La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘multa’

Matar cigüeñas sale muy barato

©Tatavasco Images

© Tatavasco Images; SEO/BirdLife

¿Te acuerdas del cura de Alcolea de Cinca (Huesca)? ¿Ése que desahució a las cigüeñas de su parroquia? Ocurrió la pasada primavera. Como os conté en su momento, el tal párroco desalojó por las bravas a las 39 parejas de cigüeña blanca en el momento más crítico de su nidificación, cuando ya estaban con huevos y pollos. No contento con tirar estos 39 nidos, electrificó la torre y tejados para garantizar que no regresaran las patilargas. Lo hizo tan a lo salvaje que una de ellas murió de un calambrazo.

“A ver si se hace justicia y crujen a esos sádicos”, comentó un lector.

Pues sí, al final ha habido sentencia gracias a la denuncia que interpuso SEO/BirdLife, pero no se ha hecho justicia.

Como ha informado la veterana entidad conservacionista, la resolución no reconoce la gravedad de los hechos, al sancionar al párroco (José María Huerva Mateo), responsable confeso del estropicio, con una raquítica multa de 500 euros cuando el daño estaba valorado en 13.480 eurosEn realidad mucho más, pues ¿puede valorarse una vida en euros?

La sección de Régimen Jurídico del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Huesca solicitó a los técnicos una valoración económica de la infracción, quienes establecieron que del total de la colonia, unos 13 pollos habían muerto a causa de las molestias causadas por las obras. ¡13 pollos muertos de inanición!

No menos grave resulta el hecho de que, además de realizar las obras en el tejado de la iglesia durante un periodo no autorizado, el propio párroco decidió instalar un dispositivo de descargas eléctricas para ahuyentar a las cigüeñas desalojadas y evitar que volvieran. De resultas del invento, una de las cigüeñas sufrió una fuerte descarga y quedó ensartada en la cruz-veleta de hierro de la iglesia.

En el informe veterinario oficial del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Alfranca, al que fue llevado el animal agonizante tras pasar varios días ensartado en el tejado y ser rescatado por los bomberos de la comarca del Cinca Medio, se establece que:

Muy probablemente el accidente se ha visto favorecido por la presencia de un pastor eléctrico recientemente instalado en el tejado de la iglesia” y continúa afirmando que dicho dispositivo “representa un serio peligro para estas aves. El cable del pastor eléctrico está levantado sobre pivotes metálicos, constituyendo una trampa mortal”.

SEO/BirdLife (y cualquiera con dos dedos de frente) considera que la sanción ha sido insuficiente dada la gravedad de los hechos y la valoración oficial realizada. Igualmente tilda de “alarmante y del todo injustificable” que la Dirección Provincial contara con informes emitidos por técnicos de la propia Administración y resolviera el expediente sin tener en cuenta su contenido.

Beneficiosas para los agricultores 

Las cigüeñas han resultado ser unas auténticas devoradoras de cangrejos americanos (según la necropsia del veterinario, el ejemplar que murió tenia el buche lleno de estos invertebrados), topillos y ratones entre otras presas, por lo que son un buen aliado de los agricultores y muy beneficiosas para que las explotaciones sean más rentables.

Prohibido tirar sus nidos

La legislación ambiental prohíbe la retirada de nidos, la destrucción de los mismos o cualquier molestia o afección que repercuta negativamente en la fase reproductora de las aves, por lo que algunas prácticas habituales como la rotura o retirada de nidos de cigüeñas, golondrinas o aviones comunes, o el tapado de mechinales donde se reproducen vencejos, es una infracción administrativa.

Para estos casos se cuenta con medidas alternativas, y en cualquier caso, si se demostrara tras un preceptivo informe técnico que se están produciendo daños al patrimonio monumental o existe riesgo real para las personas, el órgano ambiental competente de la comunidad autónoma correspondiente podría emitir una autorización para realizar los trabajos necesarios, siempre en la época más adecuada (cuando no afecte a la reproducción de las especies protegidas). También podría aautorizar la posible retirada de nidos si no existiese otra solución satisfactoria, pero siempre con permiso.

El vallado eléctrico sigue matando

No hay multa, pero tampoco obligación de retirar ese sanguinario sistema anti cigüeñas. De hecho ahí sigue.

SEO/BirdLife ha solicitado al párroco la retirada del dispositivo eléctrico y su estructura metálica antes de que se produzcan más muertes, y que tras finalizar las obras de rehabilitación estructural de la cubierta, se vuelvan a instalar nidales para las cigüeñas, compensando o minimizando, en la medida de lo posible, los daños causados a una especie protegida.

