Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘federico moccia’

Patinazo ‘regino’ con el libro de Moccia

Todo lo que sube baja. Por eso si ayer tenía el orgullo librero hinchado como un globo aerostático por el tema del libro de Federico Moccia y los candados en un puente de Roma, hoy me he pasado el día dando violentos bandazos contra las baldas de reginaexlibrislandia hasta que mi ego se ha quedado desinflado y mustio, y como adherido al suelo.

¿Por qué? Porque metí la pata hasta el pelucón, así de simple. Cuando dos clientas entraron en mis confines en busca de “un libro por el que la gente pone candados en un puente de Roma, para jóvenes y de un autor Italiano” yo, con esos datos, deduje que se trataba de Federico Moccia y de uno de sus dos libros editados en España.

Esos libros son Tres metros sobre el cielo y Perdona si te llamo amor, ésta última a la venta aquí desde febrero de este año y que es la que finalmente ofrecí a mis cilentas.

Pero no, no era ese. En realidad el que ellas buscaban sin saberlo era un tercer libro de Moccia, aún inédito en España y titulado Ho voglia di te (Tengo ganas de ti).

Y fue gracias a las indicaciones dadas en los comentarios a mi post sobre la anécdota por algunos de vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, como caí en mi error y llegué a la siguiente noticia difundida por AOL y Efe:

“Moccia demostró su poder de influencia en los lectores cuando en su anterior novela, “Ho voglia di te” (Tengo ganas de ti), quiso crear “una leyenda romana” e introdujo una escena en la que la pareja protagonista sellaba su amor enganchando un candado a una farola del puente Milvio y tirando la llave al río Tíber.Al poco de publicarse la novela, el puente más antiguo de Roma se cubrió de candados. El Ayuntamiento de la ciudad tuvo que habilitar varios soportes para que las parejas inspiradas por Moccia pudieran expresar su amor sin que las farolas del puente se vinieran abajo.”

Mea culpa… Di a mis clientas el libro equivocado.

Sólo espero que regresen para subsanar este patinazo librero…

Y mientras las espero mucho me temo que mi orgullo librero seguirá una temporadita desinflado y adherido al suelo de reginaexlibrislandia.

Y a vosotros, queridos, os pido perdón por el error y gracias por reorientarme en la búsqueda del libro por entre estos mares de letras que surcamos juntos.

“¿Y el libro por el que ponen candados en un puente?”

Bajo la piel de un buen librero deben cohabitar un detective, un psicólogo, un antropólogo y, por supuesto, un bibliófilo nato. Sí, somos lo más parecido a una matrioska de biblioteca que os podáis imaginar, queridos.

Solo así se entiende que, cuando la Providencia Librera pone en reginaexlibrislandia un reto en forma de cliente con peticiones surrealistas, salgamos airosos del apuro.

Ni mis libreros ni yo sabemos el secreto, pero la experiencia entre baldas nos enseña a diario que ante esas situaciones de presión librera se nos agudizan el oficio, el ingenio y el instinto, y no paramos hasta dar con el codiciado título, por muy disparatadas o difusas que sean las pistas.

Por ejemplo, esta mañana otro librero me sacó de mi bacanal de papeleo semanal para pedir auxilio:

– Librero 2: Estooo, Regina, perdona…- Regina: ¿Siiiii?

– L2: Verás, me piden un libro y no sé muy bien como dar con él.

– R.: ¿Qué tienes?

– L2: Es para estas dos señoras. Me dicen que es “el libro por el que ponen candados en un puente de Roma”.

– R.: ¿Cóooomooooo?

– L2: Lo que oyes. ¡Ah! También que creen que el autor es italiano y que es para una chica joven.

– R.: Uff, lo de los candados me ha dejado loca.

– L2: Si, la verdad es que tiene telita la cosa.

– R.: Mmmm, como no sea alguno de Moccia. A ver, dame un segundo…

Y partiendo de las pistas “Moccia” y de “candados en un puente de Roma” me zambullí en la Red y al instante di con:

La realidad imita a la literatura en el puente Milvio de Roma, donde miles de parejas han colocado un candado para sellar su relación siguiendo el ejemplo de los personajes de Federico Moccia, quien ha presentado en este escenario la versión española de su última novela, “Perdona si te llamo amor”.Moccia (Roma, 1963) ha conectado con una generación de adolescentes que se reconocen en Niki, la estudiante de diecisiete años que protagoniza en las casi setecientas páginas de esta novela un intenso romance en las calles de la Ciudad Eterna con Alessandro, un publicista veinte años mayor que ella.

Entonces correteé a darle el soplo a Librero2 que, a su vez, se deslizó como yendo sobre raíles a la balda donde tenemos los dos títulos de Federico Moccia: Tres metros sobre el suelo, en rústica y en bolsillo, y Perdona si te llamo amor, que se editó en España en febrero de este año, y que era el que buscaban sin saberlo las dos mujeres que aguardaban expectantes su misterioso ejemplar.

Ellas se fueron tan contentas y a nosotros aún nos dura el subidón librero.

De nuevo… ¡así da gusto echar el cierre en reginaexlibrislandia, queridos, Y HOY CON CANDADO Y TODO!

Y vosotros, mis reginaexlibrislandianos de pro, ¿conocíais los libros de Federico Moccia, Tres metros sobre el suelo y Perdona si te llamo amor? ¿Qué os parecen? ¿Sabíais la afición de sus lectores de poner candados en el Puente Milvio? ¿Lo habéis hecho, visto o sabéis de alguien que lo haya hecho?