BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

El placer de mirar

Una cerradura, un pequeño agujero, una ventana, un resquicio… Si cualquiera de estos estuviera a vuestro alcance, si además estuvierais solos en una habitación y supierais que al otro lado de la pared alguien está practicando sexo, ¿echaríais un vistazo?

Yo siempre había pensado que no, no sé bien si por pudor o por rechazo. Supongo que una mezcla de ambos. O quizás porque aún me estremezco del mal cuerpo que se me quedó cuando, a mis 16 años, descubrí a un tipo con la cara pegada al cristal trasero del coche de mi padre mientras pelaba la pava con mi primer novio. Nos llevamos un susto de muerte.

Como mucha gente, siempre había unido a los mirones, también llamados voyeurs, con una connotación peyorativa. Vamos, que los tomaba (y a algunos los sigo tomando, lo admito) por unos pervertidos que se excitaban tocándose mientras observaban porque eran incapaces de conseguir otra cosa. De hecho, el voyeurismo en sí es definido como una conducta, que puede llegar a ser parafílica, caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir excitarse.

a00193482 001Como siempre, y como en todo, hay niveles. Yo nunca lo he hecho, pero hay quien me asegura que explorarlo en pareja puede ser interesante. El cine y la literatura están repletos de historias de amantes que llevan al límite su relación incluyendo a un tercero en su vida íntima, ya sea para mirar o para ser mirados. En este sentido muchos estudios apuntan, además, que todo aquel que disfruta observando es, igual o en cierta medida, exhibicionista.

Y volviendo al principio… De estar en esa habitación, ¿miraríais, o no? Insisto en que yo pensaba que no, hasta este septiembre. Aún no había acabado el verano y tuve que ir al típico bodorrio familiar del que no hay manera de escaquearse. Además era de la parte pija, y malditas las ganas que yo tenía de ir a dejarme un pastizal en viaje, regalo, traje y suite (no había otra cosa) en un club de golf lleno de guiris tan blancos como forrados. Si hay algo con lo que no puedo es con un hombre en pantalones cortos y mocasines…

Pues ahí estaba yo, en el día previo al evento, dispuesta a aguantar estoicamente las charlas y preguntas indiscretas de familiares varios, cuando, al salir de mi habitación no compartida con nadie me topé con la ventana de la suite de enfrente. Ni me hubiera fijado si no hubiera sido porque se oía una débil melodía, se percibía una luz muy tenue y las cortinas (no había persianas) no estaban corridas del todo. Desde mi puerta no se veía nada, había que acercarse para hacerlo, y antes de saber por qué y sin ni siquiera tiempo para preguntármelo me encontré a mí misma junto a la ventana, moderadamente nerviosa por el miedo a ser descubierta. Ni lo pude ni lo quise evitar, así que miré a través del cristal.

Lo que vi aún me perturba. Había un hombre joven, de unos treinta y tantos, moreno y completamente desnudo. Estaba erguido pero de rodillas, en la cama, donde yacía tumbada una mujer rubia a la que no pude ver bien la cara. Tampoco a él, que todo el tiempo se mantuvo de espaldas a mí. Lo vi acariciarla, desde el pelo a los pies pasando por los ojos, los labios, los pechos… toditos los rincones. Y sobre todo, lo vi moverse, lento y acompasado, ese culo perfecto danzando en semicírculos que me resultaban hipnotizantes.

No sé cuánto tiempo pasé allí, observando como la más pervertida de todas las mironas. Solo sé que escuché un ruido, me asusté y salí corriendo. “¿Dónde estabas niña, te estábamos esperando para ir a cenar?”, me espetó mi padre, que me seguirá llamando así incluso el día que cumpla 50 años. “Es que me ha dado un mareo y he tenido que tumbarme un rato”, respondí acalorada. A la mañana siguiente, mientras paseaba por la piscina de aquel pijerío en las horas previas a la boda, no podía dejar de mirar a mi alrededor preguntándome si estaría allí el dueño de aquel culo. La verdad es que me pareció que ninguno de los presentes estaba a la altura. Mejor así, pensé. No fuese a ser que la realidad me arruinase el recuerdo.

