Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘transgénero’

Cuatro novelas Trans para leer con Orgullo y sin prejuicios

Cuando la necesidad no de ser otro, sino de ser uno mismo más allá de la propia piel se impone hay poco que hacer. Toda ayuda es poca para quienes tienen que encajar una identidad de género no tangible pero profundamente arraigada y en conflicto con un cuerpo equivocado.

Y por suerte la literatura está cargada de historias que muestran que, de una forma u otra, al final del camino vital de cada cual y por largo y arduo que éste sea siempre llega el momento en el que ese Yo verdadero emerge entre radiante y furioso para desbancar al usurpador y ocupar por fin su lugar.

Así que en plena semana del Orgullo LGTB repasamos cuatro novelas trans y de identidad de género que no dejamos de prescribir en reginaexlibrislandia.

¿Listos? Van:

La chica Danesa. David Ebershoff. Anagrama. Copenhague, en 1925. Greta y Einar son una pareja de jóvenes pintores. Ella es conocida por sus retratos de mujeres, y la tarde en que le falla la modelo le pide a su marido que se calce un par de medias de seda, unos zapatos de tacón e incluso un vestido para que Greta pueda rematar el cuadro. Einar accede, y ese divertido e inocente favor conyugal detona la implosión de la identidad de género del joven, y la necesidad de ser Otro emerge sin vuelta atrás. Y así, acompañado por Greta, Einar emprende un arduo camino en pos de Lily Elbe, que fue Einar, y que ahora es una chica danesa.

El enigma. Jan Morris. RBA. Uno de los primeros libros que abordaron abiertamente el tema de la transexualidad, donde un escritor de mediana edad llega a su punto de inflexión vital y relata el calvario de su metamorfosis hasta lograr que la mujer que habita en él se abra paso y emerja triunfal al exterior. James Morris nació varón y su vida era, en apariencia, plena: era escritor, periodista, militar y viajero. Era marido y padre de cinco hijos. Pero todo era una mascarada absurda, porque desde su más tierna infancia había sido consciente de que su cuerpo no debería ser el de un hombre. Porque él se sentía Jan: una mujer. Así que en los años 60 empezó a hormonarse, iniciando lo que sería un lento y angustioso proceso que culminaría en 1972 con un viaje a Casablanca, donde finalmente iba a someterse a cirugía y alcanzar sus anhelos. Un testimonio tan valiente y honesto como necesario, escrito por una autora capaz de emocionar sin ser melodramática, y dotada de un incuestionable talento para dibujar con palabras una experiencia demoledora con final feliz.

Lovetown. Michal Witkowski. Anagrama. Pionera de la narrativa queer de la Europa del Este —sí, y se publicó en 2005—, Lovetown pone en pie de guerra a dos reinonas de la vieja escuela escandalizadas ante las nuevas formas de “ser gay” en la Polonia de los años 90. Demasiado aburridos: que si matrimonio, que si hijos, que si visibilidad y normalización. Antes, en los 70, bajo el férreo control del comunismo, se pecaba más y mejor, y estas dos travestis asilvestradas pecaron como si no hubiera un mañana. El escenario era sórdido, sí, su ecosistema marginal y peligroso, también, pero con un par de tacones, algo de cuero falso, mucha lentejuela y un buen pelucón todo se veía en technicolor. Personajes, anécdotas, sexo desenfrenado y dos formas antagónicas de ser y de vivir la homosexualidad en la Polonia de ayer y en la de hoy.

 

Tarántula. Thierry Jonquet. Ediciones B. Si buscas emociones bibliófilas intensas deja lo que tengas entre manos y hazte con esta perversa y genial vuelta de tuerca a la temática trans y al desfiladero de la identidad de género.  Te aseguro que al llegar al final tu cabeza reposará en un saco con una mueca bobalicona congelada para la posteridad. En ella un delincuente cuyo mejor amigo lleva años desaparecido cree que la vía de escape para sus problemas es pasar por las manos de un brillante cirujano plástico local. Lo que no sabe es que su “salvador” es un ser corroído por una obsesiva sed de venganza, que alterna su tiempo con su hija enferma mental y con una sinuosa mujer fatal, a la que adora y humilla según el día. Si eso ya es un campo minado, pronto emergerá otra voz en la narración: la del amigo desaparecido, recluido y vejado sistemáticamente en un oscuro sótano por alguien que se hace llamar Tarántula. Vertebrada en tres partes y con un uso magistral de cuatro voces narrativas, la trama se precipita a velocidad de crucero hasta un final tan inesperado como demoledor. Esta Tarántula literaria es uno de los artefactos narrativos más inquietantes, siniestros, elegantes y retorcidos que puedas encontrar entre anaqueles. Almodóvar adquirió los derechos y filmó La piel que habito, su particular versión.

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna? ¿Qué título de narrativa trans sugerís?
  • Cuatro cuentos LGTB para leer con orgullo y aceptar sin prejuicios
  • Sígueme en Facebook y Twitter

“¿Qué novela me leo de esa tal Úrsula K. Le Guin de la que hablan todos?”

Es curioso cómo, ante algo grande, nos hacemos pequeños.

(La increíble mujer menguante, 1981 / Universal)

(La increíble mujer menguante, 1981 / Universal)

Por eso y a fuerza de leer y de releer a Úrsula K. Le Guin yo me he reducido prácticamente a la nada. Yo que, amén de bibliófaga compulsiva, he de reconocer que no soy especialmente devota de la Ciencia Ficción o la Fantasía, me rendí muy pronto a la inmensidad de un genio creativo transgénico, que trasciende géneros y etiquetas. Por eso siempre la he prescrito y la prescribiré a discreción. Soy ursulakleguinítica de pro.

Úrsula K. Le Guin es, sin más, una escritora fuera de serie, una de las más grandes autoras de todos los tiempos. Sí, más allá de premios, reconocimientos y etiquetas. Y no solo eso: también es alguien que derrocha coherencia, lucidez, humor, inteligencia y sabiduría por los cuatro costados. Dotada genéticamente para diseccionar el alma humana da igual si la enmarca en otra galaxia o en mundos oníricos con magos y dragones, si la constriñe en un relato breve o si la expande en forma de serie de novelas. Lo esencial, su genio, está en cada línea. La prueba es que entras y sales de sus historias absolutamente transformado por una biblioexperiencia inolvidable en la que, además de disfrutar y soñar, te sientes más cerca de tu lugar en el mundo. Porque ella es un géiser de verdades universales. De esas que de tan obvias nos resultan inaprensibles. Pero, por suerte, Úrsula K. Le Guin nos despierta del letargo a librazos.

Úrsula K. Le Guin se ha ido. En reginaexlibrislandia estamos de luto y, nada más conocer la noticia, celebramos su obra a los pies de la balda que puebla en la librería. Pero su universo creativo goza de excelente salud y, como paradójicamente ocurre con cada desaparición, los tributos mediáticos despiertan la curiosidad y el apetito lector de quienes hasta ahora no tuvieron la fortuna de leerla. Por eso desde hace unas horas son ya unos cuantos los reginaexlibrislandianos de todo pelaje que se adentran en mis confines con idéntica petición:

Oye, Regina, ¿Qué me leo de la tal Úrsula K. Le Guin de la que hablan todos ahora?

Así que servidora, amén de recomendar sin titubeos cualquier texto firmado por la Gran Maestra, y puestos a guiar a alguien en su primera inmersión en el universo creativo de un gigante de las letras que se reinventaba en cada género, tiene preparadas en la bibliorecámara cuatro sugerencias reginaexlibrislandianas para lectores no ursulakleguinizados.

Son cuatro títulos que considero representativos del carácter transgénico de su obra a pesar de las etiquetas que llevan: una novela de, en teoría, Ciencia Ficción; su universo de fantasía al completo; un relato tan hermoso como demoledor y, para concluir, el redoble de tambor: una ficción histórica-metaliteraria que recrea la la vida de un personaje de Virgilio.

¿Listos? Pues van mis cuatro prescripciones reginaexlibrislandianas para empezar a leer a Úrsula K. Leguin:

1. La mano izquierda de la oscuridad. Úrsula K. Le Guin. Minotauro. Brutal disección de las absurdas limitaciones auto-impuestas por la raza humana en la que Le Guin plantea una sociedad sin diferenciación sexual para, una vez pulverizada la identidad de género como etiqueta, mostrar lo elevadas que podrían ser las cotas alcanzadas por sus miembros. Todo arranca cuando Genly aterriza en el planeta Gueden, llamado Invierno por su gélido clima, con la misión de proponer a sus habitantes unirse al Ecumen, una liga de Planetas. Los guedenianos son hermafroditas, y adoptan uno u otro sexo en la época de celo, denominada kémmer. Eso les hace únicos en la galaxia. En Invierno, Ai conoce a Estraven, un alto cargo que le mostrará el potencial de una sociedad sin diferenciación sexual. Colosal análisis de nuestra identidad sexual y de nuestros tabús ensartada en un relato absorbente y aderezada con ingenio, inteligencia, imaginación y un exquisito sentido del humor, marca de la casa Úrsula K. Leguin.

