BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Archivo de abril, 2009

Réquiem por las librerías Crisol

Estoy de luto como librera y como bibliófila. El todopoderoso Grupo Prisa echa el cierre a sus tres últimas librerías Crisol, ubicadas las tres en Madrid. Y digo ‘librerías’ porque, aunque ofertaban discos y películas, lo cierto es que su función era más presencial que otra cosa, ya que lo que se vendía realmente era literatura. Pero parece que cuando la crisis aprieta al Poseidón- Prisa las tiendas Crisol, que pasaron de 17 a 3 en dos décadas, eran un Ulises al que flagelar y destruir:

 

Yo me debato entre la rabia y la tristeza. Aunque a la sombra de Prisa, Crisol era, de una forma u otra, una librería y como tal lamento su cierre.

Dejando a un lado el debate en torno a si, más que librería, cada Crisol era, como muchos decían, ‘una cadena o un supermercado donde los libros no son libros sino productos‘ el hecho es que, como librera, conocí a alguno de sus gestores y libreros y os aseguro que sabían del negocio y, mejor aún, muchos de ellos eran de la estirpe suicida de quienes no vendían ‘productos’ sino ‘libros’. Ese matiz es esencial.

Por eso y por más para ellos y para sus crisolandianos de pro van mis más sinceras y reginas condolencias. Los primeros se han quedado sin un trabajo que amaban, y los segundos sin ‘su librería’. El llanto me desborda, queridos.

Descanse en paz, Crisol. En reginaexlibrislandia llevamos crespón negro en señal de duelo y colgamos una esquela en nuestro corcho.

Y vosotros, reginaexlibeislandianos de pro, ¿conocíais las librerías Crisol? ¿Qué os parecían? ¿Os parece adecuada la decisión de Prisa y el Grupo Santillana?

Piratas de Somalia… ¡y de novela!

Uno de los síntomas de quienes padecemos bibliofilia congénita es la reconducción patológica y sistemática de cualquier tema al ámbito de la Literatura. Y en reginaexlibrislandia mis libreros y yo lo hacemos casi continuamente.

Por ejemplo, lo que empezó siendo un simple comentario sobre el Melody, el crucero italiano que este fin de semana repelió el ataque de unos piratas somalíes

 

 

… Pronto cambió de rumbo hasta un repaso por libros poblados por piratas, bucaneros y filibusteros.

Sí, queridos, esos carismáticos renegados con alma de tormenta, piel de salitre y alguna que otra gota de ron en vena. Esos que sin escrúpulos, patria ni más raíces que las velas y el ancla de su navío, surcaban las aguas a la caza del botín, tiñendo el azul marino de rojo escarlata y junto a los que vivimos cientos de aventuras entre líneas.

Románticos como Espronceda (La canción del Pirata) y Lord Byron (El Corsario) dedicaron poemas a estos feroces lobos de mar, y en prosa más de uno vendió su pluma a un corsario, real o ficticio. Defoe, Stevenson o Salgari son ejemplos de autores de novelas de piratas con patas de palo, garfios y mapas del tesoro que conquistaron a lectores de varias generaciones.

Aquí os dejo algunos de los títulos varados en los anaqueles de reginaexlibrislandia y os invito a que citéis vuestros preferidos para completar mi fondo-pirata…

¿Listos? ¡¡¡¡¡¡Al aaaaaaabordaaaajeeeeee!!!!!!

‘La isla del tesoro’. R. L. Stevenson. Jim Hawkins se embarca en La Española junto al capitán Smollet, Long John Silver y el resto de la tripulación, rumbo a la isla del tesoro. Emoción, salitre y alguna botella de ron.

‘El corsario negro’. Emilio Salgari. El noble Emilio de Roccanera se convierte en el Corsario Negro, un héroe solitario y feroz que surca el Caribe para vengar a su familia, pero también a su amor.

‘El relato de un corsario yanqui’. N. Hawthorne. Narra la vida de un corsario de la guerra de 1812 de EE UU contra Inglaterra, sus peripecias en el mar y en la prisión de Dartmoo.

‘Historias de piratas’. A. Conan Doyle. Fresco sobre las aventuras y peripecias de bucaneros, piratas y filibusteros que, con la calavera por bandera, se entregaban a rapiñas por todos los mares.

