Entradas etiquetadas como ‘deshidratación’

¡Hola!, soy tu diarrea

Diarrea

Fuente: Pixabay

Hace unos meses mis amigos los mocos publicaron en este mismo blog una entrada para explicar quiénes son y cómo debéis tratarlos. Tras hablar con ellos y pedir permiso a estos dos pediatras, me he animado a redactar este texto en el que os intentaré explicar a qué se debe que de vez en cuando vuestros hijos estén con las deposiciones sueltas y cómo debéis actuar cuando os visite. Os pido perdón por lo escatológico del tema, pero qué le vamos a hacer, no puedo negar la realidad de lo que soy. Así que si estáis comiendo en este momento, haced de tripas corazón y preparaos para un festival de cacas con mal aspecto y de peor olor.

Lee el resto de la entrada »

¿Son adecuadas las bebidas para deportistas en caso de diarrea?

Agua

Fuente: Pixabay

La gastroenteritis es una de las enfermedades más frecuentes en pediatría. Su causa es infecciosa, por lo que el contagio se produce entre personas cuando no existe una exquisita higiene de manos, ya que la vía de contagio es fecal-oral (creo que sobra explicarlo). Entre sus síntomas destacan la fiebre, los vómitos, el dolor abdominal y, sobre todo, la diarrea. De hecho, este último síntoma a veces aparece de forma aislada. La gastroenteritis no tiene un tratamiento específico, de tal forma que, mientras mejora el cuadro clínico, trataremos los síntomas para que quien la sufre se encuentre mejor. Sin duda alguna, lo más importante en estos casos es tratar la pérdida de líquido y sales minerales que acompañan a una diarrea para prevenir la deshidratación.

Para explicar esta situación me gusta emplear el siguiente símil. Si nos imaginamos un cubo de agua al que se le ha hecho un agujero en su base, éste perderá liquido y se vaciará. Si somos capaces de ir rellenando el cubo a la misma velocidad que pierde líquido, conseguiremos que no se vacíe. De la misma forma, si somos capaces que un niño tome líquidos a la misma velocidad que los pierde por las deposiciones, conseguiremos evitar que se deshidrate.

Hasta aquí se entiende todo bien, parece un juego simplón en el que el niño según tenga más o menos deposiciones habrá que darle más o menos de beber. Lo que pasa es que el cuerpo humano es un poco más complejo que un cubo de agua que se vacía, ya que no vale cualquier líquido para rellenarlo, sino que, en el contexto de una gastroenteritis en la que el intestino está afectado y sus mecanismos de absorción de líquido y sales minerales no son adecuados, debemos ofrecerle algún líquido especialmente diseñado para que la absorción de agua y sales minerales sea óptima, justo la que necesita.

Y es aquí donde las bebidas para deportistas no son adecuadas, ya que su composición dista mucho de lo que una persona con gastroenteritis necesita para compensar las pérdidas de líquido y sales minerales que acompañan a una diarrea.

Lee el resto de la entrada »