La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘sexo’

La infidelidad es hereditaria y nos viene por línea paterna


Lo afirmó hace años el zoólogo norteamericano David Barash:

“La monogamia no parece ser natural en el mundo natural”.

Daba así una justificación científica al problema de la infidelidad humana basándose en el mayoritario comportamiento polígamo de los animales. Nuevos trabajos han ido avalando la naturalidad de esta tendencia por desear a la hembra/macho del vecino, hasta el punto de concluir que apenas un 5% de los animales son monógamos, el 3 % en el caso de los mamíferos. Para nuestra especie aún no hay estadísticas concluyentes (de momento), aunque el creciente uso de pruebas genéticas está demostrando que uno de cada 25 padres podría estar criando los hijos de otro hombre.

Últimos estudios de aves profundizan en esta evidencia biológica. Un trabajo realizado por investigadores del Instituto Max Planck de Alemania revela que las hembras del diamante mandarín (Taeniopygia guttata) son infieles porque heredan unas variantes genéticas (alelos) de sus antepasados masculinos que aumentan su tendencia a la promiscuidad. Se deduce así que el gen de la infidelidad o “gen Casanova” existe y lo transmiten los machos. Lo más curioso es que los científicos han llegado a la conclusión de que en este caso la infidelidad femenina no reporta ventajas evolutivas y las hembras que incurren en adulterio lo hacen, sencillamente, porque han recibido esa predisposición natural por herencia paterna. Menos generalista, un estudio sueco echa directamente la culpa de la infidelidad masculina a un gen en concreto, el alelo 334 que tienen dos de cada cinco hombres.

Recuerda el proverbio latino que “Explicatio non petita, acusatio manifiesta” y quizá tenga algo de justificación no solicitada nuestro interés científico por encontrar reflejo en la naturaleza a nuestras debilidades. Y es que ya lo decía Freud sin que nadie se lo preguntara, “todos somos polígamos reprimidos”.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Vuelve el Green Porno, ahora con delfines

Hace un año os anunciaba en La Crónica Verde un gran éxito en Internet: el Green Porno de Isabella Rossellini. La serie de 18 minidocumentales realizada por la hija de la actriz Ingrid Bergman y el cineasta Roberto Rossellini sobre el comportamiento sexual de los animales arrasó en la red. Tanto que ya se ha editado un libro y un DVD donde se recogen todos los capítulos.

El público pedía más y así ha nacido ahora Seduce me, la esperada secuela. Y sí, es más verde, atrevida y picante que su antecesora. Por ejemplo, el capítulo dedicado a los delfines puede sorprender a más de uno. Aunque no hay versión en español, se entiende perfectamente la promiscua vida sexual de estos mamíferos acuáticos, amigos de formar tríos, mantener relaciones gays y lésbicas utilizando sus penes y/o aletas que introducen sin pudor en los orificios de sus compañeros, practicar el sexo oral y ser unos entusiastas de la masturbación. De hecho, esa costumbre que tienen de frotar sus lomos en el casco de los yates es puro onanismo animal, pues gozan acariciándose.

Me encantaría poneros a continuación el corto en cuestión, pero el sistema del blog no me lo permite. Tan sólo puedo dejaros aquí la promo y recomendaros que los veáis íntegro en la página oficial del Sundance Channel. ¿Qué os parece?

Y por si alguno tiene dudas, este otro vídeo muestra a un delfín tratando de copular con una submarinista.

Vaya con los delfines, por algo dicen que son los animales más inteligentes del planeta (después de nosotros).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Llega el “Green Porno”

Ya está aquí. Ya ha llegado a Internet el “Green Porno”, el porno verde o, más en concreto, el porno animal. Pero no os asustéis, no es lo que parece.

En realidad es una inocente serie de pequeños documentales donde la actriz y ahora directora Isabella Rossellini explica de forma divertidísima la vida sexual de los animales. Todo un éxito en la Red.

Green Porno cuenta con el apoyo del Instituto Sundance, una fundación creada por el actor Robert Redford en 1980, quien propuso a artistas y cineastas la creación de contenidos específicos para Internet.

