BLOGS

"Hasta la victoria, a veces". Roberto Fontanarrosa

Menos democracia en América Latina

El semanario The Economist publica un tremebundo estudio sobre la percepción de la democracia en América Latina.

Según el informe de Latinbarometro citado en el texto, en casi todos los países de la región hay menos ciudadanos que creen en la democracia como el mejor sistema de gobierno.

Los países dónde más cae el apoyo a la democracia son El Salvador, Honduras, Chile y la Argentina. Los ejemplos de la Argentina y de Chile son especialmente llamativos.

En el primer caso, el descrédito a la democracia crece a pesar de la fuerte recuperación económica que experimenta el país; y en el caso de Chile, sucede tras varios años de estabilidad económica. ¿Por qué?

Según el informe, la pérdida de credibilidad de la democracia en la Argentina se debe en parte a que este año el presidente Néstor Kirchner cediera formalmente el poder de la República en manos de su mujer, Cristina Fernández de Kirchner.

Los argentinos, tan aficionados a los records, lograron uno más. Es la primera vez en la historia democrática de occidente que un presidente entrega el bastón presidencial en manos de su mujer.

Aunque Fernández de Kirchner fue elegida legítimamente en las urnas, no resulta extraño entender porque un número de argentinos pierden la fe en la democracia.

En el caso de Chile, el desgaste de las instituciones democráticas estaría sustentado en la incapacidad de la presidenta Bachelet de lograr las mejoras sociales que prometió en 2006.

Chile es, además, el país dónde más crece el aprecio a los regímenes autoritarios (sólo superado en términos reales por Paraguay, Guatemala y Perú). Una ironía si se tiene en cuenta que Chile se ha librado por de la presencia de Pinochet hace menos de un año.

El artículo no hace mención a que en Ecuador es el país dónde más crece el apoyo a la democracia junto con Bolivia, Panamá y Costa Rica.

Si lo que dice The Economist es cierto, una posible conclusión podría ser que una mejora en la economía no garantiza necesariamente una mejora en las instituciones ni en la percepción que la gente les tiene. Y esto, a priori, es bueno. Sobre todo si tiene en cuenta que los burócratas de turno los peores monjes negros del continente justificaron durante décadas las peores atrocidades con el argumento de que “la econmomía va bien”.

Los gobernantes, los ciudadanos y el tercer sector tienen el desafío de fortalecer el sistema de gobierno que tantos años ha costado mantener.


Por cierto, esto es Cruz del Sur, un blog dónde comentaremos algunas cosas que pasan (y otras que nos gustaría) en América Latina. Gracias por venir.

2 comentarios

  1. Dice ser Yam

    Es la Argentina o Argentina? Entonces, debería ser también el Chile y la Honduras? Como es?Saludos

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Monipeni

    “la primera conclusión podría ser que una mejora en la economía no garantiza necesariamente una mejora en las instituciones ni en la percepción que la gente les tiene. Y esto, a priori, es bueno.”Estamos de acuerdo. ¿Y la segunda conclusión?Feliz de leerte. A veces olvidamos en esta España nuestra tan europeísta que tenemos más que ver con un latinoamericano que con un noruego 😉

    27 Noviembre 2007 | 19:30

Los comentarios están cerrados.