BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

‘¿Tienes el de la comunera que cose?’

Quienes trabajamos a diario en las trincheras libreras pronto desarrollamos lo que yo denomino el Síndrome de Cole Sear, que consiste en la capacidad de interpretar las señales que un libro nos envía cuando un lector lo busca pero no es capaz de nombrarlo o, lo que es lo mismo, no atina con el título exacto.

Este raro don bibliófilo nos convierte en pseudohíbridos de Cole Sear, el niño protagonista de El sexto Sentido que, como recordareis, veía a los muertos y parloteaba con ellos. Pues bien, a los libreros nos pasa algo bastante similar, solo que con nuestros libros, y aunque al principio este curioso y desconcertante talento nos hincha la bibliofilia, a veces llega a mosquearte y echas el cierre farfullando de forma compulsiva un extraño mantra (¿Cómo supe de qué libro hablaba? ¿Cómo supe de qué libro hablaba?) y preguntándote si no has pedido el juicio como Alonso QuijanoY todo porque los libros nos hablan. Sí, queridos, nos dan oportunos ‘soplos bibliófilos’.

Por ejemplo, esta tarde estaba yo en pleno zafarrancho de devoluciones para hacer hueco -a veces a mi pesar- a los títulos por venir, cuando una madre y su hija de mediana edad se internaron en mis confines reginos. De pronto, la madre desapareció de mi campo visual diciendo algo que no entendí y la hija se plantó ante mi escritorio refunfuñando.

Cuando cerré la caja que tenía entre manos ella me habló:

 

– Clienta: Mira, ¿tienes ese de la comunera o costurera?- Regina: ¿Perdón?

– C.: Que si tienes el de la comunera que cose

– R.: Mmmm, ¿se refiere a El tiempo entre costuras, de María Dueñas?

– C.: No, no. Es algo como La Comunera que cose, y habla de la Guerra Civil. Además ha salido este año.

– R.: Déjeme pensar, pero con esos datos yo creo que…

 

Aquí fue cuando entró en escena de nuevo la madre:

 

 

– C.: Sí, lo que le digo Comunera o algo así, ¿no, mama?- Madre: Sí, de una chiquita que cose en Tetuán

– R.: ¿Seguro que no es El tiempo entre costuras, que es este de aquí?

– Madre: ¡Justo ese es!

– C.: Pero, ¿no me habías dicho la Comunera?

– Madre: ¡Te dije que cosía, y que era roja y que iba por Tetuán en la Guerra Civil!

– C.: Perdona, pero es que no hay quien la entienda

– Madre: ¿Y está bien, verdad? Una amiga me habló de él…

– R.: A mi me gustó bastante, la verdad. Es la historia de una joven modista que a finales de la Guerra Civil y comienzos de la Mundial sale de España a Tetuán y sobrevive confeccionando trajes de alta costura a damas de todo el mundo refugiadas entre Marruecos y Lisboa. Es muy, muy curiosa y está muy bien escrita, sí.

– Madre: Sí, si, es esa seguro. Es que yo fui modista y viví un tiempo en Tetuán así que ya ves

– R.: ¡Uy, entonces seguro que le gusta!

 

Y abandonaron mis confines una sin quitarle ojo a la contra del libro y la otra regañándola por no haberle dicho bien el título que quería desde un principio…

Y luego ahí estaba yo, a puntito de amputarme una mano con el cúter y desconcertada tras este nuevo episodio del tal Síndrome de Cole del que os hablaba, y gracias al que escuché a tiempo la llamada directa de mi ejemplar de El tiempo entre costuras

Por cierto que aquí os dejo el trailer de El sexto Sentido:

 

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, experimentásteis alguna vez algo similar a mi Síndrome de Cole? ¿Cómo fue? ¿Leísteis El tiempo entre costuras? ¿Os gustó?

NOTA DE REGINA: Cuando una apura de un sorbo un glorioso cocktail literario a base de aventuras, espionaje, glamour, moda y pasiones –altas, pero también bajas- perfectamente mezclado y agitado sobre una base histórica que nos clava en el antiguo protectorado español de Marruecos, entre el final de la Guerra Civil y a comienzos de la II Guerra Mundial, no queda más que recomendarlo. Porque estamos ante una deliciosa mezcla de alta costura, afán de supervivencia, desamor, damas de aristocrático pasado y dudoso presente, traidores, agentes dobles e intrigas políticas que revelan al lector la historia de Sira Quiroga, una joven modista que entre Tánger, Tetuán, la España pro-alemana y una Lisboa atestada de apátridas de turbia reputación le echa un órdago a su propia suerte.

15 comentarios

  1. Dice ser SRYA

    Me gustó mucho tu post de hoy.. A modo de coña te diría que hablases con algunos de los centros comerciales con sección de libros, parecen ser inmunes a ese sindrome. A veces uno va preguntando “¿tiene algún ejemplar del libro (título exacto) del autor (o autora) (nombre exacto) editado en (nombre de editorial exacto) e ISBN número…?”Te miran y te dicen….”si no está en esa balda, no”

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Regina no hagas caso del troll y haznos un favor a tus seguidores borrando a este maleducado.Gracias por tus peluconescas aventuras.