‘El cazador de piratas’. R. Zacks. El capitán Kidd, un mercenario al servicio de la Corona inglesa, capturaba a otros piratas y los obligaba a devolver sus botines.

‘El libro de los piratas’. Howard Pyle. Historias ilustradas de bucaneros que surcaban el Caribe hacia el Canal de las Bahamas en busca de los tesoros de los galeones españoles.

‘Los buscadores de tesoros’. W. Irving. Sanguinarias hazañas, amoríos y aventuras de carismáticos renegados con piel de salitre y viento en perpetua búsqueda de grandes tesoros.

‘La taza de oro’. John Steinbeck. Cuenta la vida del pirata Henry Morgan, que arrebató la isla Providencia (hoy Santa Catalina) a los españoles y emprendió la conquista de Panamá.

‘Historias de piratas’. Daniel Defoe. Un marino francés navega por el Índico y las costas africanas. Él y otros piratas toman Libertaria, donde crean su propia civilización con los botines de todos.

‘El halcón del mar’. Rafael Sabatini. Oliver Tressilian se convierte, a su pesar, en uno de los piratas más temidos y respetados del Mediterráneo tras sobreponerse a muchas penalidades.

Mujeres piratas’. G. V. Chamorro. Siempre hubo corsarias, auténticas lobas de mar cuyos nombres están escritos en letras de oro y escarlata en los anales de la piratería.

‘Bajo bandera negra’. David Cordingly. Centrándose en los siglos XVII y XVIII, la edad de oro de la piratería, el libro analiza cómo era la vida entre piratas, sus costumbres y sus tópicos.

‘El galeón de Manila’. M. Lozano Leyva. En 1755 un galeón español sale hacia Acapulco cargado de tesoros. Su tripulación se empleará a fondo para repeler el asedio pirata y proteger su botín.

‘Los tigres de Mompracem’. Emilio Salgari. Sandokán y su querida Lady Mariana se enfrentan a animales salvajes junto a Yáñez y J. Brooke y contra el despechado barón Willi.

‘El médico de los piratas’. Carmen Boullosa. En el siglo XVIII, el esclavo Smeeks, que sabe curar, se une a la Cofradía de los Hermanos de la Costa, piratas sanguinarios, pero generosos entre sí.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿os gustan las novelas de piratas, bucaneros, corsarios y filibusteros? ¿Cuál es vuestra preferida?

Marilyn Monroe leyendo ‘Ulises’, de Joyce

Por fin Tusquets anuncia una nueva reimpresión del Ulises de James Joyce en la impecable traducción de José María Valverde. Sí, y digo ‘por fin’ porque fue así como acogimos mis libreros y yo la buena nueva bibliófila.

¡Adiós a los ejemplares con cuentagotas de una de las novelas más extraordinarias de las letras en inglés de todos los tiempos en una sublime traducción al castellano!

Y fue mientras debatíamos cuántos ejemplares pediríamos para los anaqueles de Reginaexlibrislandia cuando la charla derivó hacia lo inesperado:

– Regina: No sé, Ulises es un libro que la gente no debería perderse- Librero1: Sin duda, aunque es cierto que es complejo. Quizás fuera de los círculos más bibliófilos se ve al Ulises como algo oscuro, gris y aburrido, ¿no?

– Librero2: Pues nada, que Chávez se lo regale a Obama o al que pille y ¡booooom! seguro que a medio mundo le da por leérselo, como está pasando con el de Galeano

– Librero1: Ja, ja, ja… ¡pues igual sí!

– Regina: ¡Anda, igual Marilyn Monroe sirve como reclamo!

– Librero2: ¿De qué demonios hablas, mujer?

– Regina: Pues que hace tiempo vi unas fotos de Marilyn absorta en el Ulises. A ver si las encuentro, un segundo… ¡Aquí está, miradla!

 

– Librero2: ¡Uy, es cierto! Oye, además… ¿ésta no estuvo casada con Arthur Miller?- Librero1: ¿Quién, la Monroe?

– Regina: Pues sí, estuvo casada con él. De hecho creo que tengo alguna otra foto de la pareja en plena velada con dos titanes de las letras:

 

– Librero2: ¿Quiénes son esas dos?- Regina: Mirad, van: Arthur Miller, Marilyn, Carson McCullers y la baronesa Karol Blixen, alias Isak Dinesen, autora de Memorias de África y de El festín de Babette, entre otras cosas…

– Librero1: ¡Vaya tela! Hubiera dado un ojo por estar de cuerpo presente en esa sobremesa…

– Regina: ¡Y yo mi regio pelucón, querido!

