BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

¿Tapa dura para la playa?

El verano asoma y la maquinaria editorial ya ha empezado a descargar sobre nosotros los libreros su tromba de campañas bibliófilas ‘de temporada’.

Así que desde ya día si y día también, los representantes de los sellos editoriales irrumpen al abordaje en las apacibles costas de reginaexlibrislandia dispuestos a colocar sus ‘megapromociones estivales’ cueste lo que cueste.

Y si el año pasado la iniciativa más llamativa vino en forma de ‘libros acuáticos’ ahora hay una en el aire que me ha revolucionado el patio reginaexlibrislandiano en cuestión de segundos.

Veréis, se trata de la promoción veraniega de Booket, sello en formato de bolsilllo y tapa blanda del todopoderoso y omnipresente Grupo Planeta. Pues bien, sus ideólogos han seleccionado de entre su fondo siete títulos que lanzan ahora con nueva cubierta y encuadernados en tapa dura por 6,95 euros cada uno, y que son: Una primavera para pecar, de Jo Goodman; Once minutos, de Paulo Cohelo; Villa Diamante, de Boris Izaguirre; La Reina Oculta, de Jorge Molist; El Club de la buena estrella, de Amy Tan; El Último Catón, de Matilde Asensi y Donde el corazón te lleve, de Susana Tamaro.

Este es el cartel de la campaña:

 

 

Así que estaba yo examinando el póster y los ejemplares que me acababa de dejar un comercial para ver si les hago un hueco en reginaexlibrislandia cuando se desataron los truenos en forma de discusión bibliófila. Abrió la veda uno de mis libreros:

– Librero1: ¡Anda, Regina! ¿Y eso?- Regina: Es la campaña de verano de Booket.

– Librero1: ¿EEEEESSSSSOOOOO? ¡Por Dios, si son títulos del año de Matusalén! ¡Y encima son DE TAPA DURAAAA!

– Regina: Sí, ya lo veo, eso es justo lo que estaba pensando. Hombre, de precio están muy bien, pero pesan bastante más que los mismos títulos en tapa blanda y, no sé, si van enfocados al piscineo y/o playeo no los veo muy prácticos, ¿no?

– Librero1: ¡Pues claro que no! ¿A quién se le habrá ocurrido esto?

Y entonces se acercaron a curiosear un par de reginaexlibrislandianos de pro que salieron de entre mis anaqueles acudiendo al debate biblióflilo como moscas a la miel…

 

– Cliente 1: ¿A verlos, Regina?- Cliente 2: Mmmm, hombre, la selección es variada….

– Cliente 1: Sí, pero, fíjate, con esta cubierta a mi me daría pena que se me estropeara.

– Librero 1: Si ya no es eso, es que ¡PESAN MUCHO! No me parece un formato adecuado para una ‘campaña veraniega’, la verdad. No los veo prácticos, ni para llevarlos de viaje ni para leerlos en playas o piscinas.

– Regina: Pero, ¿vosotros os compraríais alguno?

– Cliente 2: A ver, igual si tengo interés en conservar o regalar algunos de esos títulos, la verdad es que son ‘aparentes’ y están fenomenal de precio.

– Cliente 1: Sí, pero se supone que de lo que se trata es de una campaña de cara al verano, ¿no, Regina?

– Regina: Sí, es la idea. No sé, creo que la promoción no está mal (selección variada, aunque anticuada, y precio), pero deberían habérsela reservado para otra época y lanzar una más ‘trotera’, ¿no?

– Librero 1: ¡Y la LUZ se hizo en la librería! ¡Eso es lo que trato de decirte! Sinceramente, los planetólogos han patinado un pelín esta vez…

Y así seguimos hasta la hora de comer, pegando la hebra con la campañita veraniega de Booket y yo, la verdad, sin sacar mucho en claro. Por eso héteme aquí, de nuevo para consultar a mi consejo de sabios regino…

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿cómo veis la campaña veraniega de Booket? ¿Os compraríais esos libros en ese formato por ese precio de cara, eso sí, al verano?