¿Les hará caso? Lo dudo. Tanto lío por 500 euros. Ningún problema. Se mete mano en el cepillo y asunto resuelto. Y a las cigüeñas, que les den… calambrazos.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

5.000 euros de multa por matar a un flamenco en Daimiel

El Juzgado de lo Penal de Ciudad Real ha condenado a un cazador a 4 años de inhabilitación para la caza por matar de un disparo a un flamenco común (Phoenicopterus roseus), cuyo cadáver colgó después de un árbol. La multa impuesta asciende a 1.825 euros, más 3.000 euros que debe pagar a la Junta de Castilla-La Mancha por el ave tiroteada y todas las costas del juicio. Su compañero de cacerías ha sido también condenado como encubridor del delito a pagar 912 euros.

La denuncia la realizaron socios de SEO/BirdLife que censaban la Laguna de Navaseca, muy cerca del Parque Nacional de Tablas de Daimiel (Ciudad Real) y que pudieron fotografiar a los cazadores. Este hecho también fue presenciado por otros dos testigos que paseaban por la zona y que se acercaron a recriminar la acción al cazador y a su compañero de cacería. Los socios de SEO/BirdLife tuvieron el reflejo de fotografiar a los cazadores, así como la matrícula de su coche, pruebas que sirvieron para identificar posteriormente a los cazadores.

Hace falta ser bestia para disparar a un flamenco. Una bellísima ave que tan sólo se alimenta de pequeños moluscos, crustáceos, insectos y larvas que atrapa del barro gracias a su sofisticado pico cribador. Elegante e inofensiva. Menos mal que cada vez somos menos tolerantes con los energúmenos de la escopeta, y sin duda estas fuertes sanciones lograrán que otros salvajes se lo piensen dos veces antes de fusilar especies protegidas.

Podéis leer la nota de prensa completa de SEO/BirdLife en este enlace.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

7.000 euros por molestar a un quebrantahuesos

Un naturalista acaba de ser condenado en Francia a pagar 7.300 euros de multa por molestar la primavera pasada a una pareja de quebrantahuesos. Quería filmarlos con una cámara de vídeo en su nido, localizado en las montañas pirenaicas del Alto Garona, el primero en la región en más de un siglo. Seguramente con tan buena voluntad como inexperiencia, se acercó tanto que los adultos asustados abandonaron la incubación de su único huevo durante más de una hora, un lugar extremadamente frío a 1.700 metros de altitud. Al final el pollo nació, pero para morir poco tiempo después. Y este año la escarmentada pareja ha trasladado el nido a un lugar mucho peor, donde probablemente fracasará de nuevo.

“Hay amores que matan”, asegura el refrán, y éste es un buen ejemplo de ello. Todos tenemos derecho a disfrutar del vuelo del águila, del canto del ruiseñor, de las acrobacias del abejaruco. Pero nadie tiene derecho a molestar innecesariamente a las aves, a poner en peligro su bien más preciado, su prole.

Es tiempo de nidos, aunque por suerte ya no se puede salir a coger huevos y pollos como hacían antes los niños, por el mero placer de coleccionarlos o intentar criarlos en casa.

Mis abuelos siempre me lo advirtieron: “Si tocas un nido los pájaros lo aborrecen y lo abandonan”. ¿Por qué lo hacen? Por prudencia. No hay nada más peligroso para un ave que la nidificación; nunca estarán más indefensos que incubando. Por eso sólo el instinto de supervivencia puede romper los estrechos lazos paterno-filiales, obligándolos muy a su pesar a abandonar los huevos, o a dejar sin su calor protector a las crías durante horas, a merced de depredadores oportunistas. Cada desamparo de un nido es una pequeña catástrofe. Pensémoslo cuando nos encontremos uno. ¿Lo mejor? Irnos rápido y no molestarlos.

Un ejemplo más de este amor incontrolado por las aves lo podemos ver en la red. Desde Galicia, un aficionado está controlando diariamente y fotografiando la evolución de un nido de verderón (Carduelis chloris), imágenes que luego sube a su página. Dice que no los molesta pero, ¿hacía falta meter una pila en el nido para hacernos una idea de su tamaño?

Prohibido vender carne de oso

¿Se acuerdan del dueño del restaurante Pipiripao de Oviedo? Aquel ex concejal que anunció muy ufano la inclusión en su carta de comidas la carne de oso, supuestamente adquirida en Finlandia, para recuperar ese sabor perdido de la cocina astur. Y que regalaría diplomas a todos los aventureros gastronómicos que eligieran tan peculiar plato. Pues se le están complicando las cosas.

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, junto a funcionarios del Servicio de Inspección Alimentaria del Ayuntamiento de Oviedo, le ha denunciado por infracción leve a la Ley de Represión de Contrabando así como al Real Decreto sobre productos veterinarios, tras descubrir carne de oso pardo en las cámaras frigoríficas de su local. Este tipo de infracción puede acarrearle una multa de un mínimo de 600 euros y hasta un 225% del valor de la mercancía aprehendida.

Al término de la actuación, el Seprona intervino la carne de oso, que quedó depositada en las dependencias de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado de Asturias, a disposición del Administrador de Aduanas.

Ignoramos si por confiscarle la carne el dueño también entregará diplomas a los agentes.