Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘en el camino’

Un autoestopista de lujo en el BMW de Kerouac: Cormac McCarthy

Bueno, queridos, por fin puedo sacar al replicante Roy Batty de Blade Runner que llevo dentro.

Vale, ver, lo que se dice ver pues a día de hoy no he visto en reginaexlibrislandia ‘atacar naves en llamas más allá de Orión’, ni ‘rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhäuser’, pero lo que sí he visto es cómo al BMW que conduce catódicamente Jack Kerouac en los televisores de medio planeta se subía un autoestopista de lujo: Cormac McCarthy, que en lugar de alzar su pulgar en la cuneta lo que mostraba era un ejemplar de su La Carretera.

Así empezó la cosa:

– Clienta: Hola, buenas tardes. Mira, me han encargado un libro de un escritor americano muy famoso, pero olvidé el papel con el nombre. Lo que recuerdo es que el título era algo así como La Autopista, o La Carretera, algo parecido.- Regina: Ah, pues quizá se refiera a Cormac McCarthy y a su La Carretera, con el que le dieron el Premio Pulitzer el año pasado. Además luego se estrenó la adaptación de su No es país para viejos, por la que se llevó el Oscar Bardem, así que imagínese si se habla de él…

– C.: Pues debe ser ese, ¿lo tiene?

– R.: Si, aquí está.

– C.: Bueno, con lo que me cuenta de él no me extraña que hayan aprovechado el tirón para sacarlo en el anuncio

(La frase desbarató la pulcra uniformidad de mi pelucón con la fuerza de un tsunami)

– R.: Perdón, ¿cómo dice? – C.: Si, que es el que sale en el anuncio del coche, creo que de un BMW. Ahí es donde lo vio mi chico, y le dio por el libro.

– R.: Discúlpeme, entonces usted lo que busca es En el Camino, de Jack Kerouac, solo que en inglés uno se titula On The Road y el otro The Road. Entre eso, que ambos son norteamericanos y que los dos libros se han puesto de moda…

– C.: ¡Uy, qué curioso! Mmmm, y ¿de qué va el de McCarthy?

– R.: Bueno, es fascinante, es una de esas novelas cuyo eco resuena en la memoria más allá del final. En ella C. McCarthy coloca a un padre y a su hijo recorriendo una apocalíptica Norteamérica en la que todo está carbonizado, la civilización agoniza y los hombres se devoran para sobrevivir. El protagonista se refugia en los viejos tiempos para entretener a su hijo y como antídoto para el presente, pero ¿fueron reales? Es demoledora y brillante, la verdad.

– C.: Suena interesante. ¿Sabes lo que te digo? Que me llevo las dos, En el camino y La Carretera.

Pero ella no fue la única, y en una semana han venido nueve personas buscando ‘La Carretera o algo así‘ sin llegar a citar el spot-obús de la BMW-Kerouac hasta bien entrado el diálogo.

Fue lizka quien intuyó la confusión latente cuando me preguntaba en un comentario al post de la BMW:

Y no te compran también la carretera de Cormac McCarthy? ambos libros con titulo similar.

En su día me hizo gracia el comentario, pero dos días después la vida misma le dio la razón en mis regias narizotas. Y no una, sino en ocho ocasiones.

Porque de las nueve personas de las que os hablo ocho a quien querían realmente era a Kerouac y sólo un caballero buscaba La Carretera tras quedar deslumbrado por la pluma de McCarthy con No es país para viejos.

Visto lo visto, queridos, he de reescribir uno de los fragmentos de mi post sobre BMW-Kerouac:

Desde que un artefacto catódico-publicitario llamado BMW-On The Road explotó cerca de reginaexlibrislandia nada ha vuelto a ser igual ni en mis confines ni bajo mi pelucón. (…) La onda expansiva del anuncio está reventándome la demanda de ejemplares de On the Road, de Jack Kerouak, traducido en España por Anagrama como En el camino…

Y añadir:

“y la de La Carretera, de McCarthy”.

Loado sea el spot si con ello se lee a ese soberbio, lúcido y terriblemente inquietante escritor.

Y vosotros, queridos, ¿Leísteis a McCarthy? ¿Conocéis algún efecto más del obús-spot BMW-Kerouac?

De cómo la BMW me dispara las ventas de On the Road, de J. Kerouac

Desde que un artefacto catódico-publicitario llamado BMW-On The Road explotó cerca de reginaexlibrislandia nada ha vuelto a ser igual ni en mis confines ni bajo mi pelucón.

Esta regia entidad librera que teclea febrilmente no sabe si uno de los últimos spots del gigante de los coches ha disparado las ventas de su modelo Serie 1, pero lo que si sé es que la onda expansiva del anuncio está reventándome la demanda de ejemplares de On the Road, de Jack Kerouak, traducido en España por Anagrama como En el camino.

Si, queridos, así es. Cada día desde hace un par de semanitas salen de mis confines una media de tres o cuatro ejemplares diarios, tanto en inglés como en castellano, y hay incluso quien se lo lleva en ambas ediciones. Es una auténtica barbaridad.

Y yo, que brindo por la BMW a la salud de uno de los clásicos de la contracultura made in yankilandia y de mis cuentas de resultados, he de reconocer que hay momentos en que siento cómo la estupefacción se abre paso a través de la euforia y me paraliza de los pies al pelucón.

Regina, cielo, me digo, mira que eres faulkneriana. Relájate y disfruta, tesoro, olvídate del 2007 y de lo que le deslució a Kerouak el 50 aniversario de su novelita…

Y ahí está la clave de mi ambivalencia emocional. Durante todo el año pasado especialistas de todo el planeta celebraron cada uno a su manera el 50 aniversario de la primera edición de On the Road, pero éste a duras penas abrió el apetito lector de la gente, al menos el de mis reginaexlibrislandianos, ni los de pro ni los esporádicos.

Por mi parte consagré al padre de la genereción beat y sus vástagos un rinconcito en mis confines, pero fuera de algún que otro ejemplar furtivo la obra de Kerouac se vendió como cualquier otro título de fondo: a trompicones.

Pero justo cuando estaba a punto de desmontar el altar kerouaciano va la BMW y me lanza catódicamente su obús-spot. Y aquí estoy, vendiendo En el camino como churros.

Para quienes no lo hayáis visto, hételo aquí, el anuncio:

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/FnSaYDYgN5c” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Y a vosotros, queridos, ¿os desató la BMW un deseo irrefrenable por devorar On the Road, de Jack Kerouac? ¿Recordáis algún que otro anuncio con novelita detrás?