57 comentarios

  1. Dice ser Stubb

    Los libros son para leerlos no? ¿Qué mas da que sean de tapa dura o blanda? Al final lo que importan son los títulos y el precio, y fíjate lo único que me atrae de esa promoción es el precio, y para nada los títulos.Siempre se ha defendido en este blog el libro de tapa dura, ¿que más da que sea para la playa o la piscina? El libro de tapa blanda en la playa, al sol, con la arena se queda hecho unos zorros, empezando por la portada y continuando por el lomo… vamos que da verguenza ponerlo en una librería, directamente va al cajón o al trastero… <¿A quién le apetece releer o prestar un libro así? A mi no…..Conclusion: si la finalidad es leer, me da igual que sea tapa blanda o dura, si el precio es competitivo y el titulo atrayente….ya veré que hago con el libro si al final se queda hecho unos zorros….., lo llevo al rastrillo y punto.

    30 noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Mapi

    Pero si vas a lugares húmedos por vacaciones (como me paso a mi) si llevas el libro con tapa blanda y además es grueso, vuelves con el libro el doble de grande y todo doblado…Quizás con tapa dura seran + resistentes…

    30 noviembre -0001 | 0:00

  3. Dice ser Ithilien

    Soy fiel a los libros de tapa dura, no me gustan nada los libros de bolsillo, antiestéticos.De hecho un libro de bolsillo con muchas páginas puede ser igual de molesto de transportar debido a que se aumenta el volumen.A la playa, en casa, donde sea, libros de Tapa dura.Si para mí la lectura es tan importante, y el acto de leer forma parte de un ritual y unas sensaciones. El libro es la pieza clave.

    30 noviembre -0001 | 0:00

  4. Dice ser Braulio

    A raíz del comentario de Stubb:Es curioso el éxito de este post; dice mucho más sobre los hábitos de lectura (y compra) en nuestro país que muchos de los análisis que publican los gremios de editores y demás asociaciones. Ya me veo a los departamentos de marketing en reuniones interminables tratando de sacar perfiles y targets y cosas de esas.¡Bravo, Regina!

    30 noviembre -0001 | 0:00

  5. Dice ser Vsogul

    No.Tapa dura= Difícil de transportar y guardar además del peso adicional.Títulos “clasicos”= Útilies para tenerlos en un formato más aparente.Pero esgrimiendo la publicidad como “campaña de verano”, tiene más contras que pros.Saludos de un seguidor anónimo (hasta ahora)!

    27 mayo 2009 | 11:07

  6. Dice ser Noemí

    Ni hablar. Son maravillosos para la playa esos ejemplares flexibles y pequeños, que no te da pena si se llenan de arena. De hecho, yo, de los libros que me gustan, los compro de las dos maneras. Una para tenerla siempre, y otra para pasearla. ¿No está mal, verdad?

    27 mayo 2009 | 11:13

  7. Dice ser aficionada

    No me parecen nada cómodos para playas o piscinas, en esas ocasiones los prefiero de bolsillo y tapa blanda, que sabes que van a sufrir lo suyo de todos modos…Eso sí, de precio están muy bien.

    27 mayo 2009 | 11:24

  8. Dice ser Amayya

    La verdad me es indiferente que sea verano para llevar a la playa un libro “bueno” o uno “malo”. No soy una lectora protectora de los libros, es decir, jamás los forro, ni los protejo con bolsas de plástico como hace mucha gente. Me gusta que se note que he leído un libro.Y bueno… Lo de Noemí me parece una pijotada tremenda. ¿Comprar un título dos veces con el precio que tienen los libros? ¿Uno para tenerlo en la estantería y otro para pasearlo? Me parece un poco absurdo.

    27 mayo 2009 | 11:28

  9. Dice ser Elwen

    Pues yo tengo libros de bolsillo con tapa dura y no me parecen pesados, no sé de donde sale esa idea.Personalmente es un formato que me encanta, ocupa poco espacio y las tapas se conservan. De hecho es posible que me haga con alguno de los títulos mencionados, que le vamos a hacer, en época de crisis el precio manda.Lo que sí me costaría es llevar un libro a la playa. Solo del aire pillan salitre, sin mencionar la arena. Desde luego llevaría un libro que me ha costado muy muy poco y que no me duela demasiado su pérdida. Si es de tapa dura o no, casi que me da lo mismo.

