La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘tenerife’

Tres países se reparten las Islas Afortunadas

Teide2007

Pensamos en las Islas Afortunadas y automáticamente la imaginación (y las ganas) nos lleva a Canarias, sobre todo ahora que el invierno aprieta. Sin embargo pocos saben que esas islas tan deseadas son para los biólogos muchas más de las que imaginamos. En realidad agrupan a cinco archipiélagos repartidos en tres países: España, Portugal y Cabo Verde. Y si me apuras, también hay un enclave en el continente africano; Marruecos sería el cuarto país macaronésico.

Fueron los griegos quienes situaron ese mítico territorio al oeste de las columnas de Hércules.  Islas Afortunadas o de la Felicidad (μακάρων νη̂σοι; makárôn nêsoi), el Paraíso a donde iban las almas de los difuntos virtuosos. En la actualidad Macaronesia es un concepto fundamentalmente biogeográfico y botánico acuñado a partir del siglo XIX y que agrupa a los archipiélagos volcánicos de Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde, además de una amplia franja costera africana situada en Marruecos, al sur de Agadir.

Tan interesante rincón del planeta tiene desde hace muy poco una completa plataforma en Internet. www.macaronesian.org es una herramienta digital de consulta y acceso universal con contenidos en español, portugués e inglés. Incluye una enciclopedia multimedia y una biblioteca virtual con más de dos mil entradas con archivos de texto, audio, vídeo e imágenes sobre diferentes temas vinculados a la Historia Natural de esta región.

La creación del portal es una de las principales acciones desarrolladas en el marco de “PLINIO XXI”, un proyecto cofinanciado por la Comunidad Europea a través del Programa de Cooperación Transnacional Madeira-Azores-Canarias (MAC) 2007-2013, promovido por el Cabildo de Tenerife y con la Universidad de Cabo Verde como principal socio.

Son muchos los amigos míos que participan en este proyecto. Y muchos más los que nos vamos a beneficiar de su existencia. Te invito a entrar en la plataforma. Hay de todo, incluso buenos documentales y hasta reclamos de aves, así que no te asustes. Sumérgete plácidamente en los saberes macaronésicos.

Macaronesia

 

Foto: Wikimedia Commons

Mapa: PLoS One. 2008 May 14;3(5):e2139. doi: 10.1371/journal.pone.0002139. Timing and tempo of early and successive adaptive radiations in Macaronesia. Kim SC(1), McGowen MR, Lubinsky P, Barber JC, Mort ME, Santos-Guerra A.

Otras entradas relacionadas:

 

La estrategia de la alfombra pone en peligro a la biodiversidad marina

¿Conoces la estrategia de la alfombra? Seguro que sí. Es la que aplican algunas empresas para deshacerse de la basura. Bajo la alfombra, en una cantera abandonada, en un barranco, donde no se vea o, si se ve, no se les pueda relacionar a ellos con la contaminación provocada.

La más usada y terrible alfombra de nuestra sociedad es el mar. Tan grande, tan inabarcable, tan desconocido, que a él le tiramos toda la mierda. Pero eso sí, lejos de la costa. Que no se vea.

Me acaba de llegar por Twitter un vídeo rodado en agosto de este año que pone los pelos de punta. Registra, con toda la crudeza de la realidad, la contaminación producida por el emisario submarino de un gran hotel de lujo situado en las costas de Playa San Juan, Guía de Isora, en el sur de ‎Tenerife‬. Una de las mejores zonas de ‪buceo de toda la isla. Un lugar privilegiado cuyos ricos y transparentes fondos marinos gozan de especial protección medioambiental. Y que tienen un especial interés económico pues atraen a miles de submarinistas de todo el mundo.

El gran resort, con el spa más grande de Europa, siete piscinas, campo de golf, necesita tanta agua dulce que dispone de su propia planta desaladora. Toman el agua del mar, le extraen la sal y vierten la salmuera resultante bien lejos, mar adentro. Según parece, hace tres años el emisario submarino se rompió. Y los miles de kilos de sal salen ahora a borbotones, no a 400 metros de la costa y una profundidad de -32 metros, como estaba autorizado, sino tan sólo a 100 metros y a -19 metros.

El resultado lo podéis ver en este vídeo. Debajo de las maravillosas aguas color turquesa se esconde la muerte. Pero no se ve. Sólo lo sufren los buceadores deportivos, esos ecologistas del mar. Todavía muy pocos para que les hagan caso. Para que la Administración obligue a los propietarios a algo tan sencillo como a hacer lo que nos obliga a todos los españoles: a cumplir las leyes.

Otras entradas relacionadas:

Nuevas tristezas en el comercio de animales de zoológico

Gorila Lo decía y lo pedía el genial Saramago:

Si yo pudiera, cerraría todos los zoológicos del mundo. Si yo pudiera, prohibiría la utilización de animales en los espectáculos de circo. No debo ser el único que piensa así, pero me arriesgo a recibir la protesta, la indignación, la ira de la mayoría a los que les encanta ver animales detrás de verjas o en espacios donde apenas pueden moverse como les pide su naturaleza.

Saramago no logró cerrar ni un solo zoológico. Ahí siguen abiertos por todo el mundo esos lugares a mi entender indignos. Ni siquiera hemos logrado prohibir tener entre rejas y para exclusiva contemplación curiosa a los primates, los animales evolutivamente más cercanos a nosotros. No hemos acabado con el comercio legal e ilegal de gorilas, chimpancés, orangutanes, macacos encerrados en cajones de paquetería exprés dando tumbos de un continente a otro.

Por ejemplo el gorila León. Vive en Loro Parque, un gran zoológico de la isla de Tenerife, y sus dueños han decidido enviarlo al Zoológico Belo Horizonte, en Brasil. En ese sitio, y en poco tiempo, han muerto cuatro gorilas por causas no conocidas. Proyecto Gran Simio ha pedido a los responsables de Loro Parque que impidan que León viaje a Brasil, ya que pueden ponerle en peligro pues no se sabe el porqué de tantas muertes. El traslado supondría además la ruptura de lazos de amistad y familiares del animal con sus congéneres tinerfeños, algo terrible para una especie tan sensible a estas modificaciones de su entorno social.

El problema es el de siempre: los intereses económicos. A estos pobres animales se les trata como a objetos y no como a sujetos.

Dicen las empresas implicadas que lo suyo es un programa de cría en cautividad que pretende garantizar la preservación de la especie. Están equivocados. Esos proyectos se deben hacer en sus hábitats naturales, garantizando el futuro de unos bosques donde hay mucho más que gorilas. Son refugio de multitud de especies animales y vegetales en peligro. También de grupos indígenas cuyos modos de vida están igualmente amenazados. Metiendo a unos pobres bichos en jaulas nunca lograremos lo más importante: salvar el conjunto.

Fotografía: Gorilla sp., Zoo Aquarium de Madrid, Spain. © Manuel González Olaechea y Franco. Wikipedia.

Otras entradas relacionadas:

Un pequeño escarabajo frena el macropuerto industrial en Tenerife

Qué mala suerte tienen los especuladores canarios. Deciden hacer un segundo puerto en Tenerife, en las desiertas costas de Granadilla, bañado por millones de euros de ganancias, pero les surge un problema inesperado. Allí está la mejor pradera submarina de seba (Cymodocea nodosa) de toda Canarias, una especie protegida. ¿Imposible seguir? Tranquilos, ningún problema, para eso están los amigos. Y es así como el Gobierno de Canarias se saca de la manga un nuevo catálogo regional de especies protegidas que, entre otras barbaridades y sin necesidad de consultarlo con especialista alguno, desprotege a la molesta hierba marina por el puro interés público de unos pocos. Vía libre a la destrucción-especulación de la costa.

Sin embargo, un nuevo obstáculo ha vuelto a cruzarse en el camino del macropuerto tinerfeño. Se trata de un pequeño escarabajo endémico de tan sólo dos centímetros, la Pimelia canariensis. Por un error imperdonable de los políticos no se había desprotegido con el nuevo decreto, dejándolo en la categoría de “en peligro de extinción”, tras perecer bajo las urbanizaciones de Los Cristianos y el polígono industrial de Güímar. Y han aparecido tres ejemplares justo donde trabajan ahora las máquinas.

¿Pararán la obra estos bichos? Lo intentan pero, sinceramente, lo tienen difícil. Los promotores ya han pedido su descatalogación urgente, faltaría más. Y mientras tanto, se comprometen a dedicar un día a la captura de estos incómodos bichitos, que serán liberados en algún espacio protegido donde no den tanta guerra, dejando así vía libre a la labor urbanizadora de las excavadoras. “No más de 40 ejemplares”, advierten.

Dicen que esto es gestión ejemplar de los recursos naturales en uno de los reductos de la biodiversidad más importantes del planeta. Que la producción de plátanos en la isla nada tiene que ver con los tradiciones métodos de gobierno de otras repúblicas bananeras. Que a los políticos lo que de verdad les gusta son los escarabajos peloteros, aficionados a hacer bolas de mierda, y no estos de seis patas que sólo tienen por amigos a ecologistas y otras gentes de mal vivir.


En la imagen superior, fotografía de Pimelia canariensis, pequeño escarabajo que de todo el mundo sólo vive en el sur de Tenerife, y cuyas poblaciones cada vez son menores y están más fragmentadas.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El incierto futuro del lagarto gigante de Tenerife

Hasta 1996 no sabíamos que existía. Descubierto por el naturalista Efraín Hernández y descrito para la ciencia junto con los profesores Aurelio Martín y Manuel Nogales, el lagarto moteado canario (Gallotia intermedia) o ‘lagarto gigante de Tenerife’ (1.400 ejemplares en todo el mundo) está menos amenazado que sus vecinos del Hierro (300 ejemplares) y la Gomera (un centenar de ejemplares), pero su futuro es igualmente incierto.

Vive encarcelado en inexpugnables riscos a donde sus enemigos, las ratas y los gatos, no llegan. Sobrevive con dificultad en un hábitat que no es el suyo, extremo, pero antes de que llegáramos los humanos y nuestros animales ocupaban toda la isla. En cuanto salen de esos refugios mueren.

En peligro de extinción, su presencia molesta a las autoridades canarias, que sin consultar ni a Dios ni al diablo acaban de rebajar su categoría de En peligro crítico a una supuesta situación de vulnerable, antesala de su desprotección. Su futuro depende de un Plan de Recuperación que todavía no tiene. Ni tiene visos de que algún día lo vaya a tener.

En este artículo de la plataforma de noticias científicas SINC puedes saber más sobre tan increíbles y olvidados animales.

También puedes pedir al Ministerio de Medio Ambiente que proteja a ésta y otras especies a las que el Gobierno de Canarias ha bajado de categoría. Se ha abierto un trámite de participación pública del Proyecto de Real Decreto para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPE) y del Catálogo Español de Especies Amenazadas (CEEA) al que puedes presentar tus alegaciones pinchando en este enlace. Para que no se extingan por puros intereses mercantilistas que ahora maquillan como intereses políticos.


Foto: Lagarto moteado canario en libertad en los acantilados de Teno, Tenerife (Aurelio Martín /SINC).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Los bosques marinos de Canarias están en peligro

Las praderas submarinas de Canarias, auténticas selvas subacuáticas del océano atlántico y uno de los principales puntos calientes de la biodiversidad marina mundial, están en peligro.

Una categórica afirmación en la que están completamente de acuerdo tanto las principales organizaciones ecologistas del país como la comunidad científica, pero que rechaza de plano el Gobierno canario. Para la Administración regional la extensión de los sebadales, como se conoce a estos peculiares bosques marinos cuya especie dominante es una fanerógama denominada seba (Cymodocea nodosa), es el doble de lo que se pensaba hace unos pocos años. Y por eso ha decidido rebajar su rango de protección de la segunda categoría, “sensible a la alteración de su hábitat”, a la cuarta y última, “de interés especial”.

Detrás de tan sorprendente desacuerdo subyacen las dificultades de políticos y empresarios para desarrollar importantes proyectos de puertos comerciales y deportivos en el Archipiélago, entorpecidos por la presencia de estas comunidades acuáticas férreamente protegidas por la legislación española y europea.

Así ha pasado en Lanzarote y en Fuerteventura, pero ahora la auténtica razón es la de dar luz verde definitiva a la construcción del puerto de Granadilla, en el sur de Tenerife. Un megaproyecto que desde hace siete años mantiene en pie de guerra a la población local, quien en numerosas manifestaciones se ha mostrado mayoritariamente contraria a su ejecución.

Un gran polígono industrial se levanta ya en el desértico lugar elegido para ubicar la gran infraestructura portuaria (el dique previsto tendrá dos kilómetros de longitud), una zona donde la especulación urbanística está logrando importantes ganancias.

Inicialmente, la Autoridad Portuaria y el Gobierno de Canarias afirmaron que en esa costa no había sebadales y, por lo tanto, el impacto ambiental sería mínimo. Tras numerosas denuncias a Europa, ahora se dice exactamente lo contrario, que son tan extensos como vulgares. A pesar de afectar la obra a dos Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), la Unión Europea ha dado finalmente luz verde al proyecto tras recibir unos polémicos informes del Gobierno español donde se justifica la intervención ante el supuesto colapso por falta de espacio del puerto de Santa Cruz de Tenerife.

El último escollo que le quedaba al puerto de Granadilla para comenzar a construirse era la presencia de los sebadales en el Catálogo canario de especies amenazadas. La pasada semana, el consejero de Medio Ambiente del Ejecutivo canario, Domingo Berriel, lo solucionó con un decretazo “a la carta”. Firmando una orden departamental por la que se excluye del Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias a la población de sebadal afectada por la construcción del puerto de Granadilla. Aunque alegando el “principio de prevención” mantiene de momento protegido el resto de sebadales a la espera de nuevos estudios, seguramente tan manipulados como los actuales. Para ellos lo importante es que las obras del gran muelle tinerfeño empiecen a mover millones de euros cuanto antes, desde ya mismo.

Frente a las protestas ecologistas, sus promotores prometen unas medidas compensatorias “pioneras”, como el trasplante de este sebadal fuera de la zona de afección del muelle.

“Esas medidas parecen sacadas de un libro de Julio Verne”, critica con acidez Carlos Espinosa, portavoz en Tenerife de Ben Magec-Ecologistas en Acción. En su opinión, y como han demostrado con contundencia los primeros experimentos realizados, el trasplante es, además de imposible, una estupidez.

“Es como si quisieran llevarse un encinar de Madrid a Dinamarca; hasta los niños entienden que algo así no se puede hacer, que los bosques no se pueden arrancar y ponerse en donde uno quiera sólo porque molestan”.

Lo mismo opina el prestigioso botánico Wolfredo Wildpret y el más de medio centenar de profesores de las dos universidades canarias que han firmado un manifiesto por la protección de los sebadales. Un informe donde se advierte que rebajarles la protección a estos frágiles ecosistemas es “condenarlos a la desaparición”, pues su situación es de “clara regresión general”.

En este vídeo se puede apreciar la gran belleza e importancia de los sebadales canarios como sustento del ecosistema marítimo costero que acogen gran biodiversidad marina. En peligro por culpa de políticos y empresarios interesados ¿Os suena?

Este blog actualiza el artículo que a finales de enero escribí para el periódico Público.

Foto: Ben Magec / Ecologistas en Acción

Matanza de ranas en un parque de Tenerife

Este blog, este periódico, lo hacemos entre todos. Con vuestras ideas y comentarios alimentáis una actualidad teñida de verde esperanza, un trabajo que nunca os lo podremos agradecer bastante.

Una lectora, Idaira G.S.J., nos escribe ahora para protestar por la injustificada muerte de cientos de ranas y renacuajos en el bellísimo Parque García Sanabria de Santa Cruz de Tenerife. Reproduzco a continuación su queja, junto con algunas de las fotos que nos ha remitido:

Les envío unas fotos tomadas a día de hoy, 17 de abril de 2008, en donde pueden observarse unos renacuajos y ranas muertas entre el barro. Son sólo unas pocas de las cientos o miles que muerieron entre ayer y hoy en el parque García Sanabria de S/C de Tenerife. Esto ocurre porque el Ayuntamiento de dicha ciudad utiliza un sistema de vaciado de las charcas del parque público ya citado, totalmente incompetente y sobre todo despiadado. Apartan las carpas grandes, sacan el agua de los estanques y retiran el barro del fondo con palas. Esos contenedores de barro que resultan del vaciado de los estanques están plagados de renacuajos, ranas, peces pequeños, y demás, que van a parar al PIRS, uno de los basureros orgánicos de la isla. Las fotos que tomé a día de hoy son sólo de los restos de barro que se cayeron fuera de los contenedores. Algunos de los renacuajos aún estaban vivos entre el barro, y lo único que pude hacer por ellos es devolverlos a una de las charcas que ya habían llenado de nuevo los operarios del Ayuntamiento.

No tengo idea de términos legales, pero por mi parte haré la correspondiente denuncia por medio de la protectora de animales con la que suelo colaborar, temiendo de antemano que hagan oídos sordos; confío en que vosotros podáis difundir esta indignante situación sin tener por ello que entrar en acusaciones directas o personales.

Muchas gracias por vuestra atención,

Una lectora de vuestro diario digital.

Muchas gracias a ti, Idaira, por tu sensibilidad. Las ranas son especies introducidas en Canarias, donde no existían de forma natural debido al aislamiento de su localización atlántica. Se piensa que fueron llevadas al Archipiélago como sistema natural de lucha contra el paludismo. Sea como fuere, llevan allí muchos cientos de años, cumpliendo de manera ejemplar una doble función: librarnos de los mosquitos y acunanar nuestras noches.

Efectivamente, nuestra sociedad sólo piensa en “lo que se ve”, en los grandes animales, y se olvida de lo pequeño, de “lo que no se ve”, de los anfibios. Ya os he contado hace poco lo mal que están las ranas en todo el mundo. Éstas del García Sanabria son ranitas meridionales, una especie por suerte no amenazada. Pero da igual, es cuestión de sensibilidad. ¿Por qué no se tamizó el barro para salvarlas? Seguramente ni sabían que existían. O lo que es peor, no las dieron importancia.