La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘reintroduccion’

Medio siglo sin poder ver algo así en la Península

La imagen es grandiosa. Uno de los más impresionantes espectáculos de la naturaleza. El momento en el que un macho de águila pescadora (Pandion haliaetus) se acerca al nido con un pez recién pescado, ante la atenta mirada de su compañera.

La especie no cría desde los años ochenta del pasado siglo en la España continental, aunque sí lo hace en Baleares y Canarias (29-36 parejas). Y tampoco está globalmente amenazada, pues se distribuye por todos los continentes salvo la Antártida. Desde 2009, y ésta es la noticia, la especie también se reproduce en Andalucía.

El Programa de Reintroducción del Águila Pescadora en Andalucía, puesto en marcha por la Junta en el año 2003, se desarrolla con éxito. En la actualidad ya hay nueve parejas reproductoras. Seis de ellas se han instalado este año en distintos territorios de las provincias de Cádiz y Huelva y han sacado adelante un total de 10 pollos.

¿Cómo se ha logrado? Se ha utilizado la conocida técnica del “hacking“. Consiste en adaptar pollos nacidos en otras zonas a un nuevo medio haciéndoles creer que ése es su lugar original de nacimiento. De esta forma, cuando son adultos, gracias a su filopatría (tendencia que presentan muchas especies animales a criar cerca del mismo territorio donde nacieron) regresan a la zona de suelta.

¿Cuántas águilas se han liberado y de dónde vienen? Desde 2003 y hasta 2011 inclusive se han soltado 164 pollos procedentes de Finlandia, Escocia y Alemania. Se les trajo en avión y se liberaron en Cádiz, en el embalse del Barbate, y Huelva, en el Paraje Natural de las Marismas del Odiel.

¿Cuántas águilas han regresado? Hasta el momento tan sólo han vuelto a Andalucía 19 ejemplares (el 11,6%), exiguos supervivientes de su largo periodo de juventud en los cuarteles de invernada africanos.

¿Quién y por qué se traen águilas? Este proyecto, diseñado, dirigido y ejecutado por la Fundación Migres, surgió de las medidas compensatorias por la construcción de la autovía 381 entre Jerez de la Frontera y Los Barrios. Dicha infraestructura dañó irremediablemente el Parque Natural de los Alcornocales, estropicio que en mi opinión sigue sin haberse pagado con esta carísima reintroducción.

¿Tiene razón de ser este proyecto? A mí me encantan las águilas pescadoras, pero pienso que este proyecto no debería haberse puesto en marcha. Se está gastando muchísimo dinero y recursos de todo tipo para aumentar la distribución de una especie que no está globalmente amenazada. Mientras tanto, otras especies exclusivas de nuestra flora y fauna, biológicamente más interesantes pero sin tanto glamour mediático, se extinguen ante nuestros ojos. Para ellas no hay rescate. Tan sólo indiferencia.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

 

Asturias exportará osos al Pirineo

Un proyecto del Ministerio de Medio Ambiente propone que Asturias envíe tres de sus osos cantábricos al Pirineo para reforzar allí la menguada población de plantígrados. En principio, la primera reintroducción sería de dos hembras, en la subpoblación del Pirineo occidental, y de un macho, en el Pirineo central. Se trata del Life “Acciones para la conservación de la población ibérica del oso pardo y su convivencia con los humanos“, presupuestado en 14 millones de euros y que la Unión Europea podría financiar en un 75 % (10,5 millones). La propuesta, liderada por la Fundación Biodiversidad, está respaldada por las comunidades autónomas de Asturias, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Navarra, además de por la Fundación Oso Pardo.

El proyecto para la recuperación del oso en los Pirineos comenzó en 1996. Se calcula que en la actualidad habitan entre 20 y 30 ejemplares en las montañas pirenaicas. Hasta ahora, la reintroducción de osos en el Pirineo se ha hecho desde Francia y con animales traídos de Eslovenia, donde sus poblaciones no están amenazadas e incluso se pueden cazar. Sin embargo, la falta de entendimiento con ganaderos y cazadores ha puesto en pie de guerra a las poblaciones locales, que de forma mayoritaria rechazan su presencia. Ahora el proyecto se quiere relanzar desde España, por donde campan la mayoría de estos úrsidos.