    27 mayo 2009 | 11:32

  10. Dice ser otro lector

    Pues a mi me parece una gran idea, no pesan mucho más y no se estropean tanto como los de tapa blanda que una vez leido estan tan estropeados que los tienes que tirar.A mi me gusta conservar todos los libros que leo (en buenas condiciones, eso si) y para eso, los libros de tapa dura sdon perfectos. Si además han reducido un poco el tamaño, pues genial.Una gran idea y un gran precio.

    27 mayo 2009 | 11:47

  11. Me parece muy bien porque la playa es auténtica lija para los libros.http://www.vamosacorrer.com/

    27 mayo 2009 | 11:55

  12. Dice ser Ithilien

    Soy fiel a los libros de tapa dura, no me gustan nada los libros de bolsillo, antiestéticos.De hecho un libro de bolsillo con muchas páginas puede ser igual de molesto de transportar debido a que se aumenta el volumen.A la playa, en casa, donde sea, libros de Tapa dura.Si para mí la lectura es tan importante, y el acto de leer forma parte de un ritual y unas sensaciones. El libro es la pieza clave.

    27 mayo 2009 | 11:59

  13. Dice ser Lola G

    será una de estas tapas duras plasticosas para que no se moje el libro… yo soy de llevar libros de bolsillo (tapas “blandas”=ligeritos) y la verdad es que a poco viaje que los doy están hechos un asco. será por eso… digo yo.

    27 mayo 2009 | 13:08

  14. Dice ser Santi

    A mí más que lo de la tapa dura, me parece significativa la selección de títulos que han hecho: varios autores famosos, varios títulos conocidísimos y algunos que a mí personalmente no me suenan, pero que seguro que han estado entre los más vendidos, ¿no? (Jo Goodman, Jorge Molist)Por otra parte, supongo que cualquier cosa de la que se haga publicidad y se le dé relevancia, vende, sea en tapa dura o tapa blanda (que por cierto, yo siempre intento comprar todo en tapa blanda, por comodidad).

    27 mayo 2009 | 13:10

  15. Dice ser ¡Ay Romeo Romeo!

    Yo, lo siento, pero en eso admito que soy un pijo. Yo los libros en tapa dura y si puede ser de una buena edición, mejor que mejor. Sé perfectamente que, al final, la lectura es la misma, pero a mi el hecho de que el libro esté bien editado, con unas tapas duras y fuertes, con el tipo de hoja fuerte (y no de esas medio transparentes), incluso con una letra de tamaño y tipo agradable, es casi casi tan importante como el título de la obra.Me da igual que el libro lo vaya a leer en casa o en otro lugar. De hecho vaya a donde vaya voy siempre con el libro que estoy leyendo. Evidentemente para eso existen las mochilas o los bolsos. No entiendo este tipo de campañas de libros para el verano, cuando encima son títulos de hace tiempo sin llegar a clásicos.

    27 mayo 2009 | 13:13

  16. Dice ser Dora

    El problema los titulos editados són pocos y además ya los tengo.Podrian intentarlo con titulos menos populares y asi conoceriamos otros autores.

    27 mayo 2009 | 13:13

  17. Dice ser Manjo

    Ya no por antiestético…sino porque la tapa blanda como que me da tirria.Eso de que se menee y se balancee cual serpiente entre mis manos no acaba de convencerme, por eso prefiero mil veces los de tapa dura, aunque pesen un poco más.De hecho, aspiro a conseguir una edición del Cid -mi perdición filóloga- en tapa dura, sea como sea y donde sea, desde que conseguí una edición del Decamerón del año 55. Lo bonito que es acariciar la portada y ese tacto…ay, que me emociono.En fin, que me parece perfecto lo de las ediciones en tapa dura, que igual hasta me animo y buscando y rebuscando encuentro alguno por aquí.Besos desde este lado del mar.

