BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de julio, 2017

Mi #UnoAlMes: Poncho fue, amores tóxicos en forma de cómic

Querid@s,

Mi #UnoAlMes de julio va para Poncho fue.

Desde hace un tiempo ya podemos encontrar en las librerías el libro de Sole Otero sobre el maltrato psicológico y la violencia machista.

Esta historia sobre amores tóxicos en viñetas lleva por título Poncho fue y en sus 216 páginas narra, con tintes autobiográficos, la angustia y la tortura de vivir en una relación tóxica. Comienza como una historia de amor como cualquier otra, podría ser la vuestra, pero pronto empiezan a despertar los peores monstruos y vicios humanos, y la historia acaba terminando mal, rematadamente mal.

Lu y Santi se conocen por un amigo común. Tienen una cita, se entienden a la perfección, se ríen, se buscan, se besan y pasan a complementarse. Empiezan a compartir, hacen planes de futuro, tienen sexo a todas horas y en cualquier parte y cada uno parece comprender las necesidades del otro. Están hechos el un para el otro. Irremediablemente se enamoran y se van a vivir juntos ¿Demasiado bueno para ser real? Puede ser, pero es real.

El tiempo corre, tic tac tic tac y surgen las primeras diferencias. Hasta aquí, el tradicional panorama del mundo de los casados o emparejados. Sin embargo, las discusiones comienzan a hacerse frecuentes. Las palabras irrespetuosas, los malos gestos, los gritos de ira o la manipulación psicológica siempre están presentes.

A través de multicolores viñetas, Sole Otero nos cuenta cómo de las primeras diferencias entre los dos personajes pasamos a la incomunicación, el maltrato y la violencia machista. Este libro, valiente y lleno de coraje, relata cómo la inseguridad y la falta de autoestima de Lu se convierten en el combustible perfecto que alimenta la soberbia de Santi. Habla de cómo los incómodos silencios y las trifulcas constantes se convierte en la habitual forma de comunicación entre los dos. Y de cómo una preciosa historia de amor puede acabar envenenándolo todo.

Sole Otero es original de Argentina y nació en Buenos Aires en 1985. Tejió sus tardes australes leyendo a Mafalda y Astérix, se graduó en la Universidad de Buenos Aires y hace más de diez años que se dedica al apasionante mundo de la ilustración y el cómic. Desde entonces no ha dejado de crear, es una mujer todo terreno. Ha impartido clases, confecciona muñecos de tela, ha colaborado con multitud de periódicos y revistas y ha ilustrado libros infantiles para editoriales de todo el mundo.

Lo que comenzaba como una historia de amor soñada, poco a poco va develando la pesadilla que anida en su interior. ¿Alguien está boicoteando la relación? ¿Está a buen recaudo la autoestima de cada uno? ¿Eres tú o soy yo? ¿Lo dejamos, lo arreglamos, nos vamos, volvemos? Poncho Fue es el es relato pormenorizado de una relación sentimental fundada en la manipulación psicológica. Una historia de amor intensa y por momentos terrible de la que nadie saldrá siendo el mismo. Cualquier historia de amor convencional podría comenzar así, pero ninguna debería terminar como la de Lu y Santi.

A follar a follar que el mundo se va acabar.

El mundo del turismo sexual infantil

Querid@s,

México, Brasil, Colombia, Perú, Tailandia, Vietnam y Camboya son algunos de los destinos turísticos más conocidos del planeta. También los países más afectados por la sucia pandemia de la prostitución de menores, según un mapa llevado a cabo por Unicef. De acuerdo a estos estudios, la mayoría de turistas que recurren a la prostitución infantil lo hacen de forma ocasional. No son pedófilos, no van expresamente en búsqueda de estos cuerpos de infantes. Como si esto fuera un atenuante de la barbarie. “Simplemente se encuentran con disponibilidad de estos niños y se aprovechan de ello”, asegura Selma Fernández, responsable del Programa de Prevención de la Explotación sexual Comercial Infantil de la red Ecpat International.