Lo llamativo es que para este reforzamiento no se piensa en seguir trayéndolos de Eslovenia sino de Asturias. ¿Tan boyante está el oso pardo cantábrico como para poder exportarlos? Es verdad que en los últimos años han aumentado un 30% hasta llegar a los más de 150 ejemplares actuales. Pero segregados en dos subpoblaciones aisladas, el reparto no es equitativo. En la parte occidental (León-Asturias) viven algo más 120 y en la zona oriental (León, Palencia, Asturias y Cantabria) apenas 30.

Pero vamos a ver. Puestos a mover animales de un sitio para otro como si fueran maletas ¿no sería más lógico llevar algún oso de la población occidental a la oriental para romper su actual aislamiento genético? No sé a vosotros, pero a mí esta imparable moda de las reintroducciones, traslocaciones y refuerzos poblacionales de especies en peligro de extinción me empieza a preocupar. Porque se hacen con escaso control científico y obviando lo principal. Primero: que hasta no haber solucionado los problemas que provocaron su extinción no tiene sentido seguir intentándolo. Y segundo: que en contra de la gente todo proyecto está abocado al fracaso.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

El gran negocio de matar linces

El proyecto Iberlince pretende aumentar en cinco años la población mundial de lince ibérico a 450 ejemplares, el doble que en la actualidad. Llegar a esta meta permitiría rebajar un peldaño el alto grado de amenaza de la especie, el felino más amenazado del planeta. Y recuperar las poblaciones extinguidas hace unas pocas décadas de Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal. Cuenta para ello con un presupuesto de 34 millones de euros, que se suman a los 36 millones gastados sólo en Andalucía desde 2002.

Ojalá lo consiga, pero antes de poner en marcha ampulosas estrategias de cría en cautividad bien estaría que solucionara los graves problemas políticos y de gestión que amenazan a la reducida población salvaje, y que la han llevado al terrible estado en el que ahora se encuentra. Aquellos que explican que, como ha denunciado Ecologistas en Acción, mientras el felino se recupera lentamente en Andalucía, al otro lado de esas ficticias fronteras entre comunidades autónomas, en Castilla-La Mancha, cada nuevo lince que llega es un lince muerto.

Animales aventureros, cruzan sin saberlo la línea imaginaria de ambas regiones y desaparecen. Las encinas y los conejos son iguales. Incluso mejores. Pero cambian los dueños de los cotos de caza y cambian los políticos, curiosos seres empeñados en obligar a sus técnicos a mirar para otro lado cuando los cazadores deciden controlar depredadores caiga quien caiga. Permitiendo el regreso de los alimañeros con sus lazos y sus trampas, con sus venenos y sus escopetas. Convirtiendo el norte de Sierra Morena en un agujero negro engullidor de linces y esperanzas.

Nos gusta jugar a ser dioses. Llevar especies hacia la extinción y luego invertir fortunas en tratar de recuperarlas. Pero si no resolvemos antes los problemas de conservación, todos estos programas millonarios de reintroducción de animales criados en cautividad estarán condenados al fracaso. Y el matar linces, por acción o por omisión, seguirá siendo un gran negocio a repartir entre adictos y votantes.

Las auténticas políticas de conservación no van por ahí. Hace falta más educación, más conciliación, más convenios con propietarios de fincas privadas y sociedades de cazadores, más mejora del hábitat y menos carísimos centros regionales de relumbrón.

Pero nuestros políticos parecen entenderlo al revés y siguen soñando con inaugurar grandes complejos donde hermosas placas de bronce alaben sus delirios. Quizá porque no hay manera de cortar cintas con los colores de la bandera autonómica en bosques bien gestionados donde el lince corra feliz y seguro.

Para acabar con un buen sabor de boca, os dejo a continuación el fantástico documental ‘‘Lince Ibérico, el cazador solitario’’. Un excepcional trabajo realizado en 2004 por un equipo de grandes profesionales dirigido por Joaquín Gutiérrez. Si no lo habéis visto no dejéis de hacerlo, merece la pena.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Envenenan a un gigante con los pies de barro

El naturalista David Gómez llamó al quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) “pájaro de barro” por la afición de este extraordinario buitre a maquillarse el cuerpo con finos limos de color naranja. En realidad es un gigante con los pies de barro, pues a pesar de los esfuerzos conservacionistas desarrollados en los últimos años para tratar de salvarlo de la extinción, su población sigue estando seriamente amenazada.

