Dando la nota

Desde el ‘Satisfaction’ de los Rolling al ‘Wannabe’ de las Spice pasando por la lengua de Miley.

Taylor Swift y Justin Bieber se pelean en público y hasta Cara Delevingne se mete

La última pelea de las estrellas del pop se ha librado en público, más concretamente en las redes sociales, y no ha hecho nada más que comenzar…

Ahora que, por fin, Taylor Swift se ha reconciliado con la que durante años fue su archienemiga Katy Perry, la cantante está indignada, molesta y muy decepcionada con quienes un día hace muchos muchos años le dieron su primera oportunidad.

Cuando Taylor comenzó en el mundo de la música firmó un contrato discográfico con una compañía que se quedó los derechos de sus canciones para su explotación en el futuro (lo digo así por resumir). La cuestión es que, ahora, esa discográfica ha sido comprada, y con ella su catálogo musical (que incluye los 6 primeros discos de Swift). ¿Quién ha comprado las canciones? Un enemigo de Taylor, Scooter Braun.

Así ha comentado la artista lo ocurrido en tumblr:

“Durante años, pedí y rogué tener una oportunidad para poseer mi trabajo”.

“Me he enterado de la compra de mis copias maestras por parte de Scooter Braun al mismo tiempo que era anunciado al resto del mundo”.

“Todo en lo que pude pensar es en el bullying incesante y manipulativo al que me sometió durante años”.

“Ahora, Scooter me ha despojado del trabajo de mi vida, uno que no se me dio la opción de comprar. Esencialmente, mi legado musical va a caer en manos de alguien que ha tratado de desmantelarlo”.

Puedes ver su post aquí.

Para entender bien toda esta bronca hay que saber quién es Scooter Braun. Es el manager de Justin Bieber, lo es también de Ariana Grande, y lo fue de Kanye West cuando arremetió duramente contra Swift en una canción.

Justin Bieber, que se ha dado por aludido después de que Taylor Swift (que hay que recordar es muy amiga de su exnovia Selena Gomez), ha querido compartir esta imagen en Instagram reprochando a Swift hacer públicos estos problemas.

View this post on Instagram

Hey Taylor. First of all i would like to apologize for posting that hurtful instagram post, at the time i thought it was funny but looking back it was distasteful and insensitive.. I have to be honest though it was my caption and post that I screenshoted of scooter and Kanye that said “taylor swift what up” he didnt have anything to do with it and it wasnt even a part of the conversation in all actuality he was the person who told me not to joke like that.. Scooter has had your back since the days you graciously let me open up for you.! As the years have passed we haven’t crossed paths and gotten to communicate our differences, hurts or frustrations. So for you to take it to social media and get people to hate on scooter isn’t fair. What were you trying to accomplish by posting that blog? seems to me like it was to get sympathy u also knew that in posting that your fans would go and bully scooter. Anyway, One thing i know is both scooter and i love you. I feel like the only way to resolve conflict is through communication. So banter back and fourth online i dont believe solves anything. I’m sure Scooter and i would love to talk to you and resolve any conflict, pain or or any feelings that need to be addressed. Neither scooter or i have anything negative to say about you we truly want the best for you. I usually don’t rebuttal things like this but when you try and deface someone i loves character thats crossing a line..

A post shared by Justin Bieber (@justinbieber) on

 

Y la cosa no ha quedado aquí, ni quedará, porque famosos como Cara Delevingne se han metido por medio. Cara le ha dedicado este comentario al cantante de Sorry.

¿Cómo acabará este nuevo drama del pop? No ha hecho nada más que empezar…

¿Cuándo aprenderemos en España para hacer de las peleas de los famosos un fenómeno de marketing?

5 comentarios

  1. Dice ser ignotis parentibus

    Si han comprado los derechos de autor de todas sus canciones es para estar más que indignada y más sabiendo que habiendo podido no se los han querido vender a ella. Cuanto quería pagar ella y cuánto ha pagado Scooter Braun?

    01 julio 2019 | 13:48

  2. Dice ser ignotis parentibus

    Con más de 320 millones de dólares en su haber tampoco debería importarle mucho quien tenga o deje de tener los derechos de autor de sus canciones,

    01 julio 2019 | 13:54

  3. Dice ser Elena

    Vaya, hacía años que no escuchaba nada de Justin Bieber y me lo encuentro de nuevo haciendo de las suyas.