– Librero2: Pues, nada, imprimimos las fotos y las ponemos en un corcho con el Ulises de Tusquets debajo, ¿no?

– Regina: Mmmmm, puede ser curioso y, desde luego, un auténtico experimento librero, ¿lo hacemos?

Claro que lo vamos a hacer.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿qué os parece la idea de utilizar la foto de Marilyn Monroe leyéndose el Ulises de Joyce para despertar el apetito lector de la gente? ¿Cómo reaccionaríais si os topáseis con algo así en vuestra librería?

NOTA DE REGINA: Quienes aún no os hayáis leído el Ulises de Joyce deberíais darle una oportunidad, queridos, especialmente si podéis haceros con la traducción de José María Valverde. Os puedo asegurar que una vez os hayáis acostumbrado a la original prosa de Joyce, ya sólo os quedará relajaros y disfrutar de un sinfín de deliciosas e inesperadas excentricidades hechas letra por un auténtico genio en el uso del lenguaje y el soliloquio que, además, pulveriza moralismos vacuos y, aún hoy, escandaliza a muchos con sus flujos de conciencia sobre cuestiones que van desde generalidades como la vida, la muerte y el sexo, hasta la situación de Irlanda y del nacionalismo irlandés ea finales del SXIX y principios del XX.

La novela en sí es la crónica de un día en Dublín en la vida del judío cuarentón Leopold Bloom, el joven universitario Stephen Dedalus (álter ego de Joyce), con quien se abre la obra, y la mujer del primero, Molly Bloom, con cuyo largo monólogo interior se cierra. Con la descripción de la odisea interior de estas vidas aparentemente anodinas e insignificantes, el genio de James Joyce convirtió la vulgar epopeya del hombre moderno en una obra inmortal que, además, está plagada de referencias y guiños a la Odisea de Homero. Una obra de arte de principio a fin, Regina dixit.

¡Millenium 3 no saldrá hasta el 23/06!

Mensaje para los stieglarssonmaniacos del mundo: tachad el 6 de junio de vuestro calendario bibliófilo porque me confirman desde Destino que La reina en el Palacio de las Corrientes de aire, última entrega de la trilogía Millenium, no saldrá a la venta en España hasta el 23 de junio, martes.

Como haya un nuevo baile de fechas con el lanzamiento de lo nuevo de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist creo que me voy a poner a gritar hasta reventar todos los cristales de la sede del Grupo Planeta, queridos, porque necesito mi dosis de otras setecientas páginas de la más pura candelita stieglarssoniana.

La razón por la que Destino no publica YA un libro que millones de lectores están deseando devorar es bien simple: a día de hoy Los hombres que no amaban a las mujeres supera en ventas a La chica que soñaba con cerillas y un bidón de gasolina. Y por eso no sacan a la venta La reina en el Palacio de las Corrientes de aire.

Si, queridos, los estrategas del mercado deciden el lanzamiento de Millenium 3 en función de las ventas de sus dos predecesores. Como ahora mismo sigue vendiéndose más Millenium 1 que Millenium 2 aguantan Millenium 3 hasta que todos los que hayan leído o estén leyéndose Los hombres que no amaban a las mujeres terminen con ella y se lancen a por La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

Por lógica, cuando eso suceda Milenium 2 superará en ventas a Millenium 1 y poco después, cuando las ventas aflojen un pelín… ¡ZAS! irrumpirán de nuevo en el mercado bibliófilo con un Millenium 3 sobre el que todos los stieglarssonmaniacos nos lanzaremos de cara al tórrido veranito que viene.

Como librera, lo entiendo, pero como milleniumadicta me exaspera tanto cálculo y tanta estrategia marquetiniana cuando de lo que se trata es de un libro que me quiero leer ya.

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿cómo veis la forma en que los grandes grupos editoriales como la todopoderosa Planeta se dibuja a medida su plan de ventas? ¿Creéis que sus estrategas se equivocan y que La reina en el Palacio de las Corrientes de aire debería estar ya en todas las librerías de España?

Chávez y Obama disparan las ventas de un libro de Galeano

¿Qué tiene que pasar para que Las Venas Abiertas de América Latina escale 60273 puestos en el ranking de libros más vendidos de la librería electrónica Amazon en apenas unas horas?