En Andalucía, donde llevan gastadas ingentes cantidades de dinero en tratar de recuperar unas poblaciones exterminadas por el veneno hace medio siglo, ese mismo veneno acaba de dar un duro golpe a su ambicioso proyecto de reintroducción. Pontones y Cata, dos de los 19 ejemplares liberados desde 2006, han aparecido envenenados. Lo mismo ocurrió con Cazorla en 2008. Ante tan oscuro panorama, el programa andaluz de sueltas ha quedado suspendido sine die, al igual que el programa de voluntariado. Dicen sus responsables que erradicar el problema del veneno es ahora la prioridad. ¿Y no lo era antes de invertir tantísimos recursos en liberar a unos pobres pájaros a los que se mandó a una muerte segura? Lo mismo pasa en Picos de Europa con un programa semejante. Primero pillamos el dinero público, hacemos muchos publirreportajes que rentabilicen políticamente la inversión y lo de menos son los resultados.

Las normas internacionales lo habían dejado muy claro. No se puede tratar de recuperar una especie extinguida si las razones que provocaron su desaparición no se han subsanado. Y en Andalucía, como en el resto de España, la colocación de cebos envenenados para matar supuestas alimañas sigue emponzoñando los campos y acabando todos los años con miles de animales protegidos. Mientras esta lacra no se erradique, el quebrantahuesos seguirá siendo un bello gigante con los pies de barro.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Cría en Cádiz un ave extinguida de Europa hace cinco siglos

La noticia resulta espectacular. Cádiz acoge este año la primera colonia reproductora de ibis eremita que se asienta en el continente europeo desde hace cinco siglos. No se sabe por qué se extinguió este ave justo cuando Europa se abría al mundo. Ahora nos parece especialmente fea, una garza pequeña y negra, de roja cara desnuda y pico curvado. Pero en la antigüedad estaba considerada especie sagrada, reencarnación animal de Thot, el escriba de los dioses egipcios.

En realidad la aparición en España como nidificante del ibis eremita (Geronticus eremita) tiene truco. Se ha conseguido gracias a un programa de reintroducción promovido por la Junta de Andalucía y el Zoobotánco de Jerez. Tras siete años de actuaciones experimentales se ha logrado el asentamiento de más de 60 aves en libertad en la provincia de Cádiz y la nidificación de las primeras 12 parejas. Un hito en la conservación de una de las aves más amenazadas del planeta, pues sólo existen 112 parejas reproductoras en Marruecos y 3 parejas en Siria, además de una gran colonia en semilibertad semejante a la gaditana en Turquía.

Son muchos los que han criticado este proyecto de la Administración andaluza, empeñada en recuperar un ave extinguida hace cinco siglos, pero más despreocupada ante otras especies amenazadas que aún subsisten de milagro, como el lobo ibérico. Tienen razón. Pero también la tienen todos aquellos que han mirado más allá de nuestras artificiales fronteras y apuestan por la recuperación de un pájaro que, no lo olvidemos, se encuentra en peligro crítico de extinción en el mundo.

Precisamente la semana pasada estuve en Austria y norte de Italia, donde se desarrolla un proyecto semejante que trata de recuperar al ibis eremita en Centroeuropa promovido por el Waldrappteam. Allí volví a ver al extraño pájaro y, qué queréis que os diga, me sigue pareciendo el pájaro más feo del mundo. Aunque, justo es reconocerlo,  ecológica y culturalmente resulta de una belleza increíble.

Os dejo a continuación un vídeo sobre cómo están tratando de enseñar en Austria a los ibis eremitas a emigrar hacia el sur en invierno y a retornar en primavera, como hacían sus ancestros. Para ello utilizan ultraligeros a los que las aves siguen como si fueran pollitos detrás de la gallina.

ACTUALIZACIÓN. Primer vídeo con imágenes del primer nido donde ha nacido un precioso pollo, el primero en Europa en 500 años.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El negro le sienta bien al Pirineo

El color negro siempre ha tenido mala prensa en nuestro subconsciente. Hace años, un viejo pastor burgalés de Huérmeces me explicaba que, de niño, cuando los buitres bajaban a comer una carroña, les tiraban piedras a los más grandes y oscuros. “No nos gustaban nada”, lo justificó.