Ornitóloga aficionada y entusiasta de los insectos, la hija de la actriz Ingrid Bergman y el cineasta Roberto Rossellini ha reconocido que tenía ganas de rodar algunos cortos sobre Naturaleza que atrajeran realmente la atención de los espectadores, y aceptó la oportunidad que le brindó Redford.

“Quería hablar de animales, pero sé que mucha gente no está interesada en los animales. Pero todo el mundo está interesado en sexo, así que pensé que podía hacer algo sobre la vida sexual de los animales”.

La nueva “artista porno” se nos muestra genial cuando nos habla de la conducta reproductiva de caracoles, gusanos, lapas, libélulas, rapes o ballenas, embutida en unos originales disfraces. Una divertida manera de acercarnos a la Naturaleza, aunque sea a través de la asombrosa sexualidad de estos animales.

El único problema, como siempre pasa, es que están rodados en inglés. Y yo me pregunto: ¿Se apunta alguien a hacer una versión española? E incluso más: ¿Qué actriz piensas que podría hacer el papel hispano de Rossellini?

Os dejo a continuación el corto de la mantis religiosa, genial. El resto lo podéis ver en el siguiente enlace.

Los vegetarianos tienen mejor sexo

No lo digo yo. Lo dice la organización Por el Trato Ético de los Animales (PETA), cuyos miembros promueven el vegetarianismo como una alternativa que acabe con el aprovechamiento cárnico de las especies ganaderas.

Según esta poderosa sociedad protectora de los animales,

“Los estudios demuestran que los vegetarianos tienen mejor sexo”.

Para concluir con un rotundo:

“Hazte vegetariano”.

Tan sorprendente afirmación no viene acompañada por evidencia científica alguna. Tan sólo se publicita a través de un caliente anuncio, ‘Veggie Love‘, que finalmente ha sido vetado por la NBC al considerarlo obsceno. La conservadora cadena televisiva americana se ha negado a emitirlo durante la celebración de la famosa Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano profesional de los Estados Unidos, “por su alto contenido sexual”.

Para aceptar la emisión en el intermedio del que está considerado en ese país como el mayor acontecimiento televisivo del año (150 millones de televidentes), la NBC detalló las escenas que deberían de ser eliminadas, como los “frotamientos en la zona pélvica con la calabaza”, “restregarse espárragos por el pecho” o “tocarse los pechos con sus manos mientras la modelo come brócoli”.

No son los únicos. El propio You Tube ha limitado su emisión a mayores de 18 años debidamente identificados y registrados.

Toda la vida oyendo a las abuelas que para estar fuerte en la cama hay que comer mucha carne, y ahora resulta que la caprichosa Oliva lo sabía, las espinacas de Popeye dan más vigor que las hamburguesas de su amigo Pilón.

¿Os parece apropiado este anuncio? Yo lo veo, además de pelín subido de tono y vergonzantemente machista, poco efectivo. Porque a muchos se les ocurrirán todo tipo de usos para con esas verduras antes que el meramente alimenticio.

Queda aquí el spot sin censuras, a la espera de vuestras opiniones.


‘Veggie Love’: PETA’s Banned Super Bowl Ad

Récord sexual en los linces

Cuenta Michel de Montaigne en un famoso ensayo cómo en la Edad Media una reina aragonesa, tras prudente deliberación con su Consejo privado, estableció el número de seis cópulas por día como límite legal, necesario y competente en un matrimonio digamos sano. Eran otros tiempos, pero aunque fuesen los de ahora, la Naturaleza siempre nos supera en esto del sexo, como en tantas otras cosas.

