Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Archivo de julio, 2018

Échate unas risas leyendo Los papeles póstumos del Club Pickwick, de Dickens

Aunque Dickens es sinónimo de novelón decimonónico de denuncia social, su ironía y sentido de humor son proporcionales a su genio. Tal cual.

En mi caso no solo perdí la cuenta de las bibliocarcajadas que me he echado con el amigo Charles, sino y mejor aún, de las veces que he prescrito su lectura como biblioterapia de risas para cualquier reginaexlibrislandiano que se me pone a tiro. Y casi siempre con éxito.

Buena prueba del mejor humor charlesdickensiano es Los papeles póstumos del Club Pickwick.

En ella el colosal talento literario de Charles Dickens se materializa en su vertiente más lúcida, mordaz y divertida para contar las desternillantes aventuras de Samuel Pickwick, un excéntrico gentleman, fundador de una sociedad que se ha impuesto el digno y solemne propósito de investigar, diseccionar y catalogar los más surrealistas, inesperados y extravagantes fenómenos de la vida en todos los rincones de la mismísima Gran Bretaña.

(The Pickwick Papers, 1985 / BBC)

Samuel Pickwick y sus tres socios en este singular y disparatado Club recorrerán la Inglaterra victoriana para dar pormenorizada cuenta de sus absurdas pesquisas a cada uno de sus colegas en cientos de páginas cargadas de hilarantes anécdotas y de personajes tan entrañables como extravagantes, irreverentes, auténticos, tiernos, cómicos y a veces cáusticos, que son pura delicia, sabiduría, ingenio y diversión.

Una auténtica joya que es también un delicioso y mordaz fresco caricaturesco de la Inglaterra victoriana en todo su contradictorio esplendor, y en la que la carcajada está asegurada a cada salto de línea.

Para quien se haga eco de mi biblioconsejo y quiera echarse unas risas con Samuel Pickwick, cuyas andanzas se publicaron inicialmente por entregas entre 1836 y 1837, hay tres ediciones donde elegir: una en tapa dura e ilustrada (Literatura Random House) y dos en formato bolsillo (Austral y Penguin), amén de las ediciones digitales.

Cualquiera de las citadas ediciones es más que óptima para disfrutar del humor dickensiano. Palabra de Regina ExLibris.

Y para ir haciendo biblioboca os dejo un aperitivo audiovisual: uno de los seis episodios de la miniserie homónima que la BBC produjo en 1985, y que es casi tan desternillante como la novela original…

Trivial: ¿Cuánto sabes de la novela Moby Dick, de Herman Melville?

Después de navegar unas cuantas páginas de Moby Dick a bordo del barco ballenero más famoso de la literatura, junto al atormentado Capitán Ahab en la persecución de Moby Dick el lector termina por ser parte de la tripulación y, quiere, como el propio Herman Melville, atrapar a la temida ballena blanca.

Si eres de los que sí leyó la novela original demuéstralo en el trivial Moby Dick, de Regina ExLibris. ¿Listo? ¡vamos!

Libros infantiles y juveniles para leer y pasar un verano a la bibliofresca

Satisfacer los bibliopaladares en construcción de los más pequeños no siempre es tarea fácil, y menos aún durante las vacaciones veraniegas. Por eso en reginaexlibrislandia hemos preparado una selección con títulos de literatura infantil y juvenil que lograrán que, al menos en ratos muertos, esos pequeños tunantes salgan del agua, suelten la tableta, te dejen dormir la siesta y, lo que es mejor, se evadan y diviertan a la bibliofresca.

Así que va mi selección Regina ExLibris de títulos que recomiendo en reginaexlibrislandia para que los pequeños lectores de entre 3 y 14 años pasen un verano de libro

¿Listos? ¡Allá vamos!

