BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Cuatro novelas lésbicas para leer con Orgullo y sin prejuicios

Es la hora de las biblioamazonas de reginaexlibrislandia. El momento de la narrativa lésbica, de mujeres que aman a mujeres y que habitan historias para pulverizar estereotipos y pisotear -con o sin taconazos de aguja- todo atisbo de comportamiento moraloide, rancio, homófobo, alfredolandiano y desfasado.

Biblioamazonas que se sacuden a librazos todo lo insulso, acartonado y mojigato. Que son impetuosas, tímidas, voraces, excesivas, tiernas, y egocéntricas, pero valientes y, sobre todo, fieles a sí mismas

¿Listos? Pues va la selección de  cuatro novelas de temática lésbica para leer con orgullo y sin prejuicios:

Carol. Patricia Highsmith. Anagrama. Imbuida del talento de Patricia Highsmith para urdir tramas cargadas de suspense con personajes magnéticos, Carol, publicada originalmente con el título El precio de la sal, es una de las grandes cimas de la escritora norteamericana. En ella, la tediosa rutina de una joven escenógrafa con un empleo precario en unos grandes almacenes estalla por los aires con la visita de una elegante y misteriosa mujer a la que atiende tras el mostrador. La atracción es mutua y ese instante desencadena una historia de seducción, de suspense, de aceptación y de una amor ardiente que se consuma en un viaje sin retorno por carretera que pone patas arriba la vida de ambas a un precio que, aunque elevado, las dos están dispuestas a pagar.

A Virginia le gustaba Vita. Pilar Bellver. Dos Bigotes. Pasen y lean este maravilloso artefacto narrativo que Pilar Bellver ha levantado tirando de ficción y de documentos para recrear el idilio entre una de las grandes damas de las letras del siglo XX y Vita Sackville-Wes, una carismática intelectual y aristócrata capaz de amar libremente, de seducir, de inspirar y de pulverizar las reticencias físicas y mentales de una personalidad tan intensa como compleja: la de Virginia Woolf. Gracias a Vita Virginia silueteó su Orlando, y gracias a Vita la Woolf amó y fue amada mientras era el corazón y las vísceras del grupo de Bloomsbury en el Londres de entreguerras, y mientras una y otra redefinían sus relaciones con Harold Nicolson y Leonard Woolf, sus respectivos maridos. Magnética, absorbente y absolutamente deliciosa novela.

El lustre de la perla. Sarah Watters. Anagrama. Sumérgete en un viaje literario alucinante al reverso más transgresor y excitante de la Inglaterra victoriana. Sarah Waters se decide a escribir la novela lésbica que le hubiera gustado leer y te cuenta el despertar sexual de una pueblerina que cae rendida a los pies de la estrella travestida de un espectáculo de variedades de tournée por la costa de Kent. Así arranca una odisea emocional, carnal y vital que llega a su cenit en el Londres de 1890, donde el postre de muchos gentlemen es un chapero del East End, donde viudas ricachonas corrompen jovencitas en orgías a puerta cerrada y se multiplican los “homotugurios” para ellos y ellas. El impagable tapiz de una época fascinante y sórdida, la carga de humor, de aventura y de sexo explícito perfectamente dosificado en la trama y el talento de Waters se alinean para regalar al lector una novela impecable. La BBC produjo una adaptación homónima en tres capítulos en 2002, que fue tan polémica como exitosa.

Dos Amigas. Mary Renault. Egales. Asociar a Mary Renault –alias de Mary Challans– con Alejandro Magno y la novela histórica no es errar el tiro, pero sí perderse una faceta tan reveladora como interesante de una escritora que, a comienzos del XIX, exploró la ambigüedad sexual de sus personajes despojándola de dramatismos e ideologías con una naturalidad sin fisuras en El auriga (Debolsillo) y en Dos amigas (Egales). En esta última, de corte autobiográfico, Renault dibuja el Londres más bohemio y desenfadado de los años treinta enredando a sus tres mujeres protagonistas, dos hermanas y la amante de la mayor, en un baile de emociones cuyo compás viene marcado por un médico seductor y un carismático escritor que, sin saberlo, desencadenan una espiral de enredos tales que, al final, nadie siente lo que creía sentir. Lúcido retrato del entorno artístico de Bloomsbury y de una sexualidad libre de convencionalismos vacuos.

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna? ¿Qué título de narrativa trans sugerís?
  • Cuatro cuentos infantiles LGTB para leer con orgullo y aceptar sin prejuicios
  • Cuatro novelas trans para leer con orgullo y aceptar sin prejuicios
  • Sígueme en Facebook y Twitter

1 comentario

  1. Dice ser Norma Desmond

    Como soy fan de Patricia Highsmith hasta la muerte pues sí he leído Carol, pero me apunto las demás. Muchas gracias!!

    27 junio 2018 | 9:30

Los comentarios están cerrados.