Vean si no la hazaña de Saliega y Jub, una pareja de linces ibéricos recluidos en el centro de cría en cautividad de El Acebuche (Doñana, Huelva). Ante los, supongo, atónitos ojos de sus cuidadores, acaban de lograr el récord mundial en actividad sexual para la especie. 65 cópulas en 5 días, lo que arroja una media diaria de nada menos que 13 coitos o cubrimientos diarios, frente a, por ejemplo, los 3 de los gatos domésticos. Como confirmación de la proeza, la Junta de Andalucía difundió ayer el siguiente vídeo donde se puede comprobar la potencia amatoria de los felinos, ajenos al cercado y a las cámaras de ese Gran Hermano de vigilancia científico-mediática.

La noticia no es, sin embargo, algo anecdótico. Confirma el extraordinario estado de salud de los linces dedicados al programa de cría en cautividad, de los que se espera el nacimiento de una veintena de crías entre los meses de marzo y abril. Otro récord, pues en los tres últimos años han nacido en reclusión 19 linces, de los que once sobreviven con normalidad. Entre ellos la novata Brisa, el primer lince nacido en cautividad en 2005 y que este año ya se ha apareado 25 veces con el macho Arcex.

También marca un punto ascendente, al extenderse los alumbramientos del centro de El Acebuche (Huelva) al Zoo de Jerez de la Frontera y a las nuevas instalaciones de La Olivilla (Jaén). Fundamental para que en 2010 haya 60 ejemplares reproductores en cautividad con los que poder comenzar su posterior reintroducción en sus territorios perdidos del sur español y Portugal.

Sin embargo, como prudentemente ha advertido la directora del programa, Astrid Vargas, la cría en cautividad del lince ibérico es solo “un instrumento de ayuda” a su conservación en libertad, pues carece de sentido si no se trabaja en adecuar nuevos territorios donde el lince pueda vivir en libertad. En resumen, debemos conservar el sotobosque mediterráneo, su casa, y el conejo, su comida.

Tanto esfuerzo para recuperar unas poblaciones que se han ido derrumbando en los últimos diez años mientras políticos y técnicos discutían del sexo de los ángeles. Ya lo ven, ahora es más difícil y mucho más caro, pero especialmente en biología de la conservación, más vale tarde que nunca.

Revolución sexual entre los peces

¿Es posible ser biológicamente madre y padre a la vez?

Para muchas plantas eso no tiene ningún mérito. Por ejemplo los árboles frutales. La mayoría tiene flores masculinas y femeninas, pudiéndose autofecundar sin problemas. Caracoles y lombrices de tierra son igualmente hermafroditas; copulan con cualquiera de su especie y ambos salen con huevos fecundados.

En el caso de los peces, crustáceos, moluscos y otras especies acuáticas la posibilidad es aún más sorprendente. Son naturalmente transexuales. Nacen machos y, de la noche a la mañana, se convierten en hembras. O viceversa. No es que parezca que han cambiado de sexo. Es que cambian a su antojo.

El caso más llamativo es el del famoso pez payaso, el de la película de Buscando a Nemo. Sus colonias están formadas por machos de diferentes tamaños y una única hembra, la más grande de todos. Cuando ésta muere, el macho de mayor tamaño se convierte en hembra. El pez emperador es igual pero exactamente al contrario, todas son hembras y una se convierte en macho. Esta facilidad se conoce como “sexo impuesto”, y suelen ser los depredadores los que normalmente imponen el cambio.

Frente a ellos, las hembras del lagarto de Komodo o del tiburón martillo, por citar sólo dos ejemplos, son capaces de autofecundarse.

La novedad es que los científicos han descubierto serios desequilibrios sexuales entre los peces provocados por la contaminación, por nuestra contaminación. Cada vez resulta más frecuente localizar en las rías gallegas ejemplares hembra de la caracola Nucella lapillus con pequeños penes, y machos de carpa con ovarios en el río Ebro, ambos funcionalmente aptos para esa reproducción aparentemente equivocada. En algunas poblaciones concretas, la presencia de substancias prohibidas como el tributilo de estaño han disparado esta revolución sexual.

Todo tiene, sin embargo, su parte positiva. De esta manera, a través de tan increíble test sexual, carpas, truchas, salmonetes y camarones pueden convertirse en un claro indicador de la salud, de la mala salud, de nuestros ríos y mares.