Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘legado de europa’

Stefan Zweig, santo patrón de reginaexlibrislandia

Espero que los devotos semanasanteros sepan perdonar la atrocidad de mi descortesía por haber convertido este Domingo de Ramos en una auténtica bacanal librera en reginaexlibrislandia.

La culpa fue ni más ni menos que de Stefan Zweig, a cuyo honor consagraré este día en mis confines de aquí en adelante. No sólo porque haya vendido unos cuantos ejemplares suyos, que también, sino por el hecho de que no todos los días una tiene la suerte de atender a varios clientes que, embrujados por vete tú a saber que suerte de música del azar paulausteriana, vienen como sonámbulos hasta mi y lo piden sin motivo aparente (una reedición, su aparición en prensa, etc).

Claro, queridos, vender libros es mi oficio pero vender algunos Libros es un auténtico placer, algo tan divino que no puede ser sano.

Y lo mejor es que fui yo quien, sin saberlo, abrí la veda:

– Clienta: Hola, mira, busco un regalo para el día del padre y quizás puedas ayudarme.- Regina: Claro, ¿alguna pista sobre sus gustos?

– C.: Bueno, es terriblemente curioso. Y le encanta la historia, pero más lo cotidiano que tochos muy profundos, no sé si me entiendes.

– R.: Mmm, si, creo que si.

– C.: Me refiero a cosas como detalles de lo cotidiano… curiosidades, vaya.

– R.: Bueno, yo te diría que le llevaras Momentos estelares de la humanidad, de Stefan Zweig. Lo que hace en el libro es seleccionar catorce episodios clave de la historia y cuenta cómo, en esos casos, lo anecdótico y la casualidad fueron quienes realmente decidieron el curso de los acontecimientos. Es fascinante cómo un instante determina la caída de Constantinopla o un descuido marca la derrota de Napoleón…

– C.: ¿A ver? Uy, sí, sí, sí… ¡le va a encantar! ¡Muchas gracias!

Y ahí me quedé yo, radiante y en paz con el universo, realizada como librera y entusiasmada como devota de Zweig (nota para Miranda y Marta Cibelinas: queridas, yo se que vosotras sabéis que las tres sabemos apreciar el genio cuando lo leemos… Ya sois las madrinas de esta nuestra nueva festividad de letras).

El caso es que un par de horas más tarde apareció un joven:

– Cliente: Disculpe, ¿tiene algo de un tal Sguetz o Zurueig algo así? Creo que era austríaco- Regina: ¿Se refiere a Stefan Zweig?

– C.: ¡Si, justo! ¿Tienes algo?

– R.: Si, toda su obra. pero tiene ficción, ensayo y biografías.

– C.: Ah, no, yo quiero novela. ¿Cuál me recomiendas?

– R.: Para empezar con él Venticuatro horas en la vida de una mujer o Carta de una desconocida. Son exquisitas.

– C.: Perfecto, pues entonces me llevo esas dos.

Al poco rato otro caballero vino a por Novela de ajedrez y Carta de una desconocida (menos mal que soy excesiva: tenía cuatro ejemplares de este en mi recámara librera).

Y luego, cuando yo ya tenía el pelucón total y absolutamente enmarañado por la emoción, una señora me pidió El candelabro enterrado. Y mientras brindaba en silencio con las entrañas de dos bombones de licor de San Calentín por el señor Zweig una pareja vino a por dos ejemplares de El legado de Europa:

– “Uno es para nosotros y otro para un amigo… ¿Tienes dos?”

Yo no daba crédito, queridos, no daba crédito. Si me lo cuentan no me lo creo, pero os juro por todos los fondos de la Biblioteca de Alejandría que así ha sido.

Por lo que más queráis decidme… ¿ha salido don Stefan Zweig en los medios y se me ha escapado, queridos?

O no, mejor mentidme y dejadme creer que los hados se alinearon anoche de forma que muchos alcanzaron a leer su nombre en el cielo.

En fin… ¿Habéis leído algo del maestro Zweig?