Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘libro’

¿Y si un etarra se leyera ‘El Principito’?

ETA ha vuelto a matar, y el silencio que sobrevino a los tres disparos a quemarropa que masacraron a Isaías Carrasco aún resuena en cada rincón de reginaexlibrislandia.

En un momento en que la rabia y el desconcierto crecían dentro de mi como una enredadera que me estrujaba los intestinos me dio por pensar qué demonios pasaba por la cabeza del asesino esta mañana al sonar su despertador, mientras se afeitaba frente al espejo, cuando apuraba su desayuno, al colocarse esa esperpéntica barba postiza…

Me pasó lo mismo cuando cayeron las Torres Gemelas de Manhattan y tras la barbarie de Atocha, y hace unos meses me lo recordaba Don DeLillo en su fabulosa El Hombre del salto, en la que reconstruye de forma tan impactante como impecable la bitácora mental de uno de los pilotos suicidas en las horas previas a ‘su martitrio’, es decir, al 11-S.

Resguardada en mi burbuja de libros y ciñéndome bien mi piel de librera me pregunté qué lecturas habrían forjado el alma de los asesinos y, más aún, qué novelas podrían lograr que un terrorista se replanteara su vida y recobrara la lucidez necesaria para tirar las armas.

Tras darle muchas vueltas sinceramente creo, queridos, que El Principito podría ser un buen comienzo, la lectura capaz de abrir una fisura en ese búnker de estupidez y sinrazón en el que se atrincheran los etarras.

Por si hay alguno por aquí cerca va un adelanto de la obra magna de Saint Exupéry:

“CAMINANDO EN LÍNEA RECTA UNO NO PUEDE LLEGAR MUY LEJOS.” (Capítulo III).

Y vosotros, queridos, ¿qué lectura creéis que podría lograr que un etarra se replanteara su vida y abandonara lo indefendible?

Horrorizada por los libros con ‘ruido ambiente’

Yo no gano para sustos. O me atiborro de tranquilizantes o la psicokiller que llevo dentro me va a ganar el pulso y la vamos a liar.

Normalmente la mantengo a raya, aplastada bajo el peso las otras reginas, pero determinadas alusiones a los libros despiertan a la bestia. Entonces emerge a la superficie cuchillo jamomero en mano y yo pierdo la consciencia. Horas después, cuando la recupero, reíros vosotros de la Carrie de la película basada en la novela homónima de Stephen King, toda embadurnada de sangre, con los globos oculares del tamaño de una bola discotequera y las retinas igual de cristalizadas.

Pues bien, queridos, hoy casi tenemos verbena en la apacible reginaexlibrislandia…

¿El detonante? Hurgando en papeles y archivos me topé con una noticia del mes pasado que, obviamente, alguien olvidó impresa por ahí sin atenerse a las consecuencias, o puede que para tentar al destino, qué más da. El caso es que decía que la empresa Novasoft trabajaba en el T-Book, un libro en papel que reproducirá sonidos en función de la trama:

“La idea ya ha sido patentada por la compañía, que pretende “darle un recurso más” a los textos. El presidente ejecutivo de Novasoft, Francisco José Barrionuevo, especifica que no se trata de un audio-libro como los que existen en el mercado en los que se narra la trama.En el T-Book, a la vez que se lee la novela o cuento aparecen los ruidos acordes con el lugar y la situación, para crear el ambiente idóneo. Los libros estarán destinados sobre todo al público infantil y juvenil, y trabajan con obras como Tom Sawyer o El Soldadito de plomo.”

La Carrie ya tenía un pie fuera de mi cuando respiré hondo y corrí a leer unas páginas de Benedetti para apaciguar a la bestia. Lo logré, pero el tema no se me va de la cabeza, y ella no para de vociferarme:

¿CÓMO QUE DARLE ‘UN RECURSOS MÁS A LOS TEXTOS’?Pero, ¿se puede ser más cretino? ¿Por qué demonios se empeñan en sacar estúpidos sucedáneos de los libros? ¿Es que un libro no es atractivo per se? Quien no disfrute del placer de la lectura, ¿lo va a hacer más sólo por un ruido de fondo? Déjame salir, Regina, ¡DÉJAMEEEEE!

Igual que con las ‘ediciones de regalo’ de las que hablábamos antaño… Es difuminar el verdadero valor de un buen libro, encerrarlo tras una vitrina de cristal cromado que, para colmo, te lo encarece entre 10 y 20 euros. ¿Realmente es una buena opción?

