Entradas etiquetadas como ‘insectos’

Repelentes y otras medidas para prevenir picaduras de insecto en niños

En este blog ya publicamos una entrada sobre cómo debéis actuar ante la picadura de diferentes insectos. Esta información no quedaría completa si no os explicamos también cómo podéis evitarlas porque como dice el refranero: “Es mejor prevenir, que curar”.

En este post encontrarás información útil sobre qué medidas puedes tomar para evitar las picaduras de insecto y las particularidades a aplicar en los niños.

Sentido común y medidas físicas

No todo tiene que ser un repelente de mosquitos como veremos más adelante. Hay otras medidas sencillas de aplicar que disminuirán en gran medida la probabilidad de una picadura.

En primer lugar debemos aplicar el sentido común. La mayoría de los mosquitos viven en climas templados cerca de lugares con agua y suelen salir en busca de una “víctima” a la caída de la tarde. Por ello, debemos evitar los paseos cerca de ríos y pantanos a última hora del día.

En cualquier caso, en el campo hay muchos más insectos que en la ciudad por lo que cuando nuestros hijos salgan de excursión es mejor vestirles con ropa de manga larga para que tengan menos zonas expuestas a las picaduras. Debido a que los insectos identifican claramente los colores vivos y fuertes (como los de las flores), evitaremos en la medida de lo posible prendas de colores muy llamativos.

De forma parecida, muchos insectos son atraídos por los perfumes de jabones y champús por lo que debemos emplear en estos casos los que sean menos perfumados.

Por las noches, el empleo de mosquiteras en las ventanas y puertas y también redes sobre las camas son de gran ayuda. En caso de los niños podemos utilizar redes para cubrir los carritos durante todo el día.

Con estas acciones sencillas evitarás ser el foco de atención de los insectos y reducirás en buena medida las posibles picaduras de tu hijo.

¿Qué es un repelente de insectos?

Los repelentes son sustancias químicas que extendidas sobre la piel del niño impiden que se produzca una picadura. Algunos de ellos pueden ser productos naturales. La forma de presentación es muy variada, desde lociones o cremas hasta aerosoles o barritas con el producto. Pese a la gran variedad que existe en el mercado, todas deben ser aplicadas sobre la piel para que sean efectivas.

Debido a que las avispas y las abejas pican en defensa propia, los repelentes no son efectivos contra ellas. Éstos van dirigidos a insectos tales como mosquitos, moscas, pulgas garrapatas y arañas.

Tipos de repelentes

Como ya hemos dicho, serán productos químicos que evitan que el insecto se pose sobre la piel, impidiendo así la picadura. Solo debemos utilizar aquellos que hayan demostrado ser eficaces, evitando remedios que no servirán para nada y además podrían tener efectos secundarios.

  • DEET (N, N-meta-toluamida): es el repelente de insectos más eficaz que se conoce.  En farmacias los puedes encontrar en diferentes presentaciones (loción, spray, crema). La cantidad de DEET que contiene cada producto comercial puede variar desde menos del 10%  hasta el 45%. Cuanta más cantidad de DEET tenga el producto, más duradera será la protección que otorga. Sin embargo, concentraciones por encima del 30% no ofrecen ninguna ventaja. A modo orientativo, un producto que contenga DEET al 10% protegerá durante unas 2 horas mientras que uno al 25% lo puede llegar a hacer durante casi 5 horas. En niños no se recomienda el empleo de productos con concentraciones superiores al 30%. En general, debe evitarse por debajo de los dos años.
  • IR3535: también empleado frecuentemente en niños, en este caso puede utilizarse por encima del año de edad en concentraciones al 10%.
  • Picardina: es un repelente de insectos que ha demostrado ser eficaz y su uso a nivel mundial está muy extendido. Sin embargo, su protección no es tan duradera como el DEET.
  • Aceites de origen vegetal como citronela, cedro, eucalipto, piertrina o citridiol: aunque su eficacia ha sido comprobada están menos avalados científicamente que el DEET y el problema es que hay que repetir su aplicación cada menos tiempo.
  • Permetrina: eficaz contra la picadura de garrapatas. Se utiliza impregnado la ropa que vamos a usar pero no debe aplicarse sobre la piel.

¿Qué precauciones debo tomar en los niños?