Sencillo: que Hugo Chávez se lo regale a Barack Obama en plena V Cumbre de las Américas ante toda la prensa internacional este fin de semana.

 

 

Las Venas Abiertas de América Latina, del escritor uruguayo Eduardo Galeano, se publicó en los años 70 y desde entonces es un referente en lo que a denuncia del imperialismo estadounidense respecta.

En España, lo edita Siglo XXI y, al menos en reginaexlibrislandia, siempre hay algún que otro ejemplar en mis anaqueles.

Para los interesados y los más curiosos, Siglo XXI cuelga en su página web un extracto del libro a modo de carta de presentación, al que podéis acceder desde aquí.

Aunque la edición más demandada en Amazon según la propia librería electrónica es una traducción al inglés en tapa blanda, la que Chávez regaló a Obama fue en castellano… Aquí podéis ver el ránking que, por cierto, no está ni mucho menos estático:

 

Y vosotros, queridos, ¿Conocíais Las Venas abiertas de América Latina? ¿Y a Galeano? ¿Qué os parece que sólo por ‘la foto’ de Chavez entregando a Obama el ejemplar en castellano el libro haya pasado en pocas horas del 60280 al puesto 7 en el top 10 de ventas de Amazon, y subiendo…?

Veremos a ver si esta semana viene alguien o no a pedirme un ejemplar del mítico libro de Eduardo Galeano. Si es así, os daré cuenta de ello, palabra de Regina.

¿Qué libros dices haber leído sin haberlo hecho?

Aún recuerdo aquel día en que uno de mis libreros me soltó una gran verdad bibliófila a bocajarro. Era el aniversario del nacimiento de Cervantes, y mientras yo me afanaba en amontonar ejemplares de El Quijote en un rincón de reginaexlibrislandia para reverenciar al maestro y su obra llegó él y me soltó:

 

 

Me dejó petrificada. Pues bien, hace poco contándole la anécdota al divino Duka él me remató haciéndome llegar el listado de los diez libros que los anglosajones dicen haber leído sin haberlo hecho jamás.

Al parecer se trata de un estudio elaborado desde World Book Day 2009 y aunque no especifican el método utilizado, vuelcan sus resultados:

 

 

Vamos que, según esto, el 42% de los británicos que afirman haber leído 1984 de G. Orwell mienten, el 31% que dicen haberse terminado Guerra y Paz también… y así, sucesivamente.

Yo, la verdad, no salgo de mi asombro. ¿Por qué mentir sobre si uno ha leído o no un libro? Además, una de las cosas que más me llama la atención es ver que, según esa tabla, la gente miente más cuando se trata de haber o no leído un clásico de la literatura, mientras que el porcentaje desciende si hablamos de títulos de divulgación científica (El gen egoísta), o de actualidad política (Los sueños de mi padre).

También me descoloca comprobar que mientras sólo el 9% reconoce haber mentido sobre su lectura de la inmensa novela de Proust, el 42% se avergüenza públicamente de no haber devorado las páginas de 1984.

Viendo que se trata de títulos que entran y salen continuamente de los anaqueles de reginaexlibrislandia tengo que deciros que es una lista extrapolable al panorama lector español.

No sé si los destinatarios de esos ejemplares se los leerán o no, o si los españoles mentiremos lo mismo, más o menos que los ingleses, pero que esos diez títulos se venden en mi librería es un hecho. Sí, queridos, desde 1984 a la Biblia pasando por el de Obama y el Gen Egoísta… y así con los diez de la lista.

Aunque, eso sí, para encajarlo del todo en nuestro panorama bibliófilio tendríamos que incluir obras como El Quijote, Cien años de soledad, La Regenta, La Colmena, La fiesta del Chivo y algunos otros hitos de las letras hispanoamericanas…

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿tenéis alguna teoría al respecto? ¿Habéis mentido alguna vez al decir que habéis leído un libro que jamás tocasteis? ¿Cuál era y por qué lo hicistéis?

¡Viaja a la Suecia de Wallander!

Los devotos de Mankell en general y de su mítico inspector Wallander en particular estamos de enhorabuena. Y no sólo porque Tusquets lleve casi un año editando los libros de la serie detectivesca en Maxi Tusquets, su formato de bolsillo, sino porque hace poco ha lanzado el que es uno de los títulos insignia de la saga: La quinta mujer.

