"Hasta la victoria, a veces". Roberto Fontanarrosa

Archivo de la categoría ‘Argentina’

Tu lengua ha recorrido un largo camino…

En relación con Maradona, todo el mundo debería saber dos cosas 1) es por lejos el mejor jugador de fútbol de la historia; y 2) nadie es capaz de generar tanta polémica cada vez que abre la boca.

Ahora la volvió a liar con un comentario sobre Irán. Tras un partido de fútbol en Argentina, un diplomático iraní se acercó a Diego y éste le devolvió una serie de elogios del estilo: “Todo mi cariño al pueblo de Irán”, “Ya conocí a Fidel, a Chávez, ahora solo me falta conocer a su presidente. Yo quiero conocer a Ahmadinejad”.

Las frases de Diego generaron inmediatamente una ola de críticas por parte de la comunidad judia en la Argentina.

El presidente de Irán, Ahmadinejad, ha negado de forma sistemática el Holocausto. Además, la Argentina no tiene buenas relaciones con ese país, luego de que la justicia pidiera la captura de varios funcionarios iraníes acusados de particpiar en un atentando terrorista en Buenos Aires que dejó la friolera de 86 muertos.

En Argentina, las frases de Maradona ya forman parte del imaginario colectivo. De hecho, el libro Dijo Diego recopila nada más y nada menos que las 1.000 mejores frases del futbolista.

Aquí va un resumen de las mejores frases de Diego Maradona:

Al principio la droga te pone eufórico. Es como ganar un campeonato. Y pensás: mañana qué importa, si hoy gané el campeonato.

Como narcotraficante, me cago de hambre.

A los políticos les saco una ventaja. Ellos son públicos, yo soy popular. (1996)

A Tocalli le decíamos camino de tierra, porque no tiene manos.

La rinoscopia, el pelo corto… Un día los muchachos de la Selección se van a rascar un huevo y Passarella se los va a mandar a cortar. (1995)

¿Me van a contar a mí cómo es Juan Simón? Lo conozco hace diez años. Es capaz de tomarle la leche al gato. (1991)

Boca tiene menos definición que la televisión que teníamos en Fiorito. (2001)

En este país siempre pasa lo mismo. Es el mismo partido que lo pasan cuarenta mil veces en diferido. (2001)

Habíamos ido a almorzar a una parrilla, en la avenida Gaona, con Claudia y las nenas. Era domingo, estábamos felices, todo bárbaro. Se acerca un tipo, me dio la mano, yo seguí hablándole y el tipo insistía con la mano. Me di cuenta de que quería pasarme un papel. Con las nenas y todos ahí al lado. Y el tipo insistía, y de pronto me dice: “Probala. Si te gusta, estoy en la esquina”. ¡Qué hijo de puta! (1996)

Yo crecí en un barrio privado de Buenos Aires… Privado de agua, de luz y de teléfono… (2004)

Soy un privilegiado, pero únicamente porque lo quiere Dios. Porque Dios me hace jugar bien. Me hizo nacer la habilidad. Por eso me persigno siempre que entro a una cancha. Me parece que estaría traicionándolo si no lo hiciera.

Por un altercado con un tipo que me pidió un autógrafo, una vez me metieron en una celda hasta las seis de la mañana, pero enseguida me hice amigo de los presos, comí con ellos un sánguche de mortadela y los entretuve hasta la madrugada haciendo jueguito con una naranja. (1995)

Cometí un error de un metro, no me pueden dar una culpa de 30 mil kilómetros. (Mundial 1994)

Llegar al área y no poder patear al arco es como bailar con tu hermana. (2001)

Fue un lindo gol, pero no una maravilla. Raquel Welch es una maravilla, no un gol. (En el vestuario del Estadio Azteca, después del gol a los ingleses)

Coppola es vivísimo. Fuma debajo del agua.

Gianinna me preguntó: “¿Papi, cuándo vas a volver a jugar como en los videos?”. Me cortó las piernas. (1996)

Ganarle a River es como que tu mamá te venga a despertar con un beso a la mañana. (2000)

El juez Bernasconi es muy rápido, es capaz de meterle un supositorio a una liebre. (2000)

Me gusta pegarle a la gente cuando tiene las dos manos arriba. Cuando las tiene bajas, me gusta ayudarla. (1995)

Jugar sin público es jugar adentro de un cementerio. (1987, después de un partido a puertas cerradas entre Napoli y Real Madrid)

Los dirigentes de Boca son más falsos que un dólar celeste. (1997)

Si los novios de mis hijas las hacen llorar dos o tres veces, van a tener un accidente. (1998)

Nunca imaginé que hubiera gente que se alegre por mi tristeza. (1990)

En la clínica hay uno que se cree Robinson Crusoe y a mí no me creen que soy Maradona. (2004)

No, muchachos, hoy tengo menos palabras que un telegrama. (2001, negándose a hablar con los periodistas)

–Diego, ¿llegás para el domingo? ¿Vas al banco?