En general, todos los repelentes pueden utilizarse en niños.

El DEET no está recomendado en menores de 2 meses. En niños con menos de 2 años se prefiere el empleo de mosquiteras (aunque se puedrían utilizar los repelentes).

Tampoco existe ningún inconveniente en que se utilicen durante el embarazo y la lactancia.

¿Cómo utilizo el repelente en mi hijo?

  • Los repelentes deben aplicarse solo en la piel expuesta, nunca bajo la ropa.
  • Utiliza la cantidad adecuada de producto, lo suficiente para cubrir la piel. Más cantidad no significa más protección.
  • No deben aplicarse sobre heridas o lesiones de la piel.
  • Evitaremos utilizar repelentes en aerosol sobre la cara. Es preferible aplicarlo sobre la mano y después extenderlo.
  • Puede utilizarse sobre la ropa pero esta ha de ser lavada antes de volver a usarse.
  • Una vez que el niño termine su actividad al aire libre es conveniente lavarle con agua y jabón.
  • Al igual que se puede utilizar en la ropa, puede emplearse en carritos de bebe o sillas de coche.
  • No emplees los repelentes en aerosol dentro de casa para evitar inhalarlos.

En el caso de que estés utilizando un protector solar de forma simultanea, primero se debe aplicar la crema para el sol y después el repelente. Los productos que combinan protector solar y repelente no están recomendados.

Medidas contra insectos que no sirven para nada

Si sois seguidores de nuestro blog sabréis que nos gusta que las cosas que os transmitimos estén avaladas científicamente. Debido a la preocupación que genera en los padres las picaduras de los insectos, la industria farmacéutica vende muchos productos que no han demostrado eficacia aprovechando el tirón de esa preocupación que tiene los padres. De forma similar existen remedios caseros que tampoco son útiles. No empleéis este tipo de medidas porque es tirar el dinero. Algunas de ellas son:

  • Brazaletes que contengan repelentes químicos. Como ya hemos dicho, el producto debe aplicarse en la piel. De nada sirve llevar un brazalete con olor…
  • Parches para la ropa con repelentes impregnados. Algo parecido a los brazaletes.
  • Dispositivos electrónicos que emiten ondas sonoras que aparentemente ahuyentan a los mosquitos.
  • Ajo o Vitamina B1. Ni tomados por boca ni frotados por el cuerpo.
  • El clavo pinchado en medio limón no es eficaz.
  • Dispositivos de jardín que electrocutan a los insectos. En el mejor de los casos atraerán a más mosquitos…


En resumen, los repelentes pueden utilizarse de forma segura en niños teniendo en cuenta algunas precauciones básicas. En general se prefiere el empleo de DEET debido a su eficacia y amplia experiencia de uso; en niños no debe utilizarse por debajo de los dos meses de edad y siempre en concentraciones no superiores al 30%. Recordad que a los repelentes hay que sumarles las medidas físicas, como la ropa de manga larga y las mosquiteras, y el sentido común.

El copyrigth de la imagen de cabecera pertenece a Agência Brasil Fotografias bajo una licencia  CC BY 2.0

Picaduras de insectos, ¿qué tengo que hacer?

Las picaduras de insecto son un motivo de consulta frecuente en las consultas de pediatría y otras tantas a los servicios de Urgencias. Por algún motivo, a los padres les preocupa mucho que a uno de sus hijos le salgan en la piel las típicas lesiones provocadas por la picadura de una araña o un mosquito cuando en general son siempre reacciones leves.

En este post repasaremos cómo son las lesiones típicas de las picaduras de un insecto y cómo actuar ante ellas. También puedes consultar este otro post si lo que estás buscando es información sobre repelentes de insectos.

¿Qué es una picadura?

Las picaduras son las lesiones que quedan en la piel después de que un insecto inocule una sustancia tóxica. Estas lesiones suelen tener forma de habón y en general causan picor. La mayoría de las veces son de carácter leve solucionándose al cabo de unas pocas horas. En raras ocasiones dan lugar a complicaciones.

¿Cómo son las picaduras de cada insecto?

Los insectos que frecuentemente dan lugar a picaduras son los mosquitos, arañas, chinches y pulgas. En nuestro medio (península ibérica) no suelen ser venenosos en el sentido de que den lugar a reacciones generalizadas más allá de la reacción local antes comentada. Dependiendo del tipo de insecto y la sensibilidad de cada persona, las lesiones pueden ser de diferente tipo y más o menos grandes.