    27 mayo 2009 | 13:20

  18. Dice ser x

    La cuestión no es tener un libro de tapa blanda o dura, simplemente lo importante es leer, entretenerse con la lectura y vivir las historias como un personaje más

    27 mayo 2009 | 13:29

  19. Dice ser lectora

    Hombre, el formato está bien como regalo “aparente”, pero el producto no corresponde con el objetivo de la campaña. Para la playa/piscina se prefieren libros de tapa blanda, tamaño pequeño y de lectura fácil. Y coincido en que los libros son demasiado antiguos, aunque aún con tirón, puede que el precio anime al que aún está pendiente.

    27 mayo 2009 | 13:30

  20. Dice ser Homo libris

    La verdad es que no tengo preferencia por ningún formato. Sí que prefiero un libro de bolsillo de tapa blanda, más flexible, si quiero llevar el libro en el abrigo en invierno, o si voy a leer en posiciones más extrañas. Tirado en la playa con el libro en alto, se me hace más interesante que sea flexible Y de bolsillo, pero en general, no veo porqué un libro de tapa dura iba a ser menos cómodo, si tiene un formato pequeño.Otra cosa es la selección y el precio: si no estoy equivocado, esos libros ya estaban rondando los 6€ en formato de bolsillo, por lo que no les veo mucho aliciente a la hora de comprarlos.Saludos.

    27 mayo 2009 | 13:34

  21. Dice ser Noemí

    Seré todo lo pija que queráis vosotros, pero yo me releo 100 veces los libros, y hay algunos que me gustan tanto que los quiero tener para siempre, de ahí lo de las dos ediciones…También me ha pasado que he comprado dos veces el mismo libro en edición de bolsillo, porque me pilla de viaje, lo veo y me apetece mucho volver a leerlo. Cosas de lectora compulsiva. ¿valem?

    27 mayo 2009 | 13:36

  22. Dice ser Martín

    ¿Qué lo libros están para tirarlos después de pasar por la playa? Me parece un poco exagerado; yo llevo todos los años libros a la playa (tapa dura y blanda) y, hombre, algo se deterioran, pero no como para deshacerse de ellos. Alguno he releido sin acordarme siquiera de que había pasado por la playa.A veces es cuestión de como se manejan, más que del sitio donde están.De todas formas yo también prefiero los de tapa dura, aunque reconozco que para posturas difíciles (cama, playa, piscina, ¿bañera?, etc…) se manejan mejor los de tapa blanda.A mi la colección me atrae por el precio, aunque espero que amplien los títulos, porque de esos, los que me interesan ya están más que leidos.

    27 mayo 2009 | 13:49

  23. Dice ser srcocodrilo

    Creo que lo peor de la colección, no es el grosor de la tapa… ¡Sino los títulos que han elegido!Desolé.En cuanto a qué llevarse a la playa, estoy de acuerdo con la mayoría: la arena y el mar estropean los libros, y siempre molesta menos que se estropee uno de tapa blanda.

    27 mayo 2009 | 13:51

  24. Dice ser Magiee02

    Regina…..”Una primavera para pecar, de Jo Goodman; Once minutos, de Paulo Cohelo……”Paulo Coelho :DPor cierto me encanta tu blog, gracias a él he leido libros que creian que no merecian la pena, descubriendo todo lo contrario 😀

    27 mayo 2009 | 13:52

  25. Dice ser Martín

    Noemi, no creo que seas pija por comprar dos veces el libro. Lo que a mí me asustaría de eso es el gasto que supone duplicar el ejemplar. Y el sitio que necesitas, porque si relees tanto los libros no creo que tires muy pronto los “blandos”.

    27 mayo 2009 | 13:55

  26. Dice ser Lara

    Hombre viendo el grosor, ¡tampoco es que vayan a pesar un quintal! Así que sí me compararía alguno.La verdad es que normalmente compro de tapa blanda, que son más baratos y me puedo comprar dos (o a veces casi tres) por el precio de uno. Eso sí, si me gusta mucho y no puedo esperar a que salga en edición de bolsillo me lo compro en tapa dura.

