La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘oviedo’

Multas y premios por reciclar basuras

Para una sociedad terriblemente generadora de basuras como la europea, productora de 1,3 millones de toneladas de residuos al año, el reciclaje se ha convertido en una cuestión de interés supranacional.

Reducir la contaminación, aligerar los vertederos, ahorrar energía y recursos naturales, empequeñecer una destructiva huella ecológica superior a las 4,9 hectáreas por habitante, es una prioridad en las políticas medioambientales de Europa.

En nuestro país, la conciencia cívica de separar para reciclar en multicolores contenedores es algo reciente. Cuando yo era pequeño recuerdo como algo común ver cómo en los pueblos se tiraba la basura a barrancos y ríos, para luego prenderle fuego o esperar a que el tiempo la fuera consumiendo. Por suerte hoy es algo impensable, aunque todavía este fin de semana me encontré en el campo dos bolsas de basura que unos domingueros habían abandonado en una cuneta “para que alguien la recoja”.

Desgraciadamente, no estamos verdaderamente concienciados del problema que supone gestionar las ingentes cantidades de basura que producimos diariamente. ¿Cómo lograrlo? Con educación, aunque algunos Ayuntamientos tienen sus propias ideas sobre ello.

En Madrid, inspectores de Medio Ambiente de la capital revisan los contenedores de los portales para comprobar si las comunidades de vecinos reciclan correctamente sus basuras, multando hasta con 750 euros al edificio que no lo hace.

Por el contrario, Oviedo es la primera ciudad de España que ha decidido bonificar a las comunidades de vecinos que reciclan sus basuras bajándolas los impuestos, labor que igualmente controlarán, cubo a cubo, los inspectores municipales.

Multas o premios, el eterno dilema. ¿Cuál os parece a vosotros que es lo correcto?

Personalmente estoy en contra de las prohibiciones de todo tipo como única medida disuasoria, quizá efectiva pero siempre represora. Sin embargo, premiar por no ensuciar me parece igualmente equivocado, por cuanto hablamos de una obligación cívica. Y además, como señalan acertadamente en el blog de ‘Hoy empieza todo‘, ¿os imagináis a lo que se podría llegar en España con medidas de este tipo? Un país donde no sería raro que acabáramos pasando a hurtadillas nuestra basura al contenedor del vecino, denunciándonos unos a otros en ácidas reuniones de propietarios, espiándonos, mirando de refilón el contenido de la bolsa del residuos de la del sexto,…? De locos.

Descubren cómo contar lobos en un coro de aullidos

Un equipo de matemáticos de la Universidad de Oviedo ha desarrollado un procedimiento para poder contar los aullidos individuales de los lobos a partir de las grabaciones de la manada. De esta manera se podrá censar a estos animales sólo con individualizar los aullidos grabados de las manadas.

Aunque no siempre todos los lobos aúllan, lo que implica un cierto margen de error, se trata de un sistema sencillo que sin duda puede ayudarnos a conocer con más detalle las dinámicas poblacionales de esta fantástica especie.

Os copio a continuación la noticia completa servida por el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

Un equipo de matemáticos de la Universidad de Oviedo ha desarrollado un procedimiento para poder contar los aullidos individuales de los lobos a partir de las grabaciones de los coros de la manada, según publican los investigadores en la revista Signal Processing. La técnica se basa en herramientas matemáticas de tratamiento de la señal, y según sus creadores, puede ayudar al estudio de las poblaciones de estos cánidos.

El profesor Carlos Fernández-García, del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Oviedo y uno de los autores de la publicación, señaló, a través de una nota de prensa, que la ventaja principal de este método es que sirve para cuantificar los lobos en libertad de una forma “muy poco intrusiva”, además de que los recursos humanos y económicos necesarios para su aplicación son “mucho menores” respecto a los empleados en otras técnicas.

Los censos de lobos se realizan con frecuencia para controlar sus poblaciones, tanto por sus efectos sobre el ganado, como por considerarse especie protegida en algunas regiones.

“El problema al que nos enfrentamos es estimar el número de individuos que componen una manada de lobos adultos y subadultos a través de las grabaciones de sus coros, y colateralmente también intentamos estimar la presencia de cachorros”, explicó. Para afrontar este reto los investigadores asumen que los aullidos y ladridos de cada lobo se pueden modelizar mediante una función matemática denominada ‘chirp’, que permite comprobar las variaciones a lo largo del tiempo de la intensidad del sonido (amplitud analítica) y su frecuencia instantánea.

Los matemáticos separan aquellas partes de la señal que son una función ‘chirp’ para extraer las voces de los lobos, y descartan los sonidos que no lo son, como los emitidos por otros animales, las señales procedentes de la actividad humana y el ruido de fondo. En algunas ocasiones aparecen también funciones ‘chirp’ procedentes, por ejemplo, de la berrea del ciervo, y los investigadores deben recurrir a otros métodos para eliminarlas.

Para estudiar la señal en un determinado instante los científicos emplean la ‘Transformada Chirplet’, una herramienta matemática que les sirve para estimar tanto la intensidad de cada voz como las variaciones de la frecuencia instantánea, lo que les ayuda a establecer un criterio para separar los aullidos y los ladridos de cada lobo.

“Este proceso de separación proporciona un arma poderosa para el estudio de la estructura de una manada”, señala Fernández-García, puesto que si dos voces tienen frecuencias instantáneas proporcionales se puede suponer que se trata de dos armónicos diferentes producidos por un mismo lobo, y si no las tienen, pero coinciden en el tiempo, se puede asegurar que las emiten individuos distintos, lo cual permite estimar el número mínimo de lobos que han aullado o ladrado en el coro.

El matemático indica que esta técnica puede servir para estudiar y clasificar los aullidos de los animales de un modo “cómodo, rápido y fiable”. Hasta ahora los científicos dedicados al estudio de los lobos solían calcular por métodos manuales y muy laboriosos las frecuencias instantáneas de sus aullidos, lo que les ayudaba a identificar a cada animal, o determinar algún rasgo de su comportamiento, como el grado de agresividad.

Por el momento, la técnica no permite identificar el sonido característico de cada uno de los lobos a través de las grabaciones, aclaró Fernández-García. “Podemos distinguir el número de voces que se escuchan cuando aúllan a la vez, pero si no suenan simultáneamente, desconocemos si son emitidas por el mismo individuo o no”, indicó, al tiempo que afirmó que ésta podría ser una línea de investigación futura.