–Si voy al banco es para sacar plata, fiera. (1996)

¿Cómo calificarías las declaraciones de Maradona sobre el presidente de Irán? ¿Conoces alguna otra frase mítica de Diego? Déjalo en los comentarios.

Repsol podría empezar a despedirse de América Latina

Las empresas españolas, en su mayoría, han realizado excelentes negocios en América Latina. Los problemas de regulación y de “inseguridad jurídica” (en palabras de las corporaciones) no han evitado que bancos, constructoras, empresas de telecomunicaciones o la misma Repsol, hayan ganado fortunas con sus operaciones del otro lado del océano. Sin embargo, el caso de la petrolera es especial.

Desde que Repsol compró en 1999 YPF, la filial argentina siempre le aportó multimillonarias ganancias. A lo largo de todos estos años, las utilidades nunca bajaron de los US$ 1.000 millones y en algunos casos representaron casi el 50% de los beneficios de Repsol. Pero el escenario cambió en 2006, cuándo YPF le aportó un 16,4% menos de dinero que el año anterior y en lo que va del 2007 se espera otro descenso interanual del 19,7%.

El contexto político también ha cambiado en América Latina desde los 90. Los gobiernos de Argentina, Bolivia y Ecuador, por ejemplo, han decidido que sus países deberían hacer un uso diferente (y mejor, claro) de sus recursos naturales.

Si a lo económico se le suma la convulsión política que -según se lee desde Madrid- se vive en América Latina, todo junto es demasiado para una compañía tiene que responder en bolsa.

Con la venta de una parte importante de YPF en Argentina, Repsol podría haber comenzado un lento camino para reducir sus operaciones en América Latina, una región que le ha dado –además de la cantidad ingente de dinero mencionada-, muchísimos dolores de la cabeza a la compañía.

En la empresa nadie hablar de abandonar América Latina, prefieren decir cosas como “bajar la exposición, reducir el riesgo y mejorar el perfil de la compañía”.

En rigor, el comunicado difundido por la empresa dice que “la operación forma parte del plan de diversificación de activos emprendido por Repsol YPF desde 2005”.

Los nuevos mercados a los que se refieren son, básicamente, Estados Unidos y el norte de África.

¿Qué crees que pasará con el resto de las empresas españolas en América Latina?

La prueba de la bicicleta

Imagina que en la esquina de tu casa hay apoyada contra la pared una bicicleta. Está sola, sin cadena alguna y sin nadie que la vigile. Piensa un segundo y responde: ¿Cuánto tiempo crees que pasaría antes de que alguien se la lleve?

Una página web se dedica a registrar lo que sucede cuando se deja una bicicleta en diferentes sitios de la ciudad de Buenos Aires, sin candado, mientras se la graba con una cámara oculta. La idea es calcular cuánto tiempo pasa hasta algún amigo de lo ajeno se la apropie.

El experimento fue desarrollado por Liebre amotinada Ideas, una empresa creativa que viene a demostrar que no hace falta quemar mucho dinero para generar ruido en la Web (el proyecto ha rebotado con considerable éxito en la blogosfera hispana).

¿Los resultados? Comprobadlo vosotros.

Más vídeos aquí.

En una entrevista, el creador del proyecto respondió:

– Después del robo, ¿se busca al ladrón y se lo detiene o se le quita la bicicleta?

– No. ¡Además se van en la bicicleta! ¡Como las correrías! Después, cuando editamos, borramos la cara del ladronzuelo. El rol policíaco no es nuestro.

Simpático el asunto.

La Argentina durante la era Kirchner. (Ahora es el turno de su mujer)

Resumen para perezosos: durante el primer gobierno de los Kirchner, la Argentina ha vivido un período complicado, en el que el gobierno fue protagonista de grandes aciertos económicos y de desmesuras evidentes en lo institucional. Ahora le toca a su mujer.


Se va Néstor y viene Cristina. Se va Kirchner y entra Fernández de Kirchner. La Argentina sigue haciendo esfuerzos para mostrarse al mundo como un país dónde todo puede pasar.

Argentina estrena presidenta y teniendo en cuenta la agitada vida política y social de ese país, se puede decir que será la transición más “tranquila” de los últimos 50 años. Néstor Kirchner deja el poder en manos de su esposa, Cristina, que fue electa en las urnas en primera vuelta y por un amplio margen frente a sus competidores.

Durante el gobierno de Kirchner, el país ha sufrido una verdadera transformación, para lo bueno y también para lo malo.

Para lo bueno están las cifras de la economía: la Argentina pasó de una tasa de paro de más del 20 por ciento en 2003 a menos del 8 actual. El mismo país que había sufrido una caída tremebunda en términos de ingresos por habitante lleva 5 años creciendo al 9 por ciento anual (17 trimestres seguidos de crecimiento es algo que ocurre por primera vez en la historia moderna del país).

Además, la Hacienda argentina ha conseguido recaudar como nadie y permitió timonear las cuentas públicas con superávit fiscal permanente durante 5 años. El nivel de exportaciones, también fue record.

Hay quienes sostienen que el éxito económico se produjo gracias al contexto internacional favorable y que gran parte de las medidas del gobierno son insostenibles a largo plazo, “pan para hoy, hambre para mañana”, aseguran.

