Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘oficio’

Horrorizada por los libros con ‘ruido ambiente’

Yo no gano para sustos. O me atiborro de tranquilizantes o la psicokiller que llevo dentro me va a ganar el pulso y la vamos a liar.

Normalmente la mantengo a raya, aplastada bajo el peso las otras reginas, pero determinadas alusiones a los libros despiertan a la bestia. Entonces emerge a la superficie cuchillo jamomero en mano y yo pierdo la consciencia. Horas después, cuando la recupero, reíros vosotros de la Carrie de la película basada en la novela homónima de Stephen King, toda embadurnada de sangre, con los globos oculares del tamaño de una bola discotequera y las retinas igual de cristalizadas.

Pues bien, queridos, hoy casi tenemos verbena en la apacible reginaexlibrislandia…

¿El detonante? Hurgando en papeles y archivos me topé con una noticia del mes pasado que, obviamente, alguien olvidó impresa por ahí sin atenerse a las consecuencias, o puede que para tentar al destino, qué más da. El caso es que decía que la empresa Novasoft trabajaba en el T-Book, un libro en papel que reproducirá sonidos en función de la trama:

“La idea ya ha sido patentada por la compañía, que pretende “darle un recurso más” a los textos. El presidente ejecutivo de Novasoft, Francisco José Barrionuevo, especifica que no se trata de un audio-libro como los que existen en el mercado en los que se narra la trama.En el T-Book, a la vez que se lee la novela o cuento aparecen los ruidos acordes con el lugar y la situación, para crear el ambiente idóneo. Los libros estarán destinados sobre todo al público infantil y juvenil, y trabajan con obras como Tom Sawyer o El Soldadito de plomo.”

La Carrie ya tenía un pie fuera de mi cuando respiré hondo y corrí a leer unas páginas de Benedetti para apaciguar a la bestia. Lo logré, pero el tema no se me va de la cabeza, y ella no para de vociferarme:

¿CÓMO QUE DARLE ‘UN RECURSOS MÁS A LOS TEXTOS’?Pero, ¿se puede ser más cretino? ¿Por qué demonios se empeñan en sacar estúpidos sucedáneos de los libros? ¿Es que un libro no es atractivo per se? Quien no disfrute del placer de la lectura, ¿lo va a hacer más sólo por un ruido de fondo? Déjame salir, Regina, ¡DÉJAMEEEEE!

Igual que con las ‘ediciones de regalo’ de las que hablábamos antaño… Es difuminar el verdadero valor de un buen libro, encerrarlo tras una vitrina de cristal cromado que, para colmo, te lo encarece entre 10 y 20 euros. ¿Realmente es una buena opción?

Señoras y señores ideólogos de semejantes esperpentos: en los libros se levantan universos con palabras y, si son buenos, sudas, hueles, saboreas, lloras, conquistas ciudades, enfermas, escuchas, sufres, haces el amor y la guerra, pasas frío, calor, miserias, angustias… sin aditivos. En eso consiste la magia de la lectura, es un placer íntimo al que te entregas en un silencio cargado de voces, de vida.

Y aunque sea para niños y jóvenes sigo sin verle la gracia. Y ojo, no hablo de los libros para no-lectores, porque los reclamos sensoriales para bebés son estupendos, pero solo hasta que aprenden a leer.

¿De veras os hubiera gustado tener ambientación acústica para acompañar a Tom Sawyer en sus aventuras junto al Missisipi cuando las leísteis por primera vez?…

Decidme, ¿me he vuelto loca? ¿soy demasiado extrema? ¿qué opináis de libros con B.S.O. de serie, os compraríais alguno?