A partir de 3 años => Un elefante un pelín inoportuno. D. Williams y Tony Ross. Beascoa. Desternillante álbum ilustrado en el que un niño un poco despistado que no presta atención a lo que firma acoge en casa a un elefante pelín insoportable. Así que el pobre Sam tiene que aprender a vivir con un elefante gruñón, desordenado y exigente que inunda el baño, arrampla con toda la comida, monopoliza el mando de la TV y, para colmo, ronca mucho. Sam revisa el contrato y ve que, no solo tiene que acoger al elefante, sino que, además, tiene derecho a llevar a otros elefantes.

 

A partir de 4 años => Br1. Sebastián de la Serna. Loqueleo. Br1 vive en una galaxia muy, muy lejana y tiene una nave con la que viaja por el espacio. Un día, tras una expedición sideral descubre un planeta totalmente diferente a cuantos ya había conocido. Es un planeta lleno de vida y poblado por una especie sorprendente, donde todo es distinto y donde se da cuenta que tiene mucho que aprender. Un álbum delicioso capaz de reactivarle la curiosidad a cualquier lector.

 

A partir de 5 años => ¡Puag, menuda mascota! Andrés Guerrero. SM Barco de Vapor Blanco. Título que pertenece a la divertida serie Estos monstruos no dan miedo, que descubre a los peques a unos amigos muy especiales, y les enseña que no todas las criaturas grotescas o diferentes no son malvadas ni aterradoras. En este caso Clarisse, una vampirita muy peculiar, irrumpe en casa del protagonista con un regalo para él. Un regalo que se movía y que podía ser cualquier cosa. Lo que estaba claro es que a partir de entonces sería su mascota, y que su madre NO podía enterarse de nada.

A partir de 6 años => La vaca dijo Mua. Gloria Sánchez. Loqueleo. Un día cualquiera las vocales desaparecen de las palabras de los libros y la gente no se entiende, ni cuando habla ni cuando escribe. Todos están enfadados y tristes, pero Ada, una niña del pueblo, sale en busca de las vocales para recuperar la alegría. Lo que Ada no imagina es que solo gracias a la ayuda de una vaca muuuuuuuu pesada logrará su objetivo. Una bella historia en la que los libros, las letras y los besos pueden llegar a ser una misma cosa.

A partir de 6 años => Las lavanderas locas. John Yeoman y Quentin Blake. Océano Travesía. Un hilarante clásico contemporáneo en formato álbum ilustrado con las fantásticas ilustraciones de Quentin Blake. En él siete trabajadoras lavanderas que están hartas de trabajar para un jefe tirano y déspota deciden rebelarse y montan una divertida y alegre revolución que pondrá patas arriba el pueblo y las convertirá en un huracán salvaje e hilarante. Estas carismáticas lavanderas son la encarnación de la valentía y la alegría, son independientes, toman sus propias decisiones y son capaces de unirse y levantarse en contra de una situación injusta. Y, claro, salen victoriosas.

 A partir de 7 años => Pablo diablo. Francesca Simon. SM Varco de Vapor Azul.  Con este pequeño tunante de andar por casa es prácticamente imposible errar el bibliotiro en lo que a entretener a pequeños lectores respecta. Pablo Diablo es un auténtico diablo, sobre ese tema nadie afirma lo contrario. Pero Pablo está harto de que le consideren un gamberro y decide que será un “niño bueno”. ¿Lo conseguirá? Un libro en el que se muestran las peripecias de un transgresor dispuesto a cambiar.

 A partir de 8 años => Princesas Dragón: El misterio del huevo dorado. Pedro Mañas y Luján Fdez. SM. Título inaugural de una serie desternillante y original, en el que las princesas pueden ser de muchas maneras: deportistas, cursis, gruñonas, alegres, osadas… Algunas hasta se juntan y, ¡BUUM! se convierten en dragón, como Bamba. Ella vive tranquilamente en su castillo hasta que recibe una carta en la que el príncipe Rosko le declara su amor y le pide matrimonio. Pero ella no quiere, ¡ni hablar! Menos mal que hay otras princesas, y un mago, y un huevo de dragón e incluso dos ladrones en un bosque lleno de setas venenosas para impedírselo…