Unicef, que vela por los derechos de niños y adolescentes en todo el globo, calcula que 1,8 millones de niños y niñas son víctimas de la prostitución infantil. A pesar de que existen cifras aproximadas, se desconoce el verdadero alcance y naturaleza de este aberrante fenómeno sexual debido a que es un problema muy difícil de abordar. Primero porque los países afectados lo ocultan, por lo que no hay estadísticas oficiales. Plantearse la cuestión como una situación totalmente ilegal es también muy complejo de manejar. Por alarmante que nos resulte, en algunas culturas la trata de menores no se reconoce como “problema”. Es el caso de la capital de Camboya -por mencionar una de tantas ciudades-, donde los mayores fomentan este ofrecimientos de sus jóvenes a cambio de dólares. Ni me lo invento ni hace fata que me lo cuente nadie, pude verlo con mis propios ojos. Estuve unas horas en Nom Pen. No pude sentir más asco y una profunda decepción al contemplar hombres blancos y asiáticos de entre 50 y 60 años paseando alegremente y cogidos de la mano de jóvenes de ambos sexos de apenas 16 años por la orilla del río Mekong. Absolutamente repugnante, me entraron unas profundas ganas de vomitar. Un vómito nauseabundo que seguro no se curaba echando ni hasta la primera papilla.

Holly

“Nosotros queremos dólares, ellos quieren a nuestras chicas. Trato hecho,” me dijo un local. Me marche en el siguiente autobús.

¿De dónde vienen esos hombres blancos que van agarrados de la mano por la orilla del río? Estados Unidos, Europa y Canadá son los países de donde más ciudadanos provienen para aprovecharse de la permisividad de los países asiáticos y latinos, y explotar la vulnerabilidad de los menores. El quid de la cuestión en estos países la mayoría de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, son miserables y mucho de ellos analfabetos. Ser pobre es una mierda. En países así y con panoramas de este calibre es muy sencillo y barato conseguir los favores sexuales de estos niños así como el consentimiento de muchos padres. Ropa y alimentos son fácilmente intercambiados por tocamientos, sexo oral o sexo con penetración. Aunque estas cosas ocurren en cualquier contexto en el que existe oferta y demanda de servicios sexuales – estoy hablando tanto de países ricos como pobres –, la desigualdad y la pobreza extrema son cuestiones claves para la perpetración de estas ignominias sexuales. Para mí eso de irse de vacaciones a Tailandia y hacerse acompañar por jóvenes locales a cambio de cuatro perras es, entre otras muchas cosas, hacer leña del árbol caído. No se puede ser más miserable.

Uno de los programas para erradicar y luchar contra esta abominable práctica es el “Código de Conducta,  una especie de “pacto” suscrito por más de 1,000 operadores turísticos, agentes de viajes, aerolíneas, hoteles, y otros negocios y establecimientos de la industria del turismo, entre ellas las españolas son NH Hoteles, Meliá, Iberia y Grupo Barceló. En este código las empresas asumen un compromiso de lucha activa contra la explotación infantil en forma de esclavismo sexual y prostitución mediante el establecimiento de “una política ética corporativa contra la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes; formar a su personal tanto en el país de origen como en los países de destino; introducir una cláusula en los contratos con proveedores estableciendo el rechazo común de la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes; proporcionar información a los usuarios (turistas) por medio de catálogos, folletos, vídeos durante los vuelos, etiquetas en los billetes, páginas web; proporcionar información a los agentes locales clave en cada destino. Informar anualmente sobre la implementación de estos puntos”.

A pesar de las múltiples campañas y medidas llevadas a cabo por organismos competentes dedicados a la defensa de los derechos infantiles, tristemente esta iniciativa está logrando tímidos resultados en países como Tailandia, el mayor burdel  del planeta y meca del turismo sexual infantil. Ping pong shows y lady boys aparte, lo que ahí se puede contemplar a cualquier hora del día, cualquier día del año es escalofriante. Prostitución infantil, la forma más cruel de explotación infantil.

Otros países asiáticos toman Tailandia como país de referencia e imitan esta permisividad hacia la trata de menores y la prostitución infantil. Las vecinas Vietnam y Camboya aprovechan los logros de la turísticamente aventajada Tailandia para tomar el relevo en esta repugnante práctica. Siempre he creído que estos crímenes han de perseguirse y castigarse sin piedad alguna, faltaría más. También hay que concienciar a la población, las nuestras y las de los países de destino, que ni se prostituye ni se consume a los niños, bajo ningún concepto. Pero poco más que para paliar los síntomas de este mal endémico servirán estas acciones si no se corta el problema de raíz. Hay que ir al grano, llegar al foco del cáncer y ponerle fin: miseria y desesperación por sobrevivir.