Por otro lado, Kirchner deja un buen número de cuentas pendientes con la sociedad. Su gestión no ha sido lo que se dice un llamado a la unidad. Todo lo contrario, gobernó con aspereza y muchas veces con intolerancia. Su nulo acercamiento a la oposición y sus constantes diatribas contra la prensa quedarán también en la historia.

El agujero más palpable de su gestión es el poco esfuerzo por mejorar la calidad institucional de un país cuyos 40 millones de habitantes siguen dependiendo de los aciertos o errores que realiza una única persona, su presidente.

Kirchner ha pasado prácticamente del Poder Legislativo. Gobernó montado en una ley de emergencia económica, con superpoderes (“los necesito para sacar a Argentina del infierno” aseguraba), y mediante decretos presidenciales que no necesitaban visto bueno de otros poderes.

El propio Senado, dónde ha hecho carrera política Cristina Fernández de Kirchner, ha sesionado sólo 17 veces durante este año.

Ahora llega el tiempo de Cristina, que asumirá el cargo en un país más previsible que el que se encontró su marido durante los primeros días.

Su principal desafío será recomponer la calidad institucional y demostrar que el país está, de una vez por todas, en la senda del crecimiento real y sostenible.

Debería ser capaz de desterrar de una vez y para siempre la idea de que el país atraviesa uno de los ciclos –los argentinos esto los saben bien- que incluyen un período de bonanza que, hasta ahora, siempre terminaba en hecatombe.

Argentina estrena presidenta…

… y algunos medios ya van calentando el ambiente.

El lunes 10 de diciembre Néstor Kirchner cederá el poder a su esposa Cristina Fernández de Kirchner.

La viñeta se publicó en este número de la revista Noticias y sus autores son los brillantes Rudy & Paz.

Latinoamérica suspende en Desarrollo Humano

Aunque las cifras macroeconómicas de los países latinoamericanos gozan de buena salud, el informe anual de Naciones Unidas asegura que la región suspende en materia de Desarrollo Humano.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) elabora todos los años el Indice de Desarrollo Humano, que no es otra cosa que el ranking de países dónde se vive mejor.

Entre los indicadores que se toman en cuenta figuran la esperanza de vida, el PBI per capita y el acceso a la salud y a la educación.

Si bien el informe dice cosas que ya sabemos (en Europa viven los ricos, en África los pobres y el resto del mundo se ubica como puede), si se lo proyecta en el tiempo permite ver la evolución favorable o desfavorable de los países.

Algunos datos del informe de 2007:

  • El país con más Desarrollo Humano del planeta es Islandia (que este año le arrebata el primer puesto a Noruega).
  • España ocupa el puesto trece de la lista, por detrás de Estados Unidos y por delante de Dinamarca. Sube 6 puestos en relación al año anterior.
  • Argentina es el país con más desarrollo humano de la región, en el puesto número 36. Pierde dos posiciones en relación al año pasado.
  • Chile es segundo país de América del Sur según el ranking, en el puesto 38. Pierde una posición con respecto a 2006.
  • Los últimos tres países de América del Sur son Paraguay (91), Guyana (103) y Bolivia (115)
  • Dentro de los treinta primeros, veinte son países de Europa.
  • Los últimos 10 pertenecen a África.

Juan Gelman, el hombre que aprendió a resistir

“Intento dar existencia al futuro y, por lo tanto, también al presente (…) Soy un esperanzado sin remedio”.

Estas declaraciones no las hizo el ganador de un concurso de TV, sino un hombre que se tuvo que exiliar de su país, al que la dictadura le asesinó a un hijo y que conoció a su nieta recién veinte años después de que naciera en un centro de detención clandestino. Y escribe poesías. Pocas veces tanto dolor generó tanta belleza.

A Gelman lo persiguió la dictadura militar argentina y fue condenado a muerte por Montoneros, la organización guerrillera a la que pertenecía y que él mismo criticaba con dureza por el modo en que estaba organizada.

Durante los años de plomo fueron secuestrados y asesinados tanto su hijo Marcelo como su nuera Claudia, que estaba embarazada de siete meses. La hija de ambos nació en Uruguay fue dada ilegalmente en adopción. Hace pocos años, y luego de años de intensa búsqueda, Gelman y su nieta se reunieron.

Los que saben de poesía aseguran que es uno de los mejores poetas vivos y que el premio Cervantes que acaba de recibir (Gelman es uno de los escritores vivos argentinos más premiados) corona, ante todo, una trayectoria de resistencia.

Gelman tiene un blog y es columnista del diario Página 12.

De todos sus poemas, este es uno de mis favoritos:

Mi Buenos Aires querido

Sentado al borde de una silla desfondada,

mareado, enfermo, casi vivo,

escribo versos previamente llorados

por la ciudad donde nací.

Hay que atraparlos, también aquí

nacieron hijos dulces míos

que entre tanto castigo te endulzan bellamente.

Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse,

a resistir,

aunque es seguro

que habrá más penas y olvido.