A partir de 8-9 años => Jacobo Lobo. Cumpleaños lobuno. Paul van Loon y Hugo van Look. SM. Jacobo es un chico normal que vive con su amigo Tino y su familia, porque sus padres lo abandonaron cuando aún era un bebé. Su vida transcurre sin muchos incidentes hasta la noche de su séptimo cumpleaños en la que ocurre algo inesperado que cambiará sus vidas. ¿Cuál será la nueva vida de Jacobo Lobo? Una historia de aventuras cargada de humor e ironía. Una novela de aventuras y risas que nos enseña a aceptar la diferencia como parte de nosotros mismos y de los demás.

A partir de 9 años => Apestoso tío Muffin. Pedro Marías. Anaya. Novela ganadora del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil que narra la historia del señor Muffin, un caballero que por más que se lava, por más que se perfuma y por más que prueba cualquier cosa que logre perfumarlo, él no deja de oler mal. Este problemilla fétido no solo le impide llevar una vida normal, sino que además le empuja  a vivir una vida un tanto solitaria. Pero todo cambia para el pobre apestoso Muffin el día que irrumpe en su vida una niña que dice ser su sobrina. ¿Qué sucederá entonces? ¿Logrará dejar de ser apestoso? ¿Se sentirá menos solo?

A partir de 10 años => Vacaciones en el hotel encantado. Thomas Brezina. SM. Primera entrega de la divertida serie Todos mis monstruos en el que un niño algo miedoso descubre que un viejo vagón fantasma es el escondrijo de los últimos monstruos. Durante el verano, sus padres envían a Max y Dola, su hermana mayor, a un campamento, y nada más llegar los chicos deciden hacerle la vida imposible al pobre Max. Pero los verdaderos amigos siempre están cerca para ayudar en los momentos difíciles, y sus monstruosos camaradas acudirán al rescate de Max. Una historia de aventuras, humor y amistad. Un divertido relato que refleja valores como amistad, tolerancia y respeto a los demás

A partir de 11 años => Pippi Calzaslargas. Astrid Lindgren. Blackie Books. Gracias a Pippi, los niños y niñas de ayer y de hoy se sienten más fuertes. Más fantasiosos, más feministas, más generosos, más libres. Pippilotta Delicatessa Windowshade Mackrelmint es huérfana de madre e hija del capitán de barco Efraín Calzaslargas, que fue el rey de los mares y hoy es el rey de los caníbales. Pippi es su hipocorístico y, anclada en sus 9 años, vive con un caballo, un mono y ningún adulto a la vista. Imaginativa (que nunca demasiado mentirosa), valiente (que no lianta, incivil o temeraria), incorruptible y leal, pero no siempre ecuánime, Pippi es más fuerte que cualquier malhechor. Y, aunque tiene armas, administra justicia a sopapos. La gran niña rebelde y pelirroja de la literatura da más biblioguerra que nunca.

A partir de 12 años => Las arenas de isla Tiburón. Alexander Mccall Smit. Siruela. ¡Acompaña a la tripulación del barco escuela Tobermory en esta nueva aventura de salitre y adrenalina! Los gemelos Ben y Fee viajan con el resto de la tripulación rumbo al Caribe donde están las mejores aguas del mundo para navegar a vela. Pero sus rutinas diarias haciendo esnórquel, kitesurf y saltos de trampolín se verán interrumpidas el día que el capitán Macbeth recibe un misterioso mapa. Cuando alguien lo roba y un nuevo miembro de la tripulación abandona el barco, Ben, Fee y sus amigos deciden investigar. Sus pesquisas los llevarán hasta la siniestra isla Tiburón, donde los peligros acechan por doquier.

