La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘productos milagro’

¿Son un nuevo timo las pulseras antimosquitos?

Mosquitos

Las pulseras antimosquitos están de moda este verano. Las hay de todas las marcas y precios. Sobre todo las llevan los niños, hechas en silicona y con atractivos diseños infantiles. También se ven muchos aparatos a pilas que emiten ultrasonidos y que se llevan colgados del bolso a modo de pinzas o se dejan encendidos por la noche junto a la cama.

¿Se acabaron las picaduras? ¿Hemos descubierto por fin un sistema para erradicar enfermedades tan terribles como la malaria, la fiebre amarilla o el dengue? Mucho me temo que no.

Un informe de la OCU de hace 3 años ya advertía sobre el timo constatado de tales productos milagro. Concluía que, en el caso de las pulseras impregnadas en repelentes, se ha demostrado que su eficacia real contra los mosquitos es muy baja, pues este tipo de productos hay que aplicarlos sobre toda la superficie de la piel para que sean eficaces. Según diversos estudios científicos, los repelentes no funcionan a más de cuatro centímetros del punto de aplicación. Resumiendo. Tales pulseras sólo evitarán picaduras en las muñecas de nuestras manos.

Lo mismo ocurre con los ultrasonidos repelentes, disponibles incluso en aplicaciones para teléfonos móviles. Un sonido inaudible para nosotros pero insoportable para las mosquitas (las únicas que pican) o, según otras versiones, recreación del aleteo del mosquito macho, que supuestamente espanta a las piconas. Pues tampoco. Hace ya cinco años FACUA-Consumidores en Acción solicitó a las autoridades de Consumo, con escaso éxito, su retirada del mercado al haber sido imposible poder demostrar científicamente tal eficacia.

Desgraciadamente para alérgicos y sufridores de zonas donde vive el terrible mosquito tigre, los únicos remedios eficaces contra estos insectos siguen siendo los mismos. Lociones insecticidas en todo el cuerpo, ir lo más cubiertos posibles y con ropas claras, poner mosquiteras en las ventanas, alejarse de las zonas con aguas insalubres y evitar el uso de perfumes.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Llega el champú milagro inspirado en los caballos

Al salir ayer del supermercado, poco antes de pagar, la solícita cajera me mostró una botella de champú de caballo.

– “¿No le interesa probarlo?”, me espeta. “Es buenísimo para el pelo”.

– “Gracias, pero no tengo caballo”, le respondo con igual amabilidad.

– “No es para los caballos, es para las personas”, me advierte sin perder la sonrisa.

– “¿Está hecho con extracto de caballo?”, pregunto horrorizado.

– “No, no creo”, me responde dudosa. Y rápidamente llama por el intercomunicador a su jefe para confirmarlo. Segundos después, respira aliviada:

-“No tiene nada que ver con los caballos. Se llama así por llamarlo de alguna manera. Pero tiene biotina, que es algo muy bueno para el pelo. Y sólo cuesta 6 euros”.

Rechacé la oferta y me quedé intrigado. ¿Qué tienen en común los champús con los caballos?

Para quienes hayan tenido la misma duda se lo cuento: no tienen nada en común.

Por lo que se ve, algunos cuidadores de caballos se lavan el pelo con el mismo champú con el que les lavan las crines a sus animales, a pesar de que los equinos carezcan de cuero cabelludo. Y también, según parece, el resultado en cuanto a brillo y fortaleza resultaba espectacular. En España se ha corrido la voz gracias al boca a boca, y desde hace poco hay una auténtica fiebre cosmética por este productos cuyo uso en principio no debería de estar indicado para las personas. ¿Pero de verdad funciona?

Dicen que el secreto de este jabón está en un ingrediente casi mágico, la biotina. Una vitamina que, empero y según los especialistas, no se absorbe por nuestro de natural impermeable cuero cabelludo, y que el organismo (de personas y de caballos) produce de forma natural. Así que poco podrá hacer por nuestros tupés y pelucones.

Me temo, queridos amigos y amigas, que nos hallamos ante otro de estos productos milagro tan del gusto de los magufos de la cosmética. Esos que nos ofrecen sin parar babas de caracol, proteínas de seda (pero no de garbanzo), liposomas antiarrugas, iones, química cuántica o veneno de serpiente, entre otras moderneces de discutible efectividad.

Y es que parece mentira que estemos en pleno siglo XXI y sigan contándonos eso de “pero a mí me funciona” al estilo de los charlatanes del salvaje oeste americano. Primero llegaron sus carromatos ambulantes y ahora tenemos incluso a sus caballos. Engrifada se me ha quedado la melena.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share