Y no se ha quedado ahí: a través de su web propone el consurso “Tras los pasos de Wallander”, con el que los mankellianos de pro pueden, si responden a tres preguntas sobre La Quinta Mujer, ganar un viaje para dos personas a la ciudad sueca de Ystad, centro de operaciones de Wallander y escenario de los crímenes a los que se enfrenta nuestro adorado sabueso sueco.

Ellos lo presentan así:

 

 

Así que quienes hayáis disfrutado ya de La Quinta Mujer podéis acceder al concurso hasta el próximo 31 de mayo, y quienes no y titubeen a la hora de perderse por entre las gloriosas páginas de La Quinta Mujer aquí va su sinopsis:

 

La placidez habitual de la ciudad sueca de Ystad se ve rota cuando, con cierto intervalo de tiempo, tres hombres aparecen salvajemente asesinados. Las víctimas llevaban una vida apacible y tranquila, dedicada a la ornitología, al cultivo de orquídeas y a la poesía, lo cual hace aún más incomprensible el casi insorpotable sadismo de que han sido objeto. Durante la investigación del caso, Wallander descubre que no solo debe enfrentarse a un asesino de temible inteligencia, sino que este parece guiarse por un sanguinario y turbio deseo de venganza. Cuando por fin la policía cree estar tras la buena pista, un nuevo asesinato da un vuelco a la investigación y provoca un motín entre la asustada población local.

En cualquier caso tampoco es la primera vez que Tusquets organiza concursos basados en Mankell y su obra. Por ejemplo, cuando lanzó El Chino la editorial dejó en manos de los mankellianos la elección de la portada del libro… ¿lo recordáis?

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿leísteis a Mankell? ¿Sois wallanderianos? ¿Participaréis en ‘Tras los pasos de Wallander’? ¿Qué os parece este tipo de reclamos de incitación a la lectura?

“¿Y cuánto dura el olor del libro?”

Ni soy Norman ni llevo el Motel Bates ni finjo ser mi propia madre ni, por tanto, vivo en los fotogramas de Psicosis . No, soy Regina ExLibris y llevo una librería en algún punto de la geografía española.

Pero la sobreingesta de libros y polvo y alguna que otra situación surrealista cara al público logran que, en según que momentos, se me transfigure el rostro. Sí, es lo que yo llamo el ‘rictus Norman Bates’, con el que mi regio rostro anuncia al mundo que estoy varada entre la perplejidad y la neurosis.

Por ejemplo, ayer, justo cuando disfrutaba de una tregua en medio de una jornada maratoniana irrumpieron en mis confines una madre y su hijo.

Al parecer, iban a una fiesta de cumpleaños y la criatura sugirió a su madre uno de los libros con olores de Gerónimo Stilton:

– Madre: ¡Oiga!- Regina: ¿Si?

– M.: ¿Tiene los libros esos que huelen?

– Niño: Mamá, de Gerónimo Stilton. ¡Te lo dije ya!

– R.: Sí, los tengo. ¿Cuál de los tres?

– M.: Carlitos, ¿cuál?

– Niño: El primero, mamá. Pablo no tiene ninguno.

– R.: Este es: En el Reino de la Fantasía

– M.: ¿A ver? ¿Y esto huele?

– Niño: Sí, mama. Tiene olores buenos y otros que apestan. Tu los vas descubriendo.

– R.: Vaya, Carlitos, veo que los conoces. Verá, señora, es como dice su hijo. El sistema es el mismo que usan en las revistas con las muestras de perfume… ¿ve?

– Madre.: Ya, ¿y cuánto dura el olor del libro?

 

Y ahí me dejó planchada. Intenté explicarle que, además del reclamo de los olores, de lo que hablábamos era de un libro, pero no parecía interesarle nada de lo que yo pudiera decirle que no estuviera relacionado con la caducidad del olor.

Tras una pataleta del niño, finalmente se llevaron En el Reino de la Fantasía para la fiesta de cumpleaños, pero yo me quedé en modo ‘rictus Norman Bates’

Y vosotros, reginaexlibrislandianos de pro, ¿qué le hubiérais respondido a la señora? ¿Debería yo saber hasta cuándo dura ese olor? ¿LO sabéis vosotros?