    27 mayo 2009 | 14:01

  27. Dice ser Silverwake

    Pues a mi me parece buena idea lo de la tapa dura, que en la bolsa de la playa o la piscina, entre la crema protectora, la botellita de agua, etc, te la juegas. Si no se arruga, se moja… Vamos, que a mi me parece bien.Y los títulos, parece que los han elegido porque no son muy “densos”, aunque no los he leido todos para opinar.Vamos, que a mi me parece bien 🙂

    27 mayo 2009 | 15:29

  28. Dice ser Iván

    A mí sinceramente me parece una tontería de debate. ¿Qué pasa, pesa 10 gramos más? Por favor, que tempoco son el Diccionario Anaya de la Lengua, que es un tocho de un par de kilos. Yo prefiero tapa dura la verdad, aunque últimamente me los compro (las raras veces en que me lo puedo permitir) de bolsillo, que son más baratos. Nos qujamos de los discos, pero con los libros nos roban a mano armada y sin antifaz

    27 mayo 2009 | 15:54

  29. Dice ser Sopita Seca

    A mi en general siempre me han gustado más los libros de tapa blanda, me parecen mucho más cómodos para leer, llevar, etc… Tengo alguno de tapa dura (siempre regalos) y mes muy engorroso leerlo así, aunque sean finitos.Lo de que sea bonito me da absolutamente lo mismo, en mi opinión los libros están para leerlos, no para decorar ^^

    27 mayo 2009 | 16:18

  30. Dice ser La mujer Quijote

    Estimada Regina. Si nos atenemos al significado de bibliofilia como amor por los libros, pero entendiendo el libro como objeto físico con valor para el coleccionista (el bibliófilo), nada que ver con la literatura, ¿no crees que considerar lo que se os avecina como “campaña bibliófila de temporada” es una aberración?Sobre el valor literario mejor no hablar.A tenor de algún comentario que he leído y de las campañas que mencionas me asalta una duda ¿se leen cosas distintas en verano que en invierno?

    27 mayo 2009 | 16:33

  31. Dice ser Carlos

    No entro en lo de tapa dura o blanda, en la selección de libros o autores ni en el precio, peor el cartel es tan feo, tan tan feo, que difícilemente pudiera comprar algún libro de esa colección.

    27 mayo 2009 | 17:17

  32. Dice ser Sofía

    Sólo el precio me parece bien de la campaña de Booket.Pero lo que no me gusta es que se utilice el libro de tapa dura como reclamo de marketing hacia al lector y como excusa para incrementar el precio de un libro. Además la producción de tantos títulos en tapa dura conlleva un impacto medioambiental.Yo opto por el libro práctico, manejable, que se adapte a las manos. Lo que importa es el contenido, o es que compramos libros para que queden bien en las baldas?

    27 mayo 2009 | 17:19

  33. Dice ser luz

    Soy filóloga.Me gustan los libros de pasta dura, y tb para playas y piscinas, porque al meterlos en mi bolsa de playa, la pasta blanda se me arruga, y se me moja con la toalla. Es cierto q la pasta dura se raya con la arenilla del mar, pero es fácil de limpiar si le cae agua, y por mucho q se moje, no suele calar.No sé por qué tanto problema… Yo pienso comprarme el de Boris Izaguirre, porque hace tiempo q lo quiero leer, pero era un poco caro…Anda, quejaros menos por el libro y más por la literatura!!!p.d. soy filóloga, no suelo comentar aquí, ni suelo leerlo mucho, porque vaya cositas decís los blogueros….

    27 mayo 2009 | 17:47

  34. Dice ser lammermoor

    Alianza ya había sacado una edición especial de sus libros de bolsillo en tapa dura y a un precio razonable; me compré un par de ellos.A estos, el inconveniente fundamental que les encuentro es lo poco apetecibles que me resultan los títulos.Para la playa prefiero libros más ligeros; tipo Agatha Christie.