Señoras y señores ideólogos de semejantes esperpentos: en los libros se levantan universos con palabras y, si son buenos, sudas, hueles, saboreas, lloras, conquistas ciudades, enfermas, escuchas, sufres, haces el amor y la guerra, pasas frío, calor, miserias, angustias… sin aditivos. En eso consiste la magia de la lectura, es un placer íntimo al que te entregas en un silencio cargado de voces, de vida.

Y aunque sea para niños y jóvenes sigo sin verle la gracia. Y ojo, no hablo de los libros para no-lectores, porque los reclamos sensoriales para bebés son estupendos, pero solo hasta que aprenden a leer.

¿De veras os hubiera gustado tener ambientación acústica para acompañar a Tom Sawyer en sus aventuras junto al Missisipi cuando las leísteis por primera vez?…

Decidme, ¿me he vuelto loca? ¿soy demasiado extrema? ¿qué opináis de libros con B.S.O. de serie, os compraríais alguno?

“Quiero un libro para construirme un submarino”

Tengo que evitar a toda costa las corrientes de aire, porque en una de estas se me van a congelar las facciones en una mueca de perpetuo asombro.

Si, queridos, algo parecido a esas muñecas hinchables o love dolls con la boca y los ojos muy, muy abiertos. A primera hora del sábado pasado entró en reginaexlibrislandia un caballero. Quería ver todo lo que tuviera relacionado con el Tibet y, de paso, con el Yeti. Mientras le acompañaba a la zona de viajes inició un monólogo que me dejó total y absolutamente petrificada. Héte aqui un fragmento:

“Soy católico, apostólico, romano y creo en los extraterrestres, señorita. Existen. Somos híbridos, los seres humanos somos híbridos. Dios todopoderoso creó a una primera generación de hombres que se unieron a distintos tipos de extraterrestres y de ahí las diferentes razas. ¿Ve? Chinos, negros o nosotros, nadie es mejor ni peor, simplemente diferentes Y esa diferencia viene por el tipo de extraterrestre y sus particularidades. Pero, eso si, todos vamos mal. Tenemos que rezar, rezar y rezar para dar gracias a Dios y ser más humildes, para poder ser tolerantes. Y en el fondo somos energía, si, bolas cargadas de energía. Por ejemplo, a mi todos los días a las 4 de la madrugada me despiertan cinco ánimas del purgatorio: veo sus bolas de luz en el techo de mi dormitorio. Están allí, pero vienen a despertarme, porque saben que rezo, rezo mucho señorita, todo el mundo debería rezar. Rezar y estudiar, seleccionar un área de conocimiento y no parar de investigar. Si no lo haces te vuelves loco. Por eso me he especializado en ovnis, en el Yeti y en las religiones tibetanas. Llevo veinte años leyendo sin parar. Y orando. Así que se mucho, pero no dejo que nadie lo sepa. Hay gente poderosa a la que no le interesa que sepamos, por eso tengo que ser discreto. ¡Mire! Me llevo este libro de montaña. Adiós, y rece”.

Recuerdo que tardé unos minutos en reaccionar. Me daba vueltas la cabeza, y sus palabras me zumbaron en el cerebro durante todo el día como si fueran un enjambre de abejas. Me lo imaginaba leyendo y absorbiendo información sin parar para consolidar los pilares de su universo espiritual.

El caso es que este sábado regresó, a la misma hora:

Él: Verá, quiero construirme un submarino y necesito un libro que explique cómo hacerlo.

R.E.: Me temo que no tengo nada.

Él: Vaya, es que no me lo puedo quitar de la cabeza.

R.E.: Podría leerse 20.000 leguas de viaje submarino, de Julio Verne. No es lo que busca, pero para ambientarse nada mejor que el capitán Nemo y su Nautilus.

Le di un ejemplar ilustrado y empezó a ojearlo. Parecía entusiasmado.

Si, si, sin duda esto es lo que buscaba, si. Me lo llevo. Por cierto, la semana que viene doy una conferencia sobre el Yeti aquí cerca. Venga si puede. Y rece. Adiós.

No fui capaz de verbalizar mi ‘adiós’. Me pregunto qué será lo próximo que quiera leer y si volverá.

Por cierto, ¿alguien conoce libros sobre cómo construir submarinos en casa?