Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Entradas etiquetadas como ‘Carolina Iglesias’

El necesario himno feminista de las hermanas Natalia y Lucía Gil

Y digo necesario, porque se necesita más gente como ellas. Jóvenes que influyen entre jóvenes, con ideales claros y mensajes a compartir.

Ayer, viví la movilización feminista más de cerca que nunca. Desde Todo Es Mentira, el programa en el que trabajo, los hombres de la redacción hicimos un programa por y para ellas. Nos faltaban nuestras chicas y, pese a que en el plató Marta Flich y Elsa Ruiz fueron las encargadas de contar el 8M en primera persona, el resto del equipo notamos mucho las ausencias. Sois imprescindibles.

Dicho esto os diré que estoy más que orgulloso de mis amigas Natalia Gil y Lucía Gil. Jóvenes, feministas y buenas artistas. A Lucía muchos la conoceréis por su paso por Tu Cara Me Suena, otros de Disney Channel, del musical La Llamada o por una serie de Divinity. Yo la conozco porque tuve la suerte de que la vida me la puso delante como compañera de profesión. La he visto crecer, evolucionar, triunfar e incluso buscar el éxito. Es una artista 10… y su hermana… Una artista brillante que, además de ser su mejor amiga, no ha dejado de emanar luz, y más luz, sin estar nunca a la sombra de su hermana.

Aprovechando el 8 de Marzo, estas dos artistazas han querido lanzar al mundo su mensaje de reivindicación en forma de canción. Una canción que, además, viene acompañada por un videoclip lleno de caras conocidas como las de Andrea Guasch, Carolina Iglesias, Mariona Terés o Itziar Castro, que se unen a la causa de la lucha por la igualdad.

Dale al play y escucha con atención lo que nuestras mujeres tienen que decir.

¿Por qué no compartí esta canción ayer? Porque ayer ya fueron muchas las que la compartieron, muchas las que incluso llevaban su letra escrita en pancartas, y  porque el feminismo, que es la lucha por la igualdad, hay que llevarlos a la portada de los periódicos el 8 de Marzo, el 9 de Marzo, el 10, y todos los días. Porque de nada sirve que un día en concreto nos pongamos el lazo morado y salgamos a las calles a gritar contra los violadores de nuestros derechos si al día siguiente todo vuelve a ser igual. Emocionado, convencido y creyendo en el feminismo más que nunca.