Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘fitzgerald’

A sus pies, Budd Schulberg

La bandera de reginaexlibrislandia ondea a media asta en señal de duelo. Se nos fue Budd Shulberg, alias el príncipe de Hollywood, un hombre siempre a caballo entre el celuloide y la pluma a quien muchos bibliófilos de corazón debemos uno de los testimonios más fieles y reveladores del momento en el que la industria del cine norteamericana fagocitó a la literatura.

Atrás quedaron los dorados años 20 y, más allá de la catarsis del 29, escritores sin rumbo mudaron de costa y de plumaje empezando a trabajar a sueldo para la todopoderosa máquina de sueños hollywoodiense. Era el principio del fin de una época, y el amanecer de otra en los mares de letras.

Luego vendrían cazas de brujas, traiciones, politiqueos y vilezas poliédricas, y el nombre de Schulberg quedaría marcado para la posteridad por sus aportaciones al cine y su affaire quebrado con el comunismo.

Pero, engarzado sobre ese pasado sembrado de relieves y claroscuros ideológicos, en Reginaexlibrislandia nos quedamos con El Desencantado, una maravillosa novela, y su ensayo De Cine. Memorias de un príncipe de Hollywood, ambas editadas en España por El Acantilado, a las que en su día dediqué un post:

 

Es un libro absolutamente fascinante en el que un F. Scott Fitzgerald alcohólico y arruinado se ve obligado a trabajar a sueldo para Hollywood. Es un relato impecable del mundo del cine, los locos años veinte y la gran Depresión, en el que el genio y un joven coescriben un guión y enfrentan, sin saberlo, dos épocas irreconciliables.C.: Si, algo dijeron de Fitzgerald, pero no pensaba que estuviera relacionado…

R.: Digamos que Schulberg habla de él sin citarlo, pero es que Fitzgerald encarna divinamente a toda una generación de plumas gloriosas que se sienten perdidos en la nueva década, y como necesitan dinero venden su talento a la industria del cine. Además era una época y un entorno que Schulberg conoció de primera mano, porque su padre era uno de los fundadores y magnates del cine. De hecho también se ha publicado en España De Cine, Memorias de un príncipe de Hollywood, donde ahonda en el tema…

 

Héte aquí el resto del citado post: “De librera a ‘flapper’ para irme de fiesta con F. Scott Fitzgerald y Budd Schulberg”…

Ahora, además del luto oficial en mis confines, tenemos un rinconcito consagrado a esos dos libros, pese a que nunca nos cansamos de hacerlos circular. Porque, queridos, si os gustan las buenas letras y os atrae esa América de los años treinta y cuarenta, cualquier momento es bueno para leer a Schulberg. Palabra de Regina.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis El Desencantado o De Cine? ¿Os gustó? ¿Conocíais a Budd Schulberg?