Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘narrativa juvenil’

“Una de Kafka y su muñeca inquieta”

Ante ciertos ardides de esta Providencia Librera que me guía, me atosiga y me motiva cada día en las trincheras bibliófilas no puedo por menos que

sonreír. Eso explica por qué eché una vez más el cierre con la sonrisa sujetándome las orejas y repitiendo en plan tántrico una frase del autor que ha protagonizado las últimas horas en reginaexlinrislandia: ni más ni menos que el grandísimo Franz Kafka. El checo fue quien escribió:

“Lo cotidiano en sí mismo es ya maravilloso. Yo no hago más que consignarlo”

Y yo, siguiendo su ejemplo, me abalanzo rauda sobre el teclado para contaros por qué Kafka se materializó hace unas horas por entre mis anaqueles. Estaba yo dale que dale al plumero cuando irrumpió en mis confines una mujer cargada de bolsas.

Tras interrumpir de forma abrupta lo que parecía una acalorada discusión vía móvil se dirigió a mi:

 

– Clienta: Oiga, ¡Oiga!

– Regina: Si, ¿puedo ayudarla?

– C.: Verá, busco una novela de Kafka sobre una muñeca inquieta.

– R.: ¿Cómo dice?

– C.: Lo que oye, una de Kafka que va de una muñeca inquieta, viajera o algo así.

– R.: Mmm, pero ¿de Kafka?

– C.: Ay, sí. De Kafka, el que tenía otra de una cucaracha.

– R.: ¿Cucaracha? Bueno, sí, La Metamorfósis. Pero es que, verá, no me suena que Kafka escribiera alguna novela sobre una muñeca.

– C.: Pues lo hizo, el libro existe y me lo encargaron.

 

Justo cuando un silencio incómodo solidificaba hasta el polvo del aire regino el teléfono de la mujer escupió el “Magnificent” de U2 a un volumen desorbitado. Mientras ella retomaba su discusión yo aproveché para entregarme a una febril actividad bibliófilo-detectivesca en pos de la muñeca kafkiana:

 

“¿muñeca inquieta? ¿kafka? ¿novela? ¿novela? ¿muñeca inquieta? ¿KAFKAAAAAAAAAA? Uy, ¿no seráaaaaa….?” Y justo cuando iba a hablar la buena mujer se me adelantó:

– C.: Bueno, ¿lo tiene o no?

– R.: Disculpe, ¿no se referirá a Kafka y la muñeca viajera, de Jordi Sierra i Fabra?

– C.: ¡Ese, ese! ¡No era inquieta, era viajera!

– R.: Verá, no es un libro de Kafka, es una novela juvenil basada en una anécdota real de Kafka.

– C.: Si, juvenil, si es para el cole de mi nena. ¿La tiene?

– Regina: Si, aquí está.

 

Metió el libro en una de sus bolsas, se aferró del nuevo al móvil y desapareció tras la puerta, dejándome a mi con el recuerdo de una de las anécdotas literarias más entrañables que jamás leí.

Os cuento. Imaginaros a Franz Kafka paseando por Berlín poco antes de su muerte. El checo enfila un famoso parque y de pronto se topa con una niña que llora desconsoladamente. Entonces él, tras enterarse de que la pequeña se llama Elsi, descubre que sus lágrimas obedecen a la pérdida de su muñeca. Desarmado, Kafka improvisa y le dice a la niña que su muñeca no se perdió, sino que se fue de viaje. Él lo sabe mejor que nadie puesto que, según improvisa, él es el ‘Cartero de Muñecas’ y al día siguiente a la misma hora le llevará una misiva de su muñeca a ese mismo rincón del recinto…

… Así lo hizo, y así continuó durante semanas, ficcionando cartas remitidas por la muñequita de Elsie, donde contaba a la niña sus aventuras viajeras.

 

 

Pues bien, ese es el punto de partida de Jordi Sierra i Fabra para su Kafka y la muñeca viajera que, editado por Siruela, obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de hace un par de años. Y lo cierto es que lo vale, palabra de regina.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿conocíais la existencia de Kafka y la muñeca viajera? ¿ Oísteis algo sobre esa anécdota real de Kafka? ¿Qué os parece el escritor checo?

Llega el ‘Momento Coraline’

Érase una vez un día cualquiera de 2002 cuando me topé con una novela que me cautivó de principio a fin. Era Coraline, del británico Neil Gaiman, y ésta era su primera incursión en la narrativa juvenil. Sin embargo, más allá de etiquetas y clasificaciones vacuas, es una de esas historias que conectan con sensibilidades, no con edades.

Porque, queridos, hay que ser Neil Gaiman, guionista de The Sandman y autor de las maravillosas American Gods, Neverwhere y Stardust, para parir una fábula gótica como Coraline, que te corta la respiración hasta la última palabra.

Entre el mejor Poe y la versión siniestra de la Alicia de Carroll nace la historia de una niña que, tras una puerta sellada, descubre una réplica exacta de su vida, excepto por matices escalofriantes que tratarán de acabar con ella y con los suyos. Definitivamente apta para adolescentes, hará las delicias de un lector cómodo en fantasías oscuras y reversos tenebrosos, que no sangrientos.

Desde que la leí hace siete años no he dejado de recomendarla, y fuera y dentro de mis confines libreros he tratado de ser un sólido eslabón en la cadena del boca a boca bibliófilo que hace que algunos libros lleguen a legiones de lectores en todo el mundo sin campañas mediáticas a gran escala que valgan.

Pero la Providencia Librera es caprichosa y ahora, el estreno en España de Los mundos de Coraline, adaptación a celuloide de la novela de Gaiman, ha comenzado a empujar con cuentagotas a algunos curiosos hacia las plácidas costas de Reginaexlibrislandia en busca de un ejemplar de la obra original que, por cierto, también circula en formato cómic.

La última, hace unos minutos:

 

– Cliente: Buenas, una cosa…- Regina: Sí, claro, dígame.

– C.: ¿Tienes el libro de Los mundos de Coraline?

– R.: ¿La novela o el cómic?

– C.: No, no, la novela, de Gaiman.

– R.: Sí, se titula Coraline.

– C.: ¡Ah! Pero es en la que se basa la peli de animación, ¿no?

– R.: Sí, sí, es esta. ¿La has visto?

– C.: Sí, ayer, y me encantó, la verdad. ¿Y tú?

– R.: No, yo me leí la novela, pero nada más.

– C.: ¿Y está bien?

– R.: Es una maravilla, sin duda.

Él se la llevó, pero antes habían venido un par de clientes más con la misma petición. De ahí que en esta semana haya vendido los tres ejemplares que tenía en mis anaqueles, por lo que mi alegría es bicéfala: mis ventas aumentan y lo hacen con una novela de la que soy devota sin fisuras. ¿Se puede pedir más?

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis Coraline? ¿Os gustó? ¿Visteis la película? ¿Conocíais a Neil Gaiman? ¿Hubo alguna película que os despertara el apetito lector por la novela en que se basó su guión?

Como guiño y homenaje regino aquí va el trailer de Los mundos de Coraline: