La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Velázquez’

Un toro la lía parda en el Museo del Prado

Prado Sólo hay algo más imposible que meter un elefante en una cacharrería sin romper una taza. Meter un toro bravo en el Museo del Prado y ponerlo a dialogar con Rubens y su rapto de Europa. Posar un gorrión albino junto a las Meninas de Velázquez, enfrentar un águila real a la escultura broncínea del emperador Carlos V, colar una serpiente entre el Adán y Eva de Durero, plantar dos sapos bajo el aquelarre de Goya, sobrevolar el esqueleto de un delfín entre marmóreas divinidades griegas.

El artista Miguel Ángel Blanco ha sido capaz de eso y de mucho más con sus increíbles Historias Naturales, que hasta el 27 de abril pueden disfrutarse en nuestra más importante pinacoteca nacional.

He tenido la oportunidad de visitar la muestra de la mano de su autor, un “hombre-bosque” con quien me une una estrecha amistad. A su lado, lo que para mi formación como historiador del Arte se me presentaba una herejía, como naturalista he quedado fascinado pues la naturaleza salta de los lienzos y grita.

Sus 22 intervenciones junto algunas de las pinturas señeras de la Humanidad no sólo no las distorsionan, sino que funcionan como excepcionales herramientas educativas. Por ejemplo, ¿qué pinta ese gorrión blanco junto a la obra cumbre de la pintura? Blanco lo justifica así:

“Una rara avis, el pájaro, dialoga con otra rara avis, Velázquez, y ambas sacan pecho ante la atenta mirada de los galgos del cercano cuadro del Príncipe Baltasar”.

Y vaya si se miran. Ambos espíritus se han cruzado.

La exposición recuerda que el primer destino del hoy Museo del Prado fue Real Gabinete de Historia Natural, algo que nunca llegó a ser. Y recupera el espíritu de los antiguos Gabinetes de Maravillas. Pero sobre todo nos enseña a descubrir la naturaleza en el arte y el arte en la naturaleza.

No se la pierdan. Incluso podrán escuchar los cantos de las aves escapadas de las pinturas.

En la foto superior, el artista Miguel Ángel Blanco (MAB) contempla el toro disecado de Veragua, una de las cinco únicas castas fundacionales de la ganadería de lidia, y al que ha puesto en brutal diálogo con El rapto de Europa, obra maestra de Rubens. El animal es también una obra maestra de la taxidermia (dermoplastia) y procede del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

En este enlace del Museo del Prado puedes ver todas las piezas de MAB perfectamente contextualizadas y explicadas. También existe un precioso material didáctico editado para los niños que visiten la exposición.

Otras entradas relacionadas:

Las medidas compensatorias se olvidan de Las Meninas

Definición de la Wikipedia:

La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) es un procedimiento técnico-administrativo que sirve para identificar, prevenir e interpretar los impactos ambientales que producirá un proyecto en su entorno en caso de ser ejecutado, todo ello con el fin de que la administración competente pueda aceptarlo, rechazarlo o modificarlo.

Lo que no dice la Wikipedia es si estos informes sirven en realidad para algo. En la mayoría de los casos para muy poco. Como mucho, para proponer medidas correctoras y compensatorias que traten de mitigar el impacto previsto. Algunas de ellas tan disparatadas como reintroducir águilas pescadoras en un embalse después de destruir un bosque único metiendo por medio una autovía.

O lo que es peor, se aceptan supuestas restauraciones de los hábitats destruidos, que también supuestamente quedan en su mismo buen estado anterior. Y es aquí donde aparecen Las Meninas. Como señala Juan Carlos Atienza, de SEO BirdLife, en su nuevo blog, jueces y políticos siguen sin asumir el carácter único de los hábitats. De acuerdo con el acertado comentario de un profesor de investigación de la Estación Biológica de Doñana (CSIC),

Es como si alguien solicitase una autorización para destruir el cuadro de Las Meninas y la administración se lo autorizase al considerar que en porcentaje no representa mucho sobre el total de los depósitos del Museo del Prado, eso sí, imponiendo como medida correctora que solo pueda recortar la cara de una de las meninas, y que como medida compensatoria, el solicitante deba pintar otro cuadro y colgarlo en el museo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share