    27 mayo 2009 | 17:51

  35. Dice ser Versi

    Personalmente las ediciones de bolsillo me gustan más que las grandes, son más manejables y me da menos pena estropearlas.Precisamente tengo en edición de bolsillo ‘El Último Catón’ con tapa dura comprado hará más de 6 años y me encanta, pero justo ese no lo llevaría a la playa.Así que en mi opinión, la campaña es más bien ideal para regalar clásicos, no para la playa, pero cada uno con sus gustos.

    27 mayo 2009 | 18:15

  36. Dice ser Marhya

    Lo veo más campaña navideña, por ejemplo, para regalar “clásicos” (si se les puede llamar así, o dejémoslo en novelas conocidas) a buen precio y con una encuadernación decente. Para verano veo mejor un 3×2 (o un 4×3 si están muy ratas) en bolsillo, o regalar una antología al comprar dos ejemplares, o regalar un folleto con algún relato inédito al comprar un libro de bolsillo o cositas por el estilo. Porque en verano la mayoría leemos fuera de casa y no quieres que pese, ni que abulte y lo de regalar antologías o cuadernillos de relatos o microrelatos está bien para leer en pocos minutos.

    27 mayo 2009 | 19:06

  37. Dice ser Una

    Yo no soy filóloga, pero denominar clásicos a eso que se anuncia hace rechinar mi neurona.

    27 mayo 2009 | 19:31

  38. Dice ser Herminia

    Pues no me gusta ningún título: Paulo Coelho no se lo deseo ni a mi peor enemigor; de Boris me quedo el personaje televisivo; el último catón lo he leído y al final lo despachurra en plan fantasioso; amy, ami tampoco me apetece leerla; la tamaro es un tostón…etcétera.

    27 mayo 2009 | 21:09

  39. Dice ser laprimadeaudrey

    Yo, la verdad la tapa me da igual. Los títulos que sacan para este verano como di los venden a 10 céntimos! No me interesa ninguno. Tampoco entiendo lo de “libros para el verano” , vienen con aire acondicionado incorporado?

    27 mayo 2009 | 22:37

  40. Dice ser Javier

    Pues a mí, lo que me horroriza es la selección, y llamarlos clásicos es como una patada en …… Tengo muchas cosas que leer antes que el Boris Izaguirre

    27 mayo 2009 | 23:13

  41. Dice ser Matasiete

    Estoy con Iván, a mí diez gramos más o menos no me tuercen la espalda. Es más, leo en todas partes y jamás me he fijado si lo que tengo entre manos es de tapa dura o blanda; a lo mejor el tamaño (dimensiones) del libro es más importante si es “para llevar”, pero en la playa me incomoda más el sol que el formato del libro.En cuanto al deterioro, como todo, depende del cuidado.Y la selección de títulos, de espanto.

    27 mayo 2009 | 23:21

  42. Dice ser Alex

    Me llevaría a la playa un libro que se lleve bien con un poco de agua, un poco de arena, la bebida volcada, un par de bikinis caminando por ahí, leerlo al rayo del sol, unos vecinos ruidosos, manos empastadas con protector y un día de lluvia. Que amerite el destape vamos

    28 mayo 2009 | 7:23

  43. Dice ser Yo

    Nunca he prestado atención al formato. Bueno, sí, al formato en cuanto a tamaño sí, pero lo de las tapas me trae sin cuidado. Tampoco he visto que un tapa blanda se me doble en la estantería.Llevo muchos años (ya voy para vieja) llevando libros a la playa y nunca he visto que se estropearan más que los demás, la única diferencia es que a veces se descubre un poco de arena dentro.La selección de títulos:¡el horror, ah, el horror! que hubiera dicho Kurtz.

    28 mayo 2009 | 7:51

  44. Dice ser oriundo

    Prefiero los libros de tapa dura, letra un poco grande, y lo mas importortante, que se ajusten en el precio. Yo los libros que leo, me los llevo a todas partes. Hacer campañas para verano, no creo en ellas, pero a veces ayuda a leer un libro, verlos expuestos.

