BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

A vueltas con la bisexualidad

Aquí estamos de vuelta, sacudiéndome el polvo después de casi un mes de ausencia y estrenando año. Por lo que veo a mi alrededor este 2015 se presenta intenso, un año movidito en cuanto a cambios y afectos, tanto propios como ajenos. Y al calor de esos nuevos amores con olor a recién desembalado, y pese a la estela de astillas de los que quedaron por el camino, viene a mi cabeza uno en concreto. No es la primera a la que le ocurre ni será la última. De hecho, cada vez son más las mujeres que conozco que, llegado a determinado punto de sus vidas y pese a a haber sido claramente heterosexuales, dan un giro de 180 grados y se descubren enamoradas de otra mujer. Y no, no es que fueran lesbianas y estuvieran secretamente escondidas en el armario, atormentadas por su condición. Es simplemente eso, que después de años de vida y experiencias se han quitado de encima unos cuantos prejuicios y han dado rienda suelta a lo que otra persona les hacía sentir, independientemente de cuál fuera su sexo. Mujeres a las que he visto perder el culo previamente por un hombre, divorciadas, con hijos, solteras, jóvenes y no tan jóvenes.

GTRES

GTRES

Aunque la escena queda ya algo lejos, recuerdo que el tema salió en una de las múltiples cenas de las pasadas navidades. Éramos muchos y no sé cómo empezó, pero cuando quise darme cuenta oí a alguien decir que la bisexualidad en realidad no existía. Según su teoría, los supuestos bisexuales son gente en realidad homosexual que no se atreve a admitirlo y va dando bandazos hasta asumir su orientación. ¿Se puede ser más simple y reduccionista? Pero no fue la única, había teorías para todos los gustos y colores. Otra persona sostenía que la bisexualidad se daba en el campo sexual, pero no en el romántico. Es decir, según ella, aquellos que se dicen bisexuales pueden irse a la cama con unas y con otros independientemente de su sexo solo por una cuestión de experimentación y placer, pero a la hora de implicarse sentimentalmente, se decantan siempre por el mismo sexo. También decía esta persona que las mujeres que ella conocía que en un momento de sus vidas habían iniciado una relación sentimental con otra mujer, ya nunca habían vuelto a estar con un hombre. “Encontraron algo que ellos fueron incapaces de darles”, afirmó.

Desconozco qué es lo que llevó a esas personas, la mayoría mujeres a las que admiro por muchas razones, a cambiar de tercio en un momento dado, pero la verdad es que tampoco me importa. Es decir, que no creo que sea necesario indagar en los motivos. Te enamoras, y punto. A más amplitud de miras, más posibilidades y más donde elegir. Nunca me ha pasado, pero si en algún momento alguna de ellas, valientes y hermosas, lograra que además de admiración se produjera en mí ese click que te estremece por dentro y hace que todo tiemble a tu alrededor, me tiraría a la piscina desde lo más alto sin dudarlo. Le pese a quien le pese.

14 comentarios

  1. Dice ser Pilar

    Me parece genial, comparto, porque me ha pasado y conozco otros casos… 🙂

    15 enero 2015 | 13:53

  2. Dice ser Cementerio

    ¡Cuánto le gusta a este periódico hablar de mariconadas!

    ¿Cuánto le paga el colectivo GLTB a 20minutos?

    Mejor que ponga un anuncio invitando a practicar actos homosexuales como lo hace cualquier empresa comercial, que bastante que ganan los locales gays.

    15 enero 2015 | 14:09

  3. Dice ser Doña Francisca

    Feliz año Lilih majetona, ya pensaba q tu tb habías chapado el chiringo,,,,

    Pues eso mismo, q lo importante es sentir, q mas da bollo q pollo…..

    Feliz jueves.

    15 enero 2015 | 14:29

  4. ¡Qué moderna te veo Lilih!, di que sí. Cada uno hace lo que quieres con su vida, pero…

    ¿Has leído este artículo en 20 minutos que dice que las bisexuales tienen más trastornos mentales?

    http://www.20minutos.es/noticia/2346509/0/mujeres-bisexuales/mas-trastornos-mentales/que-lesbianas/

    15 enero 2015 | 19:57

  5. Dice ser avestruz

    Yo también soy bisexual, a veces trisexual (esto ya en contadas ocasiones, porque encontrar tres chicas para que se líen con uno, está difícil, pero con dos, está muy bien, yo estoy a favor de la bisexualidad).

