Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘obama’

Chávez y Obama disparan las ventas de un libro de Galeano

¿Qué tiene que pasar para que Las Venas Abiertas de América Latina escale 60273 puestos en el ranking de libros más vendidos de la librería electrónica Amazon en apenas unas horas?

Sencillo: que Hugo Chávez se lo regale a Barack Obama en plena V Cumbre de las Américas ante toda la prensa internacional este fin de semana.

 

 

Las Venas Abiertas de América Latina, del escritor uruguayo Eduardo Galeano, se publicó en los años 70 y desde entonces es un referente en lo que a denuncia del imperialismo estadounidense respecta.

En España, lo edita Siglo XXI y, al menos en reginaexlibrislandia, siempre hay algún que otro ejemplar en mis anaqueles.

Para los interesados y los más curiosos, Siglo XXI cuelga en su página web un extracto del libro a modo de carta de presentación, al que podéis acceder desde aquí.

Aunque la edición más demandada en Amazon según la propia librería electrónica es una traducción al inglés en tapa blanda, la que Chávez regaló a Obama fue en castellano… Aquí podéis ver el ránking que, por cierto, no está ni mucho menos estático:

 

Y vosotros, queridos, ¿Conocíais Las Venas abiertas de América Latina? ¿Y a Galeano? ¿Qué os parece que sólo por ‘la foto’ de Chavez entregando a Obama el ejemplar en castellano el libro haya pasado en pocas horas del 60280 al puesto 7 en el top 10 de ventas de Amazon, y subiendo…?

Veremos a ver si esta semana viene alguien o no a pedirme un ejemplar del mítico libro de Eduardo Galeano. Si es así, os daré cuenta de ello, palabra de Regina.

¿’La Cabaña del Tío Tom’ o ‘Beloved’?

Uno de los síntomas de la bibliofilia congénita es la habilidad para reconducir cualquier tema al ámbito de los libros. Y, claro, la investidura del primer presidente negro de los EEUU no iba a ser menos.

Por eso ayer mientras los haces de luz de millones de pares de ojos de todo el planeta se clavaban en Obama, en reginaexlibrislandia fue detectar la Biblia de Lincoln sobre la que juraba el cargo y relegar al querido Barack a un discreto segundo plano.

Y así, entre el monitor que nos escupía el acto en directo y nuestros anaqueles repletos de ejemplares, se abrió la veda librera:

 

– Librero 1: ¡Anda, la Biblia de Lincoln!- Regina: Sí, a ver si la enfocan de cerca

– Librero 2: Pues obviamente esa no, pero ¿sabíais que a mediados del SXIX era precisamente la Biblia el libro más vendido en norteamérica?

– Librero 1: Mmm, sí, algo así me sonaba

– Regina: Bueno, eso hasta que llegó la Beecher-Stowe y se puso a novelar cómo vivían los esclavos en las plantaciones antes de la Guerra de Secesión

– Librero 2: ¿Quieeeeeeennn?

– Librero 1: Sí, hombre, la de La Cabaña del Tío Tom, ¿no?

– Regina: Justo, esa misma. Una mujer blanca que vivía en el Norte y que era abiertamente abolicionista. Apoyó a Lincoln y publicó La cabaña del Tío Tom, que fue un bombazo y caldeó un ambiente ya de por sí calentito con el tema de la esclavitud. No superó en ventas de ejemplares a la Biblia, pero se vendieron 300.000, así que hablamos de la novela más vendida en el XIX. Me pregunto cómo se hubiera sentido Harriet si hubiera podido ver que desde hoy EEUU tiene un presidente negro…

– Librero 2: Oye, pero la del Tío Tom me suena a novela juvenil, ¿qué tal está?

– Librero 1: Bueno, yo diría que sí y que no. Es de esos libros que a todos nos suena pero que casi nadie ha leído… mira, quizás ahora sea el momento.

– Regina: Puede, pero si es para acercarse a la realidad de las plantaciones yo me quedo con dos féminas de Pulitzer: Alice Walker y Toni Morrison.

– Librero 1: Una es la de El Color Púrpura, ¿no?

– Librero 2: Sí, que además está descatalogado, pero no sitúo a la otra…

– Regina: ¿Toni Morrison? Pues tiene un buen arsenal, pero yo me quedo con Beloved. Es tan brutal como conmovedora, una historia de madres a hijas en una plantación sureña…

– Librero 2: ¡Claro, claro, pero si le dieron el Nobel de Literatura!

