BLOGS Deportes
El último tiro | Baloncesto El último tiro | Baloncesto

"Not in my house"

Archivo de la categoría ‘Kobe Bryant’

La despedida perfecta que Kobe merecía

RAÚL RIOJA

Un animal competitivo como él no se podía retirar de otra manera. Tenía que ser algo inolvidable, único, que no se hubiera visto a ningún jugador antes. Una actuación para la historia. Así es Kobe, y así quiso que le recordáramos. Como uno de los más grandes de siempre.

Despedida Kobe Bryant

Despedida Kobe Bryant (EFE).

El ‘24’ de los Lakers lleva varias temporadas en las que los años y las lesiones le pesan, esta incluida. No puede ya soportar el peso del equipo como tantos años hizo, y la retirada es lo más sensato, hasta él ha tenido que admitir que ya no puede más, ha tenido que decir basta. Pero su último lienzo hará que los amantes del baloncesto lo añoren, da igual que sea lo más sensato.

Con su actuación de ayer, se convirtió en el jugador de más edad (37 años y 234 días) en meter al menos 60 puntos en un partido de la NBA. Y lo hizo ante una de las mejores defensas de la NBA, la de Utah, y aunque el partido era intrascendente para ambos, no para la historia. Kobe logró que todos le recordemos metiendo 60 puntos en su despedida, lanzando 50 veces a canasta, no fallando ni un tiro en los minutos finales para dar la victoria a su equipo (101-96).

Bryant llegó a la NBA con 18 años recién cumplidos, después de que Los Angeles Lakers dieran al pívot yugoslavo Vlade Divac a cambio de ese prometedor escolta que tanto se parecía a Michael Jordan.

Su obsesión por mejorar y por su ídolo le convirtieron en un clon del mítico ‘23’ de los Bulls, y junto a Shaquille O’Neal, dominaron la NBA durante tres temporadas. Su relación, más de odio que de amor, se acabó rompiendo, y tuvo que esperar a tener a otro escudero de lujo, Pau Gasol, para llevarse otros dos anillos.

En todos esos años, la NBA disfrutó con su voracidad a la vez que dejó enemigos en cada pabellón, pues así es él. Su competitividad no hace amistades.

Kobe hace ya varios años que no es Kobe, culpa a partes iguales del paso de los años y de las lesiones, y sus últimas temporadas no han ayudado demasiado a los Lakers, con un salario desorbitado (el más alto de la Liga) que ya no merecía. Pero su última función borra cualquier recuerdo negativo. Él es uno de los grandes y como tal le recordaremos.

Adiós, Kobe: último partido, un vídeo del odio y la emotiva despedida de Pau

R. RIOJA

Kobe Bryant se nos va del baloncesto para siempre. La temporada ha sido un continuo (y cansino, sí) homenaje a su figura, y hoy, a las puertas del último partido de su carrera (ante los Utah Jazz, 4.30 hora española) , nos llegan los últimos.

Mi favorito, el vídeo que le ha hecho la marca de zapatillas que le patrocina sobre el odio que despierta en jugadores y aficiones rivales (atención al guiño a Pau Gasol).

También ha querido despedirse de él su gran amigo y excompañero en los Lakers Pau Gasol, que le dedicó un emotivo mensaje en twitter y una carta de despedida en Sports Ilustrated.

Estas han sido las mejores frases de Pau:

En mi primer día con los Lakers, me reuní con el equipo en el Ritz de Washington y a las 1.30 de la mañana alguien llamó a mi puerta. Más tarde descubrí que Kobe no duerme mucho. Me senté en la cama y él se sentó en la mesa al lado del televisor. Me dio la bienvenida al equipo y me dijo que era el momento. Él sentía que yo podía llevarle a la cima de nuevo y quería asegurarse de que yo lo sabía. ‘Esta es nuestra oportunidad’, dijo. Fue poderoso y significativo. Encajamos perfectamente. Nuestra relación funcionó desde el principio. Ambos sabíamos que nos necesitábamos para alcanzar el éxito.

Todos los días son una prueba de por qué los grandes son tan grandes. No es por accidente. Es una obsesión llegar a ese nivel y permanecer a ese nivel. La dedicación, el compromiso, es algo único. No es algo que se vea. Él me inspiró a ser mejor, a ver el juego de una manera más detallada.

Fue como un hermano mayor y dio la cara por mí. En un momento dado, le dijo a los Lakers: ‘Si vais a traspasarlo, hacer lo que tengáis que hacer y traspasadlo. Si no es así, dejadle en paz y dejadle jugar’.