Mosquitos

Los mosquitos hembra necesitan sangre para poder sobrevivir y cuando pican en la piel inyectan saliva que resulta tóxica para las personas. Provocan lesiones sobreelevadas (habones) eritematosas no agrupadas (cada mosquito pica solo una vez) que causan picor y desparecen en menos de 24 horas. Dependiendo de la sensibilización individual, las lesiones pueden ser más llamativas.

bite5

Lesiones típicas tras la picadura de varios mosquitos (diferentes localizaciones).

Abejas y Avispas

Estos insectos inyectan un veneno a través de un aguijón. En el caso de las avispas no se desprende por lo que pueden picar varias veces, mientras que la abeja al picar deja incrustado el aguijón en la piel y muere. Dan lugar a reacciones locales inflamatorias algo más grandes que los mosquitos, provocando dolor/picor que se resuelve al cabo de unas horas. En personas más sensibles pueden dar lugar a hinchazón (edema). Se calcula que el 20-25% de la población presenta alergia al veneno de estos insectos aunque solo un 2-3% se presentan como reacciones alérgicas graves  (anafilaxia) tras la picadura.

wasp-sting-06

Picadura de avispa con eritema a su alrededor. Como se puede observar, la lesión central es más grande que la de mosquitos.

Arañas

En España solo existen tres arañas venenosas (viuda negra, araña marrón y tarántula) pero no es frecuente encontrarlas en ambientes urbanos. El resto de arañas dan lugar a lesiones leves similares a los mosquitos.

Chinches y Pulgas

A diferencia del resto de insectos, tanto las chinches como las pulgas provocan lesiones agrupadas ya que cada uno de ellos puede picar a la misma persona varias veces. Las pulgas provocan lesiones similares a los mosquitos mientras que las chinches dan lugar a lesiones múltiples con un punto hemorrágico central.

bite9

Lesiones típicas de chinches, agrupadas con punto hemorrágico central.

¿Qué tengo que hacer en caso de una picadura?

Ante todo tranquilidad. Como ya hemos dicho las lesiones provocadas por picaduras se solucionan con el paso del tiempo. En todo caso, el tratamiento irá encaminado a mejorar el picor y malestar que generan:

  • Lava con agua y jabón la zona de la picadura para evitar que se infecte.
  • En caso de picor se puede aplicar frío local o una solución de amoníaco (mayores de 2 años) o calamina (nunca en la boca o los ojos).
  • Si el picor es intenso se puede recurrir a un antihistamínico vía oral (tu pediatra te indicará la dosis).
  • En caso de que la reacción local sea muy exagerada se puede emplear una pomada de corticoides, la cuál suele disminuir el edema.

Mención a parte merecen las abejas, ya que como al picar dejan el aguijón, además de todo lo anterior, éste debe extraerse. Suele ser efectivo emplear unas pinzas.

¿Qué tengo que vigilar? ¿Cuándo acudo al médico?

Las picaduras de insectos no suelen complicarse más allá de la reacción local que provocan.

La complicación más frecuente es la sobreinfección secundaria al rascado por lo que debemos evitarlo lo máximo posible con los tratamientos referidos más arriba. En caso de que la lesión no termine de desaparecer o empeore haciéndose más grande, es conveniente acudir al médico para que valore si es necesario añadir un antibiótico.

En muy raras ocasiones los insectos trasmiten enfermedades. En general son tan raras que no debes preocuparte por ellas.

En las raras ocasiones en que un niño tenga alergia al veneno del insecto, tras una picadura, presentará dificultad respiratoria y lesiones cutáneas en todo el cuerpo (urticaria). Este cuadro clínico se conoce como anafilaxia. En estos casos, si se dispone de un autoinyector de adrenalina se debe emplear y posteriormente se debe acudir sin demora a Urgencias.


En resumen, las lesiones que provocan los insectos son molestas pero pasajeras. En general no requieren tratamiento salvo la aplicación de algún remedio tópico para evitar el picor.

NOTA: El copyrigth de las imágenes de este post pertenece a DermNet NZ bajo una licencia CC BY-ND-NC 3.0 NZ.