    01 julio 2019 | 20:57

  4. Dice ser Don

    En España no hay famosos hay ilusos

    01 julio 2019 | 23:08

  5. Dice ser Fin

    Esto que voy a decir o mejor dicho a escribir os lo podeis tomar como un chiste si quereis, allá vosotros, pero yo prefiero en realidad que os lo tomeis muy en serio, por lo tanto… Por cierto creo que está basado en hechos reales el argumento de esta historia

    Estamos a finales de La segunda guerra mundial, a bordo de un barco atestado de refugiados judíos, pero tú también viajas en ese barco, piénsalo un momento ¿eres español verdad? probablemente te parezcas a un judío del montón, uno que haya perdido su fe por supuesto, son muchos años de gobierno socialista ¿pero qué te crees? a Hitler le habría encantado meterte en el mismo saco que a los judíos, no tardarías mucho en correr su misma suerte-calamidad… es-pa-ño-lito, ni Pedro Sánchez te podría salvar con una amnistía ¿Por cierto qué era, Pedro el piadoso o Pedro el magnánimo?, por lo tanto tú también viajas en ese barco ¿de acuerdo?, hacinado como una rata en sus bodegas sucias y apestosas, y completamente a oscuras cuando cae la noche, una oscuridad tan negra como el futuro que les espera a los presos independentistas, el viaje parece no tener fin, se prolonga más que el proceso de los presos catalanes, ¡pero que dicten la sentencia ya, que no cuesta tanto, culpables, ya está, ya lo he hecho yo, tanta historia por esto! Por otra parte ¿debe ser muy jodido estar en la piel de esos presos verdad? Pero sigamos con lo nuestro, en el barco las gentes van cayendo como moscas, es más, puede que esta misma noche la fiebre mortal te atrape a ti también en tu lecho improvisado a ras del suelo en un rincón de esa asfixiante e insalubre bodega atestada de gente, cada día se hacen entierros improvisados en la cubierta y se arroja un nuevo cadáver al mar, bueno, ya te había avisado antes de que esto no era ningún chiste, pero tranquilo todavía no estás muerto, el hedor a orines de los niños llorosos y a sudor rancio de los adultos te golpea en las narices, es una peste que no se puede aguantar, y sientes una extraña nausea que te revuelve el estómago, ya te has comido entero el mendrugo de pan que te correspondía para todo el día de hoy, pero indudablemente lo peor es que tú también, sí, tú también estás atrapado a bordo de ese barco maldito, esto no es ningún crucero de placer de costacruceros con bebidas gratis y piscina para darse un chapuzón, esto es una travesía de dolor, muerte y sufrimiento sin fin… pero tómatelo como un chiste si quieres, para no acabar suicidándote como ya han hecho otros a bordo del barco… Un barco atestado de refugiados judíos que lleva meses en el mar después de huir milagrosamente de la Europa nazi, todos juntos en ese gran barco en esa gran arca de Noé para salvar a los últimos de su raza que han podido escapar al apocalipsis, porque el asqueroso gobierno pro nazi de Argentina les ha denegado como han hecho antes otros países americanos el poder atracar en sus costas y tuvo que alejarse del puerto de Buenos Aires con toda su carga humana, de hombres, mujeres y niños, muchos de ellos enfermos, al que además se le ha agotado el agua de los depósitos o que está ya tan contaminada que no se puede beber, y tienen que recoger el agua de la lluvia con lo que pueden cuando al cielo le da por acordarse y compadecerse de ELLOS enviándoles esa lluvia tan necesaria como antaño el mítico maná en la travesía del desierto. Ahora viene lo interesante, pero no te vayas todavía hombre, que tampoco estamos tan mal como diría aquel, además tienes que vivir o mejor dicho, sobrevivir para poder contar a tus hijos y a tus nietos lo que has visto y para que todo este sufrimiento no se olvide jamás, Ahora hace poco que ha amanecido, pero la cubierta del barco permanece todavía repleta de bultos durmientes de refugiados que no tienen cabida en las bodegas de abajo y que todavía no se han desperezado envueltos en sus mantas raídas sobre el duro suelo para protegerse del frío y de la intemperie, sólo una figura tosca y algo impertinente parece moverse entre esos bultos horizontales e inmóviles, una figura que se dirige obstinadamente a popa y con cierta prisa además, refunfuñando, insultando, despotricando, maldiciendo, apartando con el pie sin miramientos algunos de los cuerpos inmóviles que le obstaculizan el paso, es Raul Cimas, otro español judío, con su barba sucia, desaliñado, grosero, soez, al llegar al extremo de popa se arrodilla para recoger con sus manos abiertas la poca agua que todavía queda en el suelo de cubierta después de las últimas lluvias, es un guarro y bebe sin que le importe, ávidamente el agua sucia que nadie más quiere… de momento. Se limpia la cara con las manos llenas de esa agua tibia, las gotas le caen por el rostro y tiene los ojos empapados, levanta la cabeza del suelo y se frota la cara con las manos para secarsela y de repente baja las manos lentamente de su rostro empapado con el agua de lluvia estancada … (Ahora empieza a sonar la música de los violines estridentes de la banda sonora El Piano de Michael Nyman, hasta Raul Cimas tiene su registro poetico), se queda inmóvil con las manos delante del rostro como si viera algo que lo hubiese asustado y petrificado, (sigue sonando la música de Michael Nyman) pero ahora ya no se ve a Raul Cimas de rodillas petrificado y con la cara chorreando, ahora se ve a una cierta distancia muy claramente la estatua de la libertad, balanceándose un poco exageradamente supuestamente por el movimiento del barco. Raul Cimas muy lentamente va bajando las manos, tiene la boca desencajada y sus ojos miran al frente fijamente, completamente absorto, (sigue sonando la música de Michael Nyman) y de pronto Cimas empieza a gritar como un loco ¡AMERICAAAAAAAAAAAAAAAA!

