hay asiento con preferencia para cuando estamos en ese momento crítico”
    Normal. Tampoco lo hay para quienes tienen una tendinitis, una torcedura de tobillo o cefalea. ¿Y?
    No sé si sugieres un asiento para mujeres con regla dolorosa. Me parece tan fuera de lugar…

    06 noviembre 2018 | 17:48

  8. Dice ser lerela

    Te voy a dar un consejo: vete al ginécologo y que te aconseje alguna medicación, incluso la píldora hace que duela menos.

    Que a mí también me duele, tanto que ni haciéndome un ovillo en la cama, ¿y qué? Un chute y a seguir, tengo 40min andando todas las mañanas (sí, con este fresquete, he ido incluso con temperaturas bajo cero y nieve por las rodillas) y nunca me he quejado.

    En serio, cuánta tontería, a algunas ya sólo os falta dejar de usar compresas/tampones/loquesea e ir con el pantalón sangrando para anunciar a todo el mundo, ¡eh, miradme, estoy con la regla, soy un ser de luz especial que necesita toda vuestra atención y admiración!

    06 noviembre 2018 | 19:25

  9. Dice ser Solomillo

    Espero la misma comprensión cuando yo, varón, 43 años, aparentemente sano y en forma, diga que tengo un esguince de caballo y que lo siento mucho: no puedo casi no ponerme de pie, como para ceder el asiento. No es necesario ahondar tanto en algo tan peregrino como “me duele esto o lo otro y voy mejor sentado”.

    06 noviembre 2018 | 21:30

Los comentarios están cerrados.