18 comentarios

  1. Dice ser Noa

    Hay culos de hombre que merecen un post sobre ellos jejejejeje Me gusta fijarme en si el chico tiene un ‘buen’ culo ‘empujador’ jejejejeje… y también en los ojos y en sus manos. En tu lugar hubiera hecho lo mismo de hecho cuando he tenido oportunidad de ser una ‘mirona’ lo he sido sin dudarlo. En las playas donde la gente es libre y se muestra sin complejos, también hay espectáculos gratis e hipnotizantes ~~ no todos los que van son señores mayores y viejos verdes como algunos piensan, hay gente joven y muy guapa 😉

    23 octubre 2013 | 16:44

  2. Bonito relato jeje Ya has votado por la novia de futbolista más caliente del mes de octubre? http://www.alprimertoke.com/p/blog-page.html a que esperas?

    23 octubre 2013 | 17:23

  3. Dice ser JUAN

    A veces te puedes encontrar con situaciones muy curiosas jeje: hay que tener cuidado cuando estamos haciendo algo privado con las ventanas, no vaya a ser que queden abiertas y los vecinos nos vean más de lo necesario!!!
    Aunque con chicas como estas….

    23 octubre 2013 | 17:41

  4. Dice ser JUAN

    No hay nada más morboso que los vecinos se olviden alguna ventana abierta o persiana subida para poder disfrutar de bonitas escenas de amor!!!

    23 octubre 2013 | 17:44

  5. Dice ser MARIA

    Yo siempre he soñado que mi vecino me viera desnuda y entrara por mi ventana para darme placer…. pero todavía sigo esperando!!

    23 octubre 2013 | 17:47

  6. Dice ser meequivoqué

    Supongo que eso será como la loteria y el juego de las máquinas, si por casualidad la primera vez que lo haces, te toca premio, puedes engancharte y seguir jugando, si no toca , pués igual te defrauda y no juegas más.
    Pues lo mismo, si miras y encuentras un bombon, puedes pensar que siempre hay bombon, y querras seguir mirando, por el contrario, si lo que ves no es agradable a la vista, seguramente no mirarás más.

    En el fondo todos somos un poco voyeur, la industria del porno así lo confirma, ya que si la gente no consumiera peliculas y revistas, no las harian, y si es una industria es porque se consume.

    Por cierto sabeis que el otro día en la tele han dicho que las revistas porno estan gravadas solo con el 4 % de IVA., cuando los de texto al 21 %, VAYA PAIS DE PANDERETA., Ayudan a las editoriales gravandoles poco para que vendan y la cultura la gravan al maximo.

    Y la gente seguira votando.

    Libelula, vuelas poco últimamente.

    23 octubre 2013 | 18:42

  7. Dice ser Yo mismo

    Pues hace un par de meses, en pleno mes de julio, descubrimos que había una pareja follando en la playa, y además no se cortaban mucho porque por el paseo pasaba gente de vez en cuando… y nos quedamos mirando, viendo las diversas posturas y acciones que hicieron… sólo te digo que llegamos muy calientes a la habitación del hotel y echamos un polvo cojonudo, y nos acordamos de la parejita varias veces… también te digo Lilih que me cortaría mucho que me estuvieran mirando mientras hago el amor con mi chica, pero siempre lo hago en sitios discretos…

    23 octubre 2013 | 19:16

  8. Dice ser raul

    el mirar resulta a veces más placentero que el contacto con la carne. La imaginación al poder.un simple orificio te puede llevar a mundos inimaginables

    23 octubre 2013 | 19:20

  9. Dice ser Robertti Gamarra

    Tenía un amigo que siempre decía que siempre era mejor lo imaginado que lo real, que cuando veías a alguien a medias y te lo imaginabas como la spersonas más bella del mundo, era mejor no descubrir quién era, porque podría morir la imaginación en una gran decepción.
    http://interesproductivo.blogspot.com.es

    23 octubre 2013 | 19:38

  10. Dice ser Voyeur

    Yo no me pierdo una, y lo siento, es verdad que da un morbazo que para que. Gracias que tengo a mi alrededor un par de vecinas que a veces “olvidan” que yo vivo enfrente de ellas.

    23 octubre 2013 | 20:14

  11. Dice ser censura antinatura cultura irracional

    Mucha libertad sexual, mucho bla, bla, bla.
    Hoy he visto en un canal de tv de los grandes a la sFemmen cuando entraron en el COngreso pero, esta vez, cubriendo sus senos con un emborronamiento Torquemada. QUé sucia es la mente de la libre gente que se cree libre y no pasa de Edadmediana.
    Pues en esos pequeños detalles se ve la catadura del todo.
    Sociedad vacía, falsa, hipócrita, reprimida, amargada… Y se dice libre… La libertad es demasiado hermosa para ser catada por mentes tales.