    ¡AMERICAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! ¡AMERICAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! Después Señala enloquecido la estatua de la libertad, entre la risa tonta y la emoción profunda desatada, y repite para sí, America, america…Hasta que grita por última vez AMERICAAAAAAAAAAA! entonces las figuras en el suelo de cubierta empiezan a moverse lentamente, incrédulos, el judío Buenafuente que se pone sus gafas de montura delicada, junto a su amigo muy enfermo, Berto Romero que en realidad ya está muerto o morirá en ese momento mirando la estatua de la libertad con una leve sonrisa en sus labios agrietados, aunque Buenafuente lo sostiene y se resiste a creer que ha muerto antes de poder verla y le repite, no, no te mueras, hemos vencido, hemos vencido, no te mueras, ahora no, hemos vencido…seremos los mejores cómicos ya lo verás, el judío Jesulín de Ubrique (estoy intentando recordar famosos españoles) levantándose lentamente y descubriéndose la cabeza respetuosamente, el judío Broncano tirado en el suelo de espaldas soñando con hacerse rico en America (a por el bote oeeeeé), incorporándose lentamente, mientras todo el mundo se va quedando de pie en silencio ante la imagen que no pueden creer que están viendo de verdad, (el capitán del barco supongo que ha muerto, eso también me lo invento) y en la cubierta que está llena de gente, entonces una anciana se arrodilla con un orgullo pétreo fijado en su rostro que no ha podido ser doblegado, lo hace sin decir palabra ni expresar emoción, se arrodilla en silencio, no es sometimiento es agradecimiento y rendición. Raul Cimas que sigue arrodillado sin poder contener la risa tonta y no para de tirarse agua sucia casi negra a la cara, ya no le importa distinguir si está limpia o no, como si viera un espejismo no se cree lo que ve (nadie había dado tanta pena), y todo el mundo al lado de la anciana solemne empieza a arrodillarse lentamente también imitándola, los hombres primero descubriéndose la cabeza con la gorra en la mano, hasta que prácticamente todos se quedan en cubierta de rodillas observando la estatua de la libertad que los saluda con la mano portando una antorcha en lo alto, un niño huerfano se acerca a la judía Toñi Moreno y le coge de la mano, la que será su madre le estrecha la mano con fuerza a su lado, el niño podría ser interpretado por el judío con la cabeza rapada John Cobra, por la altura digo, luego también ellos se arrodillan como todos los demás, Broncano baja la cabeza (ya no piensa en el dinero), Jesulín abraza a Campanario lloroso, Buenafuente se adelanta despacio al frente del barco que es hacia donde miran todos para ver mejor esa estatua y es el último en caer de rodillas, Raul Cimas ahora callado mirando al frente está visiblemente conmovido por lo que ve, y con todo el mundo de rodillas y en silencio de repente….

    ….la pantalla se queda en negro y al cabo de un rato empiezan a bajar los títulos de crédito con la música de Michael Nyman de El piano que no ha parado nunca de sonar

    02 julio 2019 | 05:28

Los comentarios están cerrados.