A partir de 13 años => Los escarabajos vuelan al atardecer. María Gripe. SM Gran Angular. David, Annika y Jonás, que cuidan durante el verano las plantas de la Quinta Selanderschen, creen que allí ocurre algo extraño, empezando por una enigmática planta que en lugar de buscar La Luz apunta al piso de arriba del caserón. Decididos a investigar suben y descubren un estuche de cartas del siglo XVIII que rebelan no solo una historia de amor, sino la desaparición de una estatua egipcia de 3000 años de antigüedad. Así detona un verano lleno de aventuras y misterios donde resulta que nada es lo que parece, y que incluso la dueña real de la casa resulta ser un fantasma aficionado al ajedrez. Una novela de misterio y aventura que atrapa desde los primeros párrafos.

A partir de 14 años => El gran sueño. Jordi Sierra i Fabra. Loqueleo. Primavera de 1881. En el Odisea, un barco que parte de Barcelona con destino a Nueva York, se cuela como polizón Alberto, un muchacho sin familia ni dinero. Entre los pasajeros de tercera clase se encuentra un matrimonio de pequeños comerciantes arruinados, que aspiran a una nueva vida, Joaquina y Ventura, con sus dos hijas adolescentes. Con la misma intención y huyendo de la justicia, viaja Ricardo con su esposa y su hijo Gerardo. Otro pasajero, Narciso Redolat, quiere encontrarse con la hija única de un próspero comerciante catalán de tejidos con quien se ha casado por poderes. Todos emigran a Norteamérica para encontrar un futuro mejor. Durante la travesía surgirán amistades, rivalidades, amores… Pero en Nueva York resulta muy difícil sobrevivir sin dinero, y los sueños cada vez parecen más lejanos e inaccesibles.

Y eso es todo desde reginaexlibrislandia para que los pequeños lectores pasen un veranito a la bibliofresca

Pero si te has quedado con ganas de más, sigo prescribiendo títulos a discreción:

Por qué leer sí o sí ‘El Hombre Invisible’, de H.G. Wells

La de veces que habría dado mi pelucón por ser como Jack Griffin y desdibujarme a voluntad del campo visual de los demás. Así podría cotillear y esquivar situaciones incómodas. O simplemente desaparecer un rato, que tampoco viene mal. Hasta ahí todo ventajas, no me diréis que no.

El problema, como planteaba H. G. Wells por entre las líneas de El Hombre Invisible, detona cuando la cosa se te va de las manos y el juicio y las buenas intenciones se desvanecen junto con tu corporeidad. Ay, aquí ya empieza a mascarse la tragedia y el prometedor descubrimiento deviene en turbia realidad, como en su día le ocurriera al Víctor Frankenstein de Mary Shelley, o al Doctor Jekyll de R.L. Stevenson.

Y de eso charlábamos en reginaexlibrislandia cuando uno de mis libreros admitió con descorazonadora naturalidad que NO había leído El Hombre Invisible, de H. G.Wells.

Hasta ahí la situación rayaba lo bibliotolerable y fácilmente subsanable. Pero añadió:

… vamos, que tampoco creo que sea para tanto, Regina. Es más para niños, ¿no? ¿O qué? ¿Me lo vas a comparar con Frankenstein, o con El extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde?

Para cuando cerró la interrogación una calma tensa se había apoderado de la librería, el silencio era sobrenatural y mi rostro se había congelado en una mueca entre atroz y furibunda salida directamente del biblioaverno…

… Y estallé:

Pero, pero… ¿sabes lo que dices?.. ¿es que no…&%#?@}}]&%&$&/%$&¢∞¬$&$$? ¡Diosssss, querid@!

(léase lluvia de improperios graznados en todas las lenguas muertas imaginables que, por respetoa vosotros, prefiero no reproducir)

Y aquí ya era él, mi librero, quien lo hubiera dado todo por marcarse un Jack Griffin para desmaterializarse y salir airoso del tusnami reginaexlibrislandiano que tenía encima…

Poco después, ya conmigo más apaciguada, mi librero recuperó a duras penas la compostura y el riego sanguíneo, y en un hilillo de voz dijo:

Librero: Vale, sí, bien… esto, ¿qué edición me sugieres, Regina?