Cuando estaba decidiendo si dejar los Lakers en 2014, llegó a mi casa en Redondo Beach. Dijo que quería que me quedara en Los Angeles, luchar a su lado y terminar nuestras carreras juntos. Esas fueron sus palabras. Yo le dije que estaba en un momento en el que necesitaba un cambio en mi corazón. Necesitaba un cambio de aires. Fue una de las cosas más difíciles que he hecho, cuando le dije: ‘He decidido no volver a jugar contigo’.

No he sido capaz de gana otro título (en Chicago). Le extraño mucho. Echo de menos su presencia. Echo de menos esa actitud. No muchos jugadores la tienen.

Tal vez estoy desanimado porque sé lo que se siente al ganar y me encanta esa sensación. Cambia mi estado de ánimo. Me afecta. Creo que ganar alargará mi carrera y me motivará a hacer más. Estar cerca de Kobe tuvo un impacto en mi vida. Voy a ser un agente libre este verano y por eso pienso en eso ahora. Quiero aprovechar al máximo los años que me quedan. Quiero ser parte de algo especial otra vez.

 

Henry y Bryant se intercambian camisetas de Barça y Lakers en la noche de la quinta derrota de Golden State

Por Edu Casado

Bryant y Henry posan con camisetas de Barça y Lakers (TWITTER @NBA).

Bryant y Henry posan con camisetas de Barça y Lakers (TWITTER @NBA).

Allá por donde va, Kobe Bryant recibe homenajes. La última temporada de uno de los más grandes de la historia de la NBA no merece menos. La pasada madrugada, sus Lakers visitaron nada menos que a San Antonio Spurs. Y allí estaba una leyenda de otro deporte, el fútbol, que quiso rendir visita al de Philadelphia.

Se trata del exdelantero francés de Arsenal y FC Barcelona Thierry Henry. El jugador galo no dudó en regalarle a Kobe una camiseta del Barça con su nombre y firmada. Bryant, por su parte, le regaló una suya de los Lakers. Henry es un enorme aficionado de la NBA y Kobe es fanático del fútbol, afición que le viene de su infancia en Italia. Además, nunca ha ocultado su pasión por el Barcelona, así que se explica su sonrisa al sostener la ‘samarreta’ azulgrana. Antes, ‘Titi’ Henry estuvo dialogando con sus dos compatriotas de los Spurs, Boris Diaw y Tony Parker. Très bien!

Lillard se disfraza de Curry y los Warriors caen de paliza

La otra noticia del día fue la abultadísima paliza encajada por los Golden State Warriors en Portland. Los californianos sufrieron en Oregon su quinta derrota del año (137-105). La victoria de los Blazers se debió en gran parte a Damian Lillard. El base se disfrazó de Curry y anotó 51 puntos, el récord de su carrera.

Para los amantes de las curiosidades: uno de los objetivos de los Warriors, además del obvio de llevarse de nuevo el anillo, es igualar o superar el récord de 72 victorias y 10 derrotas de los Chicago Bulls de Jordan en la temporada 95/96. Hace diez años, los de Illinois tenían exactamente el mismo balance que tienen ahora los de Oakland: 48-5. Y un dato más: la peor derrota de aquellos Bulls fue en Nueva York, donde perdieron… ¡de 32 puntos, como este sábado los Warriors!

El emocionante homenaje a Kobe de sus grandes rivales: San Antonio Spurs

Por Edu Casado

San Antonio Spurs y Los Angeles Lakers son los grandes dominadores de la Conferencia Oeste y de la NBA en los últimos 20 años. Desde 1999, los texanos han ganado seis anillos y los californianos, siete (con idéntico resultado en cuanto a títulos de Conferencia).

Por eso, la rivalidad entre ambos equipos marca una época. Y por eso, la despedida de Kobe Bryant, santo y seña de los Lakers durante 20 años, tuvo un sabor especial la pasada madrugada en la visita de los californianos al AT&T Center.

Los Spurs estuvieron a la altura, como no podía ser de otra forma. Dedicaron a la ‘Mamba Negra’ un bonito vídeo con grandes jugadas del de Philadelphia, acompañadas de palabras de Tim Duncan, Manu Ginóbili o Gregg Popovich. Al acabar, Kobe salió a la cancha a recibir una emocionante ovación. Así, sí.

