Chistes de toda la vida para el chavalerío de Internet, que aún no se los sabe

Archivo de noviembre, 2007

Franco, Franco, que tenía el culo blanco



Estos críos tienen la lengua más sucia que el orto

“Cuestión de pelotas, redux”, la secuela de la precuela de la prestigiosa saga.



Jeroglífico desde Tora Bora

Más jeroglíficos chorras. Sí, también sale tito Osama.



Que grande es el cine y que pequeño el multicine

Discos de ayer y siempre

Ciclo de cine diplomático

Nos llega de orgullo y satisfacción, y en estos momentos de tristeza conyugal, presentar el primer ciclo de cine marrullero en ultramar. ¿O se pensaban que pasaríamos por alto semejante platillo?



Cuestión de pelotas (y palitos)

Este fin de semana se estrena en las mejores salas “Cuestión de pelotas”, muy acertada traducción del sosísimo Mr. Woodcock (“Pichapinocho” tampoco hubiera estado mal). ¿Pero esa no la habían estrenado ya?, se preguntarán nuestros cinéfilos lectores. No, la que estrenaron hace un par de temporadas fue “Cuestión de pelotas (tus bolas están en juego)”, precisa traducción de Dogdeball, a true underdog story.

En diciembre -y si las películas subvencionadas dejan hueco en la cartelera- se estrenará la muy esperada “Pelotas en juego” (Balls of fury, ahí es nada).

Por si alguien se ha liado, ahí van los carteles de las tres:

Como pueden ver, los carteles son huevocéntricos, así que vamos a aliñarlos con unos posters falocéntricos de producción nacional que teníamos guardados por ahí. Y, de regalo, el extraordinario hombre rifle.



Big Tuna

Tenemos el honor de recibir en El Desternillablog al inefable Gorka Limotxo.

Un aplauso, coño.

¡Galope libre, don Jaime!

Ahora que casi no es duque, seguro que nuestros patrones nos dejan sacar esta carátula, que no pasó el filtro en su día:

Lo cual no quita para que sigamos siendo froilanistas hasta la rabadilla.

¡No me hagas un Terelu, que me da un Marichalar!



Confunden a Filemón con Mortadelo

En un largo artículo celebrando el medio siglo de Mortadelo y Filemón, el ABC confunde incomprensiblemente a ambos personajes.

No da para un Malaprensa, pero sí para un Malatesta. Por última vez: Mortadelo es el alto y calvo que se parece a Benito Pocino.