Regina: Pues, mira, ya que vas a ponerte con él hazlo a lo grande: la edición de Libros del Zorro Rojo con ilustraciones del gran Luis Scafati es una barbaridad de buena. Salió este año, y es brutal.

Y es la que se llevó. Seguro que, cuando llegue al punto final, se alegra de haber dado este patinazo reginaexlibrislandiano y de haber leído por fin un novelón que, pese a haber sido escrito en 1897, está de plena actualidad.

Y lo está porque relata las contradicciones de un joven y brillante científico, que, obsesionado por optimizar los avances de sus experimentos, se desprende de toda ética en pro de su sed de dominio, de poder y lucro personal.

NOTA DE REGINA EXLIBRIS

El hombre invisible, H. G. Wells. Libros del Zorro Rojo.  Un joven científico vive por y para una obsesión: lograr la invisibilidad. Tras años de experimentos fallidos da por fin con una fórmula que funciona con animales, por lo que solo necesita que sea efectiva en humanos, empezando por él. Es así como Jack Griffin llega a un pueblecito de West Sussex (Inglaterra) dispuesto a atrincherarse en la posada local para trabajar de día y optimizar su fórmula de noche. Pero pronto ese desconocido que sale a hurtadillas embutido en su abrigo, con el sombrero bien calado, guantes, lentes oscuras y el rostro oculto tras lo que parece una venda se convertirá en la comidilla local… hasta que el terror se apodera de todos cuando Griffin, además de perder su corporeidad, pierde la cordura y da rienda suelta a sus peores instintos amparado en el más puro y literal anonimato físico.

Y como suele ocurrir con algunos de las novelas más grandes de la literatura El hombre invisible de H.G. Wells se ha visto relegada a un segundo plano por la colección de adaptaciones a todas las fórmulas posibles (película, teatro, musical, animación, etc).

Y aunque eso me levante ampollas en la bibliofilia no me resisto a dejaros con el trailer de la adaptación cinematográfica homónima de 1933, por captar la esencia del original y por darle ese delicioso toque de humor inglés entre siniestro y demoledor:

Por qué leer sí o sí La naranja Mecánica, y más aún si te disfrazas de drugo

Si hubiera vendido en la librería un puñetero ejemplar de La naranja mecánica de Anthony Burgess por cada persona que se ha disfrazado de Alex DeLarge estaría literalmente podridita de dinero, queridos. Pero nada más lejos de la biblioverdad, queridos. NADA MÁS LEJOS.

Así que ni mi bibliocetro reginaexlibrislandiano es de oro y diamantes, ni las lecturas efectivas del novelón de Anthony Burgess son ni de lejos proporcionales a las réplicas caseras del señorito Alex DeLarge y compañía que han andado, andan y andarán sueltas por el mundo cada dos por tres.

Y eso me revienta, queridos. Y mucho. Tanto que cada vez que añado a la bibliosaca un nuevo ejemplo me sienta como si me aplicaran a mi un poco de esa Técnica Ludivico que tan divinamente le sentaba al pobre älex…

 

El caso es que la pesadilla alexdelargeriana volvió a irrumpir a traición en mis confines librescos esta misma mañana.

La materializaron dos jovencitos que vinieron a por una guía de viaje y mientras hacíamos la transacción no pude evitar oír su charla:

Cliente 1: ¿de zombis? ¿OOOTRA VEZ? Que no, tío, que no. Ya lo hicimos en Halloween. Que cansino eres

Cliente 2: Vale, vale. A ver esto: ¿Y de los pavos de la Naranja Mecánica? MI hermano y sus colegas arrasaron con eso en una fiesta.

Cliente 1: ¿Dices de la peli, no?