La mano izquierda de la oscuridad

La mano izquierda de la oscuridad

2. Historias de Terramar. Edición completa. Úrsula K. Leguin. Minotauro. Si eres de esos lectores que aún no ha pasado una temporadita en el archipiélago de Terramar estás de enhorabuena: tienes la posibilidad de perderte en un biblioensueño poblado por dragones, magos y espectros, talismanes y magia, mucha magia. Magia en la trama y magia en el talento de una Úrsula K. Leguin a la altura de J.R.Tolkien, que levanta a palabras un universo literario sólido, inolvidable y adictivo. Así que deja lo que estés haciendo y adéntrate en este mundo gobernado por la magia y, ante todo, por las palabras: cada cosa posee su nombre verdadero, el designado durante la Creación, cuyo conocimiento otorga a los hechiceros el dominio sobre los elementos y los animales. Sus gentes solo buscan conseguir la paz y la sabiduría. En este único volumen se incluyen las cinco novelas de la saga Terramar: Un mago de Terramar, Las Tumbas de Atuan, La costa más lejana, Tehanu y En el otro viento. Páginas y páginas cargadas de belleza, fantasía, humor, emociones y alegorías que trascienden el género fantástico y destilan sabiduría y entretenimiento, de la mano de una de las más grandes escritoras de todos los tiempos. No se puede pedir más.

Historias de Terramar

Historias de Terramar

3. El día antes de la Revolución. Úrsula K. Le Guin. Nórdica. Publicado en 1974 en la mítica revista Galaxy Science Fiction, en este relato, ganador de los premios Nébula y Locus 1975, y precuela de Los desposeídos, Le Guin esboza la intrahistoria de los revolucionarios anarquistas que a golpe de acción, humanidad, imaginación y ciencia fundarán el planeta Anarres. Su protagonista es Odo, la anciana la líder de la revolución que dio lugar al odonianismo, comprueba que, a pesar de haber logrado materializar sus ideales de justicia y libertad, ni vejez ni la muerte perdonan. Con semejante revelación, ¿tiene sentido el resto? Narrada en un tono intimista y más allá de las connotaciones políticas e ideológicas que subyacen al relato, lo esencial es el retrato interior de la mujer agazapada tras la carismática líder e ideóloga. Maravilloso cuento que, en esta impecable edición de Nórdica ilustrado por Arnal Ballester y traducido por Enrique Maldonado Roldán, es la perfecta puerta de entrada al universo creativo de Úrsula K. Le Guin para los lectores más recelosos, y una exquisitez libresca para el resto.

El día antes de la revolución

El día antes de la revolución

4. Lavinia, Úrsula K. Le Guin. Minotauro. Quienes no se atrevan con obras más “de género” (aunque el universo narrativo de Úrsula K. Le Guin trasciende géneros y etiquetas para apalancarse en lo más alto de la Literatura con Mayúsculas) quizá puedan plantearse una primera toma de contacto con K. Le Guin a través de esta magnífica recreación de Lavinia, uno de los personajes de La Eneida de Virgilio. Es un relato hipnótico y cautivador que te clava en las entrañas semisalvajes de la Italia antigua, cuando Roma no era más que una aldea mugrienta enclavada cerca de siete colinas. Allí la joven y bella Lavinia, en espera de consumar un matrimonio de conveniencia para perpetuar la paz, no desoye una profecía que la empuja a rebelarse y tomar las riendas de su destino, y con ellas el encuentro y la perdida del amor de su vida. Colosal relato sobre la pasión y la guerra firmado por una Gran Maestra.

Lavinia

Lavinia

Y cierro mi bibliotributo ursulakleguiniano, y que la Gran Maestra me perdone, parafraseándola cuando escribió sobre la protagonista de El día antes de la Revolución:

Agradecí sumamente cuando Odo/Úrsula K. Le Guin apareció de entre las sombras y atravesó el abismo de lo probable pidiendo un relato, no sobre el mundo que construyó, sino sobre sí misma

Pues eso. No se puede decir mejor. Regina exLibris dixit.

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis algo de Úrsula K. Le Guin? ¿Qué recomendaríais de ella para un lector aún no ursulakleguinizado?
  • Sígueme en Facebook y Twitter