    15 enero 2015 | 21:12

  6. Dice ser cementeriopuñetero

    La bisexualidad son heterocuriosos,no gays,el simple hecho de tener sexo o sentirse atraido al sexo contrario no se es gay se le llama bisexualidad

    15 enero 2015 | 23:02

  7. Dice ser manuel

    Aunque evidentemente la cuestión genética permite definir distintos grupos de posibles comportamientos sexuales, y ello hasta es objeto de ejercicios probabilísticos varios en el campo de la informática y otros, “parece ser” que las preferencias sexuales se asocian al grado de conversión del cerebro desde el femenino (con el que todos nacemos) hasta el masculino, por mor de la testosterona liberada por las gónadas durante toda la niñez y “juventud temprana”. Naturalmente el grado conversión podrá ser cualquiera, habiendo realmente infinitos sexos, e infinitas valoraciones concretas de un montón de cosas que nada tienen que ver “estrictamente” con las preferencias sexuales. Si el grado de conversión es próximo al 50% se dan dos situaciones, la bisexualidad y la “cerosexualidad” o indeferencia total hacia el sexo. En definitiva es una cuestión “cerebral”, no educacional, no adeeneística… ¿capiche?

    16 enero 2015 | 00:02

  8. Dice ser Leila

    Aqui otra a la que le pasó lo que muy bien describe el artículo.
    Efectivamente, a muchas de las que nos ha pasado esto, seguimos sin considerarnos “lesbianas”, más bien llegó un punto en nuestra vida en la que “abrimos fronteras”, y miramos más allá del género de la otra persona, para, simplelente, dejarnos llevar por lo que sentíamos. Excelente artículo.

    16 enero 2015 | 15:34

  9. Dice ser monsergas

    Uf, “le pese a quien le pese?”… Me pregunto si algún día se podrá hablar de estos temas sin que tenga que salir la vena victimista, la justiciera, la moralizante… Te ha faltado “heteropatriarcado” y “falocentrista”. Ahí te hubiera quedado ya la columna perfecta.

    Lo de “Nunca me ha pasado” es también bastante gráfico. A ver si alguien se va a pensar que te ha pasado! Y además digamos que al no ser tú parte implicada tu argumento se cubre de mayor validez.

    Si hubieras sido folklórica o chunguita hubieras podido resumir diciendo “Yo tengo muchos amigos gays (y bisex). Yo soy progay”.

    16 enero 2015 | 16:57

  10. Dice ser Guapas

    Siempre existirán teorías al respecto de aquellos que jamás habrán sentido lo que un bisexual siente. Es decir, como nuestra condición de humanos dicta, tenemos la necesidad de aplicarle teorías a todo, por muy absurdas que sean.

    Me ha gustado esta reflexión 😉

    16 enero 2015 | 17:26

  11. El sexo esta encajonado en títulos y gustos. Como decían en la película Martín H, “yo me follo a la mentes” y sigue con una explicación que nos encanta.
    El sexo ha de ser satisfactorio con la persona que deseas, ¿y si es de tu mismo sexo? ¿o del género contrario?, que más da.

    19 enero 2015 | 15:59

  12. Dice ser Mónica

    Yo me reconozco bisexual, me gusta todo, aunque si tengo q elegir me quedo con: http://goo.gl/w1DwR1

    P.D: Ya era hora que volvieras. Eres lo mejorcito de por aquí Lilih 😉

    19 enero 2015 | 17:07

  13. Dice ser jorge

    Tambien yo conozco algunos varones que en un momento dado cambian de tercio, generalmente a partir de los 45 – 50… la explicación que uno me dió la encuentro mas natural y lógica que las teorias filosóficas y científicas que, en muchos casos, pretenden revestir de un halo de prestigio una simple necesidad humana : Jorge, cuando llegas a una edad que ya lo has comido y follado todo, ¿que te queda?

    Y ahí os queda eso…………….. sls

    21 enero 2015 | 10:06

  14. Dice ser Vanne Bonne

    Yo he oido decir a gente que todos somos bisexuales. Yo soy hetero, pero creo que la afirmación anterior puede ser cierta. Hoy en dia estamos muy condicionados por la sociedad y eso crea barreras psicológicas gracias a los temas tabues.
    Antiguamente los griegos o los romanos no tenían tanto percance, montaban una orgía y practicaban sexo con quien les apetecía, y no pasaba nada.
    Puedes preferir al sexo contrario para tus relaciones sexuales, pero porque no probar con personas de tu mismo sexo? Si esto se te ha pasado por la cabeza alguna vez por algo será no? Puede ser curiosidad o morbo.
    El caso es que cada uno tiene una mentalidad, cada uno tiene gustos distintos y cada uno es libre de hacer lo que crea oportuno en este tema.
    Un saludo.

    22 enero 2015 | 12:56

Los comentarios están cerrados.