    23 octubre 2013 | 21:47

  12. Dice ser Paco Merlo

    una vez salí al balcón a aplaudir a mis vecinos de abajo cuando terminaron, con tan buena suerte que a los dos dias les hice una gotera en el baño y tube que bajar a hablar con ellos, la cara de cachondeito de los dos era evidente.

    23 octubre 2013 | 21:50

  13. Dice ser Doña Francisca

    No me da ningún placer el mirar a una pareja dándolo todo, me resulta hasta vergonzoso, por muy a la vista q estén, intento hacerme la orejas y pasar de largo, creo q se debe a una pillada q le hice a mis progenitores en mi mas tierna infancia con la siguiente charla educativa de llamar a las puertas antes de entrar.
    Eso si, como sea yo la q esté en pleno apogeo y sorprenda a alguien mirando, soy capaz de estar aguantándole la mirada hasta q se aburra o se la termine machacando, of course.

    24 octubre 2013 | 07:06

  14. Dice ser Carla

    Y el morbo de ser vista, de sentirse observada y provocar placer.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    24 octubre 2013 | 08:07

  15. Dice ser El Zurriago

    Sentirme observado me cortaría el rollo totalmente -ya me lo corta la posibilidad de ser escuchados- que me vean, cero morbo. Tampoco me va lo de mirar lo que hacen otros, pero si me lo ponen delante del morrito como a ti -nunca me pasó- pues seguro que un ojillo hubiera echado a ver qué tal estaba la rubia, por lo menos. Si los que están al lío son un par de guiris comefishandchips adiposos y blancurrios -con o sin mocasines- pues cierro el ventano ipso facto, tampoco puedo con ciertas visiones, se me vayan a poner malas las tripitas y luego no pueda probar bocado en el bodorrio. Ver o no ver, no es el dilema. Todos miramos o miraríamos, creo, si es bello lo contemplado, para ver charcutería gore ni te molestas.
    Soy muy voyeur para otros menesteres. Un fisgón cotillo horroroso. No hay hembra que me pase al ladito y esté tremenda, a la que no le haga radiografía intensa. De cabeza a pieses, le encuentro hasta la etiqueta el tanga. Siempre con astucia y zorrerío de solera -muchos años de práctica. Ni me inmuto tras mis Mátrix oscurísimas y ella, ni se entera -que es de lo que se trata.

    24 octubre 2013 | 11:21

  16. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Me da rabia ver a uno que folla y se la chupan , no soy de esos

    .¿Os habéis percatado que desde ayer ya no escribo al final de los comentarios … Clica sobre mi nombre?

    24 octubre 2013 | 12:52

  17. Dice ser Libélula

    No sé si me excitaría, nunca lo he visto en vivo. Espera que sí lo he visto, en la playa, aunque solo se intuye. Ellos se pone mirando a las focas que tomamos el sol y ellas mirando al infinito, siempre. Después se me quitan un poco las ganas de entrar al mar, por aquellos de los fluidos derramados…en fin. Oír sí he oído alguna vecina que otra, siempre son ellas las que anuncia con gran entusiasmo cuando les viene el clímax: sí, sí ,sí, Pepe!!! así, así, no pares, Pepeeeeeeeeeee!!!! No entiendo el por qué de tanto alboroto. Ya digo que si se me pone a tiro algo lo veré, me excite o no, lo veré. Siempre que sea gratuito.

    meequivoqué, guapo, aquí estoy. Vuelo lo que me permiten la pandilla de energúmenos que tengo en la familia, la mayoría hombres, desde que falta mi mami creen que yo soy la madre de todos sí o sí.

    Saludos a ti y a todos.

    Lilih, aleluya, por fin el código de seguridad son números.

    24 octubre 2013 | 14:01

  18. Dice ser Voayer

    Hija, para tener un blog de sexo eres un poquito estrecha de mente. No hay nada malo en mirar, de ahí, como ya han comentado, el éxito de las pelis porno.
    A mi me encanta mirar y hay gente que se excita si le miran y lo hace para provocar, así que todos contentos.
    TE puedo asegurar que me excito de muchas formas y no solamente mirando, esa es una más.
    Por cierto, soy una mujer.

    24 octubre 2013 | 14:12

Los comentarios están cerrados.