La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘orquidea’

Ya puedes regalar orquídeas… a tus ojos

Mi flor favorita es la orquídea. Pero no esas de floristería. Yo amo a las silvestres, aquellas diminutas que crecen estos días en las praderas de media España desplegando una extraordinaria hermosura sólo apta para amantes de la naturaleza, para amigos de lo pequeño y maravilloso.

Este confesable vicio tiene una peculiaridad: nunca te las llevas. Las admiras, las dibujas, las fotografías, las recuerdas… y las dejas allí, en su praderita, atrayendo abejas y otros insectos en ese complejo mundo suyo tan galante de la polinización.

Las orquídeas no son tan raras como algunos creen. Se conocen unas 25.000 especies silvestres distribuidas por todo el planeta, considerándose por ello una de las familias botánicas más extensas del reino vegetal. En España existen cerca de 80 especies diferentes, algunas muy abundantes pero otras terriblemente amenazadas. Y ya que lo preguntáis, su nombre procede del griego “orchis”, que significa testículo, debido a la forma de la raíz que tienen los dobles tubérculos de algunas especies. A saber en qué estaría pensando el sabio Teofrasto, discípulo de Aristóteles, cuando la bautizó con tal nombrecito que ahora, cosas de la vida, nos suena tremendamente sofisticado.

Tampoco yo soy el raro amante de estas flores. Mucha gente, más de la que os pensáis, sale estos días de primavera al campo a ver orquídeas como quien sale a buscar setas, pero con sensibilidad. Auténticos cazadores de bellezas, los puedes ver tirados en la hierba, haciendo fotos o, sencillamente, contemplando de cerca la perfección de unas formas y colores diseñados para garantizar el futuro de la especie.

¡Cuánto sabe la flor!, decía asombrado el poeta Pedro Salinas ante el complejo atractivo del mundo vegetal. Y añadía, tan emocionado como cuando yo me encuentro una rara orquídea:

“Sabe entregarse, dar, dar todo lo suyo al que la quiere, sin pedir más que eso: que la quiera”.

En Extremadura Adenex organiza mañana sábado el Día de la Orquídea, que en esta ocasión se celebra en Hoyos (Cáceres), en la comarca de Sierra de Gata. Si te pilla cerca no te lo pierdas. Descubrirás que la pasión por las orquídeas silvestres es contagiosa.

Y si te gusta este fantástico mundo vegetal, no dejes de visitar la espectacular página de Orquídeas ibéricas. Además de incluir una descripción pormenorizada de todos los géneros presentes en la Península Ibérica, te ofrece prácticas aplicaciones para iPhone y Android.

Pero aún hay más. En este enlace de la Junta de Extremadura te puedes descargar gratis una preciosa guía de las orquídeas de esa región. Así que ya no tienes excusa.

La flor de la foto es el zapatito de dama (Cypripedium calceolus). Una de las pocas orquídeas “casi carnívoras” del mundo, capaz de capturar insectos para garantizarse la polinización. En España sólo se la puede ver en unos pocos sitios del Pirineo.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El golf pone en peligro a las orquídeas

Los ecologistas mallorquines están en pie de guerra y con razón. La Consellería de Medio Ambiente del Govern balear acaba de dar el visto bueno a la construcción de un campo de golf en unas praderas costeras donde crece una rarísima orquídea en peligro de extinción.

Mientras el Grup Balear d’Ornitologia i Defensa de la Naturaleza (GOB) y WWF/Adena proponen una ampliación urgente del parque natural de S’Albufera para proteger a la única población europea de la bellísima orquídea palustre (Orchis robusta), los políticos regionales han autorizado la urbanización de todo ese espacio.

En opinión de estos últimos, el nuevo complejo deportivo no supondrá la destrucción directa de las plantas protegidas aunque, reconocen, sí la de su potencial hábitat de expansión. Pero en un impresentable retruécano administrativo alegan que “esta consideración no figuraba en las condiciones de la comisión sobre las cuales se elabora el presente informe”, y por lo tanto no entran a valorarla. Tampoco les preocupa que donde debían recuperarse las dunas perdidas y su vegetación autóctona se vayan a plantar dos lagos artificiales, justificados ahora por la necesidad de los promotores de embalsar en ellos el agua necesaria para regar el lujoso green.

La orquídea palustre está catalogada en Baleares como especie vulnerable, pues sólo se conocen tres localidades suyas en el mundo, la mallorquina, otra en Argelia y otra en Marruecos. Aunque la tercera parte de la población europea crece dentro del Parque Natural de la Albufera de Mallorca, 900 de los 1300 ejemplares conocidos se localizan en la zona de Son Bosc, en el municipio de Muro. Un bello paraje inexplicablemente desprotegido y donde, a partir de que el Ayuntamiento conceda la licencia, se jugará al golf. ¿Y qué haremos entonces con las orquídeas? A las orquídeas, que les den por saco.

Pero si opinas de otra manera. Si piensas que esta orquídea y su valioso hábitat deben ser salvados de la especulación puedes hacer algo. Pincha en este enlace del GOB y envía un mensaje al presidente del Gobierno de las Islas Baleares y al Consejero de Medio Ambiente solicitándoles que protejan definitivamente la zona de Son Bosc.