Ya no hay buitres negros en Burgos, pero en el Pirineo catalán tienen más suerte. Como os he comentado en La Crónica Verde, un proyecto de reintroducción de la especie en la comarca leridana del Pallars Jussà ha logrado este año el nacimiento del primer pollo en más de un siglo de ausencia. El pájaro, bautizado Gali, fue anillado (una especie de bautismo científico) el pasado 16 de julio. Con apenas 80 días de edad ya pesa casi 5 kilos.

La alegría de este acontecimiento no ha venido sola. El proyecto de reintroducción del buitre negro en Pirineos podría estar favoreciendo de forma paralela y no prevista la expansión del águila imperial ibérica, otra especie en grave peligro de extinción. Lo explica así Marc Gálvez, uno de los ornitólogos responsables del proyecto:

“Aún siendo conscientes de la escasa información que de momento tenemos al respecto, no es aventurado intuir un posible efecto beneficioso y completamente inesperado que el programa de reintroducción puede llegar a tener sobre la expansión del águila imperial ibérica hacia el noreste peninsular, recolonizando así su antigua área de distribución. Como se ha comprobado en otros muchos programas de reintroducción y/o reforzamiento, el efecto llamada de estos proyectos provoca la recuperación natural de otras especies como los alimoches, milanos e incluso mamíferos cornívoros. En otras palabras se genera mucha más biodiversidad de la esperada inicialmente y con muy poco presupuesto”.

El quebrantahuesos, el oso pardo reintroducido un poco a calzador, el lobo recién llegado, sorprendentemente, desde Italia por su propio e incansable pie; ahora el buitre negro y quizá, en un futuro próximo, el águila imperial. Todos ellos no son sólo biodiversidad. También pueden convertirse en un importantísimo reclamo ecoturístico para el Pirineo, símbolo de la calidad y buen estado de conservación de unos espacios naturales únicos.

Su efecto paraguas logrará así mantener a la población rural. Con ella a salvo, junto con el excepcional paisaje y cultura que conservan, ganamos todos.

Os dejo con un precioso vídeo sobre los primeros días en la vida de Gali, el primer buitre negro pirenaico en un siglo. Y cuyo futuro sin venenos ni otras amenazas deberá ir mejorando, como dice Chambao, “Pokito a Poko”.


Foto: SEO / BirdLife

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share


El quebrantahuesos vuelve a las montañas de Picos de Europa

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), el gran buitre barbado, el más bello y formidable de todos ellos, vuelve a Picos de Europa. No lo hace por su propio pie-ala. Extinguido por los venenos hace más de 70 años, llega gracias a un ambicioso proyecto de reintroducción de la especie en la Cordillera Cantábrica promovido por el Ministerio de Medio Ambiente junto con el Parque Nacional, y en el que participan las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria, Aragón y Castilla y León, así como la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).

Dos hembras aragonesas, que responden al nombre de Leoncia y Deva, fueron soltadas el viernes pasado en la majada de Belbín, en el concejo asturiano de Onís. Su llegada ha estado precedida de una fuerte polémica entre técnicos y conservacionistas, pues proceden de nidos que supuestamente fracasan todos los años, cuyos huevos fueron retirados, incubados artificialmente y criados en cautividad sin estar en contacto con humanos gracias al uso de muñecos que se  asemejan a los adultos. Los que más saben de esto proponían seguir el ejemplo andaluz, utilizando pollos nacidos de parejas cautivas, para de esta forma no restar pájaros salvajes al Pirineo.

Tampoco los grupos ecologistas asturianos ven con buenos ojos la reintroducción de la especie en una región donde el veneno y los tendidos eléctricos siguen matando decenas de buitres todos los años. Lo prudente habría sido eliminar antes estos peligros. Pero no se ha hecho. Y las pobres Leoncia y Deva serán sin duda conejillos de Indias, impulsoras involuntarias de futuros programas de erradicación del veneno y de la señalización y aislamiento de tendidos. Se ha optado por el temido: “No hay mal que por bien no venga”.

