La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Ornitología’

Consejos para que tu oficina ayude a salvar el planeta

¿Es tu oficina ecológicamente eficiente? Pasas en ella 8, quizá 10 horas diarias y ¿no te has dado cuenta de la cantidad de electricidad que derrochas en ella sólo porque eres un currito y tú no pagas la factura de la luz? Pues estás equivocado, tus excesos son los nuestros, los de nuestra sociedad, y la víctima también eres tú, nosotros, el planeta entero.

Pero demos la vuelta a la historia. Un gesto tuyo, en tu oficina, también puede ayudar a salvar el planeta de ser esquilmado al frenético ritmo en que lo hacemos ahora.

Está en nuestra mano de simples oficinistas el reducir la contaminación, la sobreexplotación de los recursos naturales a miles de kilómetros de distancia de nuestras confortables sillas con ruedas giratorias.

Así lo piensa WWF, asociación que recientemente ha presentado su campaña de OFFicinas Eficientes para que las pequeñas y medianas empresas, administraciones y organizaciones del tercer sector puedan contribuir a reducir las emisiones de CO2 en sus centros de trabajo.

Además, se ha creado una web especialmente para esta campaña: www.officinaseficientes.es.

Algunos ejemplos/consejos que valen un planeta y, quién sabe, quizá la felicitación del jefe:

1. No enciendas las luces si no es imprescindible. Hazlo por zonas y aprovecha al máximo la luz natural. Cambia la orientación de tu puesto de trabajo si es necesario.

2. Apaga las luces que no uses, aunque sean periodos cortos.

Recuerda a los servicios de limpieza y a los últimos compañeros en abandonar la oficina que apaguen las luces al marcharse.

3. Aprovecha al máximo la ventilación natural. Abre la ventana en lugar

de poner el aire acondicionado cuando la temperatura en el exterior sea agradable.

4. Procura no dejar puertas o ventanas abiertas, sobre todo cuando los sistemas de calefacción o de aire acondicionado estén funcionando.

5. Apaga los sistemas de climatización cuando las salas estén vacías. Enciéndelos sólo cuando alguien las utilice.

6. Programa los termostatos de aire acondicionado y calefacción a las temperaturas recomendadas (23-25ºC en verano y 20-22ºC en invierno).

7. Gestiona adecuadamente el consumo de energía de los equipos.

> Ajusta el brillo de la pantalla del monitor a nivel medio.

> Utiliza fondos de escritorio oscuros y salvapantallas negro, tras 10 minutos de inactividad.

> Apaga la pantalla del monitor en paradas de unos 10 minutos

y el ordenador cuando sean de más de 1 hora.

8. Acumula los trabajos de impresión y las fotocopias. Hazlo por las dos caras y utiliza las funciones de ahorro de tinta,

en blanco y negro o en función de borrador.

9. Asegúrate de que los nuevos equipos incorporan opciones de ahorro de energía.

> Un ordenador portátil consume un 50% menos que uno de sobremesa.

> Una pantalla plana consume un 50-70% menos que una convencional.

> Reutiliza piezas de los equipos (ratón, teclado, cables,…).

10. Desenchufa los equipos cuando no se utilicen (al final de la jornada, fines de semana, vacaciones,…). No los dejes en stand-by.

11. Usa calculadoras y cargadores solares. Utiliza siempre que puedas energías limpias y renovables.

12. Consume sólo el agua que necesites en los aseos y la cocina. Promueve la instalación y el uso de sistemas de ahorro en grifos y cisternas.

13. Sube y baja por las escaleras. Ahorra energía y gana en salud.

¿Te apuntas al ahorro? No parece tan difícil.

Ana Botella: “El planeta está al servicio del ser humano”

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, afirmó ayer miércoles que el planeta “está al servicio del ser humano porque el ser humano es el centro”. Consciente de la trascendencia de tan rancio ideario, doña Botella eligió para hacerlo público el noveno Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA).

El hombre está en el centro del cosmos y en posición de superioridad respecto al resto de la creación. ¿Dónde he oído yo esto antes? ¿Aristóteles? ¿Santo Tomás de Aquino? ¿Creacionismo?

Según la agencia Europa Press, la concejala matizó que esta afirmación no implica que no haya que “cuidar” del planeta para que llegue en mejores condiciones al que viene detrás, pero no cree en las visiones “fatalistas y pesimistas”.

Un micrófono, un público atento y miren hasta donde llega el optimismo botellil:

“Lo que no creo es que haya que ‘decrecer’ porque no vamos a ser capaces de generar recursos en cantidad, porque la experiencia no lo ha avalado”.

Y la buena señora siguió diciendo barbaridades tales como:

“No todas las noticias medioambientales tienen que llamar al pesimismo porque hemos progresado y avanzado mucho y a los que estén dentro de 10 años les parecerá que estábamos muy atrasados”.

¿Atrasados? Con planeamientos como los de esta mujer retrocedemos décadas, si no siglos, en la instauración de una conciencia medioambiental que precisamente propugna lo contrario: Ni somos el centro del planeta ni es nuestro.

Esto me recuerda la gran frase que dejó escrita recientemente en este mismo blog un lector:

“No me preocupa tanto el planeta que vamos a dejar a nuestros hijos como los hijos que vamos a dejar a este planeta”.

Con personajes como la creacionista Botella y los negadores del cambio climático tipo Aznar y el primo de Rajoy es para preocuparse, ¿no os parece?

Nace el Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria

Suena a broma pero va en serio, aseguran sus promotores. Se agrupan alrededor del Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria, pero no tratan de promover el suicidio masivo de todos nosotros. En realidad proponen solucionar los problemas ambientales del mundo de la forma más radical e imposible: dejando de tener hijos hasta que los humanos nos extingamos.

Un objetivo que, reconocen, “es a muy largo plazo”, pues lo suyo es una filosofía, no de vida sino, en este caso, de “no vida”.

Su página web, disponible en castellano y en catalán, me ha dejado absolutamente perplejo.

Se presentan como un movimiento, no como una asociación, creado por “gente que se preocupa por la vida en el planeta Tierra”, y ha llegado a la conclusión de que “la extinción humana voluntaria es la alternativa humanitaria para los desastres humanos”.

Y añaden:

Cada vez que uno de nosotros decide no agregar otro más a los miles de millones ya apretujados y en crecimiento en este desolado planeta, otro rayo de esperanza brilla a través de las tinieblas.

Es que hay gente para todo, añado yo.

Muchas veces, a través de esta pequeña ventana al campo que trata de ser La Crónica Verde, la sucesión de malas noticias acaba desesperanzando a cualquiera. Sin embargo, qué quieren que les diga, la vida es, a pesar de algunos, muy bella, maravillosa. Pienso que podemos y debemos lograr entre todos un mundo mejor, tolerante, sostenible, pero para disfrutarlo, no para buscar nuestra extinción o la de los seres vivos que nos acompañan en este fantástico viaje vital.

Sinceramente, a mí esta propuesta me parece un sinsentido, y eso que aceptan las relaciones sexuales mientras no busquen la procreación. ¡Menos mal! Pero quizá a algunos de vosotros os parezca una buena idea. ¿Somos nosotros el problema del Planeta? ¿Debemos extinguirnos?

Porque si esto prospera, con dos hijos bajo mi responsabilidad ya voy por muy mal camino.