“¡Hey, español, ¿qué pasa?!”: el cariñoso recibimiento de Kobe a Pau

Por Edu Casado

Esta madrugada, Pau Gasol ha vuelto al Staples Center de Los Ángeles, la que fue su casa durante seis años. Aunque ya jugó el año pasado con la camiseta roja de los Chicago Bulls, es el primero desde su marcha de California en el que coincide con su amigo Kobe Bryant.

El recibimiento del de Philadelphia no pudo ser más expresivo, tal y como captaron las cámaras: “¡Hey, español, ¿qué pasa?!” le dijo en castellano Kobe al de Sant Boi antes del partido y antes de darse un fuerte abrazo con el pívot de los Bulls.

Lo que no ha trascendido es si hablaron del próximo All Star, en el que Kobe participará por última vez y como jugador más votado, y donde no estará Pau, que se ha quedado fuera por poco.

La impresionante preselección de EE UU para los Juegos Olímpicos de Río

Raúl Rioja

Da miedo. No existe otra forma de describir la impresionante preselección de 30 jugadores que ha dado USA Basketball de cara a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Lebron James y Kevin Durant

Lebron James y Kevin Durant con USA en los Juegos de Londres (EFE).

Es un equipo que, a priori, parece absolutamente imbatible. LeBron, Durant, Curry, Harden, Westbrook, Anthony Davis, Leonard, George, Cousins, Butler… no falta ni una de las actuales estrellas de la NBA, por lo que la empresa de las selecciones llamadas a poner en aprietos a EE UU, con España a la cabeza, se antoja más que complicada.

Esta es la preselección:

Bases: Stephen Curry, Russell Westbrook, Chris Paul, Kyrie Irving, John Wall, Mike Conley

Escoltas: James Harden, Kawhi Leonard, Klay Thompson, Jimmy Butler, DeMar DeRozan, Bradley Beal

Aleros: LeBron James, Kevin Durant, Paul George, Carmelo Anthony, Gordon Hayward, Rudy Gay, Harrison Barnes, Andre Iguodala

Ala-pívots: Anthony Davis, Draymond Green, Blake Griffin, Kevin Love, LaMarcus Aldridge, Kenneth Faried

Pívots: DeMarcus Cousins, Andre Drummond, Dwight Howard, DeAndre Jordan.

Entrenador: Mike Krzyzewski.

 

PD: Bueno, sí, por echar de menos, sí me falta un nombre: Damian Lillard. Pero ya sabemos que sus relaciones con USA Basketball no son demasiado buenas después de que se quedara fuera del pasado Mundial y el jugador renunciara a participar en verano en unos entrenamientos con el equipo norteamericano.

Preselección USA Basketball

Preselección USA Basketball.

Este fue el partido en el que Kobe Bryant decidió su retirada

Por Mario Serrano

El anuncio de retirada hecho por Kobe Bryant se ha convertido en la noticia del año baloncestístico y ha convertido su última temporada en una sucesión de homenajes en toda cancha donde los Lakers disputan partidos desde hace una semana. Sin embargo, hay una cancha que ha cobrado especial simbolismo en toda esta historia por ser el lugar donde el 24 de los Lakers tomó la decisión: el Moda Center.

Kobe Bryant, en el suelo tras anotar en el partido ante los Blazers. (NBA.COM)

Kobe Bryant, en el suelo tras anotar en el partido ante los Blazers. (NBA.COM)

En la últimas horas hemos conocido cómo y cuándo tomó la decisión. Fue durante el partido entre Blazers y el equipo angelino del pasado 28 de noviembre, que ganó el equipo de Portland por 108-96. Kobe se lo comunicó a su entrenador, Byron Scott, en pleno encuentro, en el que el escolta terminó jugando 34 minutos y anotando 21 puntos.

Scott, que no se quitó de la cabeza el comentario volvió a preguntar a Kobe al término del choque: “¿Recuerdas lo que me has dicho durante el partido? ¿Lo decías en serio?“. No daba crédito, según han revelado los protagonistas de la historia.

A continuación, os dejo el resumen de un partido que, desde ahora, tendrá un significado especial. El lugar donde La Mamba dijo ‘basta’.

LeBron James y Kevin Durant quisieron ser como Bryant

Por Dani Mateo

Kevin Durant y Lebron James (EFE).

Kevin Durant y Lebron James (EFE).

Como era de esperar, una vez hecho público Kobe Bryant que dejará el baloncesto cuando acabe esta temporada, todo son elogios hacia el ’24’ de los Lakers. LeBron James, Kevin Durant, Pau Gasol… y así un largo etcétera que sirven como -prematura- despedida de uno de los más grandes.