Sexo de reconciliación: ¿Por qué los polvos post bronca son los mejores?

Querid@s,

¿Acaso el sexo de reconciliación no es la bomba? ¿Por qué los polvos post bronca, junto con los últimos, son los mejores?

Seguro que os ha ocurrido en alguna ocasión: El ambiente huele a bronca total, inminente. Él está echando mano de su potente memoria fotográfica y se está dedicando con precisión de relojero a ventilar todos y cada uno de los trapos sucios de los 90 que ya no vienen ni a cuento. Ella, compungida y a puntito de perder los estribos, ya parece un caballo desbocado, se encuentra en el dilema de abofetear al churri o coger el montante y largarse. Hasta que de repente se produce un cortocircuito. ¿La Tierra ha dejado de girar por unos segundos y cambia de órbita. En la habitación de la discordia la tortilla da la vuelta, cambian las tornas y el melodrama se torna en una apasionada secuencia declarando el alto al fuego. Esos dos que hace nada jugaban a ser los Rose pasan de tirarse los trastos a la cabeza a comerse la boca locamente, chuparse enteros, lamerse los cuerpos, rasgarse las vestiduras y lanzarse al lecho conyugal (quien dice lecho dice sofá, alfombra o lavadora) para protagonizar, sino una porno, una escena no apta para menores de edad. Vamos, un polvo de padre y muy señor mío.

Cuenta la leyenda que lo mejor de las broncas es cuando se alcanza la tregua, se entierra el hacha de guerra y se procede al polvo de reconciliación. Durante estos episodios post bronca la adrenalina corre por las venas y el final de la historia termina escribiéndose irremediablemente entre sábanas que acaban más revueltas que nunca.

Biopsicología de la emoción

La respuesta está en la biopsicología de la emoción. Esta ciencia explica las razones por las que disfrutamos de forma especial de los encuentros sexuales tras una riña. Las emociones son un fenómeno dinámico y altamente contagioso que se propagan fácilmente entre individuos. En la pareja sucede de forma mucho más intensa. Por eso no es extraño que en el terreno sexual, tras una bronca (liviana o monumental), ese contagio responda además a lo que se conoce como el paradigma de la transferencia de excitación.

Dolf Zillman contaba en los años 70 que “La excitación residual de una excitación previa se une a la excitación generada por la nueva excitación y atribuimos por defecto su causa a los acontecimientos del presente cuando realmente están en el pasado”. ¿Mande? Lo que este buen hombre (y tremendamente sabio) intenta explicar con su enrevesado lenguaje es que la razón de que vuestros polvos post bonca sean tan tremendos está en la excitación causada por el enfado previo.

No siempre vale

A través del sexo se sublima la agresión. Ciertísimo. Pero si no existen besos y ternura, el pifostio, el problema base vamos, no se solventa y el sexo no termina arreglando nada. Esta creencia popular que sostiene que todos los problemas se solucionan en la cama provoca que no pocas parejas dejen para mañana la resolución de sus malos rollos. Con esta postergación infinita de los conflictos de la pareja para un porvenir que jamás llega, el sexo se convierte en una terapia contraproducente. Hay que hablar, la comunicación es básica y no me cansaré de decirlo. 

En las parejas más estables y exitosas, esas que rezuman bienestar conjunto, compenetración y un exultante buen rollo, el sexo implica además de atracción física y pasión, sentimientos. Muchos y muy buenos. Difícilmente se pueden tener relaciones sexuales satisfactorias si existen problemas por ahí bambando y rendijas sin resolver. Si la pelea es monda y lironda el sexo puede ser un buen aliado para aligerar la desavenencia, pero si las broncas son continuas y esa necesidad de acabar en la cama después de discutir es permanece en el tiempo, el erotismo naufragará titánicamente. Y con ella la relación de pareja.