Crucemos pues los dedos y confiemos en la suerte de estos dos quebrantahuesos. Su éxito futuro también lo será para la excepcional biodiversidad de la montaña cantábrica y, no lo olvidemos, para una ganadería medioambientalmente sostenible, y cultural y paisajísticamente única.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Francia pide osos cantábricos para repoblar el Pirineo

Francia ha solicitado formalmente al Gobierno español la posibilidad de que los próximos osos con los que se repueble los Pirineos sean hembras procedentes de la cordillera cantábrica. Hasta el momento los reforzamientos poblacionales de osos en el macizo pirenaico se habían realizado con animales procedentes de Eslovenia. La llegada de ejemplares cantábricos supondría una bocanada de fresco aire genético. Sin embargo, allí la población tampoco está muy boyante, por lo que casi con toda seguridad el Gobierno español no autorizará la operación.

Con una población inferior a los 20 ejemplares, la supervivencia del oso pardo en el Pirineo tiene un negro futuro. Especialmente crítica es la situación del núcleo occidental (valle del Roncal, Aspe, Hecho y Ansó), donde sólo subsisten tres ejemplares, todos ellos machos , sin ninguna posibilidad de recuperación si no se realiza un urgente reforzamiento con dos o tres hembras. Astures o eslovenas, a ellos les da lo mismo.

El plan de acción galo puesto en marcha en el 2006 terminó el año pasado y Francia estudia ahora su continuidad, que se prolongará hasta el 2013 y que podría contemplar la suelta de nuevos ejemplares. Repoblaciones que no se materializarán hasta al menos el próximo año, si es que para entonces se vence el profundo rechazo de los ganaderos.

Mientras, en la vertiente española, las diferentes administraciones son meras observadoras de las actuaciones desarrolladas en el lado francés, y ello a pesar de que los animales no conocen fronteras y se mueven más por nuestras montañas que por las suyas. Por todo ello, Ecologistas en Acción ha reclamado la aprobación urgente de un plan de recuperación de esta especie en Aragón y en Cataluña, además de la actualización del navarro, totalmente obsoleto, todos ellos perfectamente coordinados con los planes franceses.

No se han hecho bien las cosas en el Pirineo, donde al plantígrado se le odia tanto como al lobo e incluso más, pues al cánido lo exterminaron hace tiempo y a éste lo ven como un “recién llegado” al que nadie ha invitado. En la Cordillera Cantábrica (Asturias, Cantabria y Castilla y León) el oso no sólo es perfectamente compatible con la ganadería sino que supone un inmenso atractivo turístico. Lo mismo ocurre en Italia (Montes Abruzzo). Evidentemente, mientras no se desarrolle un profundo plan de educación ambiental en la zona, capaz de subvertir el actual rechazo de la población local hacia esta especie, los proyectos de reintroducción estarán abocados al fracaso.

Como señala acertadamente el Manifiesto por el oso pardo pirenaico, el oso nos ofrece la oportunidad de demostrar que la conservación de la biodiversidad y el progreso económico del Pirineo son perfectamente compatibles. Es lo lógico, pero no sé si nuestros políticos lo entienden de la misma manera. Ya sabéis que la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Foto de Camille, uno de los pocos osos autóctonos que quedan en el Pirineo, tomada en noviembre del año pasado en los montes aragoneses de Ansó junto al cadáver de un jabalí. DGA / El Heraldo de Aragón.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Tarda tres días en ir de Huesca a Jaén

Tono es un joven quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), uno de los buitres más amenazados del planeta. Él no lo sabe, pero se llama así en recuerdo de José Antonio (Tono) Valverde (1926-2003), el padre de Doñana y Cazorla. Tampoco sabe nada de su origen artificioso, que nació hace tres años en un centro de investigación de Austria pero fue liberado en la Sierra de Cazorla (Jaén), pues es la esperanza de un ambicioso proyecto que trata de recuperar su especie en Andalucía, extinguida por los venenos cuando en 1986 se mató al último ejemplar. Igualmente desconoce que esa mochilita a su espalda terminada en una larga antena espía todos sus movimientos 24 horas al día.

Precisamente gracias a ese sofisticado localizador GPS sabemos que Tono está ahora de nuevo en las montañas de Jaén, después de pasar más de siete meses en los Pirineos, tanto en los oscenses como los leridanos e incluso en la vertiente francesa. Y algo aún más sorprendente, que se ha hecho los 560 kilómetros del viaje entre Jaca (Huesca) y el valle de la Sierra de Segura (Jaén) donde fue liberado en mayo de 2006 en apenas tres días. Prácticamente de un tirón, parando sólo para dormir y probablemente sin probar bocado en todo el trayecto ¿No es increíble?