– Regina: ¡Justo! Fue la primera mujer afroamericana en ganarlo, y cuando Obama era senador dijo de él que era todo un ‘Walt Wiltman’, y que le apoyaría si se decidía a ir a por la presidencia…

– Librero 1: ¡Pues toma! Dio de pleno, la mujer.

 

Y así se nos echó encima la hora del cierre, no sin antes repasar algunos de los autores afroamericanos que pueblan mis confines: Richard Wright, James Baldwin y la citada Toni Morrison, entre otros.

Antes de irnos Librero 1 lanzó una pregunta-sonda cuyo eco sigue, horas después, reverberándome en el pelucón, y que yo os dejo caer, reginaexlibrislandianos míos, para ver qué opináis…

Si mucha de la literatura actual norteamericana escrita por afroamericanos ahonda en la discriminación y el racismo, ¿hasta qué punto la figura de Obama como primer presidente negro al frente de la nación dará un nuevo giro a la literatura escrita por afroamericanos?

Ahí queda eso, queridos. ¿Qué pensáis? ¿Leísteis La Cabaña del Tío Tom? ¿Y El Color Púrpura? ¿Algo de Toni Morrison?

Nota de Regina. Y para quienes no la hayáis leído insisto en mi recomendación de Beloved, en la que los lazos que unen a una esclava con su hija van más allá del bien, del mal y de la muerte. Por eso Sethe, cegada por un amor tan denso que es casi sólido y decidida a liberar a su niña de la vida en la plantación, termina por matarla. Toni Morrison juega con el espacio y el tiempo y cincela en la masa compacta de ese dolor una historia tan colosal como conmovedora.

Si Obama tiene tiempo para leer, ¿cómo es que tú no?

A esta Providencia Librera que me ampara y guía por este embravecido mar de letras hay momentos en que le da por ponerse creativa y se me manifiesta no sólo de la forma más inesperada, sino que hasta utiliza mensajeros personalizados. Todo sea por la causa lectora, queridos, todo sea.

De ahí que no me sorprendiera que el último hermes que arrojó a mis confines se me personara embutido en la epidermis de un reginaexlibrislandiano asiduo y, por supuesto, sin alas, que en lugar de caduceo se plantó ante mi escritorio blandiendo un ejemplar de la revista Que Leer.

Antes de que pudiera yo abrir la boca ya había él abierto el flamante número de septiembre y señalaba sonriente un pequeño texto atrapado en un círculo marcado a boli, que paso a reproducir:

Confirmamos la falta de fundamento de la excusa de quienes afirman no leer por falta de tiempo. Y ello tras enterarnos de que una de las personas más ocupadas del planeta, Barack Obama, lanzó este mensaje en un mitin en Virginia:

He encontrado tiempo para leerles a mis hijas en voz alta todos los títulos de Harry Potter. Si yo soy capaz de hacer eso y presentar mi candidatura a la Presidencia de EEUU, ustedes también pueden dar con el modo de leerles a sus hijos“.

A sus hijos, sobrinos, nietos y ahijados. Incluso a su pareja y, por supuesto, a ellos mismos… ¡el caso es leer! no pude yo evitar añadir. A lo que mi hermético reginaexlibrislandiano respondió:

– C.: ¡Sabía yo que esto te encantaría, Regina! Y razón no le falta…- R.: ¡Ja, ja, ja! Déjame que lo copie, y va para mi archivo

– C.: No, no, que te lo traigo para que te lo quedes, mujer

– R.: ¡Mil gracias! Justo este mes aún no me ha llegado a casa.

– C.: ¿Cuándo harás ese corcho-collage con cosas de este tipo para plantarlo en la pared?

– R.: Uy, en breve, en breve me pondré manos a la obra

Y se fue y allí me quedé yo observando la foto del ¿inminente? presidente de yanquilandia, feliz con la certeza de quien sabe que con esa frasecita espolvoreada en vivo ante miles de personas y reproducida mediáticamente después a millones en todo el planeta le ha hecho un tremendo bien a mi adorada República de las Letras.

Y, quién sabe, queridos. Si llega a la Presidencia e incluye en su agenda guiños al mundo de tinta quizá hasta me plantee nombrarle “reginaexlibrislandiano honorífico”. El tiempo y mi pelucón lo dirán.

Y vosotros, queridos, ¿qué opináis de lo dicho por Obama? ¿de dónde sacáis vosotros tiempo para leer? ¿Recordáis algún personaje público que haya soltado prendas semejantes en favor de la lectura?