La homeopatía no es medicina

Han pasado ya unas semanas desde que abrimos este blog y tras pensarlo concienzudamente hemos decidido escribir hoy sobre la homeopatía para que conozcáis nuestro posicionamiento respecto a este tema. Sabemos que es un tema polémico y que genera muchas discrepancias de opinión tanto entre profesionales como pacientes, por lo que a lo largo del post intentaremos explicaros por qué pensamos que no deberías usar la homeopatía.

¿Que es la homeopatía?

La homeopatía trata de curar una enfermedad aplicando una muy pequeña cantidad de una sustancia que, si se administrara en grandes cantidades, produciría los mismos síntomas que se intentan tratar. Es decir, se basa en la teoría de que “lo similar cura lo similar” y fue creada en 1796 por Samuel Hahnemann.

Para crear los “remedios homeopáticos” se realizan sucesivas diluciones de una sustancia en alcohol o agua (en ocasiones haciéndose indetectables) hasta conseguir un compuesto que contenga muuuuuuuy poca cantidad de esa sustancia.

¿Por qué la homeopatía no es medicina?

Hasta aquí todo bien. Todos los grandes avances en medicina han surgido desde una teoría. Pero las teorías hay que demostrarlas con estudios científicos y ahí es donde la homeopatía no ha conseguido ningún éxito.

Desde su concepción, la homeopatía fue una teoría muy criticada por la comunidad científica del siglo XIX, incluso los médicos que al principio la defendían dejaron pronto de utilizarla. Durante el siglo XX hubo un repunte en su utilización pero de nuevo cayó en desuso. Sin embargo, ha permanecido arraigada en el pensamiento europeo hasta nuestros días (motivo por el que todavía haya médicos que la practiquen y pacientes que confíen en sus efectos).

Todos los estudios que han intentado demostrar si los “remedios homeopáticos” son más eficaces para tratar una u otra enfermedad han fallado, sin poder demostrar que sean útiles. Ninguna de las revisiones de la Cochrane (red mundial de investigadores independientes con alto prestigio), por nombrar un organismo científico contrastado, sobre homeopatía ha conseguido demostrar que ésta sea eficaz. Además, la lectura crítica de los estudios realizados por los partidarios de la homeopatía refleja que son de baja calidad científica con graves defectos metodológicos.

Por todo ello la homeopatía no es medicina. Es otra cosa. En el mejor de los casos se   clasifica como un pseudociencia y ninguna sociedad científica actual (incluida la organización Mundial de la Salud) la considera una terapia útil en el tratamiento de ninguna enfermedad.

¿Por qué no debes usar la homeopatía?

Esperamos que después de lo que has leído te hayas quedado convencido de que no es bueno emplear la homeopatía.

Como pediatras que somos entendemos la desesperación de los padres ante la persistencia de síntomas banales, como la tos o los mocos, o la falta de tratamientos para enfermedades graves incurables (como el cáncer terminal o la parálisis cerebral infantil). Sin embargo, la desesperación no debe ser el motivo para utilizar estas terapias. Como mucho no encontrarás ningún cambio en un síntoma o en una enfermedad.

El otro motivo por el que no debes usar la homeopatía es económico. Todos somos muy dueños de nuestro dinero y de gastarlo en lo que queramos. Sin embargo, la homeopatía no te da lo que promete y por tanto supone una pérdida de dinero para ti, y lo que es peor, enriquece a una empresa que utiliza el desconocimiento y desesperación de los pacientes. Esto comúnmente se conoce como estafa.

Los médicos no nos oponemos a la aparición de nuevas terapias, de hecho estamos deseosos de tener nuevos medicamentos y tratamiento para lo que todavía no podemos tratar, pero éstas siempre deberían estar contrastadas con estudios que las avalen y por el momento la homeopatía no lo ha conseguido.


Si quieres leer algo más al respecto ( y confirmar lo que te hemos contado) puedes leer el Informe del Comité de Medicamentos de la AEP (Asociación Española de Pediatría) tras la publicación de un manifiesto en contra de las medicaciones homeopáticas (Link)

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.