Hombres vs mujeres

Después de un capítulo de sexo de reconciliación hombres y mujeres funcionamos de manera distinta  A la mujer la bronca no se le pasa, mientras que el hombre actúa como si no hubiera pasado nada, rollo aquí paz y después gloria. Para evitar que el erotismo post bronca termine fusilando a la pareja hay que entender que hombres y mujeres tenemos estructuras psíquicas diferentes. ¡Ataques bienvenidos! Como siempre.

Aviso a os lectores y lectoras: Para un mejor entendimiento de los sexos, el hombre tiene que aceptar que la mujer no posee la capacidad de poner los problemas a un lado y follar como si no hubiera pasado nada. Y la mujer tiene que saber que los hombres sí pueden discriminar y que para muchos de ellos el sexo no es más que un resorte para desestresarse, relajarse y aliviar las tensiones cotidianas.

No sé qué pensaréis vosotros de zanjar la riña con una sesión de sexo, pero desde luego follar es infinitamente mejor que acabar como los Rose. A ostia limpia.

 A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Si el (des)amor cupiese en una canción

Querid@s,

¿Sabéis lo que dicen de los corazones rotos? Que sólo pueden romperse de verdad una vez. Lo demás son rasguños” (Carlos Ruiz Zafón).

¿Os acordáis de la primera vez, o de la última, que amasteis de veras? ¿Tanto y tan fuerte que hacía pupa? Esta semana, no sé por qué, me ha dado por recordar aquel amor, el primero y el único que he tenido. He estado rememorando las luces y las tinieblas de ese amor (maldito, he de desvelar en este punto) que sentí por un chico que sólo me quería para follar. Lo llevaba bien mientras yo tenía las mismas sucias intenciones fornicadoras. Hasta que me pillé como una condenada. Mala idea.

Cógeme en brazos. Llévame a la cama. Fóllame despacio, ahora deprisa. Hazme sufrir. Grítame. Hazme llorar para luego devolverme la sonrisa. Cuéntame tus pecados. Escucha los míos. Dime de qué tienes miedo. Temblemos juntos. Suda conmigo. Lámeme el cuerpo. Lame mis dedos hasta que ya no los sienta míos. Acaríciame el pelo. Susúrrame al oído. Dime palabras sucias. Deja que te bese en los ojos. No parpadees. Obsérvame mientras duermo. No despiertes cuando yo lo haga. Sueña a mi lado. Estigmatízame con tu nombre. Imprégname con tu olor. Hazme tuya. No me compartas. Ódiame, pero luego ámame el doble. Llora por mí. Mis lágrimas siempre tuyas. Respira mi aliento. Bésame en la boca. Muérdeme los labios. Hazlos sangrar. Tápame la boca. Que mis gritos sólo sean tuyos y míos. Piérdete por mí para que yo pueda encontrarte. Encontrarme. Dime que me odias. Te diré que te quiero. Duerme a mi lado. Deja que me acueste a tu espalda. Mírame cuando no sepa que lo estás haciendo. Cógeme de la mano. Enséñame tu habitación. Quítame la ropa. Con vicio. Tócame. Suave. Dame un trago de tu boca. Largo, muy largo. Desnúdame el alma. Muéstrate como eres. Transparente. Libre. Libérate de tus esposas. Caminemos juntos. Hazme sentir débil. Pero sólo a tu lado. Regálame la luna. Ocultémonos del sol. Bebe mis lágrimas por ti. Consuélame como sólo tú sabes hacerlo. Comámonos el mundo. La vida. Vente conmigo. A cualquier otra parte. No te vayas nunca. Quédate conmigo.

Hay canciones que despiertan el vuelo de esas mariposas en el estómago creando nuestra particular banda sonora de los amores de nuestra vida. De todo hay en ese repertorio musical que irremediablemente “me recuerdan a ti”. Algunas son melodías bailables o canciones para follar con amor, otras simples canciones que suenan de fondo mientras mantenéis vuestra primeras conversaciones, mientras protagonizáis los primeros voleteos. Durante un tiempo fui incapaz de escuchar algunas canciones, me  recordaban demasiado a aquellos tiempos que fueron los mejores, y a la vez los más desdichados y miserables que recuerdo. Cada uno tienen las suyas. Por esos tiempos yo escuchaba Saint Ettiene, Bloc PartyThe Fray, Marea, La Fuga y Cheb Khaled. Una vez se hubo esfumado el amor – lo que duran dos hielos…ya sabéis- la audición de los temas de estos artistas se me hacía insoportable, un nudo en el estómago que amenazaba con reventármelo inminentemente. Desamor en estado puro.