Cliente 2: Sí, sí, la peli. Es un grupo de pavos que van de blanco, con botas y bates y la van liando parda con el que pillan. ¡Demasiado! ¿No la viste?

Cliente 1: A ver, entera no la he visto. Escenas y eso por Internet

Cliente 2: Entonces, ¿qué?

Cliente 1: Puede molar, sí.

Y aquí es donde servidora no pudo menos que intervenir…

Regina: Perdonad, chicos, habláis de La Naranja Mecánica, ¿no?

Cliente 2: Sí, la verdad es que sí. Para un disfraz de fin de curso y eso

Regina: ¿Y sabíais que la peli se basa en una novela?

Cliente 2: Ni idea. ¿Y tú, Toño?

Cliente 1: ¡Nop!

Regina: La escribió un británico llamado Anthony Burgess, y se publicó en 1962. Una década después Kubrick filmó su película, también muy polémica. Pero ya antes la novela había levantado ampollas por reflejar una horripilante visión del futuro escrita en un lenguaje inventado. Se convirtió enseguida en una novela de culto.

Cliente 2: Vaya tela, tú. ¿Y se puede conseguir?

Regina: ¡Claro! Aquí la tengo. En edición bolsillo, o con tapa dura.

Cliente 1: ¿Y entonces está bien la novela?

Regina: Es un novelón. Y, sí, hay violencia explícita, pero el final es sorprendente (no diré más), y es de esos libros que te deja KO y que te da que pensar.

Cliente 2: Pues, mira, me lo llevo. Además, quería leer algo y no sabía qué

Regina: Sobre todo si os pensáis disfrazar de Alex DeLarge su trío de drugos

Cliente 1: ¿De quién?

Cliente 2: ¡De los de la naranja mecánica! Tío, no te enteras.

Regina: Bueno, ya que os pensáis leer la novela van unas sugerencias para vuestros disfraces… La cara empolvada de blanco, ojeras difuminadas y el ojo derecho con pestañas postizas. Bombín negro o similar y botas militares. Calzoncillos blancos largos o pantalón blanco pitillo (para nota un suspensorio blanco sobre los pantalones), camisa blanca y tirantes blancos. Bate de béisbol, botella con leche y algún dispositivo con el que reproducir a todo trapo la Sinfonía nº 9 en re menor 4º mov. Cuando leáis el libro entenderéis por qué y, sobre todo, os meteréis más en el papel…

Y se fueron con el ejemplar de La naranja Mecánica de Antohny Burguess en la edición de Booket, y yo me sentí un poco más biblioresarcida de ese molesto agravio libresco de quienes se disfrazan de drugos sin haber leído el texto original.

NOTA DE REGINA EXLIBRIS

La naranja mecánica. Minotaruro. Anthony Burgess. Precedido por la polémica y eclipsado por la versión en el celuloide de Kubrick, La naranja mecánica suele ser para muchos lectores una de esas bibliocitas pendientes cuya lectura se aplaza sin fin. Error fácilmente subsanable y que proporciona satisfacción inmediata, ya que la novela de Anthony Burgess, pese a la aparente crudeza del mundo que describe, es un alegato a la libertad individual entendida como la posibilidad de elegir entre el bien y el mal, y fue su manera anthonyburguessiana de embestir a golpe de literatura contra las técnicas de condicionamiento psicológico tan de moda en la Inglaterra los años 60. En esta novela transgresora e hipnótica, Alex DeLarge, un adolescente apasionado de Beethoven, sale cada noche junto a su trío de drugos (amigos) a dar rienda suelta a su ultraviolencia hasta que ocurre algo que le hace cambiar… o no. Un clasicazo de la ciencia ficción y una novela de culto que bien vale una lectura (o dos).

Y para remate libresco  hete aquí el trailer de la polémica versión de La Naranja Mecánica que filmó Kubrich en 1971:

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis La Naranja Mecánica, de Atnhony Burgess? ¿Qué os pareció? 
  • Sígueme en Facebook y Twitter