    28 mayo 2009 | 9:26

  45. Dice ser Sibila Vane

    Yo también trabajo en una librería y creo, sinceramente, que estos títulos se venderán, pero más que nada por el precio. El hecho de que sean libros de bolsillo pero de tapa dura y tan baratos animará a la gente. Eso sí, personalmente, me parece terrible la selección de títulos. Por supuesto que no esperaba que se fueran a editar clásicos con mayúsculas, pero ya que es una campaña para verano y destinada a la “venta masiva”, quizás una selección de best-sellers más actuales hubiera sido más acertado.Por otro lado, decirte, Regina, que llevo leyéndote varios meses y es todo un placer. No puedo evitar sentirme muy identificada con muchas de las anécdotas que cuentas. ^^Y ya que hablamos de lecturas de verano, ¿para cuándo una entrada de este blog con lecturas veraniegas recomendadas para niños y jóvenes? Fuera de sagas vampíricas moñas, añadiría. 😉 El estreno de la película Coraline dentro de unas semanas, y basada en esa precioso libro de Neil Gaiman, me ha hecho pensar que recomendar buenos libros de fantasía para los más jóvenes sería todo un acierto.¡Un abrazo!

    28 mayo 2009 | 10:22

  46. Dice ser Stubb

    Booket saca todos los veranos “RESTOS DE SERIE”, amortizando por enésima vez premios Planeta y algún otro best seller. Francamente no es una editorial que me atraiga lo más mínimo porque sus titulos están repetidos hasta la saciedad, me da igual que sean de tapa dura o blanda, que valgan 7 euros o 5.El año pasado compré ,” La fortuna de Matilda Turpin”, de Alvaro Pombo por 5 euros, claro… otro premio Planeta que hay que meter con calzador!, y por cierto que tostón!!

    28 mayo 2009 | 10:30

  47. Dice ser Stubb

    Francamente Regina, ha habido post francamente más interesantes que este de Boooket.Lo que me alucina es el tirón que ha tenido, vía comentarios. Está en el “top ten” de tus post más comentados, ya casi 50, y mira que el tema no daba para mucho.Eso demuestra el éxito de este blog, tu sagacidad y perspicacia librera, y tu buen hacer. ¡Enhorabuena!

    28 mayo 2009 | 10:42

  48. Dice ser Plantino

    Algunos “antiguos” creemos que no es lo mismo leer un libro en una edición rústica que en otra, ilustrada quizás con bellos grabados. Es cierto que el texto es el mismo, pero las sensaciones pueden ser muy diferentes.Al fin y al cabo, las palabras son unas claves -unas manchitas sobre un fondo claro – que provocan en nuestra imaginación ideas, imágenes y hasta emociones. Si a esas manchitas les ayudamos con algo de belleza en el continente es probable que el disfrute sea algo superior.Unas croquetas son un alimento, que nos sacia el apetito y poco mas….pero mis nietos dicen que las croquetas de jamón que les hace su abuela son mucho mas que comida. Y tienen diez y siete años, es decir todavía no han descubierto la Filosofía.Recomiendo la lectura de un trabajo del filósofo José ORTEGA Y GASSET, titulado “Meditación sobre el Marco”, en el que podemos descubrir la importancia del continente, con respecto al disfrute del contenido.Gracias a Regina Exlibris uno puede pasar de la lectura playera a la filosofía orteguiana, de la mano de las croquetas de jamón. ¡Bravo!,

    28 mayo 2009 | 15:28

  49. Dice ser María

    Un hueco se les puede hacer en la mochila. De todos modos, yo no los compraría porque no me llaman la atención los títulos. Deberían haber sacado más títulos.

    28 mayo 2009 | 18:17

  50. Dice ser Blog de Libros

    ¡Hola, Regina!!! Te quería avisar que te hemos hecho entrega del Premio Limonada 50, que puedes pasar a retirar desde el domingo por nuestro blog.

    28 mayo 2009 | 20:07

Los comentarios están cerrados.