Como os comento estos días los he consagrado a la kamikaze y estúpida tarea de escuchar en bucle esas canciones que de tanto que me gustan me duelen y me desgarran el corazón, y si me apuráis, hasta el alma. Son esas canciones que en un abrir y cerrar de ojos le transportan a uno en el tiempo -al menos a mí me trasladan, vaya- y como todo hijo de vecino, nos abandonamos al recuerdo de los amores de verano, las primeras veces de tantas cosas bonitas, pero también nos devuelven al insensato regocijo en el estiércol de los recuerdos sombríos. Y a seguir buceando en los arañazos de nuestro ya maltrecho corazón. Los efectos colaterales de amar sin red, como solo lo hacen los que quieren de verdad. Siempre achezando, malditos.

Si el amor cupiese en una canción, si con unos acordes y una letra uno pudiera gritarle al amado “no puedo vivir sin ti” “que te quiero churri”, esta sería la banda sonora de mi vida. Y de mi amor.

Hungy Eyes, Dirty Dancing

Piece of My Heart – Janis Joplin

Friday I’m in Love – The Cure

¿Cuando uno está enamorado hasta las trancas e insultantemente feliz realmente puede evitar tararear esta canción? Lo dudo.

Because The Night – Bruce Springsteen

I want you to want me – Cheap Trick

Chris Isaak – Can’t Help Falling in Love

Hold Me- The Cardigans

Wicked Game – Chris Isaak

Bizarre Love Triangle – Nouvelle Vague

Undisclosed Desires – Muse

Two Hearts  – Bruce Springsteen

Y en nuestro idioma…

La parte de adelante – Andres Calamaro

Fan de Ti – Sidecars

No puedo vivir sin ti – Coque Malla

Aunque tu no lo sepas – Los Secretos

Como Yo Te Amo – Ninos Mutantes

No me digáis que nunca la habéis cantado junto a vuestro mejor amigo, los dos subidos en el coche y con las ventanas bajadas. Y ya que estamos con una lágrima (o dos) que resbala tímida por la mejilla.

Stand by – Extremoduro

Esta canción siempre me ha inquietado, siempre me ha tocado lo que las canciones tienen que tocarte. Bebe rubia la cerveza pa’ acordarse de su pelo. ¿Puede haber mejor motivo que el recuerdo del ser amado para entregarse a la ingesta de zumo de cebada

Intentad amar a muerte. Con el corazón, con la cabeza y sobre todo, en mi caso por ser mujer, con todo el coño.

A follar a follar que el mundo se va acabar.

Los efectos secundarios del amor explicados por la ciencia

Autor invitado: Carlos León Béjar

Quizás en algún momento de tu vida hayas estado locamente enamorado o enamorada, o tal vez cieg@ de amor, enfermo de amor. Estas expresiones son muy frecuentes y quizás no sabías que todas ellas tienen una base científica. Tu mente y cuerpo pueden verse muy afectados por sentimientos muy apasionados e intensos, podrían incluso cambiar tu manera de caminar o hablar. Así que continúa leyendo si quieres descubrir algún dato curioso que te podría hacer entrar en razón.

  1. El amor nos vuelve “tontos”

Según un estudio llevado a cabo en los Países Bajos por la Universidad de Leiden, se demostró que el amor muy apasionado reduce el control cognitivo, provocando graves problemas para conseguir concentrarse y haciendo muy complicado llevar a cabo tareas que requieren mucha atención.

Según el director de dicho estudio, el profesor Henk van Steenbergen, cuando uno comienza una relación es muy probable que deje de prestarle atención a ciertas cosas a las que antes se le daba mayor importancia. Esto se debe a que se utiliza una gran cantidad de recursos cognitivos para intentar llamar positivamente la atención de la pareja y se “pierde el control” por intentar llamar la atención de la persona amada.