    22 Octubre 2009 | 23:14

  3. Dice ser Censurado

    Censura por decir que en este blog sólo habla de ella misma y ella y nada más que ella Que si tiene un sexto sentido, que si es la Diosa de la literatura… anda y vete por ahí, que lo único que tienes es ego, parece que seas la única en este mundo que lee.

    22 Octubre 2009 | 23:43

  4. Dice ser Samu

    Yo no soy librero, pero me pasa algo parecido… Por ejemplo cuando mi hermano me dijo: “¿como se llama el niño ese que pesca y tiene un amigo negro?” y yo… “Tom Sawyer…” “Sí, ese!!” xDDLos libreros y libreras supongo que tendreis miles de anecdotas de ese tipo.Saludos!

    23 Octubre 2009 | 7:15

  5. Dice ser reii

    jajajaese sindrome es graciosobueno tienes q haber leido el libropara tenerloque paja rbajaar en una libreriay poder leer los libros que quieresaunque la pregunta es cuando los lees,..bueno siempr paso por tu blogy a veces comentote dejo mi bloghttp://achoteadasaprendi.blogspot.comsi abres tu feisbuc seguido, entonces ya sabrasde qu blog habloun abrazo grande

    23 Octubre 2009 | 8:33

  6. Dice ser LECTORA

    Pues yo no he leido el libro que comentas pero tiene muy buena pinta y con muchas paginas, justo como me gustan y ambientado en un hecho historico mejor que mejorY a los que critican el blog…..que vida mas triste!

    23 Octubre 2009 | 9:46

  7. Dice ser nowhereman

    Hay veces que las asociaciones de ideas mas simples, dan en el clavo. Misterios de la mente. ¿Has probado a jugar al “pictionary”?.Una vez mas, felicidades por el blog y un abrazo.

    23 Octubre 2009 | 10:26

  8. Dice ser Madrileñodecasta

    ¿Te has parado alguna vez a pensar lo que te podrían contar al respecto los bibliotecarios?…el mostrador de préstamo es una fuente inagotable de anécdotas…¡Con lo que te molan los pedidos en los que te dan hasta el ISBN !

    23 Octubre 2009 | 12:29

  9. Dice ser Maria Isabel

    Censurado, si existe la libertad de lectura en este mundo y tanto te molesta este blog ¿por que lo lees? ¿eres masoquista?.Hasta donde yo sé Regina escribe para contarnos las cosas curiosas que la pasan en su libreria y logicamente nos habla de los libros que tiene y como buena librera es una buena lectora.Definitivamente no entiendo tu enfado, vete a otro blog que trate de o que a tí te gusta, si es que lo encuentras claro.Saludos

    23 Octubre 2009 | 12:33

  10. Dice ser Hector

    Hola Regina, un saludo desde Miami.Este es sólo para decirte que me encanta tu blog, es uno de los mas deleitables en el web para los que padecemos el vicio de la lectura.Felicidades!.Ah, ese “censurado” debe ser alguien que te envidia mucho, asi que a condenarlo al olvido.Un abrazoHector Gonzalez

    23 Octubre 2009 | 13:05

  11. Dice ser antonio larrosa

    ¿ Nunca le han preguntado por algún libro mio? No es por hacerme el chulo pero yo tengo publicado alguno. En fin uno es malo y a pesar de las criticas que tengo a montones muy positivas nadie me quiere , debe ser que los tiempos o los demonios no me son propicios . Hay una leyenda que me acabo de inventar ahora mismo que asegura que los que triunfan sin merecimientos ,y sin esfuerzos en esta vida terminaran en las brasa del infierno quemandose eternamente , asi que como yo ni triunfo ni he hecho mal a nadie , espero que Dios se apiade mi y me deje entrar en el cielo.Clica sobre mi nombre (Es gratis)

    23 Octubre 2009 | 13:47

  12. Dice ser Antonio larrosa

    Perdona que te moleste nuevamente pero despues de leer lo que antes he escrito me he dado cuenta de una inexactitud cuando afirmo que nadie me quiere. En realidad queria referirme al mundo editorial, pues tengo muchos amigos que me aprecian , como yo a ellos y una familia magnifica que me apoyan en todo y me aman como es natural, y como yo también les quiero.Un saludoAntonio Larrosa

    23 Octubre 2009 | 13:53

  13. Dice ser Tere

    Hola, Regina…Sólo decirte que por este post me hice con El tiempo entre costuras y que ¡me está encantando!Eso además de reírme un rato cuando leí el post este el otro día.Gracias, ¡sigue así!Tere

    26 Octubre 2009 | 9:35

  14. Dice ser Zerua

    Hola Regina,Solo decirte que he descubierto tu blog por casualidad, y al leer algunos post me ha picado la curiosidad… y al salir a comer me he comprado Carta de una desconocida, estoy deseando empezar a leerlo en el metro… Asi que ya puedes decir que has presentado a Zweig a una persona más!un saludo

    27 Octubre 2009 | 16:48

  15. Dice ser Eva

    Este libro “la costura entre tiempos” lo acabé hace dos días, a mí me ha gustado mucho, no esperaba que fuera tan bueno. Si quieres ver mi post sobre este libro te invito a ello: http://www.lahistoriaenmislibros.comUn abrazo.

    01 Noviembre 2009 | 21:34

Los comentarios están cerrados.