Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Entradas etiquetadas como ‘canciones y libros’

De Radio Futura a Edgar Allan Poe vía Annabel Lee

Los designios de la Providencia Librera son gloriosamente imprevisibles, y ni siquiera un genio del tamaño de Edgar Allan Poe se escapa a sus bibliocaprichos.

Mientras edgarallanpoemaníacos del mundo de tinta celebramos casi a diario la vida y la obra del maestro de lo macabro prescribiendo a discreción sus relatos, poemas y ensayos en toda suerte de ediciones, resulta que el empujoncito definitivo que anima a un lector a atreverse por fin con algo de Poe viene de donde una menos lo espera.

Como os lo cuento, queridos. Esta mañana estábamos uno de mis libreros y yo ultimando nuestra selección Poe (volúmenes de cuentos, ediciones ilustradas, bilingües, textos adaptados para niños, cómics…) para consagrarle un rinconcito en reginaexlibrislandia cuando me dio por tararear una vieja canción…

“Hace muchos, muchos años

en un reino junto al mar…

habitó una señorita

cuyo nombre era AAAAANAAABEL LEEE…

Y crecía aquella flor

sin pensar en naaaada más”

Y antes de que me hubiera dado tiempo a entonar siquiera mi insensible bibliófilo decidió sincerarse en lo que a mis dotes vocales respecta:

Librero: Regina, RE-GI-NAA

Regina: … sin pensar en nADA MÁS QUE EN AMAR Y SER AMADA”

Librero: ¡Para! Por dios, pareces un cerdo en el matadero…

Regina: SER AMADA POR MIIIIII

Librero: ¿Quieres parar? ¿Qué demonios es eso?

Regina: ¿Eso? Annabel Lee, un temazo de Radio Futura.

Librero: ¿el qué?

Regina: Si, un tema de Radio Futura basado en el poema de Poe… Tenía un videoclip que le iba como anillo al dedo, a ver si lo encuentro.

Y lo encontré a la deriva en estos mares de bits:

Total, que estábamos mi librero y yo con la cabeza literalmente incrustada en el monitor de mi escritorio y el volumen casi al máximo cuando una voz de mujer nos devolvió a reginaexlibrislandia…

– Clienta: Estooo, perdonad

– Regina: ¿si? Un segundo que baje el cacharro este…

– Clienta: No, no, de hecho es que iba a preguntaros por esa canción, llevaba siglos sin oírla

– Regina: Es Annabel Lee, de Radio Futura, de allá por los 80.

– Clienta: Uy, sí, sí, ya me acuerdo, anda que no ha llovido ya…

– Regina: ¡Ja, ja, ja! Pues si, pero mira, como ahora celebramos el cumpleaños de Poe nos viene al pelucón

– Clienta: ¿ah, si? ¿Y qué tiene que ver la canción con Poe?

– Regina: Pues justo se lo decía a mi compañero: la canción Annabel Lee se basa en un poema homónimo de Poe

– Clienta:¡No me digas! Oye, ¿te importa ponerla otra vez?

– Regina: ¡Que va! Allá va…

Y allí estuvimos un buen rato los tres, enganchados a Radio Futura y su Annabel Lee, lo que derivó en una improvisada charla sobre la obra del maestro de lo lúgubre hecho relato.

La chica, que no había leído nada de Poe, terminó por llevarse el maravilloso tomo con todos sus cuentos que acaba de editar Páginas de Espuma, con traducción de Julio Cortázar, e introducciones de Carlos Fuentes y de Vargas Llosa…

Cuentos completos

Cuentos completos

A eso le llamo yo entrar por la puerta grande al universo literario del genio norteamericano, queridos.

“Si no es por los Aerosmith no me leo Alicia en el País de las Maravillas”

Raro es el día que no echo el cierre en reginaexlibrislandia sonriente y farfullando algo así como que los caminos de la Madre Literatura son gloriosamente imprevisibles.

Y es que cuando no me deleito observando en silencio el ritual de apareamiento libro-lector son los propios reginaexlibrislandianos quienes me confían qué ardid utilizó la Providencia Librera para llevarles a éste o aquel libro, o para presentarles a tal o cual escritor.

Pues bien, el de hoy había llevado a un chico de ventipocos de Aerosmith a Lewis Carroll en apenas una canción: Sunshine. Vamos, que Steve Tyler fue a este chico lo que el Conejo a Alicia: su guía al País de las Maravillas.

Todo empezó así: el muchacho se adentró en mis confines en busca de alguna buena edición de Alicia en el País de las Maravillas para regalársela a ‘su piba’ por su cumpleaños:

– Cliente: Mira, verás, quiero Alicia en el País de las Maravillas, pero en una edición guapa. La que yo tengo creo que es de Alianza, pero aunque tiene ilustraciones y está bien me gustaría alguna más curradita, ¿sabes?- Regina: Pues tengo por aquí un ejemplar de una de mis favoritas, la de Valdemar.

– C.: ¿A verla? Mmm, sí, si, algo así buscaba. Es para mi piba, ¿sabes? Aún no se la ha leído, aunque ya se yo que lo va a flipar.

– R.: Parece que a ti te gustó mucho, ¿no?

– C.: Aluciné, y mira que me la leí hace solo un par de meses. Ya ves, es la típica historia que te sabes y de la que pasas porque es para críos y mil historias, y luego lo que te digo, lo flipas.

– R.: ¿Y cómo es que al final te dio por leerla?

– C.: ¡Eso es lo mejor! Por un tema de los Aerosmith que se llama Sunshine… La verdad es que vi primero el videoclip y luego me pegué a la letra. Y de ahí lo que te cuento, que si no es por Aerosmith no me leo Alicia en el País de las Maravillas. Me dio por ahí, vamos, que me picó la curiosidad y me lo ventilé en una hora.

Nada más irse con su ejemplar en mano mi pelucón y yo corrimos a buscar el videoclip de Sunshine que tanto bien parece estar haciendo por las Letras entre algún que otro rockero de corazón con algún que otro prejuicio literario.

Aquí lo tenéis, queridos, interpretadlo como mi muestra de regia gratitud a los Aerosmith en nombre de Carroll y de nosotros, los aliciamaniacos del mundo de tinta:

Y a vosotros, queridos, ¿leísteis Alicia…? ¿quién os llevó hasta el País de las Maravillas? ¿Alguna vez llegasteis a un libro por una canción? Si es lo que yo digo, los caminos de la Madre Literatura son gloriosamente imprevisibles…