  1. Te haces menos susceptible al dolor físico

Así que ya te puedes ir olvidando del paracetamol y similares, lo que necesitas es una buena dosis de amor…

El profesor: Arthur Aron, docente de psicología en la Universidad Brook de New York, redactó un artículo muy interesante en el que indica que cuando nos enamoramos en el cerebro se activan ciertas áreas que, curiosamente, son las mismas en las que intervienen los medicamentos para disminuir los efectos del dolor. Incluso el simple hecho de tomar de la mano a tu amor ya calma el dolor.

  1. El amor nos droga

Según las imágenes captadas por las resonancias magnéticas, al enamorarnos en nuestro cerebro se activa una red neuronal que está asociada a los efectos provocados por la cocaína, alcanzando ese estado de euforia tan característico que comparten los enamorados.

Según explicó en el canal CNN la profesora Lucy Brown, docente de neurociencia en la Escuela de Medicina Albert Einstein de New York, con el enamoramiento se alcanza aquella exaltación tan intensa que se parece tanto al efecto provocado por la cocaína.

  1. El ritmo cardíaco se ve afectado

Este efecto secundario es muy romántico ya que el ritmo de los latidos, cual metrónomo, se acompasa con el de la pareja. Así lo demuestra un estudio publicado en la International Journal of Psychophysiology.

  1. Ralentiza el paso al andar

Este efecto colateral ocurre especialmente en los chicos. Según varios investigadores de la Seattle Pacific University, los hombres tienden a adaptar su velocidad al andar para adaptarse a su chica. Lo cual no ocurre en las mujeres ni en los hombres cuando caminan junto a un amigo o amiga.

  1. Nos ciega

El conocido sesgo de atención inconsciente se produce cuando una persona enamorada, inconscientemente aparta su mirada de personas que son muy atractivas en el sexo opuesto. Así lo demostró el psicólogo Jon Maner de la Universidad de Florida.

  1. Preferencia por los tonos agudos

Esto ocurre tanto a hombres como a mujeres. Las mujeres adoptan un tono más agudo cuando están con un hombre muy atractivo. Lo mismo ocurre con los hombres, que de manera inconsciente, regulan su tono para parecerse al de su pareja. En cualquier caso se trata de una manera subconsciente de demostrar afecto.

  1. Provoca que las pupilas se dilaten

Seguramente imagináis que el espejo del alma es la cara, pero lo cierto es que son los ojos. Según un estudio llevado a cabo en la facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh, el amor provoca un estado emocional muy intenso que provoca la dilatación de las pupilas.

Cuatro aplicaciones que os convertirán en el no va más del sexo

Querid@s,
En la vida, y en el sexo, nadie nace enseñado. ¿O acaso me equivoco? Para aprender perder. Pero también, sin que sea preciso experimentar excesivos daños y perjuicios en aras de adquirir nuevos conocimientos, siempre podemos echar mano de un montón de aplicaciones -que tan de moda está ahora- cuya misión no es otra que enseñarnos cómo mejorar nuestra sexualidad.  Y por si fuera poco, nos instruirán jugando. No hay mejor manera que aprender mientras uno se divierte.

Aseguraos de tener el móvil a tope de batería y navegad por vuestra correspondiente store (¿play o apple?) en busca de las apps sexuales y juguetonas más IN del momento. Para ser el no va más, tanto en la vida como en entre las sábanas, no pueden faltaros…

1. Lick This App

Para los que deseen ejercitar la lengua para dar placer a la pareja, ni siquiera hace falta que la descarguéis la app en el móvil. Lo único que hay que hacer es entrar en su web y comenzar a entrenar. Chupando, claro está.

Lick This App os ayudará a pulir vuestra técnica oral y entrenar vuestra lengua. Existen tres modalidades de ejercicios: de arriba a abajo, en círculos y freestyle. ¿Cómo funciona? Está chupado, basta con que coloquéis una funda sobre la pantalla del móvil (por aquello de evitar las bacterias) y pongáis la lengua sobre ella. Y luego…follow the leader… ¡A chupar se ha dicho!

2. Lickster
Seguimos con la lengua. Básicamente esta app está destinada a enseñar a las lenguas más inexpertas a presentar sus respetos a la vagina amada. Una vez descargada, la operación consiste en lamer la pantalla del móvil siguiendo las flechas y consiguiendo puntos y batiendo récords de tiempo. La apicación ofrece varias imágenes bastante motivadoras que simulan el clítoris, sino la cosa es de locos.