Tono es un viajero. Impetuoso adolescente, no sentará cabeza hasta que con 5, 6 o 7 años encuentre una hembra en Jaén, procedente como él del mismo proyecto de reintroducción promovido por la Consejería de Medio Ambiente y la Fundación Gypaetus. Y saquen adelante descendencia. La primera en medio siglo.

Mientras tanto Tono seguirá vagabundeando por media España, abandonando Andalucía en primavera y regresando allí en otoño, donde ya ha podido reencontrarse con Faust, liberado en 2006 y con Pontones, liberado en 2007, y que a su vez acaba de llegar de un largo paseo por los Picos de Europa, a 700 kilómetros de su casa familiar.

También verá a las cinco jóvenes hembras liberadas este año. Y a Libertad, de su misma quinta y a quien le gusta pasar largas temporadas en La Rioja. Una extraordinaria pájara que en su ruta de retorno llegó a sobrevolar en una ocasión la ciudad de Madrid, pasando justo por encima de la Glorieta de Bilbao. ¿Era simple curiosidad o había quedado con alguien?

El quebrantahuesos llega a Picos de Europa

El próximo día 25 de febrero comienza a operar en Aragón el Centro de Cría de Quebrantahuesos en Cautividad, un superproyecto político-biológico entre comunidades autónomas que pretende extraer huevos y crías de este amenazadísimo buitre barbado de los Pirineos, para tratar de lograr su reintroducción en los Picos de Europa.

En estos momentos ya tienen una puesta, que de prosperar podría permitir su liberación en Asturias este mismo año, según ha anunciado a EFE el director del proyecto, Gerardo Báguena.

Este año también se va a intentar rescatar con vida a pollos que estaban destinados a morir, los segundos hermanos que nunca logran sobrevivir.

Por su parte Rodrigo Suárez, director del Parque Nacional de Picos de Europa, explicó que el objetivo de este espacio protegido es que el quebrantahuesos vuelva a sus viejos dominios, aunque advirtió que será necesario cumplir antes los plazos y la legalidad, por lo que “no sé si habrá tiempo hasta junio”, momento en que se soltarían las primeras crías.

La noticia puede parecer estupenda, aunque os confieso mis reticencias. A mí me encantaría también ver a este fantástico pájaro volando sobre Bulnes, pero no me parece apropiado soltar quebrantahuesos en Picos de Europa cuando las poblaciones pirenaicas tienen todavía infinidad de problemas, donde a pesar de aumentar su número la productividad se mantiene estancada (de un centenar de parejas sólo logran volar al año unos 40 pollos), y donde la mortalidad es aún muy alta.

Frente a ello, y como han denunciado nueve asociaciones ecologistas y naturalistas de Asturias, Castilla y León, Cantabria y Aragón, el proyecto liderado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) tiene graves defectos técnicos, tanto en cuanto a la forma en que se ha elaborado el análisis de viabilidad poblacional, como en cuanto al método de cría adoptado. Pero ante todo resulta una temeridad liberar estos valiosos ejemplares en una zona de montaña donde no se ha logrado aún erradicar el uso de venenos. Directamente los envían a una muerte segura.

Según la asociación ecologista ARCA, durante 2007 murieron envenenados en la Cordillera Cantábrica catorce buitres, dos alimoches y un oso pardo, y entre 1995 y 2005 han muerto 240 animales envenenados. Un grave peligro real para una especie ya de por sí en peligro como es el quebrantahuesos.

Lo lógico sería dejar a la Naturaleza seguir su curso, favorecer la salida de los ejemplares jóvenes y no reproductores de quebrantahuesos fuera de Pirineos atraiéndolos con una red de pequeños comederos específicos, mientras en Picos las autoridades se toman el problema del veneno en serio y de una vez por todas emplean mano dura contra esos criminales envenenadores hasta convertirlos en historia.

Eso sería lo lógico, pero llevaría mucho tiempo y sería poco efectista. Los políticos prefieren los grandes gestos, las cosas rápidas, aunque al final éstas acaben en fracaso. Total, el dinero no es de ellos y quizá mañana cambien la Consejería de Medio Ambiente por la de Industria.