BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Los mejores sitios para hacer el amor en verano

Querid@s,

El verano ya llegó y la fiesta comenzó. Sé que es una rima fácil, pero es lo que hay. El escopetazo se dio la pasada mágica noche del 20 de junio. Lunes y luna llena, algo que no ocurría desde 1967. No sé si se apuntaron o no a alguna celebración cerca del mar. Yo celebré a orillas del Rio Michigan el solsticio de verano junto a alguien especial.

Servidora está dispuesta a comerse el verano, sus días, su sol y no dejarme nada en el plato. Que es de mala educación, eso me decía mi madre. Pienso beberme sus noches, sus madrugadas y sus atardeceres, que por estas latitudes, a veces, conmueven. De un bocado o del trago, sacarle todo su jugo – hasta la última gota- y saborearlo con mayúsculas, V-E-R-A-N-O. Bendita palabra.

Si quieren disfrutar íntimamente de este verano, les sugiero que se lo monten fuera de casa. He aquí unos cuantas ubicaciones fresquitas, al aire libre y/o más húmedas de lo habitual para hacer el amor este verano.

La piscina

El agua es el lugar perfecto para probar el sexo en vertical, algo que no hacemos precisamente todos los días. Los cuerpos pesan relativamente poco, por lo que al hombre le resultará fácil sostener a la mujer (o al otro hombre) durante más tiempo. El modus operandi sería algo más o menos así:

Salvo las infames luces de neón verdes simulando palmeras, que son una horterada bárbara. Si no disponen de una piscina pueden sustituirla por un lago o una charca cercana, una bañera, o la ducha básica de toda la vida. El dinero desde luego no brinda la felicidad, pero no nos engañemos, facilita las cosas bastante. Y a veces, los polvos también.

Si además de poco boyantes este verano están en modo ahorro y no pueden permitirse ciertos lujos, siempre podrán:

a) Colocarse al lado de la nevera, abrir la puerta y ponerse manos a la obra.

b) Entregarse a la lujuria sobre las baldosas de una superficie fresca (cátense el cuarto de baño y la cocina).

c) Copular en el jardín de su casa o de la comunidad (si es que disponen de zonas verdes).

En la naturaleza

Cualquier rinconcito creado por la madre naturaleza vale. Como comer coños (según mi amiga), follar en la naturaleza es cero mercantilista o capitalista, es de los pocos placeres en los que el dinero no aparece. Pocas cosas hay en este mundo libres de dinero. Y eso es un placer añadido. Si no temen coquetear con el peligro, la playa o la montaña son para ustedes. Y acabar con la sal y la arena en la boca, o con el follaje por todo el cuerpo.

En una hamaca

Cuando escucho la palabra hamaca siempre me viene a la mente la fotografía del fornido isleño Jonás, el protagonista de Pura Vida. El polvo que describe Mendiluce sobre una hamaca bamboleándose con cada embestida perpretada por el costarricense es uno de los más sensuales e inflamables que jamás han leído mis ojos. Con una hamaca como yacija, lo ideal es que uno de los amantes se coloque de espaldas para que el otro le penetre desde atrás. Es lo más cómodo logísticamente. Muévanse suavemente para que la hamaca tome un ritmo tranquilo y no se desmonte por ninguna embestida demasiado brusca. Empotradores, contrólense en esta hazaña.

En la azotea 

Las noches refrescan un poquito y no se me ocurre mejor postre después de cenar que subirse al último piso del edificio y hacer el amor con unas bonitas vistas.

En un barco

Imagino que no todos disponen de barco. Para los armadores que se encuentren entre ustedes, aprovechen su embarcación para estos turbios asuntos. Mejor en alta mar. Si yo pudiera… Sentir el escarceo de las olas, el bisbiseo de la resaca y el oleaje del mar ayudando al empuje. Dejen que el mar les meza mientras se aman a bordo de su particular love boat.

Este verano no lo duden, procuren que les dé el aire.

Que follen mucho y mejor.

2 comentarios

  1. Dice ser serdna

    Nunca se me había ocurrido lo de la azotea, gracias por la idea.
    Respecto a lo de la hamaca recomiendo que antes miren el máximo de peso que aguanta, sino la cosa puede acabar repentinamente

    22 junio 2016 | 10:33

  2. Que digo yo. que aquí se folla poco y con poca imaginación. Invítame y os saco de dudas ya Por cieto me llamo Encarna

    23 junio 2016 | 14:26

Los comentarios están cerrados.