3. iKamasutra

“Alcanza tus límites. De principiante a gran maestro del Kamasutra” reza el esógan del alma máter de las aplicaciones. Es la versión digital del Kamasutra de toda la vida y funciona así de fácil.

· Pedid a la pareja que mueva el teléfono para elegir una posición nueva al azar.
· Deslizad hacia la izquierda o hacia la derecha para ver la posición siguiente.
· Añadid vuestra propias notas personales a cada posición.
· Rotad el teléfono a posición apaisada (horizontal) para obtener una vista de las diapositivas en pantalla completa.

Escrito e ilustrado como el manuscrito erótico original, iKamasutra inmortaliza en la pantalla miles de años de experimentación del Kama Sutra. Para que no os quejéis de escasa variedad, podéis investigar hasta más de cien posiciones sexuales organizadas en 9 categorías. Cada una de ellas viene acompañada de una  imagen muy representativa y una explicación de lo más elegante. Más de 20 millones de parejas ya saben de qué va la cosa del iKamasutra. ¿A qué esperáis?

5. Boost Sex Drive Hypnosis

Esta app, solo disponible para dispositivos iPhone (hay que joderse), hará que os soltéis la melena y os liberéis de los prejuicios y cómo no, acabéis despertando el felino (o la felina) que hay en vosotros. Como el Tigretón.

Convendréis que ya va siendo hora de superar los sentimientos que os tienen bloqueada la libido. Basta con escuchar lo que la app tiene que contaros todos los días cual mantra sexual de 1 a 3 semanas. Vuestra mentalidad cambiará a través de los pensamientos subconscientes y mejorará vuestro apetito sexual. Disfrutad de una vida sexual más libre y relajada gracias a esta revolucionaria e hipnótica aplicación que ya ha cautivado a más de cinco millones de usuarios.


¿A qué esperáis juguetones?

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Los impagables tweets del Madrid World Pride

Querid@s,

Con el lema Por los derechos LGTBI en todo el mundo, la ciudad de Madrid puso el grito en el cielo en contra de la homofobia. El Orgullo ha sido todo un éxito con una asistencia a la manifestación del Orgullo 2017 que ha superado el millón de personas. En el multicolor desfile han participado 52 carrozas y los políticos se han dejado de tonterías y han bailado una conga al ritmo de la canción A quién le importa de Alaska. Si os lo habéis perdido, haced lo propio.

Ayer durante la clausura de la manifestación, A la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, le caía la baba de orgullo porque la ciudad de Madrid ha conseguido exhibirse en el  “más alegre, más ordenada y más limpia que nunca”. Si es que los españoles cuando nos ponemos nos ponemos. Pruebo de ellos son las redes sociales que estas jornadas de protesta, jolgorio y celebración han brillado por el inteligente, mordaz y audaz ingenio de los internautas. He aquí mi particular selección de algunos de los impagables tweets que nos ha dejado .

Empezando por esta del letrero luminoso de Schweppes sobre el atardecer madrileño.


\

Y mi preferido. Tomad nota, os lo ruego.

La semana del Orgullo ha llegado a su fin y Madrid se despide de la World Pride, ceder el testigo de la próxima edición a la emblemática ciudad de Nueva York.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

10 pelis para seguir aprendiendo sobre sexo

Querid@s,
El mundo del celuloide no sólo nos ha hecho pasar grandes momentos frente a la gran pantalla -o en petit comité frente a la pequeña pantalla ataviados con pantuflas, palomitas y manta-, sino que también ha sentado cátedra sobre unos cuantos asuntos sexuales. Mucho de nosotros, corregidme si me equivoco, descubrimos no tanto lo que es el sexo, pero sí múltipes facetas del erotismo y de nuestra propia sexualidad. ¿Quién no se ha que ha quedado prendado de algún beso de película o algún polvo de cine y ha deseado imitarlo con la pareja? ¿Quién no ha intentado imitar a Batman besando a la chica mientras baja por el muro de un edificio? Está bien, seguro que no a muchos, pero ¿quién no ha deseado ser Baby en esa habitación a media luz bailando con el desaparecido galán Patrick Swayze? Yo.
Tras haberos presentado en otras ocasiones listados de tremenda utilidad para la vida cotidiana como son las mejores escenas de sexo real en el cine o escenas más representativas del onanismo en el cine ha llegado el momento de hacer un recopilatorio de las perlas de alto contenido pedagógico con las que el séptimo arte nos ha ilustrado en materia de sexo. Hoy os traigo 10 películas para seguir aprendiendo sobre sexo.

