Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘Chicas bailarinas’

El Príncipe de Asturias desata la Atwoodmanía en tiempo récord

Estos calores no presagian nada, pero que nada bueno a mi pelucón. Se me apelmaza y yo con él. Quizá por eso lo que tenía que haber sido un simple café mediamañanero devino en desastre justo cuando el mundo se enteraba de que le daban el Príncipe de Asturias de las Letras a Margaret Atwood.

Cuando apenas había metido el morro en mi taza recordé sobresaltada algo que ayer me había propuesto no olvidar:

Regina, cielo, me dije, estáte alerta mañana que sobre las 12pm te anuncian el Príncipe Asturias de las Letras, y en los mentideros se habla hasta de Murakami, Ian McEwan, Juan Goytisolo y el mismísimo Tabucchi como ganadores.

La idea me sacudió como una descarga eléctrica cuando vi que eran casi las 13h. Con las manos aún temblorosas dejé la taza para girar y aferrarme al ratón como si me fuera la vida en ello. Pero algo se interpuso en la trayectoria de mi codo y,PLAF, una marea marrón engulló a velocidad de crucero todo cuanto había sobre mi mesa.

Fue visto y no visto, queridos, de centro de operaciones a zona catastrófica en menos de un segundo. La escena me pareció tan dantesca que sólo fui capaz de reaccionar con un:

‘Por las teclas de tu Underwood, Regina, pero ¿tanto café negro bebes de una sentada?’

Con el taconazo de nuevo en mi tarima flotante volé a otro ordenador para saciar mi curiosidad librera dándome un atracón de bites 20minuteros: ‘La canadiense Margaret Atwood gana el Príncipe de Asturias de las Letras’.

Así que me atusé el pelucón y corrí sonriente a buscar a Margaret Atwood entre mis baldas. Quería darle personalmente mi más sincera enhorabuena. Y de paso revisar cómo andaba mi fondo de su fondo y subsanar posibles carencias a pedido limpio esa misma mañana.

Antes de comer tenía gran parte de sus libros, en España editados en su mayoría por Ediciones B, Bruguera, y algo en Lumen:

– Dos ejemplares de La mujer comestible (tapa dura y bolsillo);

– dos de El asesino ciego (tapa dura y bolsillo);

– uno de Desorden moral;

– uno de Ojo de gato;

– dos de Érase una vez.

Eso en cuanto a novelas. Además tenía uno de La maldición de Eva, que son ensayos, artículos y conferencias, y también dos de uno de sus volúmenes de relatos: Chicas bailarinas.

Total: once libros de Margaret Atwood en reginaexlibrislandia en el momento en que saltó la noticia de su galardón.

Pues bien, ¿sabéis con cuántos eché el cierre, queridos? Con el ejemplar de La maldición de Eva.

El resto, literalmente, voló entre las 15 y las 21h.

De lo que mi pelucón deduce que la noticia de Margaret Atwood llegó a la gente a través de la Red, por ondas hercianas y algún pico catódico con la misma eficacia y rapidez con la que el café engulló mi mesa horas antes.

Anonadada sigo tanto por lo uno como por lo otro, queridos.

Además, salvo dos reginaexlibrislandianos de pro que buscaban títulos concretos de la escritora canadiense, los otros ocho simplemente querían leer algo de la flamante Príncipe de Asturias de las Letras.

Y si ésta atwoodmanía es un hecho ya hoy en mis confines, ¿qué pasará a partir de ahora, cuando le llegue el turno a las ediciones impresas y los suplementos literarios?

Y vosotros, queridos, ¿habéis leído algo de Margaret Atwood? ¿Pensáis hacerlo? ¿La conocíais?

Nota de Regina: Para aquellos desconocedores del soberbio, emotivo y afilado universo literario de la Atwood una sugerencia: empezad por La mujer comestible o por El asesino ciego.