Lo del español era bien sabido. Colegas dentro y fuera de la cancha, el español asegura que su amistad va, incluso, más allá del deporte. “Kobe lo ha sido todo dentro del baloncesto. Es una leyenda, y con el que viví momentos muy especiales y únicos en mi carrera profesional. Pero, además, mi amistad con él va más allá del deporte”.

Mi amistad con él va más allá del deporte

Más allá sí que fueron James y Durant en sus elogios al mítico jugador del equipo angelino.

“Siempre competimos el uno contra el otro y deseábamos destronarnos”, recuerda el primero tras admitir que la presencia de Bryant le estimuló a buscar ser mejor jugador que él, incluso hasta imitarle en el corte de pelo. “Siempre he dicho toda la admiración que siento por Michael Jordan y que fue mi inspiración, pero sabía que estaba en otro nivel, mientras que Bryant era el tipo de jugador al que quería imitar por la manera como competía en el campo en cada partido”, declaró James. La estrella de los Cavaliers dice sentirse mal porque nunca tuvieron la oportunidad de tener un duelo en unas finales de la NBA.

Mi modelo no fue Michael Jordan, mi modelo fue Bryant

Kevin Durant definió al astro de los Lakers como el jugador modelo que le inspiró desde que era niño. “Mi modelo no fue Michael Jordan, mi modelo fue Bryant y a él le debo todo lo que soy como jugador de baloncesto porque me motivó a amar el deporte”, destacó Durant.

Por todo ello, Kobe no puede no sentirse tremendamente feliz. El escolta dice que supera todo lo que uno podría “soñar”, y reconoce que “estaba en paz”.  “No tengo palabras por lo que he vivido las últimas horas”, subraya Bryant. “Me quedo con todo el cariño de los aficionados y los momentos vividos”.

El adiós del clon perfecto de Michael Jordan

Por Raúl Rioja

Es imposible entender la carrera de Bryant sin la figura de Michael Jordan. Era su ídolo, el jugador al que imitar, y esa obsesión convirtió a Kobe por momentos en un clon del que ha sido el mejor jugador de todos los tiempos. Y eso no es poco.

Hubo una época en la que encontrar al sucesor de Jordan se convirtió en algo un poco enfermizo. Era despuntar un jugador y ser señalado como ‘el heredero’, y jugadores como Jerry Stackhouse, Grant Hill o Vince Carter tuvieron que sufrir esas comparaciones que años después se destaparon como absurdas. Para Bryant, no fue un sufrimiento, fue un reto autoimpuesto, una elección suya, convertirse en el perfecto sucesor del más grande fue su gran reto.

Kobe Bryant

Kobe Bryant (EFE).

Sus movimientos al poste, su tiro en suspensión, esos lanzamientos a la media vuelta, la extraordinaria competitividad y hasta la forma en la que saca la lengua es de un parecido asombroso entre ambos jugadores. Kobe veía a Michael y su único deseo era parecerse a él, convertirse en el mejor jugador del mundo.

Llegó a la NBA muy joven, con apenas 18 años y sin pasar por la universidad, y un traspaso le convirtió en jugador de Los Angeles Lakers, la franquicia a la que ha dedicado 20 años de su vida. Logró tres anillos como escudero de Shaquille O’Neal cuando el pívot dominaba las pinturas de la NBA a su antojo, y ya como primer espada del equipo angelino logró dos anillos más tras la llegada al equipo de Pau Gasol, siempre dirigido por Phil Jackson.

El final de Kobe ha sido el de un jugador incapaz de admitir que su cuerpo, a los 37 años, no da para más. Se exprimió hasta el punto de acabar lesionado las últimas tres temporadas, exhausto por realizar esfuerzos sobrehumanos para devolver a los Lakers al lugar que él siempre les había llevado. Y en esta se ha seguido comportando como si de un joven en la veintena se tratara, su mente es incapaz de admitir las limitaciones de su cuerpo. Finalmente, se ha dado cuenta, esta será la última temporada que disfrutemos del clon perfecto del mejor jugador de todos los tiempos. Y eso es mucho decir.

QUERIDO BALONCESTO

Con una emotiva carta titulada ‘Querido baloncesto’, así quiso anunciar Bryant que a final de temporada ponía fin a su carrera. “Mi corazón puede aguantar la paliza. Mi cabeza puede soportar el esfuerzo. Pero mi cuerpo sabe que es el momento de decir adiós”. ¿Saben cómo se despidió Jordan por última vez en 2003? Sí, con una carta titulada igual.