“6 sesiones de sexo” (2012), Ben Lewin

Esta película en su  momento me puso los pelos de punta. Esta es una historia real, por supuesto. El poeta y periodista norteamericano Mark O’Brien falleció en 1999. Sufría una discapacidad que le tenía postrado en una camilla eléctrica y confinado toda su vida a un pulmón de acero. Debido a su tetraplejia nunca había estado con una mujer. Pero un buen día decidió poner fin a ese impedimento. No quería abandonar este mundo sin sentir en su piel de que iba eso del sexo. A la inverosímil edad de 38 decidió perder su virginidad y para ello recurrió a una terapeuta sexual para que le echara una mano con su iniciación.

“Prime” (2005), Ben Younger

Me encanta la temática de esta película. Esta comedia romántica habla sobre la diferencia de edad en el amor, suculento asunto sobre el que más de uno tiende a chismorrear como alcahuetas y prejuzgar porque sólo lo conocen de oídas. Está bien, la gente se aburre muchísimo (pero muchísimo) y con algo ha de entretenerse, mejor que sea cotilleándole la vida al prójimo que cometiendo alguna fechoría penal. Al lío. Una mujer de 37 años recién divorciada conoce a un chico de 23 recién salido de la Universidad. La mujer, que siente que lo que le acontece no es normal, acude a su psiquiatra para contarle la historia. Casualidades de la vida, la psiquiatra resulta ser la madre del muchacho y la trama se lía parda. Pero la mejor parte de la película no es el enredo amoroso, sino todas las dudas que le asaltan al graduado. ¿Dónde está el punto G? ¿Cómo lograr que una mujer se corra? Tranquilo amigo, muchos hombres bien entrados en años siguen sin saberlo.

“Kinsey” (2004), Bill Condon

“Lila dice” (2004), Ziad Doueiri

La historia narra la vida sexual de una adolescente que pronto descubre los juegos de la seducción y todo lo que puede conseguir con su cuerpo.

“Lucía y el sexo” (2001), Julio Medem

Lucía trata de olvidar un amor del pasado. En la historia de Lucía el sexo juega un papel importantísimo.

“El hombre que mira” (1994), Tinto Brass

La cinta habla de las miserias del sexo cundo se torno adictiva a través de historias cruzadas; un exhibicionista, un profesor casado con una ninfómana y otro profesor que mantiene relaciones sexuales de alto voltaje con una alumna.

Conversaciones con la otra mujer” (2005), Hans Canosa

Una pareja se conoce en la boda de un hotel en Nueva York para entablar una interesante conversación. Inevitablemente la charla termina en la cama. En esta historia ¿Quién es el cazador? ¿Quién es la presa?

“Love” (2015), Gaspar Noé

El director intenta retratar el amor sexual de una pareja sin tapujos. La película confirma que el amor también se demuestra con sexo.

“Emmanuelle“(1974), Just Jaeckin

Con escenas explícitas de sexo, masturbación, violación y una polémica escena en la que una mujer se introduce un cigarrillo en la vagina, el estreno de Emmanuelle fue todo un escándalo al considerarse X. La película relata el descubrimiento sexual que una mujer de la diplomacia francesa experimenta mientras se encuentra de viaje en un lugar diferente y extraño. 

“Nueve semanas y media” (1986), Adrian Lyne

Sobra cualquier tipo de presentación. En su día causó gran revuelo. No pocos televidentes fueron reacios (siguen sin serlo a fecha de hoy) a aceptar aquellos bailes eróticos y sesiones de sexo oral en lugares públicos.

Cuánto nos ha enseñado el cine sobre sexo. Tanto si pretendéis aprender sobre vuestra propia sexualidad como si simplemente os dedicáis al visionado de estos largometrajes con fines meramente lúdicos, esta inquietante selección de películas más que eróticas es un excelente plan de peli sofá. A estas alturas del año, sin manta, claro.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.