Lo que queda de Kobe Bryant

Moisés Muñoz

“Si me quitas mis odios, me jodes la vida”, escribía con tino Iñako Díaz-Guerra (@InakoDiazGuerra) en El Mundo, en una muy recomendable columna de opinión apoyada en el incidente Rossi-Márquez en la que hace apología del derecho a disfrutar del deporte a través de la animadversión hacia el rival. Y la cita viene a cuento porque yo me aficioné a la NBA no por mi adicción a todos los deportes, ni por la admiración que siento por la superioridad física de esas fieras de ébano, ni por la emoción que despierta en mí el juego, sino porque odiaba profundamente a Los Angeles Lakers de los ochenta.

Kobe Bryant

Kobe Bryant en el banquillo (EFE).

En aquella época fingí ser de los Celtics de Larry Bird -¡oh capitán, mi capitán!-, pero luego fui sucesivamente fanático de los salvajes Pistons de Thomas, Dumars, Rodman y Laimbeer; de los Bulls de Jordan y nadie más (abstenerse los Pippenliebers); de los Rockets de Olajuwon; de los Spurs; de los Blazers; otra vez de los Celtics; otra vez de los Spurs y, por supuesto, de LeBron y cualquier-equipo-del-mundo-al-que-quiera-llevar-su-talento. El denominador común de todos estos equipos es que ganaban y evitaban que los Lakers lo hicieran.

Yo no me he asomado jamás a la NBA para ver ganar a nadie, sino para ver perder a L.A. Odiaba a los Lakers en la victoria y los sigo odiando ahora mientras me regocijo con sus derrotas. Aborrezco su indumentaria morada y amarilla -púrpura y oro la llaman ellos, presuntuosos-. Odié a Magic Johnson y el feísimo gancho de Kareem Abdul-Jabbar. Me caía fatal Nick van Exel, me revolvió las tripas el fichaje de Shaquille O’Neal y, más aún, el de Pau Gasol. Pero nadie elevó tanto mi nivel de repulsión como Kobe Bryant, quien era al baloncesto lo que Holden Caulfield a la literatura, un irreverente con ínfulas de saberlo todo… sin haber alcanzado los 20 años.

¡Qué tipo tan deliciosamente aborrecible es Kobe! O era, porque hace un par de noches, mientras paladeaba la enésima derrota laker de los últimos tiempos a manos de los insípidos Denver Nuggets, el maquiavélico Isiah Thomas le llamó viejo y a mí se me acabó súbitamente el odio como, me temo, se me acabarán algunas noches en vela pendiente del Staples Center. “El baloncesto es un deporte para jóvenes”, dijo Isiah con el dardo pegado a su lengua mientras casi deletreaba la apostilla: “not for old men”. El adorno para tan indisimulada crítica era una sonrisa perversa después de resaltar el pobre partido de un Bryant limitado a 11 puntos en algo menos de 30 minutos en la pista. Y lo que es peor, disfrazado de escudero de jugadores sin jerarquía, como Jordan Clarkson o Lou Williams.

El Kobe del tiro elegante es hoy un señor mayor con achaques, una megaestrella que se apaga y confiesa que su juego da asco. ¿Y cómo odiar a un caballero que reconoce su ocaso? Lo que queda de Kobe está en las antípodas de ese escolta feroz que taladró con 81 puntos el aro de los Raptors una noche de invierno de hace ya nueve años. Sus cinco anillos apoyado en las anchas espaldas de O’Neal y Gasol son sólo una cifra, no una amenaza para los seis de Michael Jordan. En sus suspensiones, años atrás asquerosamente celestiales, apenas si cabe el aire de un neumático pinchado y el aro inmenso que divisaba desde la cornisa del pabellón parece ahora el ojo de una aguja.

Quizá nadie pueda quitarle jamás a Kobe la corona de jugador con más tiros errados en la historia de la NBA, como quizá ningún tipo pueda llevarme jamás a ese nivel de desasosiego nocturno. El paso rápido del tiempo ha arrasado su brillo y ha dejado a los aficionados angelinos con la desazón de saber que ya han empezado a despedirse del jugador más decisivo de la historia de su equipo. ¿Pero quién se apiada de los haters de los Lakers? ¿Acaso vamos a odiar a Julius Randle? Bryant se nos ha marchado y lo que queda de Kobe ha transformado las madrugadas en un intercambio de canastas insulsas. Sin emoción. Sin odio. Sin nada.